TRADUCTOR-TRANSLATE

SI QUIERES ENTRAR A CANAÁN RAQUEL Y SU AMA DEBEN MORIR, Witness Lee



ESTUDIO DE GÉNESIS 35:1-20

CONTEXTO:
En el pasaje de Génesis que vamos a considerar nos encontramos a un Jacob que ha pasado por el prolongado quebrantamiento en Padan-aram (Mesopotamia, Babilonia), donde tuvo que trabajar arduamente en sus fuerzas. Agotado al fin se decidió a salir, abandonando a su suegro Labán. Poco después pasaría por la temida confrontación con su burlado hermano Esaú, tan temida que le llevo a ser tronchado en Peniel. Avanzando un poco más se afinca en Siquem ("hombro", que nos habla de poder, fortaleza), donde Dina es deshonrada, provocando una tremenda venganza de la parte de sus hermanos, lo que colocó en una situación muy delicada a Jacob y su campamento, debido al temor de una posible represalia de los cananeos y fereceos de la región.


Génesis 35:1 Dijo Dios a JacobLevántate y sube Bet-el, y quédate allí; y haz allí un altar   al Dios que te apareció cuando huías de tu hermano Esaú. 2 Entonces Jacob dijo a su familia y a todos los que con él estaban: Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros, y limpiaos, y mudad vuestros vestidos3 Y levantémonos, y subamos a Bet-el; y haré allí altar al Dios que me respondió en el día de mi angustia, y ha estado conmigo en el camino que he andado. 4 Así dieron a Jacob todos los dioses ajenos que había en poder de ellos, y los zarcillos que estaban en sus orejas; y Jacob los escondió debajo de una encina que estaba junto a Siquem5 Y salieron, y el terror de Dios estuvo sobre las ciudades que había en sus alrededores, y no persiguieron a los hijos de Jacob. 6 Y llegó Jacob a Luz, que está en tierra de Canaán (esta es Bet-el), él y todo el pueblo que con él estaba. 7 Y edificó allí un altar, y llamó al lugar El-bet-el, porque allí le había aparecido Dios, cuando huía de su hermano. 8 Entonces murió Déboraama de Rebeca, y fue sepultada al pie de Bet-el, debajo de una encina, la cual fue llamada Alón-bacut (la encina del llanto)9 Apareció otra vez Dios a Jacob, cuando había vuelto de Padan-aram, y le bendijo10 Y le dijo Dios: Tu nombre es Jacob; no se llamará más tu nombre Jacob, sino Israel será tu nombre; y llamó su nombre Israel. 11 También le dijo Dios: Yo soy el Dios omnipotentecrece y multiplícate; una nación y conjunto de naciones procederán de ti, y reyes saldrán de tus lomos12 La tierra que he dado a Abraham y a Isaac, la daré a ti, y a tu descendencia después de ti daré la tierra. 13 Y se fue de él Dios, del lugar en donde había hablado con él. 14 Jacob (todavía, a pesar de v. 10) erigió una señal en el lugar donde había hablado con él, una señal de piedra, y derramó sobre ella libación, y echó sobre ella aceite15 Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar donde Dios había hablado con él, Bet-el.16 Después partieron de Bet-el; y había aún como media legua de tierra para llegar a Efrata, cuando dio a luz Raquel, y hubo trabajo en su parto. 17 Y aconteció, como había trabajo en su parto, que le dijo la partera: No temas, que también tendrás este hijo18 Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió), llamó su nombre Benonimas su padre lo llamó Benjamín19 Así murió Raquel, y fue sepultada en el camino de Efrata, la cual es Belén20 Y levantó Jacob un pilar sobre su sepultura; esta es la señal de la sepultura de Raquel hasta hoy.




- Dijo Dios a JacobLevántate y sube Bet-el, y quédate allí; haz allí un altar   al Dios que te apareció cuando huías de tu hermano Esaú.

Ese "dijo Dios a Jacob"nos hace pensar que Jacob había orado al Señor, presionado y preocupado por su temor a la represalia de los habitantes de la región de Siquem. El que la Palabra siga llamándole Jacob y no Israel, después de haberle sido cambiado su nombre en Peniel nos previene de que algo aún estaba por consumarse en Jacob para que Israel apareciera en todo su significado y esplendor: "Príncipe de Dios", que reina y gobierna; "Dios lucha", y no Jacob en sus fuerzas. 

- "Levántate y sube a Bet-el" y quédate allí". 
"Jacob, estás dormido en ese valle, debes despertarte y subir a las montañas de Bet-el ("Luz", "Casa de Dios"); necesitas mi luz, mi revelación, mi dirección y eso solo puedo darlo a los que habitan en Mi Casa. Escuchaste mi Voz por primera vez en ese lugar, ¿recuerdas? Allí te mostré que no debías preocuparte por llegar a Mí, porque es Mi escalera la que desciende del cielo a ti, son mis ángeles quienes bajan para servirte. Debes quedarte ahí, debes permanecer siempre en Mí casa".

- y haz allí un altar al Dios que te apareció cuando huías de tu hermano Esaú. "Sacrifícame lo que te estoy pidiendo por largo tiempo; es a Mí a quien debes sacrificar, no a Labán, no a los dioses babilónicos; a Mí, el dios Vivo que habla, como pudiste comprobar cuando te aparecí en ese lugar, cuando huías del diablo que te quería matar".

- Entonces Jacob dijo a su familia y a todos los que con él estaban: Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros, y limpiaos, y mudad vuestros vestidos
Dios no le había dicho de qué se trataba el sacrificio, sin embargo Jacob entendió perfectamente; Dios andaba tras eso por mucho tiempo y no había sido obedecido; fue necesaria una nueva dificultad, un peligro serio de muerte para que Jacob fuera llevado hasta este altar dispuesto a obedecer al fin: debía degollar en ese altar los ídolos que quedaban en su corazón; debía limpiarse, santificarse cabalmente y sobre todo mudar su vestido; esto es, su hombre viejo, su carne, su ego debía morir ahí.

- Y levantémonos, y subamos a Bet-el; y haré allí altar al Dios que me respondió en el día de mi angustia, y ha estado conmigo en el camino que he andado.
Me respondió ... ha estado conmigo

- Así dieron a Jacob todos los dioses ajenos que había en poder de ellos, y los zarcillos que estaban en sus orejas; y Jacob los escondió debajo de una encina que estaba junto a Siquem
Aquí se matiza que no podemos reservarnos ningún dios babilónicotodos los dioses ajenos, todos los ídolos: La TV debe morir, el fútbol debe morir, el cine debe morir, la esposa y familia que se oponen al compromiso cien por cien deben morir, ...