TRADUCTOR-TRANSLATE

EL AMOR NO SE JACTA [Primera Corintios 13 (7)], Dr. Stephen Jones


14/07/2017



Pablo dice en 1 Corintios 13:4, "el amor no se jacta". Pablo usa la palabra perpereuomai, que viene de perperos, "fanfarrón, jactancioso". Es la única vez que esta palabra griega se usa en todo el Nuevo Testamento. Significa "jactarse de sí mismo en una exhibición de autopromoción". La palabra usual para "jactarse" es kaucheomai, que se compone de aucheo, "jactarse" y euchomai, "orar".

El uso inusual por Pablo de la palabra perpereuomai sugiere que estaba pensando principalmente en el matiz de la autopromoción. La palabra no fue usada en la Septuaginta, así que no tenemos equivalente hebreo para ella. La palabra hebrea usual para presumir y jactarse es halal, "alabanza", y la mayor parte del tiempo, esta palabra habla de alabar a Dios (halalu-Yah), en lugar de a los hombres. Pero la palabra también se usa para los hombres que se alaban a sí mismos.


2 Mi alma se alabará [halal] en Yahweh; los humildes la oirán y se regocijarán.

Pero el Salmo 5:5 añade,

5 El jactancioso [halal] no permanecerá delante de tus ojos; odiarás a todos los que hacen iniquidad.

El mundo del deporte está lleno de jactancia. Hemos llegado a esperar que las figuras deportivas digan: "yo soy el más grande" o "nadie puede vencerme". Parece que les damos el derecho de presumir hasta que se demuestre que están equivocados, lo que siempre sucede al final. Sin embargo, el daño se hace, porque los que admiran a tales jactanciosos tienden a emularlos, no ven nada malo con tal autopromoción.


La gracia, el antídoto de la jactancia
En el mundo religioso, jactarse es menos evidente que lo que vemos en el mundo del deporte. Pero como la autopromoción y el jactarse es una característica del alma mortal, Dios debe quitarla por Su Espíritu. Las personas religiosas simplemente lo ocultan bajo una hoja de higuera y esperan que nadie lo note.

La ley de la gracia está arraigada en la Ley del Jubileo, que cancela toda la deuda (pecado) y libera a los hombres se lo merezcan o no. La Ley del Jubileo no funciona en contra de la Ley que exige el pago de la Restitución a las Víctimas, ni tampoco protege a los hombres de ser esclavizados si son incapaces de pagar lo que deben. El Jubileo simplemente limita el tiempo de su esclavitud a un máximo de 49 años.

El Jubileo es una Ley del Tiempo y, por lo tanto, está basado en el tiempo. Los hombres son esclavizados HASTA el año del jubileo. Sin embargo, independientemente de la cantidad de deuda que un hombre todavía deba, se cancela en el momento en que el shofar sopla para señalar el jubileo, y cada hombre entonces se pone en libertad para volver a su familia y a su herencia dada por Dios.

Esta es la gracia de Dios, porque tal libertad no tiene nada que ver con las obras de un hombre, ni siquiera con su propia voluntad. El Jubileo es solo una Ley de Dios, y la voluntad de Dios reemplaza la voluntad del hombre.

Pablo nos dice en Efesios 2:8,9,

8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y eso no proviene de vosotros, pues es don de Dios; 9 no como resultado de las obras, para que nadie se gloríe [kauchaomai].

Los cristianos tienden a leer la declaración de Pablo al revés, como si él hubiera dicho: "Por la fe habéis sido salvos por la gracia". Esto es incorrecto. La Gracia es la Ley primordial que nos salva; la fe es la evidencia de que la gracia de Dios está obrando ahora en una persona. La fe viene al oír la voz de Dios (Romanos 10:17), así que la fe es una respuesta a la voz de Dios. La fe es evidencia de que Dios ha sanado los oídos de alguien, para que pueda escuchar Su voz; pero esa sanidad, que permite la fe, viene por gracia. Por lo tanto, la gracia viene sólo por la voluntad de Dios, no por la voluntad del hombre.

La fe ciertamente involucra la voluntad del hombre, pero es una respuesta a la voluntad de Dios. Cuando no entendemos esto, tendemos a jactarnos de nuestra fe, como si fuera algo que logramos. Pero la fe "es don de Dios". Por lo tanto, la fe no es inherente, ni brota naturalmente de la voluntad del hombre. Pero algunas personas dicen: "mi fe me salvó", tratando la fe como un logro de la voluntad del hombre, es decir, una obra del hombre, más que de Dios. Por lo tanto, porque la gente se centra en la fe sin entender su dependencia de la gracia, a menudo se jactan sin darse cuenta.

Así Pablo dice de Abraham en Romanos 4:2,

2 Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene algo de que jactarse; pero no ante Dios.

Abraham oyó la voz de Dios, y su respuesta demostró que tenía fe. Su fe fue demostrada por el hecho de que creyó que lo que Dios había prometido, Él fue capaz de responder (Romanos 4:21). Nuestra fe también es evidenciada por nuestra respuesta -en particular, al voto del Nuevo Pacto de Dios, que Él hizo, no sólo con Abraham, Isaac y Jacob, sino con todo el mundo (Deuteronomio 29:12,13,14,15). La pregunta es si creemos o no que Él es capaz de "hacerlo". ¿Fue esto sólo una ilusión de parte de Dios, o es Dios realmente capaz de hacer esto?

La fe de la mayoría de la gente es pequeña, porque es limitada. Creen que Dios es capaz de salvarles a ellos, pero no a todo el mundo. Sin embargo, Jesús mismo dijo que si Él fuera levantado en la Cruz, atraería a todos los hombres hacia Él (Juan 12:32, 33). ¿Puede Él, de hecho, hacer esto? ¿O su obtención del éxito en esto descansa en la voluntad de los hombres y la capacidad del hombre para evangelizar el mundo?

Para alabar a Dios más que al hombre, debemos entender que la gracia es la raíz de la salvación y que la fe es el árbol visible. Ningún árbol vive aparte de su raíz. Del mismo modo, la soberanía de Dios precede a la autoridad del hombre. La autoridad es concedida por un poder superior, por lo que la autoridad del hombre en sí es un don y permanece sujeta a la soberanía de Dios.


El ejemplo de Gedeón
Cuando Dios llamó a Gedeón para liberar a Israel del cautiverio madianita, 32.000 israelitas respondieron al llamado a las armas (Jueces 7:3). Dios entonces redujo el ejército a 10.000 y más tarde a sólo 300 hombres (Jueces 7:7). El razonamiento de Dios es dado en Jueces 7: 2,

2 Y Yahweh dijo a Gedeón: “El pueblo que está contigo es demasiado para que yo entregue a Madián en sus manos, pues Israel puede volverse jactanciosa, diciendo: ‘Mi propio poder me ha liberado [yasha]

Liberación es salvación. La palabra hebrea usada aquí es yasha, que es la raíz de yahshua (Jesús). En otras palabras, la lección es que Jesús es nuestro Libertador, y no debemos pensar que nuestra propia fuerza (o fe) nos ha liberado. Todas las historias de liberación en las Escrituras están diseñadas para enseñarnos que la liberación viene por Dios solo y por Su gracia.

Cada vez que los hombres toman el crédito por su liberación (salvación), ellos se jactan en sí mismos, en lugar de jactarse en Dios.


Gloriándose (jactándose) en Dios
1 Corintios 1:31 cita el Salmo 34:2 diciendo: "El que se gloría, gloríese en el Señor". En 1 Corintios 3:21 Pablo dice: "Así que, nadie se jacte en los hombres". De hecho, Pablo se dedicó a la jactancia inversa, porque dijo en 2 Corintios 11:30, "Si es necesario gloriarse, me gloriaré en lo que es de mi debilidad".

En otras palabras, en lugar de decir: "Yo soy el más grande", dijo en 1 Corintios 15:9,

9 Porque yo soy el menor de los apóstoles, que no soy apto para ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.

De nuevo, en Efesios 3: 8 Pablo se refirió a sí mismo como "el más pequeño de todos los santos".

En lugar de competir con otros creyentes por ser los mayores, debemos competir para ser los menores. Me gustaría ver a las iglesias establecer un concurso para ver quién es el menor y quién puede amar más. En cambio, la competencia se agrava, con las iglesias atacándose unas contra otras, cada una tratando de exponer su declaración doctrinal como la Verdad Final con el fin de robar ovejas y construir su propio rebaño.


Debemos ser sirvientes que les ayuden, más bien que amos que intentan golpearlas con la sujeción. Pero el corazón de un siervo requiere humildad y amor. La jactancia es fuente de orgullo egoísta. Así que busquemos nuestra gloria en Dios, mostrando al mundo las maravillas de Su amor y gracia, recordando que el mundo puede ser impresionado con un Dios de Poder, pero las vidas sólo son cambiadas por un Dios de Amor.

Etiquetas: Teaching Series
Categoría: Enseñanza

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario