TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA DE CORINTIOS 3 (2): Compañeros Servidores, Dr. Stephen E. Jones


06/03/2017



En 1 Corintios 3:1-3 Pablo dice a la Iglesia que su deseo de dividirse en facciones demuestra que todavía son carnales, porque todavía se identifican con el viejo hombre del alma, no con el hombre nuevo del espíritu.

Continúa en 1 Corintios 3:4,5, diciendo:

4 Porque cuando uno dice: "Yo soy de Pablo", y otro: "Yo soy de Apolos", no sois carnales? 5 ¿Qué, pues, es Apolos? ¿Y qué es Pablo? Servidores por medio de los cuales habéis creído, según el Señor dio oportunidad a cada uno.

Cuando Pablo les pregunta "¿no sois carnales?", les está diciendo que su identidad es de Adán, en lugar del "último Adán". Es el alma la que busca seguir a los hombres, en lugar de Dios. No es el espíritu, sino el alma la que carece de la capacidad para oír la voz de Dios. Todos somos compañeros de servicio que trabajan en la viña del Señor. Elevar al hombre al lugar de Cristo es un ejercicio carnal.

Pablo continúa en 1 Corintios 3:6,7,

6 Yo planté, Apolos regó, pero Dios causó el crecimiento. 7 Así que ni el que planta ni el que riega son algo, sino Dios que da el crecimiento.

En la agricultura, uno no da crédito a los jornaleros por el crecimiento del cultivo. Es el propietario quien se lleva el crédito. Dios es el Dueño y Labrador (granjero) del campo (Santiago 5:7). Además, ninguno de los servidores puede causar que una planta crezca. Su trabajo es secundario y subordinado a la naturaleza y la calidad de la semilla, que Dios ha creado. Si no hubiera vida en la semilla, entonces, el que planta y el que riega estarían perdiendo su tiempo y energía.

No es que los servidores no sean importantes en un sentido absoluto. Ellos son sin duda importantes y serán recompensados en consecuencia, como Pablo pronto nos dirá. Pero Pablo estaba hablando de su importancia relativa, así como de su dependencia de la obra de Dios para causar crecimiento. Los ministros pueden presentar el Evangelio y enseñar la Palabra, pero sólo el Espíritu Santo puede causar el crecimiento espiritual. Cuando los hombres piensan que deben escuchar la voz de los hombres, en lugar de la voz de Dios que habla a través de ellos, promueven la carnalidad anímica y refuerzan el dominio del alma sobre el espíritu.

A menudo es difícil discernir la diferencia entre seguir a los hombres y seguir a Cristo en los hombres, especialmente cuando muchos ni siquiera saben la diferencia entre el alma y el espíritu, o entre el viejo y el nuevo hombre. Muchas denominaciones no enseñan estas cosas a sus seguidores, a menudo debido a que su objetivo es promover la religión del alma y mantener un estado de dependencia de la denominación y de su jerarquía.

Pero cuando la iglesia de Corinto cayó en esta trampa del alma, Pablo causó ampollas en sus partes traseras.


Las remuneraciones del trabajo
Pablo dice en 1 Corintios 3:8,9 dice,

8 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. 9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios y vosotros labranza de Dios [georgion, "granja"], edificio de Dios.

Pablo estaba declarando así su unidad con Apolos, y, por extensión, con Pedro (Cefas), que también tenía su parte de seguidores (1 Corintios 1:12). Todos somos "uno", dice Pablo, y "colaboradores" en la labranza de Dios. A cada uno se le dará salario (recompensa) de acuerdo con la calidad y el valor de su trabajo.

En el versículo 9 Pablo amplía la metáfora de trabajadores agrícolas a la de trabajos de construcción en el "edificio de Dios". A partir de aquí, sale de la granja y pinta un cuadro de trabajadores de la construcción erigiendo un templo. 1 Corintios 3:10,11 dice,

10 Conforme a la gracia de Dios que me fue dada, como perito arquitecto, puse el fundamento, y otro edifica sobre él. Pero cada uno mire cómo edifica encima. 11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.

Anteriormente, Pablo plantó el campo, y ahora se imagina a sí mismo como "un arquitecto sabio" que sienta las bases de Jesucristo. Anteriormente, Apolos regó la semilla, y ahora se le describe como uno que se basa en el fundamento. Pablo fue el primero en empezar el trabajo en Corinto, y Apolos llegó más tarde para ayudar en la enseñanza de la palabra.

La cuestión importante que lleva a través de este caso es que el fundamento es Jesucristo. En el flujo de la narrativa de Pablo, él está diciendo a la iglesia que Cristo es el centro de atención. Toda la estructura debe construirse sobre Jesucristo, no sobre Pedro, Pablo, o Apolos. Si la iglesia se basa en algún hombre, habrá arrancado el fundamento de Jesucristo.


El juicio sobre la Iglesia
El 29 de marzo, 1998, un poderoso tornado destruyó la iglesia de San Pedro, situada en San Pedro, Minnesota. Vimos esto como una ocasión de revelación, porque más tarde, un grupo de nosotros fue movido a ir allí hasta allí para inspeccionar los daños y para ver qué diría Dios al respecto. Descubrimos que la Iglesia Católica Romana de San Pedro se había reducido a escombros, y que se han eliminado sus cimientos. Cerca de allí había una Iglesia Luterana en la esquina de la 5ª y Gracia. Sus cimientos estaban intactos, pero el techo se había arrancado y necesitaba ser reemplazado. La palabra del Señor vino a nosotros, diciendo, la Iglesia de San Pedro necesitaba una nueva fundación, ya que fue construida sobre Pedro, no en Jesucristo. La Iglesia Luterana había sido fundada en Jesucristo, pero necesitaba una nueva cubierta, un liderazgo completamente nuevo que realmente reconociera a Jesucristo. Entendimos a partir de estos ejemplos que Dios pronto iba a tratar con las iglesias denominacionales, pero que iba a tratar con ellas de manera diferente.


No deja de ser irónico que el mismo Pedro testificara que es necesario que "el juicio comience por la casa de Dios" (1 Pedro 4:17 KJV). Pablo dice que "el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno" (1 Corintios 3:13). Hay un fuego que vendrá sobre cada iglesia y cada denominación, y va a destruir todo lo que no es de Dios, para que los creyentes puedan ser liberados de sus propias dependencias anímicas.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario