TRADUCTOR-TRANSLATE

TRATAMIENTO A LOS HIJOS SIN-LEY (Cap. 14: Deuteronomio-Discurso 8-Leyes de la Tribulación), Dr. Stephen Jones



El yugo de hierro de Deut. 28:48 se describe en el resto del capítulo en términos de guerra y cautiverio en tierras extranjeras. El versículo 51 comienza a describir el sitio en sí:

51 Por otra parte, [la nación invasora] comerá el fruto de tu ganado y el fruto de tu tierra, hasta que seas destruido, y no te dejará grano, ni mosto, ni aceite, ni las crías de tu ganado, ni las crías de su rebaño hasta destruirte. 52 Y te pondrá cerco en todas tus ciudades, hasta que tus muros altos y fortificados en que tú confías se vengan abajo en toda tu tierra, y te pondrá cerco en todas sus ciudades a través de la tierra que Yahweh tu Dios te ha dado.

Los hombres pueden tratar de armarse y fortificarse contra los enemigos extranjeros, pero cuando son desobedientes y están bajo la maldición de la Ley, no pueden protegerse de Dios. Los muros nunca serán lo suficientemente altos como para ofrecernos seguridad ante el juicio divino. Poner la confianza en la fuerza militar o en fortificaciones y defensas es inútil. La única defensa verdadera es volver a Dios y arrepentirse de pecado nacional.

Moisés presta especial atención al fruto de tu ganado y el fruto de tu tierra. Esto establece el siguiente nivel de juicio divino, la descendencia de las personas y los hijos que producen en su propia “Tierra”. Deut. 28:53 dice,

53 Entonces comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Yahweh tu Dios te ha dado, en el asedio y en la angustia con que tu enemigo te oprimirá.

Esto demuestra una progresión natural en un asedio. Después de comer los víveres que la gente ha almacenado, comienzan a comerse sus propios hijos. La presión de Dios aumenta constantemente, siempre y cuando las personas se nieguen a arrepentirse. Mientras vean el ejército extranjero como “el enemigo”, el problema sólo se vuelve cada vez peor. La clave para revertir tal juicio está en vernos a nosotros mismos como nuestro peor enemigo. Lev. 26:40-42 dice:

40 Y confesarán su iniquidad y la iniquidad de sus antepasados, en su infidelidad contra mí, y también porque procedieron con hostilidad contra Mi, 41 también procedía con hostilidad contra ellos para llevarlos a la tierra de sus enemigos, y entonces se humillará su corazón incircunciso, y reconocerán sus iniquidades, 42 entonces me acordaré de mi pacto con Jacob, y no me acordaré también de mi pacto con Isaac y de mi pacto con Abraham, y me acordaré de la tierra.

En tales situaciones, el patriotismo se convierte en el verdadero problema, porque los líderes no arrepentidos, inevitablemente, apuntan a los extranjeros como el enemigo y exaltan el fervor patriótico como la solución. Siempre se piensa que Dios está de nuestro lado en cualquier guerra, que nuestra propia causa es siempre justa y que el enemigo siempre está mal. ¿Con qué frecuencia oímos políticos y monarcas que invocan el nombre de Dios y piden a Dios que los bendiga mientras rechazan Su soberanía sobre la nación y echan a un lado Sus Leyes? “Señor, bendícenos para que podamos pecar sin sufrir las consecuencias”, parecen decir. Mientras que defendamos el patriotismo en lugar de la obediencia a Dios, la maldición de la Ley seguirá su curso. Mientras que consideremos que la obediencia al Estado y respetar las leyes de los hombres está encima de Dios y Sus leyes, la maldición de Dios no se levantará. Este es el mensaje de Moisés, y se confirma por los profetas.


El sitio y la hambruna

Deut. 28:54-57 nos da una imagen gráfica y espantosa de la nación que persiste en su negativa a arrepentirse:

54 El hombre tierno en medio de ti, y el muy delicado, mirará con malos ojos a su hermano, y a la esposa de su corazón, y al resto de sus hijos que le queden; 55 para no dar a ninguno de ellos de la carne de sus hijos, que él estará comiendo, por no haberle quedado nada, en el asedio y el apuro con que tu enemigo te oprimirá en todas tus ciudades, 56 La tierna y la delicada entre vosotros, que no osaría sentar sobre la tierra la planta de su pie, de pura delicadeza y ternura, mirará con malos ojos al esposo de su corazón, e incluso a su hijo y a su hija, 57 y aun al bebé que corretea entre sus pies, y a sus hijos que haya dado a luz; pues los comerá ocultamente, por la carencia de todo, en el asedio y en el apuro con que tu enemigo te oprimirá en tus ciudades.

Cuando la gente fuera de la Ley se muere de hambre y se enfrentan a una muerte segura, lo más profundo de sus corazones se revela. Se nos da un ejemplo de esto en 2 Reyes 6:24-30,

24 Y aconteció que después de esto, Ben-adad, rey de Siria, reunió todo su ejército, y subió y sitió Samaria. 25 Y hubo hambre en Samaria; y he aquí, la sitiaron, hasta que la cabeza de un asno se vendía por ochenta piezas de plata, y una cuarta parte de un cab de estiércol de palomas por cinco piezas de plata.

Samaria era la capital de Israel, que bordeaba Aram (Siria). Israel estaba gobernada por el rey Joram, en ese momento, que no debe confundirse con el rey Joram de Judá que gobernó casi al mismo tiempo. El sitio de Samaria provocó una escasez de alimentos en la ciudad, haciendo que las personas valoran la cabeza de un burro por ochenta piezas de plata (160 días de salario en el trabajo común). El estiércol de paloma fue siempre de valor durante un sitio, porque, como el guano de murciélago, era un excelente fertilizante y las verduras podrían llegar a la madurez mucho más rápido.

Proféticamente hablando, los asnos son un símbolo de Pentecostés, porque cada historia bíblica que habla de Pentecostés implica asnos o la iglesia en la Edad Pentecostal. Véase mi libro, El Trigo y Asnos de Pentecostés (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/03/el-trigo-y-los-asnos-de-pentecostes.html).

En la historia, la cabeza del burro era vendida como alimento, a pesar de que no era limpia de acuerdo con las Leyes de Alimentación de Lev. 11:3. Los burros no tienen pezuña hendida, por lo que representan el alimento espiritual que se dispensa o come sin apoyarse sobre un testigo doble. Del mismo modo, el estiércol de paloma representa un movimiento más allá del Espíritu Santo. El estiércol de paloma es evidencia de un gran avivamiento del pasado, pero ahora ya muerto. Cuando un avivamiento se acerca la muerte, las personas lo sepultan como una denominación en el intento de mantenerlo vivo más allá de su tiempo. Los avivamientos pasados, como el estiércol de paloma, son excelentes fertilizantes en la medida que estudiemos sus revelaciones, pero debemos buscar nuevas revelaciones en cada generación. El maná viejo se convierte en gusanos (Éxodo 16:20), incluso cuando se refrigere como credo denominacional.

En el sitio de Samaria, la escasez de alimentos también causó que las mujeres se comieran a sus propios hijos, como se lee en 2 Reyes 6:28,29. Dos mujeres habían llegado a un acuerdo para comerse a sus hijos para sobrevivir al asedio. Una mujer debía cocer a su hijo el primer día y compartir con la otra; y la otra mujer debía a hacer lo mismo al día siguiente. Se comieron el hijo de la primera mujer, pero la segunda mujer cambió de parecer el segundo día. La primera mujer recurrió entonces ante el rey, quien rasgó sus vestidos en la desesperación. Esto puso de manifiesto el hecho de que el rey llevaba cilicio bajo sus vestiduras reales (2 Reyes 6:30). El cilicio es una señal de arrepentimiento, pero como rey, él debería haber hecho que fuera un asunto público. Esto indica que él sabía que su ilegalidad era el problema, pero que no quería admitirlo en público, por eso significaría que sus leyes públicas tendrían que ser cambiado para ajustarse a la ley de Dios. Él no estaba dispuesto a ir tan lejos, por lo que todavía estaba orando para que Dios los salvara con el fin de permitir que la nación continuara en sus caminos sin-Ley.

Su intento de arrepentirse se puso de manifiesto cuando se rasgó las vestiduras. Pero el desorden en su corazón se puso al descubierto cuando culpó por los problemas de Samaria a Eliseo en 2 Reyes 6:31,

31 Entonces le dijo: “Mi Dios me haga así y aún me añada, si la cabeza de Eliseo hijo de Safat queda sobre él hoy en día”.

Él prometió matar a Eliseo, Eliseo, porque defendió las Leyes de Dios. El rey sabía que la maldición de la Ley estaba sobre Israel por su pecado. Por lo tanto, estaba enojado con Dios, pero debido a que no podía matar a Dios, quería matar al profeta de Dios.

Eliseo profetizó que habría un montón de comida al día siguiente. El oficial del rey, que había llegado a detener a Eliseo, no creyó esta palabra, por lo que Eliseo le dijo que iba a verlo, pero no iba a comer de ello (2 Reyes 7:2).

Según la historia, cuatro leprosos decidieron dejar la ciudad y ponerse a merced de los sirios antes de pasar hambre en Samaria. Encontraron el campamento sirio vacío, ya que el ejército sirio había huido sin razón aparente. La comida, entonces era abundante, y se levantó el sitio. La gente se precipitó al campo, y el oficial del rey fue pisoteado hasta la muerte antes de que pudiera comer.

El hecho de que Eliseo se salvó sugiere que el rey Joram se arrepintió de culpar al profeta. Lo que ocurrió entre el rey y el profeta no se registra, pero vemos su resultado al día siguiente. El Rey Joram debe haberse arrepentido de su hostilidad hacia Dios, porque Dios terminó Su propia hostilidad contra Israel, de acuerdo con la Ley.

También es interesante que Dios escogió cuatro leprosos, los parias de la sociedad, para ser los primeros participantes de la bendición de Dios. Pero eso está más allá del alcance de nuestro estudio. Es suficiente por ahora ver esta historia como un ejemplo que ilustra Deut. 28:57.


La aplicación moderna a EE.UU.

Puede ser útil también discutir cómo esta maldición particular de la Ley se aplica a los Estados Unidos bajo el yugo de madera. Dios cegó EE.UU. para que las personas estuvieran dispuestas a someterse al yugo de madera de Misterio Babilonia. Por lo tanto, fue la misericordia de Dios en lugar de la sumisión de la gente, lo que nos ha permitido cumplir con nuestra sentencia sin invasión, sin destrucción, y tal vez incluso sin la deportación.

Bajo el yugo de madera, todas las maldiciones de la Ley, se cumplen de una manera más sutil que bajo un yugo de hierro. No se evitan estas maldiciones, pero en muchos casos tenemos la oportunidad de evitarlas personalmente, si somos conformes a las Leyes de Dios. Esta es la ventaja de estar bajo un yugo de madera.

Por ejemplo, los sin-Ley fueron inducidos unirse a la cultura de la droga en la década de 1960. Los creyentes genuinos no se vieron obligados a participar. Del mismo modo, cuando el Tribunal Supremo legalizó el aborto en 1973, fue voluntario. A diferencia de la política de China, nadie se vio obligado a abortar a su segundo hijo. Por lo tanto, la maldición de la Ley cayó sólo a los sin-Ley, que luego se “comieron” a sus hijos. ¿Cómo? El idioma hebreo utiliza una gran cantidad de metáforas. Por ejemplo, en Num. 13:32 los diez espías dieron un mal informe diciendo: La tierra por donde pasamos, para reconocerla, es tierra que se traga a sus habitantes”.

La respuesta de Josué en Num. 14:9 fue nosotros los comeremos como pan (KJV). Josué no estaba sugiriendo que Israel, literalmente, se comería a los cananeos; se trataba simplemente de una metáfora. La NASB lo traduce, ellos serán nuestra presa. Mientras que la Versión King James traduce literalmente, la NASB nos da el significado metafórico.

Supongamos que un hombre va de caza, mata a un ciervo, y luego se lo lleva a casa para comerlo. El ciervo es tratado como “presa” en lugar de ser convertido en una mascota o asimilado en el hogar.

Si tratamos a nuestros hijos como presa, es como si nos los “comiéramos”. Esa es la fuerza de la metáfora hebrea. Cuando una mujer tiene un aborto, trata a su hijo como presa, algo que se persiguió y se mató. De esa manera, se “come” a su hijo, por lo general sin darse cuenta de que está cumpliendo voluntariamente la maldición de la Ley bajo los términos de un yugo de madera. Los sin-Ley son voluntarios, mientras que los legales están exentos.


De manera secundaria, en los hospitales y clínicas de aborto del 1970 se utilizaron para vender sus biorresiduos a las granjas de cerdos con el fin de aumentar sus beneficios. Los bebés abortados estuvieron así alimentando a los cerdos. Los cerdos fueron vendidos en el mercado abierto, la gente entonces se comía los cerdos, con lo que indirectamente se comieron a sus propios hijos. Por supuesto, los que siguieron las Leyes Alimentarias no participaron en esto. Nos dijeron que esta práctica terminó, debido al potencial de la indignación pública, pero no sé de ninguna ley que aún prohíba a las clínicas de aborto continuar con esta práctica en secreto.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-8/chapter-14-lawless-treatment-of-children/

No hay comentarios:

Publicar un comentario