TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO - DISCURSO 5 - Cap. 15: Ciudades de refugio, Dr. Stephen E. Jones



En la medición de la responsabilidad por el pecado, la Ley de Dios hace provisión para la misericordia, con base en el nivel de autoridad, el conocimiento, y la intención de uno (Lucas 12:47,48). Sin embargo, tal misericordia se coloca en las manos de la víctima, lo que permite a la víctima (o su tutor) discreción en lo que sea guiado por el Espíritu. En Deuteronomio 19, sin embargo, nos encontramos con la misericordia parcial realmente inmersa en la Ley en el caso de homicidio accidental. Se deja que la parte culpable pueda huir a una ciudad de refugio, y esto reduce el derecho de la víctima a buscar la vida del homicida.

1 Cuando Yahweh tu Dios destruya a las naciones cuya tierra Yahweh tu Dios te da a ti, y tú las heredes, y habites en sus ciudades, y en sus casas; 2 te apartarás tres ciudades en medio de la tierra que Yahweh tu Dios te da para que la poseas.

La primera cosa a tener en cuenta es que estas ciudades de refugio no pudieron establecerse mientras que Israel todavía estaba en el desierto. Cuando contemplamos el paralelo entre la congregación en el desierto bajo Moisés y la Iglesia Pentecostal en el Desierto desde su creación en Hechos 2, podemos ver que esta ley se aplica plenamente sólo en la edad por venir. En la actualidad, sin embargo, al igual que el Antiguo Israel, podemos aplicar la ley de una manera espiritual o personal y vivir en consecuencia.

Moisés profetiza que las ciudades de refugio debían ser establecidas después de que Dios "destruya a las naciones" y "las heredes". Es evidente que Josué no podía y no estableció ciudades de refugio, mientras que Israel todavía estaba ocupada en la guerra contra las naciones cananeas. Tampoco Josué dividió la tierra por sus herencias tribales hasta que se completaron las guerras.


La Ciudad de Dios

Jerusalén fue llamada "la Ciudad de Dios" en el Salmo 46:4, pero el nombre Jerusalén es plural en el idioma hebreo. Profetiza de dos ciudades, una terrenal y otra celestial, las cuales podrían ser adecuadamente llamadas "la ciudad de Dios".

La diferencia es que la Jerusalén terrenal, se hizo corrupta y llena de violencia y derramamiento de sangre, haciendo que los profetas dijeran: "¡Ay de la ciudad sanguinaria!" (Ezequiel 24:6; Nahum 3:1). El derramamiento de sangre la había descalificado de ser la Ciudad de Dios, y del mismo modo nunca podría llegar a ser una ciudad de refugio para escapar del derramamiento de sangre.

Pablo nos dice en Gálatas 4 que era, de hecho, Agar, cuyos hijos según la carne eran comparables a Ismael. El ángel le dijo de Ismael, incluso antes de su nacimiento, que "será un hombre asno salvaje, y su mano será contra todos, y la mano de todos contra él" (Génesis 16:12).

En otras palabras, estos hijos tendrían contiendas de sangre continuas buscando venganza con ninguna disposición para las ciudades de refugio. Tal es la naturaleza de los hijos de la carne, independientemente de su genealogía. La Jerusalén terrenal demostró ser "Agar", como dice Pablo, porque mató a los profetas y al mismo Mesías.

Por esta razón, la Nueva Jerusalén es lo que la Jerusalén terrenal podría haber sido, si hubiera sido posible que la carne de cumpliera plenamente con la voluntad de Dios. Pero la Jerusalén terrenal era incapaz de entrar en el Nuevo Pacto, porque sus dirigentes optaron por permanecer bajo el Antiguo Pacto y el Monte Sinaí en Arabia, la herencia de Ismael. Por lo tanto, la gloria de Dios salió (Ezequiel 11:23) de ese lugar, como se había apartado de Silo algunos siglos antes.

La Nueva Jerusalén, por lo tanto, es la Ciudad de Dios que Abraham realmente buscaba, "la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios" (Heb. 11:10). Abraham llegó como refugiado desde Ur de los Caldeos, huyendo de la ira de Nimrod (como Jaser nos dice). El libro de Hebreos nos dice que él buscó una ciudad celestial (11:16), la cual era su verdadera herencia, no la ciudad del hombre en la tierra de Canaán. Por lo tanto, mientras que diversas ramas de ismaelitas pelean por la vieja Tierra, los herederos del Reino (Isaac) buscan una ciudad mayor a heredar.

Abraham buscó un país entero que era un modelo de la Tierra y el patrón de la Jerusalén celeste. En un sentido, todo ese país era una ciudad de refugio, pero porque era carnal, estaba destinado a fracasar en esa misión. Fue establecido bajo el Antiguo Pacto, el cual no fue suficiente para el establecimiento de la verdadera herencia. Al final tuvo que ceder el paso a la ciudad celestial, sobre la base del Nuevo Pacto, con el fin de que los hijos de "Sara" finalmente obtengan la herencia.


Refugio para la muerte accidental

Ahora, el propósito de las ciudades de refugio era para proporcionar refugio a los que habían matado a alguien accidentalmente. Deut. 19:3-6 dice,

3 Arreglarás los caminos, y dividirás en tres partes la tierra que Yahweh tu Dios te dará en heredad, y será para que todo homicida huya allí. 4 Y éste es el caso del homicida que podrá salvar su vida huyendo allí: aquél que hiera a su prójimo sin intención y sin haber tenido enemistad con él anteriormente; 5 como el que vaya con su prójimo al monte a cortar leña, y al dar su mano el golpe con el hacha para cortar algún leño, salte el hierro del mango, y dé contra su prójimo y éste muriere; aquél huirá a una de estas ciudades, y vivirá; 6 no sea que el vengador de la sangre, enfurecido, persiga al homicida, y le alcance por ser largo el camino, y le hiera de muerte, no debiendo ser condenado a muerte por cuanto no tenía enemistad con su prójimo anteriormente.

El principio básico de esta disposición de la Ley es que las ciudades de refugio se establecen para los que no odiaban a los que mataron por accidente. En otras palabras, si un hombre mata a alguien que odia, sería difícil para él para afirmar que fue un accidente. En tales casos, la familia de la víctima no estaría en el estado de ánimo de perdonarle.

1 Pedro 4:8 dice, "el amor cubrirá multitud de pecados". Cuando uno peca contra otro, el amor puede motivar a muchos a perdonar el pecado, y la Ley establece el derecho de la víctima a mostrar tal amor. En el caso de homicidio accidental, el culpable no tenía que huir a una ciudad de refugio, si había amor entre ellos. Una ciudad de refugio, sólo es necesaria cuando la familia de la víctima no tiene amor o se niega a perdonar.

Moisés dice específicamente que el homicida que no odia a su víctima "no debiendo ser condenado a muerte por cuanto no tenía enemistad con su prójimo anteriormente". No obstante, la Ley reconoce que un hombre inocente ha muerto, dando a la familia de la víctima un derecho legal para ejecutar al autor en virtud de la disposición, "vida por vida" (Ex. 21:23). Sin embargo, Moisés apela al amor, así, mostrando una vez más que la Ley define la justicia y los derechos, pero deja el poder del perdón en las manos de las víctimas.

Una sociedad legalista, entonces, no es ni siquiera la forma ideal de la vida para Moisés. El legalismo exige derechos y considera la justicia como un deber. Pero la mente de Dios, como se ha demostrado por medio de Jesucristo, está motivada por el amor, y la Ley defiende con mucho gusto derecho de la víctima a perdonar. Pero si no hay perdón, un homicida puede huir a la ciudad de refugio y vivir allí "hasta la muerte del sumo sacerdote" (Núm. 35:25).

Las ciudades de refugio eran necesarias sólo porque los hombres no siempre amaban suficiente como para ser capaces de perdonar, aun cuando supieran que la muerte fue accidental. En esencia, una ciudad de refugio era un refugio contra la intención de la carne, la falta de amor, y los ciudadanos vengativos de Israel. En el panorama general, la Nueva Jerusalén es también una ciudad de refugio a la cual los creyentes pueden huir ante un mundo cruel y vengativo. Con esta perspectiva en mente, el compositor escribió en tiempos de persecución,

¡Qué firmes cimientos, santos vosotros de Yahweh,
están puesto por su fe en Su palabra excelente!

¿
Qué más te puede decir que lo que Él te ha dicho,
Tú, que a Jesús, en busca de refugio has huido?

Las ciudades de refugio, entonces, desempeñan un papel importante en el establecimiento de la justicia y la misericordia como los fundamentos del gobierno del reino.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-5/chapter-15-cities-of-refuge/


No hay comentarios:

Publicar un comentario