TRADUCTOR-TRANSLATE

EL AMOR NO ES ARROGANTE [Primera Corintios 13 (8)], Dr. Stephen Jones


19/07/2017



Pablo dice en 1 Corintios 13:4 que el amor "no es arrogante".

La palabra traducida como "arrogante" es fisioo, de la cual obtenemos nuestra palabra física, es de physis, que significa "naturaleza". Por lo tanto, physioo es "natural", y su significado primario es "hacer natural, causar que una cosa pase a la naturaleza".

Un significado secundario es "inflar, hincharse", en el sentido de ser orgulloso o arrogante, porque este es el comportamiento "natural" del alma.

Así que Pablo dice que el amor no es natural en el comportamiento humano. Comprenda, por supuesto, que estaba hablando de ágape, no de phileo. Ágape es el amor divino, la forma más alta de amor en la lengua griega, mientras que phileo es amor fraternal. El tercer tipo de amor en griego es eros, que es más físico, como en la atracción física. La palabra eros no se encuentra en la Biblia, pero Pablo parece referirla indirectamente al contrastar ágape con eros, diciéndonos que ágape no es de naturaleza física como lo es eros.

Por lo tanto, el amor ágape tiene un origen divino y viene a través del espíritu de uno, más que a través del alma, que es "natural". Esto nos lleva a 1 Corintios 2:12-16, donde Pablo comparó la sabiduría de los hombres con la sabiduría de Dios. Encontramos ahora que también hay dos tipos de amor, uno que se origina en la naturaleza caída y otro que se origina en Dios. Uno es de origen divino que viene a través del espíritu de uno, mientras que el otro se origina en el alma mortal de uno.

Tal amor natural tiende a ser arrogante, o "hinchado" (KJV), porque tiene elementos egoístas en él. Por ejemplo, el amor phileo, o "amor fraternal", es una relación de igualdad, un compromiso 50/50. Los hermanos coexisten reclamando la mitad del dormitorio o la mitad del asiento trasero del coche, y harán un escándalo si el otro infringe su "derecho de propiedad". Phileo está arraigado en la Ley, que define los derechos. Ágape va más allá de la Ley pues extiende la gracia, y su preocupación es el bienestar del otro, no su propio bienestar. Reclamar los derechos es "natural". Extender la gracia es sobrenatural.

No siempre es fácil reconocer el origen del amor de una persona. Un cuarto tipo de amor (stergo) es el amor de una madre por un hijo, y esto se parece más a ágape. Pablo usa esta palabra dos veces en el sentido negativo (astorgos) cuando habla de aquellos que son "sin afecto natural" (Romanos 1:31 KJV, 2 Timoteo 3:3 KJV).

Juan va tan lejos como para decir en 1 Juan 4:7,8,

7 ... el amor [ágape] es de Dios; y todo el que ama es engendrado de Dios y conoce a Dios. 8 El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.

En otras palabras, este amor sobrenatural es posible sólo cuando una persona es engendrada por Dios. Es el amor de nuestro Hombre interior de la Nueva Creación que no tiene padre humano. Nuestro hombre natural (o hombre anímico), que fue engendrado por nuestro padre terrenal, es incapaz de elevarse al nivel del perfecto amor ágape. El Hombre de la Nueva Creación dentro de cada verdadero creyente, se identifique con él o no, tiene el mismo amor ágape que Jesucristo tuvo, porque ambos hombres tienen el mismo Padre celestial.

La principal diferencia es que Cristo sabía quién era, mientras que a la mayoría de los creyentes no se les han enseñado los principios de la Filiación. Por lo tanto, la mayoría de los creyentes tratan de reformar al viejo hombre para que actúe como el nuevo hombre. Deberían matar al viejo, sin importar lo bueno que parezca, y vivir su vida según el Hombre de la Nueva Creación.

Juan fue el principal apóstol del amor, y su primera carta muestra que el amor ágape es la característica fundamental del Hombre de la Nueva Creación. Desafortunadamente, la mayoría de la gente interpreta mal las palabras de Juan, como significando que cuando creemos en Cristo, la naturaleza del viejo hombre se cambia de repente o durante un período de tiempo. No, ciertamente se puede alterar el comportamiento del viejo hombre y hacerlo más amoroso, pero su naturaleza mortal permanece sin cambios. La solución es identificarse con el nuevo hombre y recibir una nueva identidad (nombre) que se reconozca en la Corte Divina.


Etiquetas: Teaching Series
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario