TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA CORINTIOS 7 – Estar casado en tiempos de angustia (1), Dr. Stephen E. Jones


15/04/2017



Estar casado une a un marido y una mujer. Así que Pablo dice en 1 Corintios 7:39, una mujer está ligada mientras el marido vive. Esto no es esclavitud como tal, pero sí indica ciertas obligaciones y limitaciones. Cada vez que un voto se toma, incluyendo una promesa de matrimonio, las personas se obligan a cumplir el voto. Así que la carta de Pablo trata con diversas formas de servidumbre: en primer lugar la servidumbre que la circuncisión y el Antiguo Pacto imponen a los hombres, después las cadenas de la esclavitud a los hombres y a Cristo, y ahora por fin los lazos del matrimonio.


25 En cuanto a las vírgenes, no tengo precepto del Señor; mas doy mi parecer, como quien ha alcanzado misericordia del Señor para ser fiel. 26 Tengo, pues, esto por bueno en vista de la necesidad que apremia, que es bueno para un hombre [solo] en quedarse como está.

Aquí Pablo expresa una opinión, no una ley. Se entiende que Dios había instituido el matrimonio desde el principio, y que no había ninguna ley que prohibiera el matrimonio. Su opinión era “en vista de la necesidad que apremia”. El término griego que se traduce “apremia” es anagke, que significa “la necesidad, impuesta ya sea por las condiciones de las cosas externas o por el deber de la Ley”. La palabra, que se usa en otra literatura de significa “calamidad, angustia o estrechez”.

Puesto que Pablo dejó en claro que él no estaba hablando acerca de las limitaciones de la Ley, es obvio que se refería a las condiciones externas de su tiempo. Durante tiempos de calamidad o persecución, el matrimonio puede presentar problemas e incluso grandes angustias, si los hombres impíos torturan a la esposa o los hijos de uno a menos que renuncie a Cristo. Tales situaciones penosas en efecto tuvieron lugar en la Iglesia Primitiva.

El consejo de Pablo
Así, en lo que se refiere a los lazos del matrimonio, Pablo dio el mismo consejo que les dio a los que estaban considerando la circuncisión y a los esclavos. Ya sean casados o solteros, no tratar de cambiar su estado. 1 Corintios 7:27,28 dice,

27 ¿Estás unido a una mujer? No busques liberarte. ¿Estás libre de mujer? No busques una esposa. 28 Pero si te casas, no pecas; y si la doncella se casa, no ha pecado …

Pablo se dirige a los que están casados, diciéndoles que no se liberen del vínculo del matrimonio. En otras palabras, si se ha convertido en un creyente, no use eso como una excusa para divorciarse de un cónyuge no creyente. De hecho, no busque el divorcio en absoluto. Pero si usted está libre de mujer (es decir, divorciado o viudo),no busque una esposa, pero si te casas, no pecas.

Aquí Pablo estaba hablando a los que estaban viudos y divorciados. Él afirma el derecho de volver a casarse, según lo establecido en la Ley (Deuteronomio 24: 2 KJV), aunque él no lo recomienda en “en vista de la necesidad que apremia”. Pablo se refería a los previamente casados, incluyendo aquellos que se divorciaron” , se pone de manifiesto por el hecho de que a continuación se dirige a aquellos que nunca han estado casados: y si una virgen se casa, no peca.

Así que Pablo afirma categóricamente que no es un pecado que cualquiera pueda casarse o volver a casarse. De hecho, condena específicamente aquellos en el futuro, que prohibirían el matrimonio (1 Timoteo 4:3). Su consejo para permanecer solo se basa por completo en las circunstancias externas.


Las señales de la venida de Cristo

En 1 Corintios 7:28,29, Pablo continúa,

28 ... pero los tales tendrán aflicción de la carne [tlipsis, "tribulación"], y yo os la quiero evitar. 29 Pero esto digo, hermanos, que se ha acortado el tiempo, por lo que de ahora en adelante los que tienen mujer sean como si no la tuvieran.

Parece que Pablo pensaba que la venida de Cristo se acercaba. A él y los otros apóstoles no se les habría dado el momento del regreso de Cristo (Mateo 24:36; Hechos 1: 6,7). Se les dieron sólo las señales que precederían a Su venida. Mateo había registrado muchas de estas señales en su evangelio, y no hay duda de que Pablo tendría una copia de este. Aunque algunos insisten en que el Evangelio de Mateo fue escrito alrededor del 85 dC por alguien que no es Mateo, creo que fue el primer evangelio escrito (alrededor del 40 dC), y que era el evangelio principal utilizado en la Iglesia de Jerusalén.

En 1 Corintios 7:29 Pablo citó Mateo 24:22,

22 Y si aquellos días no fuesen acortados [koloboo, “acortar, abreviar”], ninguna vida se habría salvado; pero por el bien de los elegidos, aquellos días serán acortados [koloboo].

Cuando Pablo dice que se ha acortado el tiempo, utiliza una palabra diferente con un significado similar (systello, “reunir, contrato, acortar, abreviar”). Pero no hay duda de que se refería a la “angustia-apremio” y “tribulación” que pronto iba a venir sobre Jerusalén, como Jesús lo había descrito con gran detalle en Mateo 24.

Pablo aconseja a los creyentes de Corinto no apegarse a las cosas en este mundo. Este es el significado de la expresión de Pablo: de ahora en adelante los que tienen mujer sean como si no la tuvieran. Pablo estaba esperando una calamidad que pronto vendría a acontecer no sólo Jerusalén, sino también todo el Imperio Romano, incluyendo la ciudad de Corinto. Después de todo, el regreso de Cristo iba a afectar al mundo entero, no sólo Jerusalén. Pablo continúa en 1 Corintios 7:30,31,

30 y los que lloran, como si no lloraran y los que se alegran, como si no se alegran; y los que compran, como si no poseyesen; 31 y los que disfrutan de este mundo, como si ellos no hicieran pleno uso de ellas; porque la apariencia de este mundo se pasa.

Estas son todas expresiones de desprendimiento de las cosas del mundo. Pablo estaba diciendo que cuando Cristo viniese, la apariencia de este mundo iba a desaparecer en favor de algo mucho mayor. Así que les aconsejó tratar sus posesiones en la vida como cosas temporales que pronto pasarán. La palabra traducida “apariencia” es esquema, “condición externa, hábito, como que comprende todo en una persona que golpea los sentidos, la figura, teniendo, el discurso, acciones, modo de vida, etc”.

Pablo esperaba que grandes cambios iban a tener lugar en la Tierra, cambios que también afectarían la relación matrimonial en sí, por lo menos, en la medida en que se refiere a los creyentes. Su punto de vista proviene de las advertencias de Jesús en Mateo 24, y de lo que no hay duda es de que Pablo esperaba que Jerusalén sería totalmente destruida en un futuro próximo. Mateo 24:15,16 aplica este tiempo de angustia concretamente a Judea y al templo en Jerusalén.

Esta destrucción iba a ser un tiempo de tribulación (Mateo 24:21,29) y un tiempo de guerra (Mateo 24:6,7), un tiempo de pecado (Mateo 24:12) y de falsos mesías (Mateo 24:24). Iba a ser comparable a los días de Noé (Mateo 24:37), no sólo por su ilegalidad, sino también a causa del diluvio, que se ocuparía de este problema (Mateo 24:39).

Todo esto fue el escenario para el consejo de Pablo a los Corintios, ya que define la necesidad que apremia que Pablo esperaba en breve. También entendió que esos días vendrían más pronto que tarde, debido al acortamiento de los días.

Por supuesto, sabemos ahora que la guerra y la destrucción de Jerusalén y Judea se iba a producir sólo unos pocos años más tarde desde 66-73 dC. Pablo vivió para ver el comienzo de esta guerra, porque no fue martirizado hasta el 67 dC, como muestro en mi libro, Lecciones de Historia de la Iglesia, vol.1, capítulo 23 (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/01/libro-lecciones-de-historia-de-la.html).

Pablo tampoco sabía que la destrucción de Jerusalén en ese momento se repetiría en nuestro tiempo. Esta vez Jeremías 19:10,11 se cumplirá, donde la ciudad se destruirá tan completamente que no se puede reparar de nuevo. Era demasiado pronto para que se supiera que la higuera maldita había de volver a la vida en 1948, a fin de que pudiera ser destruida de nuevo. Las palabras de Jesús eran demasiado oscuras para entenderse en el primer siglo.

Pero Pablo estaba dando su opinión, basada en su entendimiento de la profecía de Jesús sobre Jerusalén. Ciertamente, los que vivían en Jerusalén en el momento de su destrucción podrían haber sido prudentes al permanecer al margen de sus posesiones, porque a menos que se alejaran de antemano, seguramente iban perder la mayor parte de lo que poseían.

Sabemos por la historia, sin embargo, que la iglesia de Jerusalén se movió de hecho a Pella a través del río Jordán en 68 o 69 dC, durante una pausa en la guerra. Nerón murió en junio del 68 dC, y Vespasiano, el general a cargo de la guerra, tuvo que esperar a que un nuevo emperador decidiera qué hacer con la situación. Varias luchas de poder se produjeron hasta el nuevo emperador se proclamase; finalmente, el propio Vespasiano fue proclamado a finales del año 69 dC. A continuación, regresó a Roma para tomar las riendas del gobierno, dejando a su hijo Tito para terminar la guerra.

Por este tiempo la iglesia de Jerusalén había evacuado la ciudad, como Eusebio, obispo de Cesarea en el cuarto siglo nos dice en su libro, Historia Eclesiástica, III, 5. Se dice que antes de que comenzara la guerra a Pella, los que creen en Cristo emigraron desde Jerusalén”.

La pregunta para nosotros hoy es cómo podría aplicarse el consejo de Pablo en la situación actual. Con la llegada destrucción de Jerusalén acercándose de nuevo, parece que los creyentes deben de nuevo, mirar hacia la advertencia de Jesús, así como hacia el consejo de Pablo. Las personas que viven en Judea (ahora conocida como Israel) deberían seguir el ejemplo de la iglesia temprana y salir del país, mientras que todavía hay tiempo para una evacuación ordenada.

Si las personas deciden quedarse, pensando que Dios las salvará ese día en el último minuto (como muchos pensaron también en el siglo I), entonces deben seguir el consejo de Pablo y permanecer separados de sus propiedades y modo de vida, la mayoría de los cuales serán echados lejos en la conflagración. Va a ser muy importante en aquel día para ser dirigidos por el Espíritu y recordar la advertencia de Jesús, así como la temprana iglesia las recordó cuando escaparon a Pella. La comprensión de la profecía bien podría significar la diferencia entre la vida y la muerte en ese día.

Sin embargo, por encima de todo, hay que ver el tiempo de tribulación como una señal del regreso de Cristo, cuando se llevarán a cabo grandes cambios en todo el mundo y el Reino de Dios reemplazará a los sistemas bestia.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario