TRADUCTOR-TRANSLATE

¿CRISTIANOS NACIDOS DE NUEVO O SOLAMENTE ENGENDRADOS?, Dr. Stephen E. Jones



Al ignorar u ocultar la distinción entre procreación y alumbramiento, los traductores han dado lugar a la idea de que los creyentes son ahora "nacidos de nuevo", cuando, en realidad, técnicamente, solo han sido engendrados mediante la recepción por la fe de la semilla del evangelio y ahora están a la espera su nacimiento en el primer día de alguna Fiesta de los Tabernáculos en el futuro.

Lo que ha sido engendrado por esta semilla espiritual, incorruptible es "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" (Colosenses 1:27). Este embrión espiritual es el "hombre nuevo" (Colosenses 3:10 KJV), nuestra nueva identidad como hijos de Dios, ahora que el "viejo hombre" (Colosenses 3: 9 KJV) ha sido condenado a muerte. El viejo hombre fue engendrado por los padres biológicos a través de simiente corruptible y mortal; el nuevo hombre fue engendrado por semilla incorruptible e inmortal.

A medida que nos identificamos con este "nuevo hombre", contando que es el verdadero "yo", comenzamos a aprender a caminar de acuerdo con el espíritu y no por la carne. Debido a que "sabemos que la ley es espiritual" (Romanos 7:14), la identidad que reivindicamos en la Corte Divina es lo que somos. Si nuestra afirmación se basa en nuestra identidad carnal de Adán o de Israel o de nuestros padres naturales, entonces Dios nos trata como hijos de la carne. Sin embargo, si nuestra afirmación se basa en el nuevo hombre que ha sido engendrado por el Padre celestial, entonces Dios nos considera ser sus hijos -hijos de Dios.

El no conocer la distinción entre engendrado y nacido de nuevo obstaculiza muchos creyentes en su caminar cristiano. Sin una clara distinción tienden a pensar que la vida cristiana es una cuestión de la formación del hombre viejo para servir a Dios, en lugar de seguir la dirección sin pecado del hombre espiritual interior. Ellos tratan de reformar el viejo, en lugar de darle muerte. Esto se traduce en una situación extraña, donde un hombre nuevo ha sido engendrado en ellos, pero su atención se centra en el hombre viejo como si su verdadera identidad estuviera en la carne. Es una buena cosa ser engendrado por el Evangelio, pero después de esto, los creyentes deben cambiar sus identidades.

Poner a la muerte al viejo hombre significa contarle como muerto, como si él ya no existiera. Vivir según el hombre nuevo significa contarle como el verdadero usted. Es muy costoso tratar de impedir al viejo pecar; pero nuestro llamado es simplemente a vivir solo por la vida del hombre nuevo, no dejando que el viejo hombre tome una sola respiración.


La evidencia del éxito, dice Pablo, es cuanto estamos de acuerdo con la Ley de Dios (Romanos 7:22). Si violamos la Ley, pecamos (1 Juan 3:4), entonces sabemos que el viejo todavía está vivo y coleando. Si nosotros no sólo somos concurrentes con la Ley, sino que también le "servimos" a Él (Romanos 7:25), entonces es seguro que el viejo está realmente muerto. Al no comprender esto, muchos de los que piensan que son espirituales todavía son carnales, porque ellos pretenden ser guiados por el Espíritu, mientras que al mismo tiempo rechazan y quitan la Ley de Dios.

Ver capítulo completo aquí:
http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2017/03/primera-corintios-4-3-pablo-como-padre.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario