TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA CORINTIOS – Cap. 1 (7): El Gran Debate, Dr. Stephen E. Jones


28/02/2017



Pablo ha estado haciendo un contraste entre la sabiduría de este mundo con la sabiduría de Dios, que muestra cómo cada uno considera que lo otro es "locura". La cuestión es¿cual sabiduría demostrará ser sabia después de todo? ¿Cuál va a parecer ser necia? Este es el gran debate cósmico entre el Cielo y la Tierra, y la historia es su diálogo.


26 Pues considerad vuestra vocación, hermanos, que no sois sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27 sino que lo necio del mundo Dios ha escogido para confundir a los sabios, y Dios ha escogido lo débil del mundo para avergonzar a lo fuerte; 28 y lo vil del mundo y lo menospreciado, Dios ha escogido, y las cosas que no son, para que él pueda anular lo que es, 29 para que nadie se jacte delante de Dios.

Aquí vemos que Dios no ha escogido a nadie para debatir sobre la forma. El los débiles debaten a los fuertes, los campesinos debaten a los nobles, los despreciados debaten a los venerados. Las plataformas se apilan en contra de los que abogan por la sabiduría de Dios. Aparecen como necios, apoyándose en la fe, en lugar de en la sabiduría del mundo y de la lógica. Pero tal es nuestro llamado, y así debemos ponderarlo bien, porque tenemos que estar dispuestos a parecer como necios para el mundo con el fin de ser prudentes a los ojos de Dios.

No es un debate que se pueda ganar por las reglas de la lógica mundana. Los judíos en su conjunto nunca podría aceptar que un Mesías moriría en vergüenza en una cruz, al parecer en una derrota total. Pero la lógica de la Cruz terminó con la victoria de la resurrección. Esto desafió toda lógica judía.

Los griegos en su conjunto nunca podrían aceptar un Salvador que viniera del Cielo como un buen Dios encarnado en la Tierra en carne mala. Pero la sabiduría de Dios vio el día de Pentecostés, cuando el Espíritu Santo descendió sobre la carne humana de los discípulos y los llenó como templos sagrados. Esto desafió toda lógica griega.

Las mentes carnales nunca pudieron aceptar la mente del Espíritu y dar paso a Su autoridad, porque desde el Edén las almas humanas habían gobernado como si fueran supremas. Pero cuando las mentes carnales se pusieron en su lugar adecuado en sumisión, el poder de Dios se manifestaba allí donde anduvieran.


Ninguna jactancia permitida
El propósito de la sabiduría insensata de Dios era "que nadie se jacte delante de Dios". Los filósofos que ganaban los debates eran honrados, y tenían el derecho a presumir entre los hombres. Pero Dios hace que Sus polemistas humildes pierdan su caso en desgracia, de modo que pudieran después confundir a los sabios mediante la manifestación del Espíritu que contamina toda lógica humana.

Dios no tiene ninguna intención de permitir que el alma carnal siga siendo dominante sobre el espíritu que está en nosotros. El alma carnal se jacta de sus victorias. El espíritu, infundido con el poder del Espíritu Santo, no conoce motivo de gloria, ya que su poder no es auto-derivado. Sus victorias vienen por el poder de Dios, porque el espíritu humano es simplemente un canal para que el Espíritu Santo pueda funcionar sin restricciones.


30 Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención, 31 tal como está escrito, "el que se gloríe, que se gloríe en el Señor".

Mediante la identificación con Jesús, que era y es la encarnación de la sabiduría de Dios, nos hemos convertido en la sabiduría de Dios. Llevamos el mismo mensaje insensato que Jesús pronunció, de que Él vino a morir por el pueblo y resucitar de entre los muertos. Pero hemos llegado a ser no sólo la sabiduría de Dios, sino también Su justicia, santificación y redención.

¿Cómo podremos ser todas estas cosas sin jactancia? Será sólo porque la fuente no es anímica, sino espiritual. La mente del alma no concibió esta sabiduría insensata, ni tampoco averiguó lógicamente los secretos de la justicia, santificación y redención. No, esas cosas eran demasiado insensatas como para que la mente del alma pudiera descubrirlas o incluso entenderlas.


Justicia
¿Qué es justicia? Nuestras mentes occidentales normalmente hacen que sea sinónimo de perfección moral. Pero el entendimiento hebreo justicia es conocer o discernir la mente de Dios para hacer lo que es correcto. Una persona justa también es un hombre de palabra, con quien se podía contar que haría lo que dijo que haría. Bajo el Antiguo Pacto, era un hombre que mantenía su promesa -en realidad, el voto de sus antepasados bajo el monte, cuando dijeron: "todo lo que el Señor ha hablado, haremos" (Éxodo 19: 8).

Todos los hombres han fracasado en el extremo de cumplir ese voto. Los hombres demostraron ser incapaces de alcanzar la justicia, por aquel pacto, que la lógica judía entiende. Sin embargo, el Mediador de la Nueva Alianza, Jesucristo, se convirtió en la justicia de Dios en que Él hizo todo lo que se requería, cumpliendo toda la Ley que había profetizado de Él. La obra principal que Él cumplió fue en la Cruz, todo lo cual fue profetizado en la fiesta de la Pascua. Por lo tanto, a medida que nos identificamos con Él, nosotros también somos la justicia de Dios en Cristo, no porque podamos presumir de hacer lo correcto, sino porque tenemos fe en la capacidad de Dios para mantener su voto en cuanto a nosotros.

A pesar de que aún no estamos perfeccionados (excepto en un sentido legal), tenemos fe en que Dios está obrando en nuestros corazones, para llevarnos a ese lugar de la perfecta justicia que viene con la inmortalidad. Sabemos que lo que Él ha comenzado, Él lo terminará. Él obra incluso ahora, y ahora vemos la evidencia del cambio y el crecimiento espiritual en nuestro ser y en nuestro comportamiento.

Nuestra fe está en Su capacidad, no en la nuestra; por lo tanto, no tenemos motivo de gloria. Si nos jactamos en alguna forma, es en presumir de la capacidad de Dios para mantener Su voto de la Nueva Alianza.


Santificación
Pablo dice también que Cristo se ha convertido en nuestra santificación. Así como la justicia nos fue dada a través del cumplimiento de la Pascua, de igual manera la santificación fue dado a nosotros a través de Pentecostés. La santificación (qadash) era algo que la gente hacía bajo el Antiguo Pacto, haciendo una pausa para hacerse a un lado por un tiempo y poder limpiar sus corazones y prepararlos para algún tipo de obra o llamado. Era parte del proceso de consagración o dedicación, que distinguía a esas personas de los que no tenían el mismo llamado.

Al pueblo de Israel se les dijo que se santificaran (KJV) o consagraran (NASB) durante tres días en Éxodo 19:10, donde la palabra hebrea usada es qadash. Era con el fin de prepararlos para recibir el Espíritu Santo, que se suponía iba a caer sobre ellos en ese primer Pentecostés en Sinaí. Aunque el miedo les impidió recibir el Bautismo del Espíritu Santo en ese momento (Éxodo 20:18-20), la intención divina y el propósito de hacerlo en ese Pentecostés se reveló en aquel momento.

Esencialmente su tiempo de santificación era para prepararlos para convertirse en "un reino de sacerdotes y una nación santa" (Éxodo 19: 6). Los sacerdotes también fueron santificados o separados del resto de la gente para un propósito y llamado específico (Levítico 8:30). Israel como nación iba a ser una nación sacerdotal para ministrar al resto de las naciones, con el fin de cumplir el llamado de Abraham (Génesis 12: 3).

Debido a que Israel como nación tuvo demasiado miedo de aceptar el llamado pentecostal en ese momento, en realidad nunca recibieron la unción para ser una nación sacerdotal. Sólo cuando Pentecostés se cumplió 1480 años después, en el segundo capítulo de los Hechos, comenzó una nueva nación ungida sometida para cumplir con ese llamado. Aquellos creyentes fueron ungidos para tener éxito donde Israel había fracasado. Por lo tanto, cuando Pablo se dirige a la iglesia de Corinto, les recuerda que Cristo Jesús ("el Ungido Jesús") se había convertido en Su santificación, haciéndolos parte de la nueva nación sacerdotal.

Por desgracia, como la historia posterior ha demostrado, la mayoría de la Iglesia ha seguido el patrón de miedo de Israel, porque la mayoría no ha logrado alcanzar este sacerdocio. Descontando los religiosos, que son cristianos por membresía de la iglesia terrenal solamente, o bien por un simple servicio de labios a Cristo, pero no son engendrados por el Padre, también vemos muchos creyentes verdaderos, que han experimentado la Pascua, pero no han logrado avanzar a la unción de Pentecostés. Pentecostés es la unción del sacerdocio, así como la Pascua establece la ciudadanía de uno en el Reino.

De hecho, el Pentecostés lleva consigo la unción de rey y sacerdote, porque Jesús es nuestro Sumo Sacerdote de la Orden de Melquisedec, el Rey-Sacerdote (Hebreos 7:17). Por lo tanto, no sólo fueron consagrados, o santificados, como sacerdotes sino también como reyes. El hecho de que el rey Saúl fue ungido y coronado en el día de la cosecha del trigo (1 Samuel 12:17), es decir, Pentecostés, muestra que la Iglesia fue coronada como rey en Hechos 2:1-3. Saúl era un tipo profético de la Iglesia en su llamamiento a gobernar como rey.

El problema era que muchos en la Iglesia, incluyendo la iglesia de Corinto, no estuvieron a la altura del llamado de la Orden de Melquisedec. Fracasaron como sacerdotes y reyes, y por esta razón Pablo escribió para amonestarlos y corregir sus enseñanzas y comportamiento.


Redención
El último punto en la lista de Pablo es que Cristo Jesús es nuestra redención. Si bien hay muchos aspectos de la redención, el hecho de que esta sea la tercera en la lista la identifica con la fiesta de los Tabernáculos. Esta fiesta, como dice Pablo en 2 Corintios 5:1-4, no se trata de vivir en cabañas hechas de ramas de árbol hermoso; se trata de ser revestidos desde arriba de aquel tabernáculo que nos está reservado en los Cielos.

Esa prenda celestial trae la inmortalidad, dice Pablo. Escribe acerca de esto otra vez en Romanos 8:23,

23 Y esto no solamente, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo.

Aquí Pablo usa la misma terminología que se usa en 2 Corintios 5:4,

4 Porque asimismo, los que estamos en esta tienda [terrenal, mortal], gemimos agobiados, porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.

Nosotros "gemimos" en este cuerpo actual, o tienda o cabaña, porque estamos vestidos con la mortalidad. Sin embargo, nuestra esperanza es "la redención de nuestro cuerpo". Hemos de recibir esos nuevos cuerpos en el cumplimiento de la Fiesta de los Tabernáculos. Mientras tanto, Pablo dice, se nos han dado las "arras" (arrabon) del Espíritu Santo (2 Corintios 5:5). Las arras o prenda es lo que da un deudor a su acreedor como garantía de un préstamo. Pablo usa la palabra arrabon, que en realidad es una palabra hebrea en griego. Se utiliza en Génesis 38:17,18.

Pablo nos dice que el Espíritu Santo es una prenda sobre una deuda. En este caso, Dios está guardando nuestro tabernáculo, o tienda, o prenda inmortal, en los Cielos. Esa prenda celestial fue asegurada para nosotros en la Cruz y la Resurrección de Jesús. Sin embargo, Dios ha optado por no dárnosla a nosotros inmediatamente. Por lo tanto, Él la ha tomado prestada, y nos da la prenda del Espíritu Santo como garantía. El hecho es que Él nos debe esta prenda y es, en ese sentido, el deudor, y nosotros somos los acreedores. La devolución se hará en la fiesta de los Tabernáculos. Esta es la redención de nuestro cuerpo.

Pablo insiste en que no tenemos más razones para presumir por la redención de Tabernáculos, que de la justicia de la Pascua o de la santificación de Pentecostés. ¿Por qué? Debido a que todas fueron aseguradas por el mismo Jesús, que vino a cumplir la promesa de Dios del Nuevo Pacto. Por lo tanto, si hemos de jactarnos de algo, será en presumir de lo que Cristo ha hecho, no de lo que nosotros hayamos hecho para cumplir con nuestros propios votos.


La redención de nuestro cuerpo terminará con el Gran Debate, porque entonces Dios probará Su sabiduría, y serán calladas todas las bocas.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas 

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario