TRADUCTOR-TRANSLATE

Amor bondadoso (2): EL ACTO DE BONDAD DE ELISEO [Primera Corintios 13 (5)], Stephen Jones


08/07/2017



En 2 Reyes 6:8-23 leemos cómo el rey de Aram (Siria) envió tropas para pelear contra Israel. Las tropas trataron de establecer una trampa para el rey de Israel, pero Eliseo continuó dando consejo de Dios al rey para que pudiera evitar todas las emboscadas. El rey de Siria pronto creyó que alguien en su propio campo era un espía, pero sus siervos le dijeron que el profeta Eliseo era el problema.

Entonces el rey de Siria envió tropas a Dotán para que tomasen a Eliseo cautivo. Ellos rodearon la ciudad por la noche, y por la mañana, el siervo de Eliseo vio que estaban atrapados. Pero Eliseo dijo: "No tengas miedo. Tenemos más de nuestro lado que ellos". Entonces oró para que su siervo fuera sanado de su ceguera espiritual y que pudiera ver con sus ojos espirituales. Cuando sus ojos se abrieron, el siervo vio numerosos carros de fuego alrededor de Eliseo y, por extensión, alrededor de sí mismo también. Sin duda esto ayudó a calmarlo un poco.

Pero una vez que los ojos del siervo fueron abiertos, Eliseo entonces oró que la ceguera que había afligido previamente los ojos de su sirviente vendría sobre las tropas sirias (2 Reyes 6:18). Esta ceguera no era física, sino espiritual. Entonces Eliseo fue a los sirios y les dijo que habían rodeado la ciudad equivocada. "Síganme, y les llevaré al hombre que buscan", les dijo. Entonces Eliseo los condujo a Samaria, donde el ejército israelita los rodeaba.

2 Reyes 6:20-23 nos da la conclusión:

20 Cuando llegaron a Samaria, Eliseo dijo: "Yahweh, abre los ojos de estos hombres para que vean". Entonces el Señor les abrió los ojos, y ellos vieron; Y he aquí que estaban en medio de Samaria. 21 Entonces el rey de Israel, al verlos, dijo a Eliseo: '¿les mataré Padre mío? ¿les mataré?' 22 Y él respondió: 'No les matarás. ¿Matarías a los que has tomado cautivos con tu espada y con tu arco? Pon pan y agua delante de ellos, para que coman y beban, y vayan a su amo'. 23 Y preparó para ellos una gran fiesta; y habiendo comido y bebido, los envió, y se fueron a su amo.

Este acto de bondad hacia los enemigos no tiene precedente en las ocho señales milagrosas de Elías, sino que se encuentra en las dieciséis señales milagrosas de Eliseo, el profeta con la doble porción de la unción. La sexta y la séptima señales milagrosas de Elías muestran el fuego desde el cielo sobre las tropas del rey Acab que fueron enviados para capturar al profeta (2 Reyes 1:10,12). Pero cuando el rey sirio envió tropas para capturar a Eliseo, los trató con bondad.

Infligir a las tropas con ceguera fue la decimocuarta señal milagrosa de Eliseo (2 Reyes 6:18), y restaurar su vista fue su décimo quinta señal milagrosa (2 Reyes 6:20). La ceguera podría considerarse un juicio divino sobre Sus enemigos, pero restaurar su vista demuestra que el propósito de tal juicio era dar a Dios (e Israel) la oportunidad de mostrar bondad y misericordia. Esto sigue el principio que Pablo menciona en Romanos 11:32,33,

32 Porque Dios ha encerrado a todos en desobediencia, para mostrar misericordia a todos. 33 ¡Oh, profundidad de las riquezas tanto de la sabiduría como del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son Sus juicios e insondables Sus caminos!

Esto sugiere que se requiere más de la Compañía Eliseo hoy que de la Compañía de Elías en el pasado. Con una mayor unción viene una mayor responsabilidad de conocer y practicar la mente de Cristo. Mientras que los creyentes en el pasado han tendido a usar declaraciones de guerra como una excusa para eximirlos de mostrar amor y bondad a sus enemigos, la compañía de Eliseo no tiene tal exención.

Una porción doble de la unción significa que la compañía de Eliseo tiene mayor poder para tratar con los enemigos de Dios que la compañía de Elías en el pasado. La destrucción de los enemigos en la guerra ha sido ciertamente realizada por el poder de Dios, pero cuando los vencedores reciben la doble porción (es decir, el Derecho de Nacimiento de José), se les da mayor poder, no para destruir aún más a los enemigos de Dios, sino para que puedan tomar a los enemigos vivos cautivos para el Reino de Dios.

Los discípulos de Jesús no entendieron este principio al principio, porque cuando una aldea samaritana no los recibió, los discípulos le preguntaron a Jesús si tal vez debieran llamar fuego del cielo sobre ellos (Lucas 9:54). Pero Jesús los reprendió y pasaron a otra aldea. Está claro que la mente de Cristo no es destruir a los enemigos, sino salvarlos.


Esta mente de Cristo está en los vencedores, pero no en aquellos que sólo aman a sus amigos y familiares. Pablo escribió en 1 Corintios 13:4 que "el amor es bondadoso". La historia de la bondad de Eliseo hacia las tropas sirias es una buena ilustración de tal bondad.

Etiquetas: Teaching Series
Categoría: Enseñanza

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario