TRADUCTOR-TRANSLATE

ANTECEDENTES PARA PRÓXIMA CAMPAÑA DE ORACIÓN "DEJA IR A MI PUEBLO"- Parte 7: Leyes de Derechos de las Víctimas y de Justicia Imparcial, God's Kingdom Ministries

Abr. 06, 2017

El 11 de septiembre de 2012, un grupo de nosotros fuimos llevados a hacer un viaje al norte a Bemidji, MN para comenzar los trabajos de reconstrucción del muro de (NuevaJerusalénEsto se produjo un año después de haber estado involucrados en la Operación Jericó (Septiembre 11-17, 2011), donde oramos para tirar abajo los muros divisorios de la Iglesia.
A medida que nos desplazamos hacia el norte, el Señor reveló que había dos piedras (leyes) que necesitaban ser colocadas en el muro, porque los muros de una ciudad son sus límites, la protección de la ciudad. Por lo tanto, las paredes representan Sus Leyes Morales (límites), que protegen una ciudad de gente mala o destructivaLas dos piedras, o leyes, fueron: (1) la Ley de Derechos de las Víctimas, y (2) la Ley de Imparcialidad.
Oramos para poner la primera piedra en Bemidji el 12 de septiembre de 2012, y la segunda piedra se colocó el 29 de noviembre de 2012 en una conferencia en Dallas, TX. La piedra en Bemidji se colocó el 12 de septiembre de 2012, sólo 52 días después del 22 de julio (7/22), que era un tipo del 8º Día de los Tabernáculos (7/22 en el calendario hebreo). La piedra fue colocada en Dallas el 29 de noviembre de 2012, sólo 52 días después del 8 de octubre, que era el real 8º Día de Tabernáculos ese año.
En ambos casos, esto implicó un ciclo de 52 días, ya que este es el modelo bíblico de Nehemías 6:15,
15 Así que el muro se completó el vigésimo quinto día del mes de Elul, en cincuenta y dos días.
Estas dos leyes-piedras son claves para todo el muro de la Nueva Jerusalén. La Ley de Derechos de las Víctimas da a todas las víctimas no sólo el derecho a obtener justicia, sino también el derecho de extender misericordia y graciaEs una Ley de Gracia. La Ley de Juicio Imparcial aplica la Ley de Dios a todas las personas por igual, sin tener en cuenta su nacionalidad, genealogía, sexo o religión. Incluso el mismo diablo consigue igualdad de justicia ante la Ley, como lo hemos visto tan a menudo.
La gracia en la Ley
La sabiduría de la Ley ha sido ocultada a la Iglesia durante muchos siglosLa Iglesia hace mucho tiempo adoptó el punto de vista judío de que la Ley carecía de Gracia y que la Ley y la Gracia son principios mutuamente excluyentes. La diferencia es que los judíos simplemente optaron por la Ley rechazando la Gracia, mientras que la Iglesia rechazó la Ley en favor de la Gracia.
Ambos estuvieron errados. La Ley del Jubileo es la Ley de la Gracia, ya que limita el poder del pecado (deuda) y da gracia al final, incluso si un hombre aún no ha trabajado por su deuda total. La Ley de Derechos de las Víctimas es el derecho de la víctima a perdonar la deuda en cualquier medida que quiera. Si es llevado por el Espíritu, él sabrá si mantener o no a un pecador como responsable, así como cuanto tiempo tenerlo como responsable. Si la víctima está llena del amor de Dios, él o ella le preguntará: ¿cuál es lo mejor para el pecador? Como todos sabemos, al disciplinar a nuestros hijos, a veces es mejor para ellos que rindan cuentas de manera que aprendan justicia. Otras veces es mejor para ellos perdonarles y mostrarles misericordia.
Sin embargo, hace siglos, a los cristianos se les enseñó que la Ley era inclemente, rígida y sin amor. Ellos la rechazaron porque parecía tan diferente de Jesús. El problema, sin embargo, no estaba en la Ley, sino en nuestra ignorancia y la mala aplicación de la Ley. La justicia de la Ley fue vista como un deber, y no como un derecho. Si bien es cierto que la aplicación de la justicia de la Ley es un deber del juez, también es un derecho de la víctimaEl juez no tiene más remedio que aplicar la Ley con juicio imparcial. Una vez que ha cumplido con su deber, sin embargo, la víctima tiene todo el derecho a perdonar si así lo quiere.
El malentendido de la Iglesia necesita corrección. Por esta razón, en 2012 se nos hizo ir a Bemidji y comenzar la obra espiritual de la colocación de esta Ley clave en los muros de la Nueva Jerusalén, como parte de su reconstrucción. Mientras estábamos en camino, Dios reveló la Ley de Derechos de las Víctimas, por primera vez, lo que nos permitió hacer esta obra.
Imparcialidad de la Ley
El siguiente “piedra” para ser colocada era la Ley de Juicio Imparcial, basada en Éxodo 23: 2,3,6,
2 No seguirás a los muchos para hacer el mal, ni te inclinarás en una disputa en favor de la mayoría en contra de la justicia; ni tampoco serás parcial al pobre en su disputa ... No torcerás la justicia debida a tu pobre hermano en su disputa.
La interpretación judía popular de esto define “hermano” como un compañero judío, lo que les permite pervertir la justicia para todos los demás. Ellos ignoran las instrucciones de Dios en Números 15:15,16,
15 En cuanto a la asamblea [Kahal, “iglesia”], habrá un solo estatuto para vosotros y para el extranjero que reside con vosotros, un estatuto perpetuo por vuestras generaciones; como vosotros, así será el extranjero delante de Yahweh. 16 Una sola ley y una misma sola ordenanza tendréis para vosotros y para el extranjero que reside con vosotros.
En otras palabras, la idea judía de que los judíos deben seguir toda la Ley, mientras que “los gentiles” se limitan a las llamadas “Leyes de Noé” es totalmente falsa.
Sólo hay una Ley para todos los que forman parte del Reino de Dios. Las Leyes de Dios se aplican por igual e imparcialmente a todos los hombres, independientemente de su origen étnico. De hecho, la Ley de Dios ordena a los israelitas amar a los extranjeros como a sí mismos. Dios a menudo recuerda a Israel que deben acordarse de cómo se sintieron cuando los egipcios los trataron con parcialidadLevítico 19:33,34 dice,
33 Cuando un extranjero resida con vosotros en vuestra tierra, no le oprimiréis. 34 El extranjero que resida con vosotros os será como el nativo entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto ; Yo soy Yahweh tu Dios.
Una vez más, Dios ordena en Deuteronomio 10:18,19,
18 Que hace justicia al huérfano y a la viuda, y muestra su amor para el extranjero dándole pan y vestido. 19 Así que mostrarás tu amor al extranjero, porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.
La idea de que Dios ama a los judíos e israelitas más que a los gentiles es sólo basura. No tiene ningún lugar en una comunidad cristiana, ni en una comunidad judía. Es una clara violación de la Ley y de la mente de Dios. Ser “elegido” no quiere decir que Dios ame a un elegido más que a uno que no sea elegido. Tampoco es adecuado el tratamiento parcial de los hombres. Todo se lleva a cabo con el mismo estándar de medida de acuerdo con la naturaleza y el carácter de Dios, como se ve en Jesucristo.
La parcialidad en la Historia
La Iglesia como institución (para ciegos) dejó de enseñar la Ley bastante temprano. Al principio, era porque rechazaba la interpretación judía de la Ley, es decir, las tradiciones de los hombres (Mateo 15:8,9). El problema, sin embargo, no era la Ley en sí, sino la comprensión carnal de la Ley por parte de los hombres. Pero en lugar de corregir la comprensión equivocada de la Ley, como lo hizo Jesús en su “Sermón de la Montaña”, la Iglesia rechazó la Ley mismaNi siquiera se consideraron las propias palabras de Jesús en Mateo 5:17,18,19, donde se advirtió a los creyentes de no rechazar la Ley.
Por esta razón, en los últimos siglos, cuando se inició la era de la exploración en la década de 1400, los “cristianos” navegaron a tierras desconocidas y trataron a los demás como “salvajes”. Este término les permitió tratar a los demás parcialmente, por decir lo menos. No vinieron a liberar a los hombres, como Cristo mandó, sino a robar su riqueza y trabajo. Ellos no erradicaron la esclavitud negra, sino que la legalizaron y luego defendieron su derecho a secuestrar a los hombres en África y enviarlos como esclavos a otros condados.
El secuestro exige la pena de muerte. La compra de un esclavo exige la pena de muerte también. Éxodo 21:16 dice,
16 Y al que secuestra a un hombre, ya sea que lo haya vendido o que se encuentre en su poder, ciertamente se le dará muerte.
En Estados Unidos, la población nativa por lo general también fue tratada muy mal. No fue hasta mediados de 1800 que el Tribunal Supremo resolvió finalmente que los indios eran “hombres”. Se produjo después de una demanda en Nebraska. Antes de ese momento, los tratados fueron elaborados mediante fraude, porque los indios no se dieron cuenta de que el término “hombres” no se aplicaba a ellos y que el lenguaje de legalismo permitió que el gobierno de Estados Unidos violara los tratados a voluntad. Ellos no sabían que el lenguaje de la Ley no es el mismo que el lenguaje popular. Las definiciones legales de las palabras son diferentes de su uso de calle.
Muchos cristianos no están de acuerdo con la política del gobierno de Estados Unidos, pero la mayoría no eran conscientes de la razón oculta de estas políticas opresivas. Los no creyentes, junto con la multitud de creyentes que eran ignorantes de la Ley de Justicia Imparcial, fueron atrapados siguiendo a la multitud para hacer el mal. Al tener una mentalidad de Antiguo Pacto, la “sociedad cristiana” en su conjunto, simplemente invadieron al pueblo indio y los culparon cuando se defendían.
“Joe comenzó cuando me devolvió el golpe”.
Hubo voces cristianas que se opusieron, gracias a Dios, pero sus voces fueron ahogadas en el fragor de la conducta sin Ley que se negaba a amar al prójimo como a uno mismo. Creo que fue por esta razón que Dios puso a EE.UU. como esclava del Sistema de la Bestia de Babilonia hace más de un siglo. Necesitábamos un fuerte recordatorio de lo que es la esclavitud.
Por último, los israelíes han hecho con el pueblo palestino, lo mismo que los estadounidenses hicieron con los indiosAl venir a robar la tierra para su propio beneficio, culparon a los palestinos por defenderse. Es cierto que a veces la tierra se compró, pero, no es menos cierto, que la mayor parte de la tierra fue robada por violencia o confiscada por medios ilegales (según la Ley de Dios).
Hay que reconocer que muchos judíos se opusieron, como muchos cristianos se habían opuesto a los malos tratos del gobierno de Estados Unidos a los indios y esclavos africanos. Hombres como Robert Friedman, que escribió Zelotes de Sion, y Norman Finkelstein, autor de Más Allá de Chutzpah, expusieron el horrible trato de los palestinos a manos de los sionistas. Algunos líderes judíos en la década de 1900 fueron incluso asesinados por los sionistas por su postura moral contra los crímenes sionistas.
Sin embargo, los cristianos sionistas apoyaron a estos terroristas y asesinos, porque creían que los judíos son los “elegidos”, y que ser elegidos significaba el privilegio de tratar a los demás sin amorLos palestinos fueron acusados por no dejar su tierra. Cuando niños murieron por lanzar piedras, los cristianos indignados pusieron del lado de los israelíes y sus tanques.
En otras palabras, los cristianos en Estados Unidos aún no han aprendido la Ley de Imparcialidad, a pesar de que Santiago 2: 9 nos recuerda,
9 Pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores.
El Reino de Dios no se establecerá mediante anarquía. Anarquía es la materia de la cual los muros mundanos están hechos. Las leyes que establecen la parcialidad son piedras en los muros de la Antigua Jerusalén, no de la Nueva. Esa es una razón por la que Dios ha “echado fuera a la esclava y a su hijo” (Gálatas 4:30), que son la Vieja Jerusalén y sus seguidores. El Estado de Israel está viciado desde su fundación, ya que no fue construido sobre el fundamento de Jesucristo. Si abrazamos a la esclava como nuestra madre espiritual, somos entonces sus hijos, que van a ser echados fuera con ella.
Por lo demás, lo mismo puede decirse de la iglesia Saúl. El reino de Saúl terminó porque él fue descalificado en favor de un hombre conforme al corazón de Dios. Prácticamente todos los creyentes se identifican con David, en lugar de con Saúl, pero Dios busca el corazón. Si actuamos como Saúl, no tenemos derecho a pensar que somos de la Compañía de David.
El Reino de Dios no es un estado judío, ni siquiera un estado israelita; no está basado en el origen étnico, sino de lealtad a un Cristo Rey-Jesús. Somos uno en Él, y no hay más que una sola Ley, que debe ser escrita en cada corazón, con el fin de cumplir con Su imagen. Él es nuestro estándar justo, independientemente de la forma en que esté expresado a través de los diversos colores de la cultura.
Nuestra campaña de oración del 9 de abril, entonces, se basará en gran parte de la Ley de Justicia Imparcial. Vamos a pedir a Dios que investigue (visite) este asunto y luego dé una justicia igual para todos.
Categoría: Campañas de oración

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario