TRADUCTOR-TRANSLATE

LA CENA DEL SEÑOR - Primera Corintios 11 (7), Dr. Stephen Jones


09/06/2017



Pablo reconoció que existían facciones en la iglesia y luego dijo en 1 Corintios 11:20,

20 Por lo tanto, cuando os reunís vosotros, eso no es comer la cena del Señor …

En otras palabras, el espíritu de sectarismo era negar su propia comunión. Pablo no puede negar el hecho de que estaban participando de la comunión, pero se había convertido en otra comida más. El propósito de la cena era tener comunión con Cristo, el invitado de honor, pero en cambio, los líderes de la iglesia eran los invitados de honor, porque eran las cabezas reales de la iglesia.

Tal es el efecto de las “divisiones” y “facciones”, lo que hoy llamamos “denominaciones”. Así que vamos a ver cómo Pablo se ocupa de ello. 1 Corintios 11:21,22 continúa,

21 porque al comer [comunión], cada uno toma primero su propia cena; y uno tiene hambre, otro se embriaga. 22 ¡Qué! ¿No tienen casas donde comer y beber? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen? ¿Qué os diré? ¿Queréis que os alabe? En esto no os alabaré.

Comuniones en esos días eran comidas de compañerismo, conocidas como “fiestas de amor” (ágapes) (Judas 1:12), donde todos traían a la mesa lo que podían. Los ricos traían más, y los pobres podían llevar muy poco, o incluso nada; pero todos tenían una parte igual, ya que todos tenían derecho a la comunión con Jesús, el invitado de honor.

Parece, sin embargo, que Cloe había informado en su carta que algunos estaban acaparando sus propios alimentos, en lugar de compartirlos como una comida compartida. El resultado era que los pobres se quedaban con hambre, mientras que otros estaban “borrachos”, o excesivamente alimentados con comida y vino. Parece que Pablo vio esta situación física como evidencia de un problema espiritual. Ya no era una fiesta de amor, sino sólo otra comida, no era diferente de comer en casa.

En otras palabras, Jesús no estaba siendo honrado aquí, ya que en la última cena, Jesús mostró Su amor al hablar de Su muerte inminente en su nombre. Jesús les dijo en Juan 15:12,13,

12 Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros, como yo os he amado. 13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

Por lo tanto, la comunión sin amor destruye el propósito del compañerismo y no hace honor a Jesús. Esta comunión es egoísta y honra a los hombres, en lugar de Jesús. Esto demuestra sumisión a los hombres, en lugar de sumisión a Jesús mismo.


La traición en la Comunión
Luego Pablo dice en 1 Corintios 11:23,

23 Porque yo recibí del Señor lo que os he transmitido: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan …

Las comidas de comunión eran comidas de recuerdo en honor de Jesús. El énfasis de Pablo en la traición de Judas a Cristo lo une al espíritu de división en la iglesia. Recordemos que los que dividen al cuerpo en dos facciones, cada una siguiendo y sometiéndose a su propio líder, eran descalificados como vencedores. Cuando la comunión ya no era una fiesta de amor, sino que se basaba en el principio de “cada uno para sí”, aquellos que manifestaban tal comportamiento también estaban en peligro de ser descalificados como vencedores. Más aún, estaban siguiendo el patrón de Judas, el traidor.

Judas fue descalificado. Pablo usa el término “indigno”. Judas participó en la primera parte de la Última Cena, y Jesús incluso le lavó los pies (Juan 13:2,5). Sólo más tarde Judas salió a entregarle (Juan 13:29,30). Aunque Jesús guardó la mayor parte de sus instrucciones finales para los restantes once discípulos, Judas tuvo que participar, al menos parcialmente, en la última cena. La profecía dada en el Salmo 41:9 decía,

9 Hasta mi mejor amigo, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, alzó contra mí su talón.

Jesús citó esto vagamente en relación a Judas en Juan 13:18, diciendo:

18 No hablo de todos vosotros. Yo sé los que he elegido, pero es para que la Escritura se cumpliese: “El que come mi pan ha alzado contra mí su calcañar”.

Así que Jesús dio a Judas el bocado de pan después de sumergirlo en el vino, y ésta era la señal por la cual Judas fue expuesto, aunque en ese momento sólo a un discípulo (Juan 13:26).

Sin duda este relato era bien conocido en la Iglesia Primitiva, y es bien conocido aún hoy en día; pero pocos parecen entender que participar de la comunión indignamente es ser un Judas. Este es un asunto serio que debe hacer a cada participante pausar y “examinarse a sí mismo”, como Pablo recomienda en 1 Corintios 11:28. El examen no es sólo con el propósito de confesar el pecado en general, o incluso la resolución de disputas entre los participantes antes de comer y beber. Es, en un sentido más amplio, para asegurarse de que no estamos traicionando a Cristo siguiendo el ejemplo de Judas.

He escrito mucho acerca de Judas y el Factor de Judas en otros estudios. Estos son demasiado largos para incluirlos aquí, pero uno debe entender que Judas cumplió el papel de Ahitofel, que traicionó a David en la revuelta de Absalón. Ahitofel, el que le entregó, era amigo cercano de David (Salmo 41:9). Ahitofel después se ahorcó (2 Samuel 17:23 KJV), al igual que Judas (Mateo 27:5). En esa traición, David era un tipo de Cristo, y el papel de Absalón fue interpretado por los jefes de los sacerdotes que usurparon su trono en Jerusalén.

Después, sin embargo, otros discípulos de Cristo han seguido el patrón de Ahitofel y Judas. Han seguido a otros líderes, como Absalón. En la Iglesia Primitiva, muchos de los discípulos de Jesús siguieron los hombres, en lugar de a Cristo. Esta fue la preocupación inmediata de Pablo, porque el espíritu de sectarismo, la facción, y la división, es de por sí un Factor de Judas, basado en el patrón original de Ahitofel, que traicionó a David.

Vemos, entonces, la razón por la que Pablo hizo un gran problema de esto en su carta a la iglesia. No puso en duda su condición de creyentes, incluso Judas era un creyente y fue uno de los discípulos que hicieron milagros (Lucas 9:1,2,6). De hecho, los enemigos pueden matar, pero sólo los amigos pueden liberar. El peligro de la sumisión a los hombres puede no ser evidente al principio, pero si no se controla, puede conducir al desastre cuando la raíz de frutos al final de la edad.


El Cuerpo y la Sangre de Cristo
Pablo escribe en 1 Corintios 11:24,25,

24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: “Esto es mi cuerpo, que por vosotros es partido;haced esto en memoria de mí”. 25 De la misma manera tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto, todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí”.

El pan no era literalmente el cuerpo de Cristo, ni el vino era literalmente su sangre. Cristo aquí estaba hablando legalmente. En la Corte Divina, tenemos el derecho de declarar que el pan y el vino son el cuerpo y la sangre de Cristo, y el tribunal legalmente trata a éstos como Su cuerpo y Su sangre.

El mismo principio se ve en cuando nos presentamos ante la corte y se nos pide que nos identifiquemos a nosotros mismos. Si decimos ser hijos de Adán, Israel, nuestros padres terrenales, o cualquier otro hijo de la carne, entonces se nos tratará de acuerdo a nuestra profesión. Sin embargo, si aprehendemos una nueva identidad en Cristo, en la que somos engendrados por el Espíritu a través de la semilla incorruptible e inmortal de la Palabra/Evangelio, entonces legalmente somos nuevas criaturas. La Corte toma nuestra palabra, porque tenemos el derecho a reclamar una u otra identidad, dependiendo de dónde se encuentre nuestra fe.

En el caso de la comunión, Jesús declaró que el pan y el vino eran Su cuerpo y sangre, por lo que la Ley de Dios reconoce que es así y los trata como si fueran literalmente así. Tales declaraciones legales son conocidas en la Escritura por el principio de imputación. La palabra griega es logizomai, que en Romanos 4 se traduce como “imputar, calcular, o contar” (KJV). La palabra se define en Romanos 4:17 KJV, donde Pablo da el ejemplo de la promesa de Dios a Abraham. Dios dijo: “Yo te he puesto por padre de muchas naciones”, aunque Abraham no tenía hijos en absoluto. Sin embargo, Él llama las cosas que no son, como si fuesen.

Pablo pasa a relacionar esto con nuestra propia fe, por la cual Dios nos atribuye justicia (Romanos 4:22,23,24), llamando a lo que no es como si fuese. No somos, literalmente, justos, pero porque la justicia de Cristo nos ha sido imputada, somos reconocidos por la Ley en la Corte Divina como justos.

Así también, por el mismo principio, el pan y el vino se imputa que son el cuerpo y la sangre de Cristo. Cada comunión, entonces, donde declaramos ante Dios que estos elementos son el cuerpo y la sangre de Cristo, se basa en la misma Ley de Imputación Legal. La química física del pan y del vino se mantienen sin cambios, pero la Ley los ve bajo una luz diferente.

Además, así como Moisés roció la sangre del (Antiguo) Pacto sobre el altar (Éxodo 24:6) y sobre el pueblo en Éxodo 24:8, así también en la comunión la sangre del Nuevo Pacto es rociada el altar de nuestro corazón. Moisés fue el mediador del Antiguo Pacto, pero Jesús es el mediador del Nuevo Pacto. Por lo tanto, Moisés roció la sangre de los animales, pero Jesús roció Su propia sangre sobre nosotros en un Pacto Mayor.

Pablo concluye en 1 Corintios 11:26,

26 Porque todas las veces que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor hasta que venga.

Participar de la comunión no es un acto de matar o sacrificarle a Él una y otra vez. Es una proclamación para recordar Su muerte hasta que vuelva. Hebreos 10:10 dice,

10 En la cual voluntad hemos sido santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo una vez por todas.


El siguiente versículo lo explica. Bajo el Antiguo Pacto, el sacerdote tenía que realizar ofrendas diarias, una y otra vez, durante muchos siglos. Pero bajo el Nuevo Pacto, los sacerdotes de Melquisedec tienen solo un último sacrificio, que se recuerda cada día.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones