TRADUCTOR-TRANSLATE

Primera Corintios 8 (2) - CARNE SACRIFICADA A LOS ÍDOLOS (1), Dr. S. E. Jones


28/04/2017



Conocer la distinción entre el conocimiento y el amor es la clave de la unidad de la Iglesia. Asuntos de conciencia tienden a llevar a la desunión, y el amor, en lugar de la fuerza, es el único camino santo para mantener o restablecer la unidad.

No obstante, también es importante darse cuenta de que la conciencia no puede ser utilizada para violar la Ley de Dios. Cuando la Escritura claramente nos manda comportarnos de una determinada manera, no tenemos el derecho de vetar la orden de Dios, apelando a la conciencia. Ya hemos visto cómo Pablo trató al hombre que estaba teniendo relaciones con su madre o madrastra en 1 Corintios 5:1-5. Su solución en este asunto fue entregar el tal a Satanás para la destrucción de la carne. Pablo no permitió que un hombre así siguiera cualquier derecho de conciencia que pudiera haber reclamado.


Un Dios y un Señor
Pero en el capítulo 8, Pablo estaba tratando con un tema legítimo de la conciencia, la carne sacrificada a los ídolos. Él comienza diciendo en 1 Corintios 8: 4-6,

4 Por lo tanto, en cuanto a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, sabemos que no hay tal cosa como un ídolo en el mundo, y que no hay más que un Dios. 5 Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo o en la tierra, como hay muchos dioses y muchos señores, 6 para nosotros no hay más que un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por quien son todas las cosas, y nosotros por medio de él.

En otras palabras, los hombres adoran a muchos dioses, pero sólo hay un Dios. Todos los otros dioses son meras ilusiones, dioses creados a imagen de los hombres, a menudo formados en ídolos por los artesanos expertos que no saben que Dios es amor. Cualquier falso concepto de Dios es un dios falso o una “imagen tallada” que en vano intenta exponer la naturaleza de Dios mediante el conocimiento y la habilidad humana.

Por lo tanto, Pablo dice, no hay tal como un ídolo en el mundo. Obviamente, los ídolos abundaban en Corinto y en todo el mundo, pero Pablo quiere decir esto en el mismo sentido de que no hay más que un Dios, aunque hay muchos dioses y muchos señores. El mundo puede reconocer a muchos dioses, pero para nosotros no hay más que un solo Dios, el Padre”.

La introducción de Pablo a la carne sacrificada a los ídolos plantea otra controversia acerca de la naturaleza de la Iglesia de Cristo y la “Divinidad”. Pablo parece excluir a Jesucristo de su definición de Dios. Él dice, no hay más que un solo Dios, el Padre ... y un Señor, Jesucristo. En otras palabras, el Padre es Dios, y Jesús es el Señor. ¿Indica esto dos seres? Ciertamente es así. ¿Hay, entonces, dos dioses, o incluso tres si añadimos el Espíritu Santo? Entonces, ¿cómo este apoyo a la idea de un solo Dios?

La relación entre Jesús y Dios fue probablemente la controversia más antigua en la Iglesia, que se remonta al primer siglo. Por un lado estaba una facción de creyentes judíos, llamados ebionitas, que creían en un Mesías muy terrenal; ellos creían que Jesús era un hombre glorificado, en lugar de Dios o una parte de la Deidad. Estos ebionitas forman una gran parte del problema al que Pablo se enfrentó con los llamados judaizantes en sus epístolas a los Gálatas y Colosenses.

Una opinión similar fue adoptada en el siglo III por los seguidores de Arrio, conocidos como arrianos, que chocaron de frente con los trinitarios. La disputa dominó la historia de la Iglesia durante el cuarto de siglo después del Concilio de Nicea en el año 325 dC. Los Testigos de Jehová hoy son los principales defensores de los puntos de vista ebionita y arriano de Jesús, negándole un lugar en la Trinidad.

En el otro lado del espectro, algunos creían que Jesús era el único Dios y debía ser equiparado al Padre. Hoy en día esta creencia se conoce como “Sólo Jesús”. Este punto de vista niega la Trinidad, pero no niega la deidad de Jesús.

Tratar de averiguar cómo puede haber sólo “un Dios”, mientras que se acepta la idea de que Dios es el Padre y Jesús es el Señor, ha sido un problema de la Iglesia desde el primer siglo. Para mí, es uno de los mayores problemas que deben ser resueltos por el Tribunal Supremo del Cielo, no por Concilios de la Iglesia que se basan en el conocimiento del alma. Hasta que recibamos una decisión clara del Cielo sobre este tema, creo que debe ser clasificado como un asunto de conciencia, donde el amor es la regla. Ciertamente, no debemos quemar a la gente en la hoguera para forzar un punto de vista sobre otro.

Mi opinión personal se puede encontrar en tres weblogs titulados “Engendrado, no creado”.

Este problema es demasiado grande como para abordarlo en este estudio de Primera de Corintios. Hay que seguir adelante, para no perder el flujo de la enseñanza de Pablo sobre la carne sacrificada a los ídolos.


¿Están los demonios detrás de los ídolos?
No todos los hombres entienden el principio de un solo Dios y un solo Señor. Algunos creyentes, de hecho, ven a muchos dioses que compiten por la supremacía y tratan a todos los dioses falsos como si fueran reales. Al igual que Pablo, estos cristianos creían en un solo Dios y un solo Señor, pero, a diferencia de Pablo, reconocían la realidad o la existencia de otros dioses e ídolos.

Esto nos lleva a otra controversia entre los hermanos, porque algunos ven demonios detrás de los ídolos, mientras que otros niegan la existencia de los demonios por completo. Pablo no aborda directamente esta cuestión, pero algunos infieren por estos versículos que los ídolos no tienen absolutamente ningún poder espiritual malévolo detrás de ellos. Ese punto de vista, sin embargo, parece estar en contradicción con Levítico 17: 7,

7 Y ellos ya no sacrificarán sus sacrificios a los demonios cabra [sa'iyr] con los que fornicaron. Esto será un estatuto perpetuo por sus generaciones.

El término hebreo sa'iyr es el origen de la palabra “sátiro”, que se representa como una criatura que es mitad hombre y mitad cabra. Por lo tanto, la NASB traduce “demonio cabra”. Probablemente está destinado a ser otro nombre para Azazel, a quien el segundo macho cabrío debía ser entregado en el Día de la Expiación, en Levítico 16:8-10. Traducido más literalmente, estos versículos se leen:

8 Y echará suertes sobre los dos machos cabríos, una suerte por Yahweh, y otra suerte por Azazel. 9 Entonces Aarón ofrecerá el macho cabrío sobre el cual la suerte de Yahweh cayó, y será una ofrenda por el pecado. 10 Pero el macho cabrío sobre el cual la suerte por Azazel cayó, lo presentará vivo delante de Yahweh para hacer la reconciliación sobre él, y para enviarlo al desierto para Azazel.

Cuando Jesús fue bautizado en el Día de la Expiación, poco después de su trigésimo cumpleaños, Él se presentó a Juan como el primer macho cabrío “para Yahweh”. Luego fue llevado por el Espíritu al desierto “para Azazel”, para ser tentado por 40 días, para que la Escritura se cumpliese. Mateo 4:1 y Lucas 4:1,2 interpretan “Azazel” para nosotros, lo que lo identifica como “el diablo” y “Satanás” (Mateo 4:10).

Por lo que la Ley hace referencia a un sátiro como una fuerza espiritual detrás de los ídolos. En ese sentido, los ídolos son realmente algo, a pesar de que no son “nada” para nosotros como creyentes. No reconocemos los ídolos como dioses genuinos, ni tampoco reconocemos que los demonios, el diablo o Satanás tengan ninguna jurisdicción sobre cualquier cosa en la Creación de Dios. Cualquiera que sea la autoridad que tienen es puramente legal, basada en el juicio divino. Ellos también son utilizados por Dios para tentarnos (o “probarnos”), como vemos en el ejemplo de las pruebas de Jesús en el desierto. Recordemos también que en 1 Corintios 5:5 Pablo entregó al pecador arrepentido a Satanás para la destrucción de la carne, para que su espíritu sea salvo ...

Pablo afirma la existencia de los demonios en su conclusión en 1 Corintios 10:19-21,

19 ¿Qué quiero decir, entonces? Que una cosa sacrificada a los ídolos es algo, o que un ídolo es algo? 20 No, pero yo digo que lo que los gentiles sacrifican, lo sacrifican a los demonios, y no a Dios; y yo no quiero que se hagan partícipes de los demonios. 21 No podéis beber la copa del Señor y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor y la mesa de los demonios.

Los creyentes tienen libertad fuera del contexto del culto, pero si alguien cree que está teniendo comunión con los ídolos o demonios por el consumo de alimentos sacrificados a los ídolos, deben abstenerse de comer dicha carne.


Sacrificios paganos
Muchas personas llevaban sacrificios a los templos paganos en esos días. Mucho se comía en días festivos y festivales, pero otros días tenían más carne de lo que podían consumir, por lo que gran parte de ella era vendida en el mercado. La pregunta era si comprar y comer dicha carne constituía comunión con ídolos. Pablo dice en 1 Corintios 8: 7,8,

7 Sin embargo, no todos los hombres tienen este conocimiento; pero algunos, estando acostumbrados a los ídolo hasta ahora, comen comida como sacrificada a los ídolos; y su conciencia, siendo débil, se contamina. 8 Si bien la vianda no nos hace más aceptos a Dios; no somos ni peores si no comemos, ni mejores si comemos.

En otras palabras, la comida en sí no nos acerca ni nos aleja de Dios.


Mi comprensión de la escritura de Pablo es que no hay más que un solo Dios, pero a menudo los hombres reconocen y adoran a muchos dioses. Satanás y los demonios gobiernan a los hombres a través de su idolatría, y los hombres no deberían sacrificar, a los demonios. Los creyentes no deben participar en el culto de los ídolos, que involucra participar de los sacrificios que se ofrecían a los ídolos (o demonios). Dios juzgó a los israelitas por hacer este tipo de cosas con los moabitas (Números 25:2). Pero la compra de alimentos en el mercado, sin tener que ir a un centro de culto o templo pagano, no constituye comunión con ídolos o demonios. Por esta razón, Pablo no ve nada inherentemente malo en comer lo sacrificado a los ídolos, incluso si la comida ha sido ofrecida a los demonios. Sin embargo, Pablo continúa esta discusión más tarde cuando se habla de la comunión en la iglesia. En 1 Corintios 10, donde Pablo concluye su discusión de lo sacrificado a los ídolos, prohíbe a los creyentes participar en el culto de los ídolos paganos.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario