TRADUCTOR-TRANSLATE

Libro: EL LIRIO ENTRE LAS ESPINAS, Adriana Patricia Lelìon Lozano



Hoy les presentamos el segundo libro de nuestra amada hermana-amiga Adriana Patricia Lelìon Lozano.

No muchos días atrás le comentaba a Patricia que el cristianismo no consiste en el lirio ni en los espinos, sino que se trata del lirio entre los espinos … Ella me dijo algo así: “¡Qué casualidad, ese es el título del libro que estoy preparando”. ¡Pues aquí lo tenemos! …

Patricia ahora transciende o sublima las tinieblas del luto, el aroma de la mirra en Getsemaní, las muchas sombras que la Cruz proyectaba en su primer libro y nos adentra un poco más en la luz de la resurrección. El dolor y el sufrimiento ya han sido sublimados en el altar y subido como olor grato al Padre, que ha respondido con fuego de aprobación a su holocausto personal. Los claroscuros de la alborada comienzan a dar paso a los claros de la mañana, que aún habrán de crecer hasta la perfecta luz del mediodía; y, aunque el sabor agridulce de la Cruz no se pierde nunca de vista, se transciende con mayor pujanza mediante el gozo de la resurrección y la gloria de la victoria.

Al pedirme que le escribiera una reseña de presentación me obligó a leer por tercera vez el libro y mientras lo hacía entresaqué unos cuantos párrafos favoritos; sin embargo les voy a dejar solamente con el regusto de sus líneas finales y del poema personal autógrafo con el que Patricia echa el cierre. Sin duda será de mucha bendición y animará a muchos a tomar esta senda, la única que merece la pena ser recorrida: renunciar a todo y a todos para ganar el tesoro más precioso, que es ¡Cristo en nosotros, la esperanza de gloria!

¡Que lo disfruten!

Así que mi hermano y hermana en Cristo, 
deja que mi Dios y tu Dios
te lleve a los lugares más bajos, 
a la muerte de tu propia vida,
para luego llevarte a los Lugares Altos,
donde está Su misma presencia, a una vida de Resurrección.
Él es un experto en todo lo que hace, nada le queda grande.
Deja que Él te haga un Lirio en medio de las espinas.
Déjate sembrar y deshojar completamente,
hasta que Él te lleve a la eterna Plenitud de Su Hijo”.

Te anhelo, te busco y te encuentro
Te tengo a ti, ¿Qué más quiero?
Te tengo a ti, ¿Qué más deseo?
Te necesito, te pertenezco.
Al verte todo se desvanece a mi alrededor,
Al olerte puedo saber que tu olor
Es más exquisito que todas las flores del jardín,
Eres mejor que todos los amores que puedan existir.
Tus palabras son como la miel, yo quiero comerlas,
Que pueda colmarme de ti, solo tú me completas,
Hazme beber de ti, del agua que llena.
Cáusame la herida que será sanada por tu amor,
Resucítame con las marcas de la muerte
Producida por ti Señor
Que tú seas todo para mí,


Adriana Patricia Lelìon Lozano



Enlace para descarga o lectura: