TRADUCTOR-TRANSLATE

¿CIEGOS, TONTOS, DORMIDOS O LAS TRES COSAS? PARA REFLEXIONAR, Administrador




¿CIEGOS, TONTOS, DORMIDOS O LAS TRES COSAS?
PARA REFLEXIONAR


No se nos va de la cabeza esta cumbre conmemorativa del 60 aniversario del Tratado de Roma. Un montón de preguntas surgen en nuestra mente.

¿Qué hace Don Francisco ahí? ¿No se supone que él es el líder de una institución supuestamente apolítica y supuestamente cristiana? ¿No tiene esto reminiscencias del Sacro Imperio Romano Germánico? ¿”Sacro” y “Germánico”? ¿Reminiscencias del IV Reich en una Europa hecha a la carta para Alemania?

¿Qué hacen allí estos líderes que con tanto denuedo promueven el aborto, el matrimonio homosexual, la ideología de género y toda bandera que se les antoje, en contra de la moral de la otrora Europa “cristiana”; haciéndolo aun a costa de la libertad de expresión, que supuestamente es una de sus banderas? ¿Sí, qué hacen reunidos con el Papa, que los preside y ante quien rinden pleitesía? ¿Qué hace esa siniestra figura “cristiana” de atuendo talar blanco presidiendo y arengando a unos líderes que tanto atentan contra sus principios “cristianos”?

¿No les hace pensar esto? ¿No les causa un mosqueo superlativo? ¿No les parece tremenda paradoja? ¿O será que todos ellos están jugando un doble juego de disfraces carnavalesco? ¿Qué se les ocurre que podamos concluir?

Obviamente la figura de blanco y sus congregados deben estar jugando tras bastidores un único y mismo juego (¿El juego del IV Reich o cosa semejante?). Evidentemente sus medios de comunicación han hecho un trabajo maravilloso lavando los cerebros de tantísimos. También podemos estar seguros que Europa padece de una superpoblación de ciegos, entontecidos (vinieron a hacerse tontos) y abrazadores de Morfeo.

Gracias a Dios podemos concluir, ante todo, que no lo conseguirán, porque se les ha hecho de noche, y Misterio Babilonia agotó su tiempo.

Otro ángel le siguió, diciendo: ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.
Y clamó con voz potente, diciendo: ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible.


Confesamos que nosotros también estuvimos ciegos, tontos y obnubilados bajo los efluvios de este espeso velo. Hoy damos gracias por Jesucristo que corrió tal tupido velo cegador y embrujador.

... el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.


Txema Armesto

No hay comentarios:

Publicar un comentario