TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO – Discurso 6 - Leyes Domésticas - Cap. 5: TRATAMIENTO HUMANO DE LOS ANIMALES, Dr. S. E. Jones



Moisés dice en Deuteronomio 22:4,

4 Si ves el asno de tu hermano, o su buey, caído en el camino, prestarás atención a ellos; sin duda ayudarás a levantarlos.

Se trata de una ley práctica que muestra la preocupación de Dios no sólo por la humanidad, sino también por los animales que Él ha creado. Podemos extender esta ley para prohibir toda crueldad con los animales. Dios reclama el derecho a regular nuestro comportamiento hacia los animales sobre la base de Sus derechos creativos. En Lev. 25:23 Dios reclama el dominio eminente sobre la Tierra, y lo vemos por Deut. 22:4 que esto se aplica a los animales, también. De hecho, tenemos una declaración muy clara de la reivindicación de Dios en Jeremías 27:5 y 6,

5 Yo hice la tierra, el hombre y las bestias que están sobre la faz de la tierra con mi gran poder y con mi brazo extendido, y se la doy a aquel que es agradable delante de mis ojos. 6 Y ahora yo he entregado todas estas tierras en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo, y le he dado también los animales salvajes del campo para que le sirvan.

Y es así, porque Dios creó todos los animales y es Su dueño, así como de la humanidad, ningún hombre tiene el derecho de maltratar nada de lo que Dios ha creado. Esto incluye a las personas, porque todas se hicieron del polvo de la tierra, que Dios creó. Amar al prójimo como a uno mismo es una ley que tiene sus raíces en el hecho de que Dios creó a todos los hombres y por lo tanto es Su propietario. Si es ilegal maltratar un burro, entonces es ciertamente ilegal maltratar a cualquier ser humano.


Sobrecarga de bestias de carga

Jesús comentó directamente sobre Deut. 22:4 en Mat. 23:2-4, cuando les dijo a Sus discípulos:

2 diciendo: “Los escribas y los fariseos se han sentado en la silla de Moisés; 3 Por lo tanto, de todo lo que os dicen, observad todo, pero no hagáis según sus obras; porque dicen cosas y ellos no las hacen. 4 Porque atan cargas pesadas y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos mismos no están dispuestos a moverlas ni con un dedo.

En otras palabras, eran como hombres que acumulan enormes cargas sobre sus asnos, pero cuando caen bajo la carga, no están dispuestos a mover un dedo para ayudarlos. En otras palabras, estaban siguiendo las tradiciones de los hombres que en realidad habían quitado su sitio a la Ley. Mat. 15:3 dice:

3 Y él respondiendo, les dijo: “¿Y por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición?

Después de dar ejemplos, Jesús concluye en el versículo 9,

9 Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.


El buen trato a los animales en el día de reposo

En otra ocasión Jesús recurrió a la Ley, después de haber sido criticado por sanar a un hombre en sábado. Les dijo a sus críticos en Lucas 14:5,

5 ... ¿Quién de vosotros que tenga un hijo [griego: huios, “hijo”] o un buey caído en un pozo, y no lo sacará luego en día de sábado?

Incluso los fariseos entendieron que no podían dejar a su hijo, o incluso un animal, en un pozo hasta que el sábado hubiera pasado. Aquí, el hijo y el buey son tratados según el mismo principio de la Ley. El principio se cumplía con la curación de la gente en el día de reposo. Se dieron las Leyes del Sábado para nuestro beneficio, pero cuando los hombres trataban las Leyes de Reposo como si fueran una regla rígida, todo el espíritu de la Ley podía ser violado fácilmente.

Por esta razón Jesús curó en sábado. Lo hizo para dar descanso y alivio a los enfermos, para que ellos también pudieran disfrutar realmente el día de reposo.

Anteriormente, en Lucas 13:15,16, Jesús se enfrentó a una oposición similar después de la curación de una mujer que había sido atada por la enfermedad durante dieciocho años. El jefe de la sinagoga se indignó y citó la Ley del Sábado a Jesús, insistiendo en que tenía seis días para curar, pero que debía descansar el séptimo.

15 Pero el Señor le respondió y dijo: “Hipócritas, ¿ cada uno de ustedes no desata su buey o su asno del pesebre, a quien Satanás había atado durante dieciocho largos años, ¿no debía ser liberada de esta ligadura en el día de reposo?”

En este ejemplo, Jesús usó el ejemplo de su buey, o su asno, porque estos son los animales que podrían ser desatados y dirigidos al agua en el sábado. Pero Su punto era que si no dejamos a los animales atados en el puesto en el día de reposo, entonces ¿cuánto más importante era desatar a esta mujer que había sido atada durante dieciocho años?

Lucas encontró este incidente particularmente interesante, porque era médico. Todo su evangelio fue sobre traer terapia y curación a las víctimas de la injusticia, causados por la incomprensión y la mala aplicación de la Ley por los hombres. Lucas, médico y escriba, fue compañero de Pablo durante muchos años en sus viajes misioneros. Lucas aprendió de Pablo una comprensión más profunda de la Ley de lo que había conocido con anterioridad; y Pablo aprendió de Lucas una mayor apreciación de la igualdad que las etnias disfrutan a los ojos de Dios, así como de la forma de expresar y aplicar la Ley a la cultura griega.

Mi amigo Mark Eaton, que ha estudiado griego durante muchos años, me escribió esto sobre el libro de Lucas:

Personalmente creo que el libro de Lucas es acerca de la promesa y el cumplimiento, la base de la redención de la Ley, que se expresa cuando la justicia de Dios es manifestada en la curación y el lenguaje médico de Lucas en griego … Nadie podría compartir la naturaleza y función de la Ley a una mente griega mejor que Pablo y Lucas, juntos como un equipo. El libro de Lucas revela la curación para el corazón y la mente que viene de una Justicia corrompida que se opone directamente a la Ley.

El ejemplo de la mujer atada dieciocho años es único en el libro de Lucas, ya que los otros evangelios no hacen mención de ella. Sin duda encontró que la Ley era particularmente aplicable a su propia profesión médica.

De hecho, la redacción de Lucas en 14:5 vinculó al hijo con el buey. Detecto algo de humor en esto, al igual que cuando Benjamín Franklin escribió: “El pescado y los visitantes huelen en tres días”, o también, “Sólo los editores y las personas solitarias tienen el derecho de utilizar el editorial 'nosotros' ”. La vinculación de dos cosas atrae un paralelo directo entre ellos de una manera humorística. Así también Jesús mostró un lado cómico cuando planteó la Ley en términos de un hijo o un buey.

Vemos, por lo tanto, cómo Jesús aplica la Ley a la hija de Abraham (Lucas 13:16), y a un hijo o un buey (Lucas 14:5), a pesar de que la Ley se expresaba sólo en términos de animales en Deuteronomio 22:4. La ocasión para exponer en esta ley vino a través de la Ley del Sábado, que se aplica tanto a los animales como a las personas. Deuteronomio 5:14 dice, en el que no debe hacer ningún trabajo, usted o su hijo ... o su buey o su asno”.


Aplicaciones espirituales de la Ley

La Ley sobre el Maltrato a los Animales, en su significado literal de la superficie, se aplica a los burros y bueyes en un sentido práctico. Su intención espiritual amplía la aplicación para incluir a las personas. Podemos llevar esto un paso más allá y ver también su sentido profético, donde los burros son pentecostales y los bueyes son vencedores. (Véase mi libro, El Trigo y Asnos de Pentecostés; en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/03/el-trigo-y-los-asnos-de-pentecostes.html).

La aplicación de la Ley a este nivel muestra que no debemos a maltratar a ninguno de los servidores de Dios: pentecostales o vencedores. Si están atrapados en ciertas situaciones o limitados por creencias que creemos que son falsas, se nos manda en la Ley estar preocupados por ellos y hacer lo que podamos para liberarlos. Una vez dicho esto, también debe quedar claro que no hay que esforzarse demasiado, para no intentar forzar a alguien a creer algo de verdad que no están dispuestos a escuchar. Si un burro cae en un hoyo, no podemos dejarlo en libertad si se contenta con permanecer allí. Él debe estar insatisfecho con su condición actual con el fin de cambiar.

En Mateo 21 leemos como la ‘Entrada Triunfal en Jerusalén’ de Jesús fue en un burro y su pollino. Los había obtenido mediante el envío de estos dos discípulos a “desatadlos y traedlos a mí (21:2). ¿Por qué era importante que este burro tuviera un potro? Creo que profetiza de las dos venidas de Cristo, el potro sugiriendo un tiempo futuro cuando nosotros veríamos esta escena repetirse de alguna manera. Jesús vino la primera vez a morir en la Cruz y a preparar el camino para la promesa que se cumplió en el día de Pentecostés. Eso explica la presencia del burro madre. Pero el potro habla de nuestro tiempo en los últimos días. En la Segunda Obra de Cristo, Él va a desatar el potro de Pentecostés de una forma mayor. En un primer nivel habla del Gran Derramamiento del Espíritu Santo que está por venir. En otro nivel se habla de la liberación de la Iglesia bajo Pentecostés para una mayor comprensión de la voz, para que Pentecostés mismo ya no sea una fiesta con levadura (Lev 23:17). Técnicamente hablando, la ofrenda pentecostal (nuestro corazón) es leudada, y así tiene que ser cocido por el Espíritu Santo con fuego, con el fin de matar la levadura y que sea apta para mesa de la comunión de Dios.


Cuando somos capaces de entender y comparar los tres niveles de comprensión de la palabra -el literal, el espiritual y el profético, entonces podemos empezar a comprender la mente de Cristo tal como se expresa en la Ley.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-6/chapter-5-treating-animals-humanely/

No hay comentarios:

Publicar un comentario