TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO-DISCURSO 6-Leyes Domésticas - Cap. 21: LEYES DE USURA, Dr. S. E. Jones




La usura bíblica no tiene la misma definición que en los tiempos modernos. Hoy en día, la “usura” es cobrar más interés del permitido por las leyes del hombre. La usura bíblica es todo interés. La Ley básica de la Usura se encuentra en Deut. 23:19,20,

19 No cobrarás interés a sus compatriotas, intereses sobre el dinero, alimento, o cualquier cosa que pueda ser prestada a interés. 20 Es posible cobrar intereses a un extranjero, pero a tu hermano no le cobrarás interés, para que Yahweh tu Dios te bendiga en toda obra en la tierra que estás a punto de tomar posesión.

Extranjeros en este caso se refiere a los no ciudadanos del Reino, el equivalente a los incrédulos. Tales personas son los que viven por un conjunto diferente de leyes morales, establecidas por alguien que no sea Jesucristo. Si uno fuera a darles un préstamo sin interés, no tendrían ningún remordimiento de conciencia en prestarlo a otra persona con interés. Un ciudadano del Reino no tiene la obligación de proporcionar a tal persona un préstamo sin intereses. En tales casos, el cobro de intereses es opcional.

La Ley Bíblica hace una distinción entre los no israelitas que vivían en Israel y los que vivían en otros lugares. Cualquier no israelita que fuera a vivir en Israel debía ser tratado por las mismas leyes que todos los demás, así como él estaba obligado a cumplir con las Leyes del Reino. Lev. 25:35-37 deja esto claro:

35 Y cuando tu hermano empobrezca y se acoja a ti, tú lo ampararás; como forastero y extranjero vivirá contigo. 36 No tomarás usura (interés) ni ganancia de él, sino que tendrás temor de tu Dios, y tu hermano vivirá contigo. 37 No le darás tu dinero a usura, ni tus víveres a ganancia.

En otras palabras, si alguien está en necesidad, ya fuera israelita o extranjero, debía ser tratado sin opresión. Por lo tanto, la Escritura deja claro en muchos lugares que los israelitas no debían oprimir a los extranjeros. Esta ley generalmente se explica por el hecho de que los israelitas habían sido oprimidos como extranjeros en Egipto, por lo que debían saber qué se siente al ser oprimido. Por ejemplo, leemos en Dt. 24:14-18,

14 No oprimirás al jornalero pobre y necesitado, ya sea que fuere de sus conciudadanos o de sus extranjeros que están en tu tierra en tus ciudades. 15 … de modo que no pueda clamar contra ti a Yahweh, y se se convierta en pecado en ti. 17 … no tuerzas la justicia debida a un extranjero o a un huérfano, ni tomarás la ropa de una viuda en prenda. 18 Sino que te acordarás que fuiste esclavo en Egipto, y que Yahweh tu Dios te rescató de allí; por lo tanto, yo te mando que hagas esto.

Lev. 19:33,34 dice además,

33 Cuando un extranjero resida con vosotros en vuestra tierra, no le oprimiréis. 34 El extranjero que resida con vosotros os será como el nativo entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto; Yo soy Yahweh tu Dios.

Lo que sigue inmediatamente es la Ley de Igualdad de Pesos y Medidas.



La Ley de Igualdad de Pesos y Medidas


35 No haréis injusticia en los juicios, en medida de tierra, de peso o de cualquier otra medida. 36 Balanzas justas, pesas justas, un efa justo y un hin justo, tendréis. Yo soy Yahweh, tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto.

Un patrón monetario bíblico, al no tener la usura incorporada en él, mantiene los precios estables. El dinero, incluida la moneda, siempre tendría un peso y medida igual, sólo perturbado de vez en cuando por la escasez, sobre todo en tiempos de hambruna.

Jesús mostró en Mat. 7:1,2 que esta ley se aplica no sólo a los pesos y las medidas literales, sino también a las aplicaciones desiguales de la Ley. En otras palabras, no podemos medir los pecados de los hombres por diferentes normas. No podemos juzgar a los demás por sus acciones y por nuestras intenciones.

En Levítico 19, es evidente que la Ley de Igualdad de Pesos y Medidas estaba destinada a aplicarse a Israel y a los extranjeros que vivían en la Tierra Prometida. Para ponerlo en términos más modernos, iba a ser una justicia igual para todos. Num. 15:15, 16 dice:

15 En cuanto a la asamblea [Kahal, “iglesia”], habrá un solo estatuto para vosotros y para el extranjero que reside con vosotros, un estatuto perpetuo por sus generaciones; como tú eres, así será el extranjero delante de Yahweh. 16 Habrá una ley y una ordenanza para vosotros y para el extranjero que reside con vosotros.

El propósito de recordar nuestra anterior esclavitud en Egipto es para que la recordemos no para esclavizar a otros. Se da a entender que esta era una de las razones por las que Dios permitió a los israelitas ser esclavizados en Egipto antes de su liberación bajo Moisés. Era para mostrarles por experiencia personal lo que significa ser tratados con injusticia y desigualdad, para que no trataran a los extranjeros de la misma manera cuando formaran su propia nación. Si tratamos a los demás por la regla de oro, nunca vamos a oprimir o esclavizar a los extranjeros.

Deut. 10:18,19 no sólo exige igualdad de justicia para todos, sino que también nos manda mostrar amor al extranjero:

18 Que hace justicia al huérfano y a la viuda, y muestra su amor para el extranjero dándole pan y vestido. 19 Así que mostrarás tu amor al extranjero, porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.

Estas leyes son algunos de los términos por los cuales Dios nos permite vivir en Su Tierra. Si no cumplimos con Sus términos, Él se reserva el derecho de eliminarnos de la Tierra y hasta de ponernos bajo la autoridad de otros hombres sin ley, con el fin de recordarnos las consecuencias de la ilegalidad.


Tradiciones de los hombres

Es verdaderamente lamentable que el pensamiento tradicional judío haya perdido tantas veces esta lección y haya justificado la opresión de los no-judíos. Incluso hoy en día, este tipo de comportamiento fuera de la Ley impregna el estado de Israel en su trato a los palestinos. En los tiempos del Nuevo Testamento, el apóstol Pablo fue odiado y perseguido por los sacerdotes de la sinagoga, principalmente porque trataba a los no-judíos como iguales, no como ciudadanos de segunda clase. (Vea una de esas historias en Hechos 13:42-52). Lo acusaron de ser un transgresor de la Ley por ir en contra de las tradiciones de los ancianos, cuando en realidad los judíos habían destruido la Ley con sus tradiciones (es decir, sus interpretaciones de la Ley).

Esta actitud sin Ley de los judíos hacia los no-judíos fue un factor importante en los últimos años cuando la Iglesia rechazó la Ley de Dios; y en lugar de echar un vistazo a las “tradiciones de hombres”, por las cual los líderes judíos malinterpretaron la Ley, por ignorancia, pensaron que la Ley Divina en realidad era discriminatoria; por lo tanto, descartaron la propia Ley como inferior al amor que Jesús proclamaba.

Sin embargo, ninguna sociedad puede vivir sin leyes para juzgar el mal comportamiento o la injusticia. La Iglesia puede que descarte la Ley de Dios, pero siempre y cuando en la Iglesia hay gente imperfecta, no tendrá más remedio que adoptar otras leyes por las que resolver las disputas. Por desgracia, terminaron haciendo precisamente lo que los líderes judíos habían hecho antes que ellos. Ellos adoptaron leyes que parecían justas a los hombres. Estas leyes eran sus propias “tradiciones de hombres”, su propia comprensión del bien y el mal. Al rechazar la Ley de Dios, es inevitable que legalizaron el pecado y la injusticia. Llegaron a maltratar a los extranjeros y en última instancia a justificar la esclavitud de los africanos por la misma mentalidad carnal que se encontró en gran parte del judaísmo tradicional.

Cuando violamos la Ley de Dios, es pecado (1 Juan 3:4). Pero los hombres más tarde comenzaron a definir el pecado como una violación de las tradiciones de la Iglesia. Hicieron precisamente lo que los líderes judíos habían hecho bajo el Antiguo Pacto, lo que causó que Isaías dijera:

8 Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. 9 Pero en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres”. (Mat. 15:8,9, citando de Isaías 29:13)

La mayoría de los cristianos ya no piensan que la usura es un pecado. Aunque la iglesia romana dio dinero prestado a interés muy temprano en su historia, la usura siempre fue considerada un pecado hasta hace poco. El 27 de junio de 1942, la iglesia romana estableció el Instituto para las Obras de la Religión (Banco Vaticano), financiado por la “donación de Mussolini” en 1929.

La mayoría de los protestantes y evangélicos ya habían dejado de lado la Ley de Dios y no vieron ningún daño en la usura. De hecho, muchos la justificaron por una interpretación única de la parábola de Jesús en Lucas 19.

¿ Legalizó Jesús la usura?

En la parábola de Lucas, el “noble” se fue de viaje y dejó cantidades variables de dinero al cuidado de sus servidores. Cuando regresó, dos de los sirvientes más inteligentes habían aumentado el dinero mediante el comercio, es decir, negocio el lícito.

Sin embargo, el tercer siervo tenía una visión distorsionada de su maestro (que representaba a Jesús mismo). Leemos,

20 Y vino otro, diciendo: “Maestro, he aquí tu mina [un cierto tipo de dinero], la cual he tenido guardada en un pañuelo; 21 porque tuve miedo de ti, porque eres un hombre severo; que tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste”.

En otras palabras, este sirviente tonto no conocía muy bien a su amo en absoluto, y por lo tanto tenía miedo de aumentar la “mina” mediante el comercio legal. Además, acusó a su amo de ser “un hombre severo”, que era esencialmente un ladrón, pues cosechaba lo que no sembraba. Por lo que el maestro juzgó este servidor según sus propias palabras:

22 Él le dijo: 'Por sus propias palabras te voy a juzgar, siervo inútil. ¿Sabías [percibías] que soy un hombre severo, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré? 23 Entonces, ¿por qué no poner el dinero en el banco, y al llegar, yo lo hubiera recibido con los intereses?”

En otras palabras, Jesús dijo, si realmente pensabas que Yo soy un ladrón sin escrúpulos que cosechó donde otros han sembrado, entonces ¿por qué no acabaste por poner el dinero en el banco con el fin de cobrar intereses por el dinero? De esa manera, pudiera haber aumentado Mi riqueza mediante el robo. Los intereses sobre el dinero era el equivalente de segar donde no se había sembrado.

Esta parábola emplea la ironía. Uno no puede tomar esto como una orden de cobrar intereses sobre el dinero. De hecho, enseña precisamente lo contrario. Sólo un hombre de negocios sin escrúpulos podría participar en la práctica de la usura, ya que el cobro de intereses es un robo, se siega donde no se ha sembrado. La especulación sobre el trabajo de otras personas es ilegal. Pero debido a que la Iglesia desecha la Ley de Dios, muchos han llegado a santificar el robo en el nombre de Jesús. Debido a esto, hemos permitido la práctica de la usura en nuestro sistema bancario moderno. Y por lo tanto, Dios nos puso en esclavitud a Misterio Babilonia a través de la Ley de la Reserva Federal, que puso toda la nación y a la Iglesia misma en cautiverio.


Por tanto, es importante que nos arrepintamos de nuestro pecado y obedezcamos a Dios por la fe. Si tenemos fe en Dios, seremos obedientes a Él y aceptaremos Sus caminos, en lugar de aceptar las costumbres de nuestros maestros babilónicos. Cuando nos arrepintamos, entonces Dios nos librará de Babilonia y nos establecerá en la verdadera prosperidad bajo las Leyes de Su Reino.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-6/chapter-21-laws-of-usury/

No hay comentarios:

Publicar un comentario