TRADUCTOR-TRANSLATE

CULPA DE LA SANGRE - Primera Corintios 11 (8), Dr. Stephen Jones



12/06/2017



Pablo concluye sus comentarios sobre la comunión diciendo “Por lo tanto ...” 1 Corintios 11:27 dice,

27 Por lo tanto, cualquiera que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor.

¿Cómo se llega a ser “culpable del cuerpo y la sangre del Señor”? De hecho, ¿qué significa esta frase?

Tiene que ver con “homicidios”, que es el término utilizado en la NASB en Levítico 17: 3,4,

3 Cualquier hombre de la casa de Israel que sacrifica un buey o un cordero o una cabra en el campamento, o que lo mata fuera del campamento, 4 y no lo trae a la entrada de la tienda de reunión para presentarlo como una ofrenda al Señor, delante del tabernáculo de Yahweh, homicidio es a tener en cuenta para ese hombre. Él ha derramado sangre y ese hombre será cortado de entre su pueblo.

Esta es una de las Leyes de Sacrificios, que apuntan al sacrificio de Cristo en la Cruz y, por extensión, a la comunión, que recuerda ese evento. Si un hombre sacrificaba un animal bajo Moisés, debía llevar su sangre al Tabernáculo para que la sangre pudiera ser rociada sobre el altar (Levítico 17:6).

Cualquiera podía matar un animal para alimentación, pero uno tenía que tratarlo como un sacrificio con el fin de hacer espiritualmente efectiva su sangre. El altar en el Tabernáculo representaba los corazones de todos los que ofrecían este tipo de sacrificios. Si un hombre hacía un sacrificio, pero no podía traer su sangre al altar, era culpable del delito de sangre y debía ser cortado de entre su pueblo.

Esta ley fue un tipo del sacrificio de Jesucristo en la Cruz. Los jefes de los sacerdotes hacían los sacrificios, como las leyes profetizaban, pero no trataban su muerte como un sacrificio por el pecado. No podían aplicar su sangre a sus altares de sus corazones, y por lo tanto, para usar la terminología de Pablo, eran culpables del cuerpo y de la sangre del Señor.

Además, como indica Pablo, otros pueden también incurrir en culpa de la sangre al tomar la comunión indignamente. La comunión es una forma de ingerir la sangre de Cristo, que es la aplicación de Su sangre al altar de nuestro corazón. Pero si tomamos parte indignamente, no tratando Su muerte como un sacrificio por el pecado, entonces somos tan culpables como los jefes de los sacerdotes. Su muerte, entonces, no es más que otra ejecución, en cuanto a ellos concierne, como cuando un animal que se sacrifica para alimentarse. Si realmente habría sido sólo un criminal, como decían, entonces no habría ninguna culpa de sangre. Pero estaban equivocados. Él fue el sacrificio final por el pecado. Al no reconocerlo, violaron la Ley de Sacrificios y fueron luego cortados de entre [su] pueblo”.

En otras palabras, en términos legales, fueron exiliados de la tribu/nación de Judá, y ya no se consideraron judaítas ante Dios y la Ley. Esta es la razón por la que Pablo niega que son judíos en Romanos 2:28, por que ser judío es un asunto legal, no una cuestión racial. La Ley habla de personas que se cortan o excomulgan, o son exiliados de su pueblo, independientemente de su raza o genealogía.


Judas fue reemplazado
El principal ejemplo de Pablo es Judas, que participó de la culpa de sangre de los jefes de los sacerdotes cuando se le pagaron treinta monedas de plata por traicionar a Jesús. Los apóstoles reconocieron esto cuando lo reemplazaron, como leemos en Hechos 1:20,

20 Porque está escrito en el libro de los Salmos: “Que su morada sea desolada, y no haya quien more en ella”; y “su oficio otro hombre lo tome”.

Estas son las citas del Salmo 69:25 y el Salmo 109:8, originalmente ambas eran referencias a Ahitofel, quien traicionó a David en la conspiración de Absalón para usurpar el trono. Ahitofel después se ahorcó, como Judas, por lo que es obvio que no regresó a su posición original como consejero de David. Del mismo modo, Absalón murió en la segunda venida de David (2 Samuel 18:14).

Por lo que los apóstoles echaron a suertes y reemplazaron a Judas con Matías (Hechos 1:26), porque su culpa de sangre era evidente. Más tarde, cuando los otros apóstoles fueron martirizados, no fueron reemplazados, pues aunque había otros apóstoles, ninguno de ellos fue “sustituido” como tal. La excepción, creo, fue el propio Matías, que fue un reemplazo temporal para Judas. Nunca se oyó nada más acerca de él, y creo que ocupó el cargo sólo hasta que Dios pudiera llamar a Saulo y formarle como Pablo, para que Pablo pudiera ser la sustitución permanente de Judas.

La lección general nos exhorta a no ser como Judas. No sólo rechazó rotundamente a Jesús, al igual que la comunidad judía, sino que también los creyentes cristianos pueden desempeñar el papel de Judas traicionándole, participando así en violación de la Ley de Sacrificios de los principales sacerdotes. Pablo nunca defendió el odio o el maltrato a los judíos, porque era su “deseo de corazón” que se salvaran (Romanos 10:1). Sin embargo, Pablo no tenía poder para cambiar la Ley o para excusar a los judíos por violar la Ley de Sacrificios.


Comer y Beber a Cristo
Lo que realmente concernía a Pablo era que los creyentes cristianos pudieran ser culpables del cuerpo y la sangre del Señor sin darse cuenta. Por esta razón, advirtió a la Iglesia. 1 Corintios 11:28-30 continúa,

28 pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan y beba de la copa. 29 Porque el que come y bebe sin discernir el cuerpo, juicio come y bebe para sí. 30 Por esta razón hay entre ustedes muchos débiles y enfermos, y muchos duermen.

Si nosotros “comemos” el cuerpo de Cristo y “bebemos” Su sangre, como Él nos enseñó a hacer en Juan 6:53-56, entonces tenemos vida en nosotros mismos. Pero si comemos y bebemos indignamente, tomamos parte de Su juicio y muerte. Cuando Jesús habló de esto, las personas se quejaron, sin comprender la verdad de Sus palabras. Cuando Jesús preguntó a Sus discípulos si querían irse también, Pedro dijo: Señor, ¿a quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna (Juan 6:68). Pero Jesús sabía que uno de ellos no estaba de acuerdo con Pedro, porque Juan 6:70,71 dice:

70 Jesús les respondió: “¿no elegí yo a doce, y uno de vosotros es un diablo? 71 Ahora él se refería a Judas, hijo de Simón Iscariote, porque éste, uno de los doce, le iba a entregar.

El contexto muestra que Judas tenía un problema con la enseñanza de Jesús de comer Su carne y beber Su sangre. Este es el patrón que otros discípulos siguieron después en la cuestión de tomar la comunión. Quizás la pieza clave para la comprensión se da en Juan 6:63,64

63 “El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que os he hablado son espíritu y son vida. 64 Pero hay algunos de vosotros que no creen”. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién era el que lo traicionaría.

La mayoría de las personas eran de mente carnal. Por lo tanto, eran agredidas, porque la ley prohibía beber sangre (Levítico 17:12) y comer carne humana. Su carnalidad también hizo poner gran énfasis en su conexión genealógica a Abraham, como si esto les hiciera privilegiados por encima de los demás, o les hiciera inmunes al juicio divino cuando pecaran; pero Dios juzga a todos los hombres con imparcialidad, como manda la Ley, y daba los mismos derechos a los no israelitas que se encontraban bajo el Pacto de Dios y se unieron a la nación de Israel (Números 15:15,16; Levítico 19:33,34).


Juzgarnos a nosotros mismos
Pablo dice en 1 Corintios 11:31,32,

31 Pero si nos juzgáramos a nosotros mismos, no seríamos juzgados. 32 Pero cuando somos juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.

Juzgar es discernir el bien del mal. Debemos conocer la Ley y la mente de Cristo, para que podamos discernir Su voluntad en todas las cosas. Necesitamos saber qué debemos condenar y que debemos abrazar. Si permanecemos en auto-condenación, no estamos juzgando “rectamente”. Si nos negamos a hacer correcciones en nuestras vidas, de nuevo, no estamos juzgando “rectamente”. Debemos ser imparciales en nuestros juicios. Tenemos que vernos como Dios nos ve a través de la sangre de Jesús -si, de hecho, estamos comiendo Su carne y bebiendo Su sangre con comprensión espiritual.

1 Corintios 11:33,34 llega a la conclusión,

33 Así que, hermanos míos, cuando se reúnan para comer, esperaos unos a otros. 34 Si alguno tiene hambre, que coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando vaya.

En otras palabras, Pablo dice que traten la comunión como algo más que una comida de hermandad normal. El factor importante de la comunión no es si tenemos suficiente para comer o beber; se trata de tener la oportunidad de tener comunión con Jesucristo. Porque tratarla como otra comida normal es el equivalente de tratar un sacrificio tan sólo como otra comida. Tales Comidas de Recuerdo se supone que sirvan para recordar Su muerte y resurrección, no simplemente para satisfacer el hambre.

¿Qué “asuntos restantes” quedaban allí? Tenemos curiosidad por saberlo, por supuesto, y deseamos que Pablo pudiera haber escrito algo más que nos iluminara; sin embargo, en ausencia de tales escrituras, se nos ha dado el Espíritu que nos guiará a toda la verdad (Juan 16:13).


Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario