TRADUCTOR-TRANSLATE

LA MALDICIÓN DE SERVIR A OTROS DIOSES (Endurecimiento y Ceguera) (Cap. 16: Deuteronomio-Discurso 8-Leyes de la Tribulación), Dr. Stephen Jones


La última maldición de la Ley: 
llegar al lugar donde es totalmente imposible arrepentirse.

La sección final de las Leyes de la Tribulación da el clímax de las maldiciones por la desobediencia, a partir de Deut. 28:64,

64 Además, Yahweh te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo de la tierra; y allí servirás a otros dioses, de madera y piedra, lo que ni tú ni tus padres han conocido.

Cuando Israel y Judá se dividieron después de la muerte de Salomón, el rey Jeroboam de Israel estableció dos becerros de oro, uno en Betel y el otro en Dan (1 Reyes 12:28-30). Por lo tanto, la causa fundamental de la cautividad de Israel fue establecida desde el comienzo de su historia.


Espíritu de fornicación o prostitución

El profeta Oseas señala al becerro en Betel también, porque él era profeta a la Casa de Israel. Se acusa a Israel de adulterio con otros dioses (Oseas 7:4) y dice que un espíritu de fornicaciones lo ha llevado por mal camino (Oseas 4:12; 5:4). Por esta razón, Dios traería juicio sobre este falso dios de Israel, diciendo en Oseas 8:5,6,

5 Yo rechazo tu becerro, oh Samaria … 6 … y un artífice lo hizo, por lo que no es Dios; seguramente el becerro de Samaria será hecho pedazos.

En Oseas 10:5 el profeta llama a Betel con el nombre de Bet Aven, “casa de vanidad, mentira, o vacío”. Bet Aven era en realidad una ciudad al este de la misma Betel, pero Oseas une las dos, como si Betel , la “Casa de Dios”, se hubiera convertido en “Casa de Mentiras”.

Oseas 5:4,6 también dice,

4 Sus obras no les permiten volver a su Dios. Porque un espíritu de prostitución hay dentro de ellos, y no conocen a Yahweh … 6 Ellos irán con sus rebaños y manadas a buscar a Yahweh pero no le encontrarán; se ha retirado de ellos.

¿Qué es este espíritu de fornicaciones? ¿Cómo se manifiesta en términos prácticos? El versículo 11 da la respuesta: Debido a que estaba decidido a seguir el mandato del hombre, es decir, las tradiciones de los hombres. Además, leemos en Oseas 7:14,

14 Y no claman a mí desde su corazón cuando aúllan en sus camas; sino que por el bien de trigo y el mosto se congregan. Ellos se alejan de mí. 15 A pesar de que he entrenado y fortalecido sus brazos, traman el mal contra mí. 16 Se vuelven, pero no hacia lo alto, son como un arco engañoso …

En otras palabras, a los israelitas no les faltaba la religión, y daban la apariencia de arrepentimiento, pero no era desde su corazón. Ellos se arrepentían, o se volvían, pero no se arrepentían de su honradez, más que de su pecado, y por lo tanto, traman el mal contra mí.

Por esta razón, es imperativo entender la Ley de Dios, porque sin saber cómo arrepentirse, incluso los cristianos en Estados Unidos serán incapaces de un arrepentimiento verdadero. Todos vemos cómo, en tiempos de desastre, las personas acuden a las iglesias por un corto tiempo; oran, e incluso tratan de arrepentirse, pero sus corazones no cambian, ya que permanecen ignorantes de los caminos de Dios. Se vuelven, pero no hacia lo alto. Además, “aúllan en sus camas, pero no a causa de su pecado. En su lugar, ellos están buscando trigo y mosto. Ellos quieren disposiciones, suministros y prosperidad, mientras se aferran a sus tradiciones de hombres. Buscan la protección y la bendición de Dios para poder continuar con sus creencias y estilo de vida fuera de la Ley.

La última maldición de la Ley es que Israel llegara al lugar donde sería totalmente incapaz de arrepentirse. De hecho, Jer. 16:13 dice,

13 Así que te arrojaré de esta tierra a la tierra que no has conocido, ni tú ni tus padres; y allí podrás servir a otros dioses día y noche, porque yo no te concederé ningún favor [chaniynah, “gracia”].

El profeta estaba exponiendo de Deut. 28:64, que hemos citado anteriormente: servirás a otros dioses, de madera y piedra, que ni tú ni tus padres no han conocido. En otras palabras, la última maldición de la Ley por la desobediencia de Israel es que Israel se encontraría en ese cautiverio que ella sería incapaz de arrepentirse. La servidumbre real está en el hecho de que ella no sabe cómo arrepentirse. Ella está tan completamente convencida de que las tradiciones de los hombres son la Palabra de Dios, es imposible que su mente pueda ser cambiada para que pueda verdaderamente arrepentirse.

Tal situación sería desastrosa, ya que la Ley entonces los ataría para siempre en este cautiverio a las naciones extranjeras. Afortunadamente, sin embargo, el profeta entendió que Dios era soberano y que tomaría medidas para cambiar la situación por Sí mismo.


La promesa de Dios de volver nuestros corazones

El profeta Oseas compara a Israel a Jacob, lo que demuestra que la vida de Jacob también profetizó de Israel. Jacob sirvió como esclavo a Labán en Siria (Aram), que es proféticamente lo mismo que Asiria (Oseas 12:12). Su esclavitud fue provocada por su engaño, como su nombre indica. Sin embargo, su esclavitud terminó después de veinte años, y regresó a la tierra de Canaán para profetizar las fiestas señaladas (Oseas 12:9).

La primera escala de Jacob fue Mahanaim, que se correlaciona con la Fiesta de las Trompetas. Su segunda parada fue en Peniel, que representa el Día de la Expiación. Su tercera parada fue en Sucot, que es la Fiesta de los Tabernáculos. Para obtener la historia completa sobre este tema, consulte el capítulo 4 de mi libro, Las Leyes de la Segunda Venida (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/05/libro-las-leyes-de-la-segunda-venida-dr.html).

Por lo tanto, Dios promete tomar medidas por su soberana voluntad para cambiar los corazones de la gente, diciendo en Oseas 13:14,

14 los redimiré del poder del Seol; voy a librarlos de la muerte. Oh muerte, ¿dónde están tus espinas? O Seol, ¿dónde está tu aguijón?

Pablo cita esto en 1 Cor. 15:55. Es la única vez que habla del Seol (o Hades, en griego). Es en el contexto de Cristo liberándonos del poder del Seol. Pablo amplía su aplicación más allá de Israel para incluir todos los hombres en la resurrección.

Durante los primeros 98 años de su vida Jacob luchó, primero con su hermano Esaú y más tarde con su tío Labán. Jacob significa literalmente un 'agarrador de talón', debido a que estaba asiendo el talón de Esaú cuando nació. Esto se convirtió en un modismo hebreo para un impostor, consentidor, o usurpador. Jacob pensó que estaba luchando con Esaú y Labán, pero en realidad estaba luchando contra Dios, porque no entendía la soberanía de Dios.

Finalmente, sin embargo, Dios tuvo misericordia de él y, y creo que el ángel tomó la forma de Esaú. Hacia el amanecer, Jacob tuvo una revelación y vio que en realidad estaba luchando con un ángel. En otras palabras, el problema no era Esaú, sino Jacob. Dios había estado utilizando a Esaú para enseñar a Jacob de Su soberanía.

Esta revelación le llevó al arrepentimiento, y por eso su experiencia de Peniel fue su “Día de la Expiación”. Se preparó el camino para que él fuera a Sucot en Génesis 33:17, un tipo de la Fiesta de los Tabernáculos. Por lo tanto, así como Jacob estuvo en cautiverio al sirio Labán, así también la casa de Jacob tuvo que ir en cautiverio a Asiria. Así como Jacob fue liberado a través del patrón de los días de fiesta, así también será liberada Israel hoy.

Oseas ve a Jacob como un tipo de la nación de Israel, que surgió de sus lomos. La nación era tan carnal como Jacob. La nación de Israel no era realmente Israel en absoluto, sino que era Jacob, el engañador carnal. Ningún hombre es verdaderamente un israelita, sino por semilla espiritual del Espíritu Santo, que engendra a Cristo en nosotros.

Nuestros padres terrenales engendran sólo hijos carnales. Así también la nación de “Israel” era carnal. Esa nación, sin embargo, fue destruida con el fin de hacer espacio para una nueva nación bajo un Nuevo Pacto. Los que son engendrados de Dios son beneficiarios de este Nuevo Pacto cuando son mostrados a la luz en la Manifestación de los Hijos de Dios.

El remanente vencedor siempre ha contado con el favor (gracia) de Dios, a pesar de que han sido perseguidos y han tenido que soportar los cautiverios provocados por la ilegalidad de los demás. Dios siempre ha usado al remanente para traer la verdad y para ser una luz en un mundo oscuro. Pablo menciona esto en Rom. 11:5,7. Ellos son los verdaderos herederos de las promesas, dando testimonio a los corazones ciegos y endurecidos de Israel y también del mundo.


Así que la maldición de la Ley en Deut. 28:64 no se aplica a los vencedores, excepto en algunas de sus circunstancias físicas. Mientras que en la nación de Israel como un todo fueron endurecidos y encerrados para servir a otros dioses; los vencedores, por definición, son aquellos que sirven a Dios sin tal ceguera. Jer. 16:13 dice de las personas en general, Yo no te concederé ningún favor (gracia), pero esto no se aplica a los remanentes de gracia (Rom. 11:5).

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-8/chapter-16-cursed-to-serve-other-gods/

No hay comentarios:

Publicar un comentario