TRADUCTOR-TRANSLATE

Cap. 14 - CURACIÓN DEL HIJO DE CIS (Las Lágrimas de mi Padre), Dr. Stephen Jones





Era tarde en la noche cuando volvimos a Silo. Llegamos a la tienda de Natán justo cuando estaban listos para irse a la cama. No esperarían hasta la mañana para escuchar nuestra historia, sin embargo, porque todavía teníamos un resplandor residual en nuestras caras por el encuentro con la Gloria. Ellos estaban curiosos, pero sin miedo, así que les contamos la historia de principio a fin. Era casi medianoche cuando Samuel regresó a su casa y finalmente nos fuimos a la cama.

Por la mañana, Samuel llegó temprano para caminar con nosotros al Tabernáculo. Era el segundo día de Sucot, y subí con él al Tabernáculo para la oración de la mañana. Después que el sacrificio había sido ofrecido y la oración de bendición dada por Ofni, nos volvimos y seguimos a la densa muchedumbre de vuelta a nuestra tienda.

Pero mientras caminábamos entre la multitud hacia la puerta, saludamos a Elí, que estaba sentado en su trono elevado, saludando y bendiciendo al pueblo cuando pasaban. Cuando Elí nos vio, nos señaló y dijo algo a un hombre que estaba junto a él. Entonces el hombre esperó ansiosamente que nos dirigiéramos lentamente hacia la puerta.

"¡Samuel!" Dijo por fin. "¡Te he estado buscando! Tienes fama de ser profeta. Espero que ahora puedas demostrarlo, porque mi hijo está muy enfermo. Por favor, venid a mi tienda y orad por él antes de que muera". 117

Permanecí en silencio, pero miré a Samuel, preguntándome qué diría. Samuel suspiró. "A menos que la gente vea señales y maravillas, simplemente no va a creer", dijo. 118

-"¡Por favor venga!" -dijo el hombre-.

"¿Cuál es su nombre?"

"Cis, hijo de Abiel, de la tribu de Benjamín", respondió. "El nombre de mi hijo es Saúl, porque pedimos a Dios por un hijo, y él fue la respuesta de Dios. No podríamos soportarlo si Dios lo quitara de nosotros".

-¿Qué edad tiene el chico? -preguntó Samuel.

"Tiene sólo seis años. Está muy enfermo, y cuando le dejé para buscarte, se había quedado inconsciente. Parece estar a la puerta de la muerte".

"Sigue tu camino; tu hijo vive", dijo Samuel. "Ha sido llamado por Dios y debe cumplir con su destino. Pero te daría una palabra de precaución para guiar tus pasos y los pasos de tu hijo".

Cis parecía ansioso por marcharse, pero respetuosamente esperó a escuchar las palabras de Samuel.

"Tu hijo prosperará en su llamamiento mientras se acuerde de las Leyes, Estatutos y Juicios de Dios. Pero entrena a tu hijo diligentemente, para que no se olvide de Aquel de quien fluyen todas las bendiciones. Cuando haya comido y haya quedado satisfecho, cuando haya edificado una casa grande y se instale en ella, cuando sus ovejas y manadas se multipliquen, y cuando se haya hecho rico con plata y oro; entonces debe tener cuidado, para que su corazón no se vuelva orgulloso, y él diga en su corazón, 'Mi poder y la fuerza de mi mano me dieron esta riqueza'. Si se olvida del Dios de Israel, seguramente pierda, y no vivirá sus últimos días en paz". 119

-"Le enseñaré la virtud de la humildad, como usted ha instruido" -dijo Cis con seriedad-.

-"Mira de hacerlo" -dijo Samuel, satisfecho de que el hombre prestara atención a sus instrucciones. "Tu hijo no es profeta, y él profetizará. Tu hijo no es un sacerdote, pero él ofrecerá sacrificio. Tu hijo no es de Judá, pero gobernará. Se le dará un gran privilegio y oportunidad en el Reino de los Cielos, pero esto pondrá a prueba su corazón. El poder y la riqueza dan a los hombres mayores oportunidades para hacer el bien, y también para convertirse en grandes pecadores. La riqueza permite que los hombres cumplan los deseos de su corazón, ya sea para bien o para mal. Arraiga en su corazón que él es sólo un mayordomo de la riqueza de Dios y que no posee nada que no ha creado".

-"Tú hablas con enigmas" -respondió Cis pensativo-, "pero yo le enseñaré las Leyes de Dios, para que ame a su prójimo como a sí mismo". Mirando más allá de Samuel, vio a dos muchachos corriendo hacia ellos. "Mis sirvientes vienen con noticias", dijo. "Ruego que sean buenas noticias".

Los chicos estaban sin aliento cuando se detuvieron ante nosotros. "Tu-tu-hijo vive", dijo uno de ellos.

"De repente cobró fuerza", dijo el otro.

"La fiebre le dejó, y de repente tuvo hambre", dijo el primero de nuevo. -No tienes que preocupar a Samuel. No necesita venir".

-"Gracias, muchachos" -les dijo Samuel-. "Si ya no somos necesarios, seguiremos nuestro camino. Tenemos mucha meditación que hacer esta tarde. Mientras tanto" -dijo, volviéndose hacia Cis-, "medita hoy en el segundo discurso de Moisés".

Nos volvimos y caminamos hacia la tienda de Natán.

-"Me casaré pronto" -dijo Samuel mientras caminábamos-.

"¡Enhorabuena!" Dije. -"¿Quién es la joven afortunada?"

-"Mi padre, Elí, ha arreglado para casarme con una hija de uno de los sacerdotes de Betel" -dijo Samuel-. "Ella es una chica bonita, pero en realidad no la conozco. Ella viene de una buena familia sacerdotal. Su nombre es Lea.

"Te deseo lo mejor", le respondí. "Que tengas muchos hijos que sigan tus pasos".

-"Gracias" -dijo Samuel.

Llegamos a la tienda y pronto estábamos comiendo una comida sencilla que había sido preparada por Rebeca y Séfora. Entonces nos mudamos a la sucá para escuchar la Ley y meditar sobre ella. Se leyeron los mandamientos, y oímos el relato de Moisés acerca del fuego que descendía sobre el monte Horeb, el humo que cubrió la cima del monte y la voz que sacudía la tierra al hablar al pueblo.

Hablamos del temor de la gente a oír la voz de Dios y su deseo de que un hombre oyera a Dios en su nombre. Hablamos de cómo la Ley debía ser escrita en los corazones de los hombres al oír Su voz.

"El consejo que le diste a Cis", le dije a Samuel, "vino del segundo discurso de Moisés".

"Sí, lo sé", respondió. "Era la palabra para hoy, y sabía que se aplicaba a él y aún más a su hijo. Si Israel hubiese podido oír la voz de Dios en el monte Horeb, habría tenido fe para entrar en la Tierra en la Fiesta de Sucot un año después. También habrían obedecido su orden de no traer los ídolos de las otras naciones a sus casas".

-"O a sus corazones" -añadí-.

-"Sí" -musitó Samuel-. "Hay tantos ídolos, tantos fracasos, tantos arrepentimientos. Israel sigue siendo profundamente defectuosa hasta el día de hoy, y temo lo que sucederá a menos que Dios se mueva para cambiar sus corazones".

"Nuestras decisiones afectan a muchas generaciones", dije, "pero las decisiones de Dios son mayores. Somos gobernados y oprimidos por nuestras decisiones defectuosas por sólo una temporada, para humillarnos y enseñarnos la seriedad de desobedecer Sus mandamientos. Sin embargo, ninguna de estas cosas puede dejar de lado Su promesa, ni pueden impedirle que muestre misericordia al final. Esta es la Ley del Jubileo".

"Israel se enorgulleció", agregó Natán. "Dios dio a Israel una buena Tierra llena de arroyos y manantiales, de fruto y de grano; pero ellos se enorgullecieron de sí mismos, como si esta riqueza les hubiera llegado como resultado de su propia poder y esfuerzo".

"Percibiste correctamente", interrumpió Pegaso, mirando a Samuel, "que el hijo de Cis gobernaría a Israel aunque no fuera de Judá. Lo ungirás algún día como Rey de Israel. Pero su corazón pronto se levantará en orgullo y desobediencia. Cuando joven, será humilde, porque su padre le enseñará bien. Sin embargo, cuando sea ungido para gobernar como rey de Israel, reflejará el corazón de la nación, y ahí estará el problema".

"Lo mismo puede decirse del mismo Elí", observé. "Por eso Elí está tan turbado. Como hombre, él es él mismo, pero como Sumo Sacerdote, debe representar el corazón de Israel como un todo. Esto es parte del principio de unidad, donde todos somos miembros de un solo cuerpo. Los buenos son afectados por el corazón de los idólatras. Pero al final, esto será revertido, y los idólatras serán afectados por la fe de los justos".

"Necesitamos buenas noticias en tiempos como estos", dijo Eleazar. "Estar sin esperanza agota el alma y el cuerpo con ella".

"Entonces decidamos mantener la justicia y la fe durante este tiempo de adversidad", dijo Samuel. "Sea esto nuestro estímulo, que nuestro sufrimiento no sea en vano, sino que funcione para el bien de todos, tanto ahora como en nuestro tiempo de redención".



Notas a pie de página


  1. Esto sugiere la segunda señal milagrosa de Jesús en Juan 4:46-54.
  2. Deuteronomio 8, parte del segundo discurso de Moisés (Deuteronomio 5-8).
https://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/my-fathers-tear/chapter-14-healing-the-son-of-kish/

No hay comentarios:

Publicar un comentario