TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO - DISCURSO 5 - Cap. 20: Ley de Confirmación del Testimonio, Dr. Stephen E. Jones


Moisés luego pasa a la Ley de los Testigos. En esencia, su instrucción establece un importante marcador de límites en lo que se refiere a los testigos.


Dos o tres testigos


15 Un solo testigo no se levantará contra un hombre a causa de cualquier delito o cualquier pecado que haya cometido; sólo por el testimonio de dos o tres testigos se confirmará la acusación.

Los cortes fueron obligadas por la Ley a dictar sentencia únicamente en boca de dos o tres testigos. Los mismos testigos estaban obligados a decir toda la verdad y nada más que la verdad. Estos fueron los marcadores de límites de la Ley.

Moisés hizo hincapié en la gravedad del asesinato premeditado al advertir solemnemente a los jueces que no redujeran la sentencia de la Ley. Sin embargo, luego equilibraron su advertencia con la Ley de los Testigos, que muestra la gravedad de la ejecución de un hombre inocente acusado de asesinato.


El testimonio de Pablo

La Ley de Confirmación se aplica a todo pecado con que los hombres son acusados en un tribunal de justicia. De hecho, esta ley se aplica a toda la verdad que los hombres pueden creer en la Tierra. El Apóstol Pablo apeló a esta Ley en 2 Cor. 13:1, al escribir,

1 Esta es la tercera vez que voy a vosotros. Cada hecho será confirmado por el testimonio de dos o tres testigos. 2 He dicho antes, y ahora digo otra vez como si estuviera presente, y ahora ausente lo escribo a los que antes pecaron, y a todos los demás, que si voy otra vez, no seré indulgente;

Más adelante, en el versículo 5, nos dice lo que iba a venir para juzgar, porque él aconseja a los creyentes,

5 ¡Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos! ¿O no os conocéis bien a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros? A menos que estéis reprobados.

Como apóstol, actuaba como juez, en busca de evidencia de su fe. Una vez más, le dice a Timoteo que no acepte una acusación contra un anciano, excepto por la boca de dos o tres testigos (1 Tim. 5:19). En cada caso se apela a Deut. 19:15, mostrando que no habían guardado esa Ley, pero se adhiere a ella en su llamado apostólico.


El Principio del Amén

Esta Ley de Confirmación tiene sus raíces en el proceso creativo en sí, como se ve en el Principio del Amén. Cuando Dios dio la Ley a Israel en Horeb, exigió a las personas dar testimonio con el fin de confirmar el Antiguo Pacto (Éxodo 19:8). ¿No podía Dios haber impuesto Su voluntad sobre la nación? Ciertamente Él tenía ese derecho, porque les había comprado como esclavos de Egipto. Él los había redimido de la esclavitud del faraón, y por las Leyes de la Redención, tenía el derecho a ser servido por ellos (Lev. 25:53).

Sí, Él tenía ese derecho por las Leyes de la Redención, pero en Su sabiduría Él ha escogido desde el principio hacer todas las cosas de acuerdo con dos o tres testigos. Si bien esta parece ser una Ley que limita Su poder, es realmente una Ley que establece Su sabiduría. Él es lo suficientemente sabio para ganar al final, a pesar de sus limitaciones autoimpuestas. En otras palabras, Él ha determinado que Su voluntad se hará en la Tierra como en el Cielo, pero sólo de una manera consistente con Su carácter como se ve en la Ley.

Esta limitación de tiempo creado, porque se necesita tiempo para cumplir su voluntad.

Cuando Israel entró en la tierra de Canaán, Dios requería un segundo testigo del acuerdo por parte de Israel de ser obedientes. Moisés les dijo en Deuteronomio 27 que las personas iban a ser divididas en dos grupos, uno de pie sobre el monte Gerizim y el otro en el Monte Ebal. Los levitas bebían leer las maldiciones de la Ley por la desobediencia, y la gente debía decir "Amén". Por lo tanto, vemos que Dios requirió un doble testigo para establecer el Pacto en Éxodo.


Amén expresa fe y confirma la verdad

Para aquellos que piensan que el Antiguo Pacto estaba desprovisto de fe, tomemos en cuenta que la palabra hebrea para fe, fidelidad, y verdad es amón (????). Su raíz es amén (???), un verbo de acción. El término amén es una palabra hebrea en sí mismo, que significa "verdad". Cuando se usa para confirmar algo, significa "así sea" y quiere decir que alguien ha dado testimonio de la verdad de lo que ha escuchado. Esta misma expresión de asentimiento es la base de la fe en la Escritura. Cuando los hombres escuchan el Evangelio de Cristo y creen que es verdad, la confiesan con su boca para la salvación. Rom. 10: 9 y 10 dice:

9 que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo; 10 porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Por lo tanto, la fe que Dios requiere del hombre es un amén, un doble testigo para establecer que un hombre cree (tiene fe en) la verdad de la Palabra de Dios.


El Amén como principio creativo

Este Principio Amén se ve de nuevo en Isaías 65:16-19 , donde, si lo leemos literal del hebreo, vemos que los siervos de Dios "serán bendecidos por el Dios del Amén". Entonces Isaías nos dice acerca de este "Dios del Amén", diciendo en el versículo 17, "Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y una nueva tierra". El siguiente versículo dice, "he aquí, yo traigo a Jerusalén", que, en este contexto, se refiere a la Nueva Jerusalén.

Juan se refiere a este "Dios del Amén" en Apocalipsis 3:14,

14 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea, escribe: "El Amén, el Testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto".

Cristo, entonces, afirma ser El Amén de Dios, porque es Cristo quien está dando este mensaje a las iglesias. Como El Amén, Él es "el Testigo fiel y verdadero". Fue un verdadero testigo, por cuanto sólo habló lo que oyó decir a Su padre, e hizo sólo lo que vio a Su padre hacer. Fue un testigo fiel en que Él fue fiel al hablar y hacer esas cosas y no retener nada de lo que Él había visto u oído.

La profecía de Isaías también afirma que este Amén es "el principio de la creación de Dios". Isaías afirma que El Amén creó el Nuevo Cielo, la Nueva Tierra y la Nueva Jerusalén, pero Cristo afirma que este también fue el principio por el que el Cielo y la Tierra originales fueron creados en Génesis 1:1. ¿Cómo? Juan 1:3 dice,

3 Todas las cosas fueron hechas por [diá, "a través de"] Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

En otras palabras, el Padre habló "luz", y el Hijo siempre y cuando es el testigo doble registrado en Génesis 1:3 dijo: "Hágase la luz". Otra manera de decirlo es, "que así sea -Luz". Esto fue esencialmente el Principio Amén, el Testigo Doble por el cual fueron creadas todas las cosas "a través de" Cristo. Se requiere el mismo principio en la creación de los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra. La única diferencia es que en esta nueva creación Cristo está ahora funcionando como un cuerpo y no sólo como Cristo Cabeza. Cuando la cabeza se une con el cuerpo, proporciona un doble testimonio en sí mismo que establece toda la verdad y que está dotado de poder creador para Restaurar Todas las Cosas.

Al final, el testimonio de los Cielos se combina con el testimonio en la Tierra para lograr la plenitud del Reino de Dios. Estos dos testigos son mencionados por Moisés en Deut. 4:26, "Al cielo y la tierra pongo por testigos hoy contra vosotros". En aquellos días, la nación rebelde se estaba convenciendo de pecado por dos testigos. Pero bajo Jesucristo, el Reino es reconstruido por la misma Ley y por los mismos testigos, ya que Él enseñó a Sus discípulos a orar en Mat. 6:10,

10 venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

El propósito básico de la Creación era producir un doble testimonio de Dios, de Su poder y de Su gloria. El universo entero fue creado para decir amén a la verdad y la gloria de Dios y dar testimonio de que no hay otro dios sino Él. Con el advenimiento del pecado, este doble testigo fue retenido, causando que Su soberanía fuese puesta en cuestión, porque ya no era "establecida" o "confirmada" por la Ley de los Testigos.

La historia, sin embargo, tiene un solo objetivo, y es que se van a Restaurar Todas las Cosas y establecerse Su voluntad en la Tierra como en el Cielo. Cuando esto se haya completado, entonces Dios será "todo en todos" (1 Cor. 15:28), y toda la Creación se reconciliará con él (Col. 1:16-20). Es decir, habrá acuerdo total entre el Cielo y la Tierra.

Existe consenso entre los cristianos de que Dios es suficientemente poderoso para hacer todo lo que desea, y que Su amor quiere que todos los hombres se salven. Lo que es incierto entre muchos es si Dios realmente tendrá la sabiduría para lograr Sus deseos de amor, en vista de las restricciones legales que Él se ha impuesto a Sí mismo de acuerdo con Su justicia.

En mi opinión, Dios es capaz de someter todas las cosas a Sí mismo (Fil. 3:21). De hecho, a partir de la primera yod (?) en Génesis 1:1, si tuviéramos que contar cada 521 letras, el texto deletrearía en hebreo, "Yeshua es capaz".

Por lo tanto, la importancia de la Ley de los Testigos difícilmente puede ser exagerada. Es la Ley por la cual toda la Creación llegó a existir, y es la Ley por la cual, incluso ahora, se está formando la Nueva Creación. Esta Ley no se suprimió, sino que continuamente se está utilizando en el Plan Divino en todas las cosas grandes y pequeñas.


El establecimiento de la verdad en la Corte

Con una Ley de este tipo entretejida en las propias bases del universo, no es ninguna sorpresa que formara la base para establecer toda la verdad en un tribunal de justicia, donde los jueces deben determinar la culpabilidad o inocencia de cualquier pecado. Los hombres a menudo han criticado esta restricción, en razón de que muchas personas culpables se saldrán con el pecado y con ello perpetrarán la injusticia. Sin embargo, eso sólo es cierto cuando el sistema legal se niega a reconocer la existencia de la Corte Divina y al Gran Juez que lo preside.

Como hemos demostrado anteriormente, en cualquier momento que la justicia no es posible, debido a la falta de testigos o jueces corruptos, o por cualquier otra razón, los hombres tienen el derecho de apelar a la Corte Divina. La Ley de los Testigos pone límites a los tribunales terrenales en el interés de no condenar a personas inocentes de crímenes, pero la Corte Divina tiene la forma de llevar todos los hechos a la luz, incluso si esto puede necesitar tiempo. Sin embargo, incluso Dios no va a juzgar a un hombre aparte del Testigo Doble.


La historia de Acán

Lo vemos en la historia de Acán, que robó un poco de oro, plata, y un manto de Babilonia durante la batalla de Jericó (Josué 7:21). Al principio, nadie sabía que había pecado. La revelación divina expuso el problema más adelante (Josué 7:11), pero se carecía de pruebas. Y así, mediante el uso de Urim y Tumim, echaron suertes, y la tribu de Judá fue "tomada", y en concreto a la familia de los de Zera (Josué 7:17). Entonces echaron suertes por cada cabeza de los hogares y, por último fue señalado Acán.

19 Entonces Josué dijo a Acán: "Hijo, te imploro, da gloria a Yahweh, el Dios de Israel, y dale alabanza; y dime ahora lo que has hecho. No me lo ocultes". 20 Así que Acán respondió a Josué y le dijo: "En verdad, he pecado contra Yahweh, el Dios de Israel, y esto es lo que hice" ...

Incluso la confesión de Acán era insuficiente para concluir su juicio. Cuando confesó su pecado y les dijo dónde se encontraban los objetos robados, los hombres fueron a su tienda de campaña y desenterraron la evidencia y la llevaron a la corte (Josué 7:21-23). La evidencia proporciona el testigo doble, revelando un punto importante de la Ley: la propia confesión proporciona sólo un testigo en un tribunal de justicia. Todavía se requieren pruebas que corroboren para condenar a alguien por el pecado.


La Ley de la Confesión

Esto se muestra también en la Ley de la Confesión en caso de robo. Normalmente, si un hombre es capturado y condenado por robo, debe pagar a su víctima al menos el doble en restitución (Éxodo 22:4). Si lo que robó no puede ser devuelto, debe restaurar por cuatro o incluso cinco veces (Éxodo 22:1), si se trata de las herramientas de trabajo de un hombre (Es decir, un "buey", su tractor, etc.) Si el ladrón se escapa con su crimen, pero más tarde confiesa su pecado para limpiar su conciencia, su pena de restitución es sólo una quinta parte, o el veinte por ciento. La confesión reduce la responsabilidad. Números 5:6 y 7 dice:

6 Habla a los hijos de Israel: "Cuando un hombre o una mujer cometa cualquiera de los pecados de la humanidad, actuando en rebeldía contra Yahweh, y esa persona sea culpable, 7 entonces confesará los pecados que ha cometido, y se hará la restitución en su totalidad por su mal, y añadirá a ella una quinta parte, y la dará a aquel al que él ha hecho mal".

El quinto capítulo de Números se empareja con la Ley de los Celos, que se liquidará en el Tribunal Divino debido a la falta de evidencia. Por lo tanto, es evidente que estas dos leyes son casos en los que existe una falta de pruebas. En el caso de robo, el que confiesa su pecado debe devolver los objetos robados en su totalidad y añadir una quinta parte de su valor. En el caso de un marido celoso, donde su esposa niega su culpabilidad, ha de ser llevada al sacerdote, donde se administra el juramento de inocencia y el caso el remitido al juicio de Dios.

En ambos casos, vemos la Ley de los Testigos confirmada, en ninguno de los casos podría uno ser convicto del pecado aparte de dos o tres testigos. Dos testigos son el requisito mínimo, pero a veces tres testigos pueden ser necesarios, ya que no todas las pruebas son pruebas indiscutibles. Un tercer testigo puede ser requerido para la aclaración.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-5/chapter-20-law-of-confirmation/


No hay comentarios:

Publicar un comentario