TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO-DISCURSO 7-Matrimonio y Relaciones Vecinales - Cap. 13: AMALEC-AGAG-GOG, Stephen Jones




Después de que establece la Ley de Igualdad de Pesos y Medidas, Moisés sigue el mismo tema con un ejemplo muy importante en la historia de Amalec. Él dice,

17 Recuerda lo que te hizo Amalec en el camino, cuando salisteis de Egipto, 18 de como te salió al encuentro en el camino y te desbarató la guardia de todos los débiles rezagados en tu parte trasera, cuando estabas cansado y trabajado; y él no temió a Dios. 19 Por lo tanto, sucederá que cuando Yahweh tu Dios te haya dado descanso de todos tus enemigos alrededor, en la tierra que Yahweh tu Dios te da por heredad para poseerla, borrarás la memoria de Amalec de debajo del cielo; no lo olvides.

Esta es una referencia a Éxodo 17:8-16, donde los amalecitas atacaron a Israel con el fin de robar las riquezas que habían recibido de Egipto. En ese momento, Dios le dio a Israel la victoria, siempre y cuando Moisés levantó sus brazos representando una cruz, la Balanza de la Justicia.

Sabemos que Moisés era un tipo de Cristo (Hechos 3:22) que condujo a Israel de la casa de servidumbre a la Fiesta de la Pascua. Así que aquí vemos la señal de la Cruz sobre Moisés, que profetiza que la Cruz de Cristo vence a Amalec y todo lo que representa esa nación.

La Cruz también representa la Balanza de la Justicia, porque en la Cruz Jesús satisfizo la justicia de Dios en relación con el pecado del mundo. No es casualidad, entonces, que Moisés hable de Amalec después de tratar con las balanzas, pesos y medidas justos en los versículos anteriores. El espíritu de Amalec codiciaba la riqueza, y el antídoto para esto es tener pesos y medidas justos.

En los días de Moisés el dinero (es decir, la plata) se pesaba, y algunas veces los hombres trataban de engañar a los demás teniendo pesos y contrapesos injustos. Este conocimiento es importante, porque nos enfrentamos al mismo problema hoy en día en el mundo financiero, donde el valor del dinero cambia continuamente, por lo general cada vez menos valioso con el tiempo, robando de este modo a las personas su riqueza a través de medidas injustas. A menudo se llama el impuesto de la inflación.

El Sistema Bancario Moderno está facultado por el mismo espíritu de Amalec contra el que Moisés luchó en su día. Por lo tanto, si entendemos esta historia y las instrucciones de Dios, vamos a conocer la solución al Sistema Bancario Moderno.


El Señor nuestra bandera (estandarte)

La revelación resultante que salió de esta guerra con Amalec se ve en Éxodo 17:14-16, que dice:

14 Entonces Yahweh dijo a Moisés: “Escribe esto en un libro como memorial, y di a Josué que yo raeré del todo la memoria de Amalec de debajo del cielo”. 15 Y Moisés edificó un altar, y lo llamó Yahweh Nissi, Yahweh es mi bandera; 16 y dijo: “Yahweh lo ha jurado;Yahweh tendrá guerra contra Amalec de generación en generación”.

Las banderas suelen ondear en la primera línea de un campo de batalla para dar a las tropas un punto focal, esperanza y ánimo. Las banderas también identifican de qué lado están las tropas, y la causa por la que luchan. En este caso, la bandera es la Cruz, ya que es por la cruz de Cristo por que nos ocupamos en la guerra espiritual. El Nuevo Pacto ha desplazado el campo de batalla de la Tierra al Cielo, porque como dice Pablo en Ef. 6:12, nuestra lucha no es contra sangre y carne. Por lo tanto, ya no luchamos con amalecitas, sino con el espíritu de Amalec.

El conocimiento de la Ley Divina también nos da dirección específica en esta lucha. Vemos que esta guerra ha surgido en gran medida como un conflicto financiero, pero a menos que los cristianos entiendan la Ley de Igualdad de Pesas y Medidas, es poco probable que sepan luchar la guerra hoy. Muchos son capaces de ver la guerra en términos de que el amor al dinero es la raíz de todo mal, que afecta a toda la carne, pero son incapaces de ver cómo la guerra debe ser combatida en el área específica de la banca y las finanzas. Esta ignorancia ha permitido a los hombres malos (amalecitas modernos) esclavizar y robar a la gente a través del sistema bancario, que crea dinero que disminuye de manera constante en el valor.


¿Quién era Amalec?

Amalec, el padre de los amalecitas, era nieto de Esaú e hijo de Elifaz. Génesis 36:12 dice:

12 Y Timna fue concubina de Elifaz hijo de Esaú, y dio a luz a Amalec.

Elifaz significa “mi dios es oro fino”, porque Eli significa “mi Dios” y Phaz significa “oro fino”. Por lo tanto, la naturaleza del espíritu de Amalec se revela en el nombre de su padre Elifaz.

Observamos también que Amalec era esencialmente una tribu edomita, porque Esaú es Edom (Génesis 36:1). Por esta razón, las profecías relacionadas con Amalec están estrechamente relacionadas con las de su abuelo, Esaú-Edom, y no se pueden entender completamente por separado.

Dios dijo que estaría en guerra con Amalec de generación en generación, y que al final se iba a raer “del todo la memoria de Amalec de debajo del cielo. Esto es claramente un plan a largo plazo. No era algo que iba a llevarse a cabo en los días de Moisés, ni siquiera en los días de Israel durante su estancia en Canaán.

Cuando Balaam fue contratado para maldecir a Israel en nombre del rey de Moab, admitió que Amalec fue el primero en venir contra Israel. Profetizó en Num. 24:20,

20 Y miró a Amalec y tomando su discurso dijo: “Amalec fue la primera (cabeza) de las naciones [para tratar de destruir a Israel], pero su fin será destrucción.

En Jueces 3:13 vemos a Amalec entre los mercenarios contratados por Eglón, rey de Moab, cuando Dios vendió a Israel en sus manos. Este fue su segundo cautiverio, que duró 18 años. Cuando Israel se arrepintió, Dios levantó a Aod, el segundo juez, para liberarlos. Del mismo modo, Amalec parece haber sido un factor en el próximo cautiverio a Jabín, rey de Canaán, porque que se menciona en la canción de Débora en Jueces 5:14.


El rey Saúl fue llamado para juzgar Amalec

En el registro bíblico no hubo guerras específicamente entre Israel y Amalec hasta la época del rey Saúl. En 1 Sam. 15:1-3 leemos,

1 Entonces Samuel dijo a Saúl: “ Yahweh me ha enviado para ungirte como rey sobre su pueblo, sobre Israel; ahora, por lo tanto, escucha las palabras de Yahweh. 2 Así dice Yahweh de los ejércitos: 'Yo castigaré a Amalec por lo que hizo a Israel; que se le opuso en el camino mientras subía de Egipto'. 3 Ve ahora y golpea a Amalec, y destruye todo lo que tiene, y no te apiades de él;sino mata a hombres, mujeres, niños y bebés, vacas y ovejas, camellos y asnos”.

Parece que Dios esperó hasta que Israel tuviera su primer rey antes de administrar justicia divina sobre Amalec. Samuel deja claro que Saúl fue llamado específicamente como juez de Dios para cumplir la sentencia de la Ley pronunciada sobre Amalec en Éxodo 17.

Aquí es donde el factor de Tiempo Maldito puede ser visto. Tiempo Maldito es un período de 414 años entre la sentencia de la Ley y su ejecución. Tiempo Maldito es en realidad un período de gracia, por el que se da una nación que ha estado bajo la maldición de la Ley, tiempo para arrepentirse y recibir el perdón por la ofensa original. En el capítulo 6 de mi libro, Secretos del Tiempo (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html), muestro cómo la maldición divina sobre Amalec fue seguida por un tiempo de 414 años de gracia hasta el 18º año del rey Saúl. Esta historia se registra en 1 Sam. 15, cuando Dios llamó al rey Saúl a hacer juicio sobre Amalec.
Chapter13-1.png

La fecha bíblica más importante se encuentra en 1 Reyes 6:1, donde leemos que el 4º año de Salomón fue a los 480 años desde el Éxodo. Amalec atacó a Israel tan sólo unas semanas más tarde, por lo que el ataque está fechado en el mismo año que el Éxodo -año 2448 después de Adán.

El cuarto año de Salomón, entonces, nos lleva al año 2928 de Adán. Sabemos que Saúl, David y Salomón gobernaron cada uno 40 años, por lo que no es difícil de calcular de nuevo el 18º año de Saúl cuando el período de gracia de Amalec terminó. A lo largo de este período de 414 años, Amalec no mostró ningún signo de arrepentimiento, por lo que el tiempo del juicio llegó.

Saúl era el juez de Dios en el momento, y por ello fue llamado a ejecutar el juicio divino en 1 Sam. 15:2, diciendo:

2 Así ha dicho Yahweh de los ejércitos: “Yo castigaré a Amalec por lo que hizo a Israel; que se le opuso en el camino mientras subía de Egipto.

Por desgracia, Saúl perdonó a Agag, rey de Amalec, junto con lo mejor de los animales. Su excusa fue que los animales podrían ser útiles para hacer sacrificios a Dios (1 Sam. 15:15). Pero la evaluación de Dios fue que él no ha cumplido mis palabras (1 Sam. 15:11).

Saúl no quería ver toda la riqueza ir a la basura. Él tenía un problema con el amor al dinero, al igual que Amalec, por lo que Saúl fue incapaz de hacer el juicio divino. Por lo tanto, el problema de Amalec ha continuado hasta nuestros días.


El rey Agag se salvó para formar una nueva tribu

Al parecer, Saúl también salvó a toda la casa de Agag, porque más adelante leemos en Ester 3:1 sobre un agagueo de nombre de Amán. Es de interés señalar que no se le llamara un amalecita, sino un agagueo. Esto posiblemente indica que los amalecitas como nación habían sido destruidos en la guerra con Saúl, y que los únicos que quedaron fueron de la casa del propio Agag. Así Agag fue el cabeza de familia, que tenía el potencial de convertirse en una nueva nación.

Aunque Amán agagueo y sus diez hijos fueron colgados en Ester 9:14, Amán probablemente tenía nietos que sobrevivieron para continuar la guerra con Israel en el futuro. Si es así, es probable, aunque no se puede demostrar, que la familia en desgracia abandonó Persia en ese momento, para buscar un nuevo hogar donde podrían levantarse de nuevo a una posición de poder.

Por lo tanto, algunos también han identificado la casa de Agag con el pueblo de Gog de Ezequiel 38:2.

Ambos nombres emplean dos gimels en el idioma hebreo y parecen tener el mismo significado básico, aunque los nombres se escriben de forma diferente. Agag se escribe ??? (AGG), mientras que Gog se escribe ??? (GVG).

La gimel (?) significa literalmente un camello, pero su imagen verbal se entiende “que sea levantado”. Esto puede tener una connotación positiva o negativa, por supuesto, dependiendo de cómo se aplique. Pero está claro que con Agag y Gog, tiene que ver con la auto-elevación, o el orgullo. En tanto que estos nombres tienen una doble gimel, apunta doblemente a la auto-elevación o engrandecimiento.

Si la casa de Agag se trasladó al norte a la tierra de Magog, tras caer en desgracia con el rey de Persia, explicaría por qué Gog no se menciona en la genealogía en Génesis 10:2, donde Magog se asocia con Mesec y Tubal (como vemos también en Ezequiel 38:2). Tal vez Gog llegó mucho más tarde y venía de un linaje diferente de la familia, la casa de Agag.

Esto no puede ser probado históricamente, pero sí verse la evidencia profética de ello. No sólo podemos esperar que agagueos hayan sobrevivido hasta la actualidad, sino que nosotros debemos encontrarlos en el negocio de la banca y las finanzas. Además, estos agagueos podrían encontrarse al norte del Mar Negro en lo que hoy es Rusia. No son rusos, por supuesto, sino que son los jázaros (o Khazar) que se convirtieron al judaísmo alrededor del 760 dC. Esa historia se cuenta en la Enciclopedia judía:

Esto nos lleva a la historia más reciente, donde el aumento de la potencia de la banca se ha convertido en un factor importante en la historia del mundo y en la profecía.


Gog, Togarma, y los sionistas

En mi libro, La Lucha por el Derecho de Nacimiento, capítulo 15 (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/08/libro-la-lucha-por-el-derecho-de.html), presento una visión más completa de esta conversión al judaísmo y cómo estos jázaros son Gog y Magog de la profecía de Ezequiel. En la centuria de 1900 invadieron Palestina bajo la bandera del sionismo, y algunos de los banqueros poderosos y ricos emigraron a Europa y América para tomar el control a través del sistema bancario moderno. En otras palabras, la llamada “invasión rusa de Israel” es un término equivocado; Ezequiel estaba profetizando de una invasión sionista de la Vieja Tierra, sobre todo un movimiento de inmigrantes de los judíos jázaros, conocido por el profeta como Gog y procedentes de Rusia y otros lugares como Persia, Etiopía y Fut (Libia). Ver Ezequiel 38: 5. En otras palabras, los judios han venido de todas partes del mundo como aliados en el movimiento Khazar-sionista.

Tal vez el nombre más importante en la lista de Ezequiel es el de Bet Togarma, o la casa de Togarma (Ezequiel 38:6). Este nombre es importante porque en los viejos registros de Khazar, se dice que descienden de Togarma. Esto se afirma específicamente en la carta que José, el rey de los jázaros, escribió a Hasday Ibn Shaprut, el médico judío en la corte de Córdoba, España, fechada hacia el año 960 dC.

Este médico judío había oído hablar de un reino judío en el Este, y escribió una carta inquiriendo al rey. El rey respondió, y trazó la genealogía de su pueblo desde Togarma. De acuerdo con Arthur Koestler en su libro, La Decimotercera Tribu, página 72, sobre el rey José de los jázaros …

No podemos, y no lo hacemos, atribuirles la ascendencia semita; traza su ascendencia no de Sem, sino del tercer hijo de Noé, Jafet; o más precisamente al nieto de Jafet, Togarma, el antepasado de todas las tribus turcas”.

La carta afirma que Togarma tuvo diez hijos, el séptimo de los cuales se llamaba Khazar.

Por lo tanto, la alianza de las personas que iban a realizar la invasión de “las montañas de Israel”, prevista por Ezequiel, incluye a Togarma, que se convirtió al judaísmo hace 1400 años y es el origen de la mayoría de los judíos europeos -los llamados Judíos Ashkenazi orientales. (Nota: Askenaz es el hermano de Togarma en Gén. 10:3).


Todo esto apunta a la realización moderna de la guerra de Dios contra Amalec, o más precisamente, con los sobrevivientes de la nación original de Amalec, conocidos en el libro de Ester como agagueos. Sólo mediante la comprensión de la historia de Amalec y Agag y su posible relación con el Gog de Ezequiel 38 podemos entender la profecía bíblica.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-7/chapter-13-amalek/