TRADUCTOR-TRANSLATE

EL YUGO DE SERVIDUMBRE (Cap. 12: Deuteronomio-Discurso 8-Leyes de la Tribulación), Dr. Stephen Jones





De Deut. 28:45-48 Moisés hace una pausa para hablar sobre la causa raíz de las maldiciones de la Ley antes de lanzarse a la más grave consecuencia de la desobediencia. Él dice,

45 De manera que todas estas maldiciones vendrán sobre ti y te perseguirán y te alcanzarán hasta que perezcas [shamad, “destruido, aniquilado, exterminado”], por cuanto no habrás atendido a la voz de Yahweh tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos, que él te había mandado.

Cuando Moisés dice: “hasta que seas destruido”, no dice que Israel será total y finalmente destruido para no levantarse de nuevo. El término “destruido” sólo significa que la nación misma dejará de existir hasta que Dios la levante de entre los muertos. Esta destrucción se produjo en el año 721 antes de Cristo, cuando Dios levantó a los Asirios para destruir a la nación de Israel.

Sin embargo, Ezequiel profetiza que Israel sería levantada de entre los muertos, como se lee en su visión del valle de los huesos secos. Ezequiel 37:3-5 dice,

3 Y él me dijo: “Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos?” Y me respondió: “Señor Yahweh, tú lo sabes”. 4 Me dijo entonces: “Profetiza sobre estos huesos, y diles: '¡huesos secos, escuchad la palabra de Yahweh'. 5 Así ha dicho Yahweh el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros y viviréis'”.

La profecía concluye en los versículos 13 y 14,

13 Entonces sabrán que yo soy Yahweh, cuando abra vuestros sepulcros, y os haga subir de vuestras sepulturas, pueblo mío. 14 Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os instalaré en vuestra propia tierra. Entonces sabrán que yo, Yahweh, lo he dicho, y lo he hecho”, declara Yahweh.

Por lo tanto, a pesar de que Israel como nación fue aniquilada, no era el final, porque la resurrección termina la aniquilación. Esto es cierto también en un nivel individual. La Escritura habla a menudo de los que van a ser “destruidos”, y algunos han tenido que esto significa que no hay resurrección para ellos o que están perdidos para siempre. Tal conclusión es injustificada. La opinión del juicio divino se basa en una comprensión miope de la destrucción de los malvados. Ver Las Sentencias de la Ley Divina (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/07/libro-las-sentencias-de-la-ley-divina.html).

La promesa de Dios a Israel como nación se cumple por medio de la resurrección después que la maldición de la Ley ha seguido su curso. Hay un límite de tiempo para el juicio divino, porque el juicio siempre se ajusta al delito. Este plazo se da más claramente en Levítico 26, que es el pasaje que discurre paralelo a Deuteronomio 28, dando a las maldiciones de la Ley en un escrito separado.


El juicio de siete veces

En Levítico 26 la duración del juicio se da como “siete veces”. Por ejemplo, Lev. 26:23,24 dice:

23 Y si con estas cosas no fuereis corregidos, sino que actuáis con hostilidad contra mí, 24 entonces yo procederé con hostilidad contra vosotros; y yo os heriré siete veces por vuestros pecados.

El juicio se representa en términos de “siete tiempos” de una manera cada vez mayor. Esto es comparable a juzgar un pequeño pecado con siete días de trabajo, un mayor pecado con siete meses de trabajo, o un gran pecado con siete años o incluso 49 años (7 x 7) de trabajo. Muchos han interpretado los “siete tiempos” de Levítico 26 en términos de intensidad, en lugar de tiempo, pero Daniel profetiza de un “tiempo” como un número indefinido de duración en Daniel 7:25,

25 Y hablará palabras contra el Altísimo y quebrantará a los santos del Altísimo, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano por un tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo.

Esto habla del “cuerno pequeño” que iba a levantarse como una extensión de la Roma Imperial, el cuarto imperio de la bestia. Juan toma esta profecía y la interpreta en Apocalipsis 13, diciéndonos que tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo son 42 meses (Rev. 13:5) o 1260 días. Por esta medida, podemos calcular que un “tiempo” es igual a “360 días”, es decir, un año profético. En la profecía a largo plazo, donde un día es como un año, es de 360 años.

Esta profecía se cumplió en la iglesia romana del 529-1789 dC; comenzó cuando el emperador Justiniano reemplazó el antiguo calendario romano con el actual sistema. Mientras que antes de este tiempo el Imperio había fechado los eventos desde la fundación de Roma (ab urbe condita, o AUC), Justiniano lo cambió por la fecha del nacimiento de Jesucristo. Entonces, sustituyó las leyes del Imperio Romano por la Ley de la Iglesia. De esta manera se cumplió la profecía de Daniel, diciendo que pensará en cambiar los tiempos y la ley (Daniel 7:25).

Las acciones de Justiniano establecieron legalmente a la Iglesia como el “cuerno pequeño” de Daniel. Iba a durar 1.260 años (“tiempo, tiempos y medio tiempo”). Esta bestia suprema dictaminó hasta 1789, cuando la revolución francesa eclipsó el poder de la Iglesia.


La Segunda Bestia

A finales de la década de 1700 surgió una nueva bestia, inspiradora y financiadora de la Revolución Francesa a través de una coalición de banqueros e industriales, dirigida por la familia de banqueros Rothschild. Salida de esa revolución, la nueva República Francesa envió a su ejército a Roma bajo el mando de Napoleón, el “neo-Apolión” de su época. Tomó al papa cautivo en 1798. Por lo tanto, los banqueros golpearon la Iglesia romana, dándole un “golpe mortal” (Rev. 13:3,12).

Pero Napoleón entonces necesitaba un papa para coronarlo emperador, por lo que restableció el papado en 1804, esencialmente “curando” la herida mortal. El resultado fue que el mundo llegó a ser dominado por las dos bestias de Apocalipsis 13. La Segunda Bestia era de naturaleza financiera, como Rev. 13:11-18 muestra, y que era la bestia de la moderna banca occidental que ha gobernado el Oeste durante dos siglos. Esta bestia también está colapsando, cuando nos acercamos al momento en que los santos poseerán el Reino.

Volviendo a Deuteronomio 28, Moisés dice que las maldiciones de la Ley vendrían a Israel hasta que fueran destruidos. El resto del capítulo dice que Dios levantaría una nación extranjera para conquistar Israel y deportarlos a países extranjeros para cumplir su condena. Levítico 26 limita el juicio a un período de “siete veces”, y Ezequiel 37 da a Israel la esperanza de la resurrección por el poder del Espíritu.


Las señales y maravillas

Hablando de nuevo de las maldiciones, o juicios de la Ley, Moisés dice en Deut. 28:46,

46 y serán por señal [owth, “signo, firma, marca distintiva”] y por maravilla [mowpheth, “despliegue maravilloso del poder de Dios”] en ti y tu descendencia para siempre [Heb., ad olam, “para un período de tiempo desconocido"].

Las “maldiciones” de la Ley no eran simplemente para traer juicio; debían ser reconocidas como una marca distintiva o de identificación. Cuando estudiamos los acontecimientos históricos que tuvieron lugar 2.520 años después de los acontecimientos bíblicos, está claro que las profecías de la restauración de Israel se están cumpliendo en países distintos del Estado judío.



El yugo de hierro

Moisés continúa en Deut. 28:47,48,

47 Por cuanto no serviste a Yahweh tu Dios con alegría y con gozo corazón por la abundancia de todas las cosas, 48 por lo tanto, servirás a tus enemigos que enviará Yahweh contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas; y él pondrá yugo de hierro sobre tu cuello hasta que te haya destruido.

Servir a Dios con alegría va más allá de la mera obediencia. Hay alegría sólo cuando uno está en acuerdo con Dios. La alegría es la señal del acuerdo. He. 12:2 dice:

2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz …

Cuando Judá estaba a punto de entrar en la cautividad de Babilonia, Jeremías les dijo que se sometieran al juicio divino. En otras palabras, debían someterse a Nabucodonosor, rey de Babilonia (Jer 27:12). Si hacían esto, hubieran mostrado su acuerdo con el juicio divino, admitiendo que merecían la maldición de la Ley por su desobediencia. Jeremías dijo que si se sometían, Él les permitiría permanecer en su Tierra bajo la autoridad de Babilonia. Pero si se negaban a escuchar, serían llevados a un país extranjero a cumplir su condena durante setenta años.

El profeta ilustra esto caminando alrededor de Jerusalén con un yugo de madera en el cuello (Jeremías 27:2), pero el profeta Hananías rompió el yugo y dio una falsa profecía de liberación (Jer 28:10). El pueblo de Judá creyó la falsa profecía de Hananías y se negó a escuchar la Palabra del Señor. Por lo tanto, no estaban de acuerdo con Dios, y por esta razón, se les dio un yugo de hierro (Jer 28:13).

Este yugo de hierro era parte de la maldición de la Ley en Deut. 28:47, y fue definido por Moisés en el resto del capítulo. Jeremías ofreció a Judá un yugo de madera, más ligero, que que definió como permanecer en su Tierra en la sumisión a Babilonia.


El yugo de madera

Debido a la revelación de Jeremías, somos capaces de entender que todos los cautiverios de Israel en el libro de Jueces fueron cautiverios de “yugo de madera”, porque los israelitas permanecieron en Canaán. Más tarde, sin embargo, Israel fue deportado por Asiria bajo un yugo de hierro a un país extranjero. Judá, también, se negó a someterse al juicio de Dios, por lo que fueron deportados a Babilonia durante setenta años. Por lo tanto, Israel y Judá se encontraron bajo yugo de hierro.

La sentencia de Judá se redujo a un yugo de madera después de setenta años, y durante los siguientes seis siglos sirvieron a las naciones bestia, pero dentro de sus propias fronteras. Pero en el siglo I se rebelaron contra Roma, al negarse a someterse a la nación que Dios había levantado para juzgarlos. En ese momento Dios usó a Roma para poner de nuevo a Judá bajo un yugo de hierro, por lo cual fueron esparcidos entre las naciones y se les prohibió poner un pie en Jerusalén.

Mientras tanto, los hijos de Israel permanecieron en cautiverio de yugo de hierro, dispersos como ovejas en las montañas. Cuando Asiria cayó, se propagaron por Europa bajo varios nombres, formando las naciones europeas que vemos hoy. Su cautiverio finalmente comenzó a llegar a su fin con la fundación de los Estados Unidos a partir de 1776-1800. Este período de 24 años fue precisamente 2.520 años desde el comienzo de la cautividad de Israel. Israel comenzó a ser deportada en el año 745 antes de Cristo, la capital del país fue destruida en el año 721 aC.

Pero aún más tarde, cuando los Estados Unidos violaron su pacto con Dios, la nación fue puesta bajo un yugo de madera y obligada a pagar tributo a Misterio Babilonia. Este yugo de madera se colocó sobre los hombros de los Estados Unidos en 1913, cuando la Ley de Reserva Federal fue aprobada y firmada por el presidente Wood-row (fila de madera) Wilson. El sistema tributario moderno se creó a continuación en 1916 para permitir que los estadounidenses cautivos rindieran homenaje a Misterio Babilonia bajo el yugo de madera.

Conociendo la naturaleza rebelde de los estadounidenses y de los hijos de Israel en general, Dios cegó sus ojos y permitió que los nuevos banqueros babilónicos establecer un imperio secreto mundial. Es por eso que se conoce en la Escritura como “Misterio” Babilonia. La palabra griega musterion significa “secreto u oculto”. Dios hizo esto como un acto de piedad, ya que si los estadounidenses hubieran sabido que estaban siendo llevados a la cautividad, se habrían rebelado. Y entonces Dios habría tenido que reforzar el yugo sobre ellos, o incluso enviarlos a tierras extranjeras bajo un yugo de hierro.


Pero EE.UU en su conjunto fue sometido a Misterio Babilonia a causa de su ceguera, por lo que su condena ya está lista para terminar. Estamos a la espera liberación divina mientras derrama Su Espíritu sobre el mundo entero.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-8/chapter-12-the-yoke-of-bondage/