TRADUCTOR-TRANSLATE

EL AMOR ES PACIENTE (2) [Primera Corintios 13 (3)], Dr. Stephen Jones

03/07/2017



La palabra para paciencia en 1 Corintios 13:4 es macrothumeo. La palabra macro significa “tiempo”, y thumeo viene de thumos, que es de donde obtenemos nuestra palabra para la glándula timo, palabra que significa “ira o pasión”. La paciencia, o macrothumeo, era la posibilidad de pasar mucho tiempo sin reaccionar con ira o la pasión. Una persona paciente simplemente no reaccionaba a las circunstancias externas, sino a la motivación interna del Espíritu.

Esta palabra griega que se utilizó en la traducción de los Setenta de Éxodo 34:6 y Números 14:18 como equivalente de la hebrea, aph arek, “narigudo”. La KJV la traduce como “paciencia”, y la NASB la traduce como “lento para la ira”. La idea es que la nariz o fosas nasales se inflaman cuando se está enojado, y una persona respira con dificultad cuando surgen las emociones. Pero aquel que tiene “nariz larga” es lento para ser afectado emocionalmente; por lo tanto, él es paciente.

Debido a que la paciencia es un fruto del Espíritu, es evidente que no es un fruto de la carne. Hay una diferencia en la calidad de la paciencia entre uno que es carnal y uno que es espiritual. El hombre carnal puede aprender paciencia y la resistencia con autodisciplina, pero el hombre espiritual recibe la paciencia por las disciplinas de Dios. El patrón para esto se discute en el libro de Hebreos en términos de las pruebas de Israel en el desierto. La mayor parte de los israelitas carecían la resistencia (perseverancia) y por lo tanto no pudo recibir las promesas.


La impaciencia carnal y la paciencia espiritual
La paciencia piadosa es una cualidad de la semilla santa que ha sido engendrada en nosotros por Su Espíritu. No es, naturalmente, de la calidad de la semilla carnal por la que fuimos engendrados por nuestros padres terrenales. Leemos en 1 Pedro 1:23-25,

23 habiendo nacido de nuevo [habiendo sido engendrados, gennao, “engendrado”], no de simiente corruptible, sino de incorruptible, es decir, a través de la palabra de Dios, la cual vive y permanece. 24 Porque “toda carne es como la hierba, y toda su gloria como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae, 25 pero la palabra del Señor permanece para siempre”. Y esta es la palabra que os ha sido anunciada.

Aquí Pedro nos dice que la Palabra de Dios ha sido la semilla divina que nos ha engendrado, y que por lo tanto somos nuevas criaturas en Cristo. El “hombre viejo”, como Pablo describiría a nuestro hombre carnal, fue engendrado por simiente corruptible que tiene poca resistencia, porque es como la hierba y las flores que se marchitan y caen al suelo en un día. El “hombre nuevo”, sin embargo, ha sido engendrado por el Espíritu a través de la semilla incorruptible e imperecedera de la Palabra de Dios y, por lo tanto, permanece para siempre.

Si hemos sido engendrados por el Espíritu, ya no somos la persona que nuestros padres trajeron a este mundo. En realidad, hay dos personas en lugar de sólo una, y luego tenemos la oportunidad de declarar ante la Corte Divina nuestro cambio de identidad, del viejo hombre carnal al nuevo hombre espiritual, que ha sido engendrado por la semilla de la Palabra. Esta es una declaración legal de identidad, y, como dice Pablo en Romanos 7:14, sabemos que la ley es espiritual; en otras palabras, ir ante el Tribunal Divino es un acto espiritual de la Ley.

El hombre espiritual, que Pablo describe en 1 Corintios 2:14-16, tiene todas las cualidades del amor, que él ha recibido de Su Padre celestial. Esto incluye la paciencia, porque el hombre espiritual -Cristo en ti- tiene el poder de perseverar hasta el fin. En ese sentido, cuando se habla de aprendizaje de la paciencia, debemos entender que todas las características del amor ya residen en esa semilla sagrada que está a punto de nacer en cada creyente verdadero.


Nueva identidad en Cristo
El problema, entonces, es que parece que perdemos la pista de nuestra nueva identidad. A la mayoría de los creyentes no se les han enseñado estos principios básicos de la Filiación, y así después de que son engendrados por Dios, continúan identificándose con su hombre carnal; en otras palabras, ellos siguen permitiendo que su hombre carnal gobierne sobre el hombre espiritual que ha sido engendrado en ellos. Se identifican con su carne, su familia terrenal, raza y cultura, pensando que esta vieja identidad es ahora bendecida por Dios.

Pero el hombre viejo fue condenado a muerte en los tiempos de Adán. Eso no va a cambiar, porque ése es el veredicto divino por el pecado de Adán, que se ha transmitido a todas sus generaciones y también ha afectado a toda la Creación. Pero Dios en Su misericordia ha preparado otro camino a la inmortalidad. Viene a través de un nuevo comienzo, un nuevo engendramiento, en donde podemos ser engendrados por otro Padre y por lo tanto llegar a ser hijos de Dios. Por un cambio legal de identidad, podemos llegar a ser nuevas criaturas, ya no identificadas con sus los padres y antepasados carnales, sino por Dios mismo.


Este hombre de la nueva creación, un hijo de Dios por medio de la semilla de la Palabra, tiene el mismo carácter que se encuentra en Jesucristo. No es el mismo Jesús, sino Cristo en vosotros (Colosenses 1:27). No es Jesucristo, sino Stephen-Cristo, o James-Cristo, o Ron-Cristo. Complete esta lista con su propio nombre, por que fue engendrado según el mismo patrón con el que Jesús fue engendrado en la Virgen María.

Nuestro hombre de la nueva creación nunca va a reemplazar a la cabeza, pero sin duda es parte del Cuerpo de Cristo, cabeza y cuerpo tienen el mismo ADN, de un mismo Padre.

Por lo tanto, todas las características del amor en 1 Corintios 13 ya están dentro de su hombre de la nueva creación. Nuestra misión es primero permitir que la Palabra de Dios engendre a Cristo en nosotros; en segundo lugar, recibir esta nueva identidad; y en tercer lugar, caminar de acuerdo a la nueva identidad. Si hacemos esto, entonces no satisfaremos los deseos de la carne.


El heredero verdadero
Las personas religiosas, sin embargo, tratan de entrenar a su viejo hombre de carne para ser lo suficientemente bueno como para ser salvo. Ellos piensan erróneamente que el hijo carnal puede ser un heredero en el Reino, que es “elegido”. Tienen la esperanza de que el Espíritu Santo puede perfeccionar el viejo hombre carnal. No es una cosa mala entrenar a la carne para frenarla de hacer el mal. Pero es mejor contarnos por muertos y caminar de acuerdo a la propia identidad del Cielo, porque esa es la verdadera manera cristiana (como la de Cristo) de vida.

La paciencia, entonces, es la manifestación exterior del amor durante un período de tiempo, comenzando con un veredicto de la Corte Divina, por el cual recibimos un cambio de identidad. La paciencia se ve en el crecimiento espiritual de una persona y en el avance de la inmadurez a la madurez. Es el camino a la inmortalidad, comenzado por la palabra de verdad que nos engendró a través de la Pascua, que ahora nos enseña la paciencia a través de Pentecostés, y que culmina en el cumplimiento de Tabernáculos. Tabernáculos es el momento en que la Palabra que fue puesta dentro de nosotros, después de haber sido completamente desarrollada, es traída a plena luz en el mundo. La Palabra se está convirtiendo en carne en nosotros, no tomando sobre sí la carne de nuestros padres terrenales, sino una nueva carne como debería ser, una expresión de nuestro Padre celestial.


Así que sea paciente, y corra la carrera de la vida con resistencia. Sea lento para reaccionar a las provocaciones del mundo. Gane fuerza y madurez al permitir que su hombre de la nueva creación, sea el verdadero usted. Al final, recibirá la corona de vida reservado para los vencedores; su nueva creación, el hombre que heredará el Reino.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario