TRADUCTOR-TRANSLATE

(FFI) JONÁS (Parte 1), Dr. Stephen E. Jones


Jonás: Parte 1
Fecha: 03/01/2017
Edición No. 343


El profeta Jonás es quizás el más complejo de todos los profetas bíblicos. Sus profecías -y él mismo- se pueden ver en varios niveles. Él es un tipo profético de Israel, de la Iglesia, y de Cristo, en ambas de Sus venidas a la Tierra.

Jonás podría compararse con Isaías en que su revelación de la muerte de Cristo está claramente establecida, como se ve en Isaías 53. La diferencia es que el nombre de Jonás significa paloma, y así cumple la profecía en la Ley de la Limpieza de Leprosos en Lev. 14, mientras que Isaías revela al Mesías como el cumplimiento de los sacrificios de corderos.

Tanto Jonás como Isaías son universalistas en el sentido de que ambos miran más allá de las fronteras de Israel, al ver la salvación del mundo como el objetivo final. Jonás predica a regañadientes a Nínive, mientras que Isaías habla del "Santo de Israel, que se llama Dios de toda la tierra" (Isaías 54:5). Isaías dice, además, que el templo de Dios era, tanto para los extranjeros como para los hijos de Israel, "casa de oración para todos los pueblos" (Isaías 56:7).

Isaías y Jonás abordan el problema de la religión nacionalista que prevalecía en el momento, extendiendo los Pactos a toda la Tierra. Este concepto no se desarrolla completamente hasta la era del Nuevo Testamento, pero se basa en la Ley de Igualdad de Pesos y Medidas de la Ley de Moisés (Lev. 19:33-36) y profetas como Isaías y Jonás.


El Hijo de la Verdad Divina

Jonás 1:1 comienza diciendo:

1 La palabra del Señor vino a Jonás hijo de Amitai, diciendo …

El nombre del padre de Jonás, Amitai, "Mi verdad", se deriva de la palabra hebrea amet, "verdad fiable, fidelidad, seguridad". Su nombre era un testimonio de la Verdad de Dios, lo que sugiere que su hijo Jonás de alguna manera fue una manifestación de la Verdad Divina. Otra referencia a Amitai se encuentra en 2 Reyes 14:25,

25 Él [Jeroboam II de Israel] restauró los límites de Israel desde la entrada de Hamat hasta el mar del Arabá, conforme a la palabra del Señor, el Dios de Israel, que habló por su siervo Jonás hijo de Amitai, profeta que fue de Gat-hefer.

Jonás era de Gat-hefer, o Gat ha Chepher, "lagar de la excavación", un pueblo de Zabulón (Jos. 19:13). Parece ser que el rey Jeroboam II restableció las fronteras de Israel como Jonás había predicho en una profecía desconocida. Esto implica que Jonás vivió antes del tiempo de Jeroboam II, haciéndole contemporáneo de Oseas, quien también profetizó en las décadas anteriores al reinado de Jeroboam (Oseas 1:1).


Nínive y Ninus

Jonás 1:2 nos da la Palabra del Señor al profeta:

2 "Levántate y ve a Nínive, la gran ciudad, y pregona contra ella, porque su maldad ha subido delante de mí".

Nínive era la capital de Asiria, la nación que estaba a punto de conquistar y expulsar a la casa de Israel (745-721 aC). La ciudad había sido construida por Nimrod, que primero había construido Babel o Babilonia, porque leemos en Génesis 10:8-11,

8 Cus engendró a Nimrod; se convirtió en el primer poderoso en la Tierra. 9 Este fue vigoroso cazador delante de Yahweh; por eso se dice, "así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Yahweh". 10 Y el comienzo de su reino Babel, Erec, Acad y Calne, en la tierra de Sinar. 11 De esta tierra salió para Asiria, y edificó Nínive y Rehobot-Ir y Cala.

Nínive era conocida por los historiadores griegos y romanos como Ninus, el fundador de Nínive y esposo de Semiramis. Por lo tanto, Ninus es Nimrod en el libro de Génesis. Sin embargo, los diccionarios no pueden decirnos el significado del nombre propio. Dicen sólo que era su nombre propio. Pero la letra hebrea nun significa "pez", y la historia de Jonás identifica el gran pez con Nínive, o Ninus. Por lo tanto, Nínive significa "ciudad del pescado" o "Ciudad Pescado".

Cuando Jonás fue llamado para ir a Nínive, trató de correr en la otra dirección, pero de todas formas terminó en el gran pez, que representa a Nínive.


Visitaciones legales

A Jonás se le dijo que anunciara una palabra de juicio sobre Nínive. Pero, al parecer, había algo más en el llamado de lo que se registra en Jonás 1:2. El profeta nacionalista no habría tenido ningún problema en ir a condenar la ciudad. Sin embargo, él corrió la otra dirección, como dijo más tarde, "porque sabía que tú eres un Dios clemente y compasivo" (Jonás 4:2). Esto no se afirma en Jonás 1:2, y el texto no nos dice si Dios le dijo a Jonás directamente que iba a salvar la ciudad o si el profeta percibió que la intención de Dios era salvar la ciudad.

La razón divina para enviar al profeta se debía a que "su maldad ha subido delante de mí" (Jonás 1:2). Esto sugiere un caso legal presentado en la Corte Divina, pero no sabemos quien apeló este caso contra Nínive. Puede haber sido un israelita, tal vez incluso el mismo Jonás, o alguien en la misma ciudad de Nínive.

En un precedente anterior, fue la gente justa que vivía en Sodoma y Gomorra la que había apelado por justicia divina contra sus propias ciudades. Gen. 18:20,21 dice,

20 Y el Señor dijo: "El clamor de Sodoma y Gomorra ciertamente es grande, y su pecado es gravísimo. 21 Yo descenderé ahora, y veré si han consumado su obra de acuerdo con el clamor que ha venido hasta mí; y si no, lo sabré".

Por esta razón, Dios investigó la ciudad en un sentido legal. El término legal para esto es la visitación. Una visitación es una investigación divina para reunir evidencia ante la Corte Divina. Cuando la recopilación de pruebas demuestra la culpabilidad, entonces el Tribunal debe determinar el nivel de misericordia que les pueda ser concedido. Así que Dios vino a Abraham, porque él era el intercesor "elegido" (Génesis 18:17-19). La intercesión, en este caso, fue insuficiente para evitar la destrucción de las ciudades.

En el Nuevo Testamento, Juan el Bautista fue enviado para dar a la gente de Judea y Jerusalén la oportunidad de arrepentirse y así garantizar piedad durante ese tiempo de visitación. Fue enviado "predicando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados" (Lucas 2:3).

En este caso tampoco era posible alcanzar misericordia, así que Juan dijo que "el hacha ya está puesta a la raíz de los árboles" (Lucas 2:9). Juan incluso les dijo que no podían apelar a que Abraham era su padre biológico (Lucas 2:8). El árbol estéril iba a ser cortado. Después que Juan fue decapitado, Jesús continuó dirigiendo el equipo de investigación durante tres años (Lucas 13:7) antes de emitir la orden para cortar la higuera estéril de Judá.

Hacia el final del ministerio de visitación de Jesús, lloró sobre la ciudad de Jerusalén, "porque no has conocido el tiempo de tu visitación" (Lucas 19:44).

El término se utiliza correctamente en la KJV muchas veces. Véase Jer. 8:12; 10:15; 11:23; 23:12; 48:44; 51:18, donde la NASB lo traduce incorrectamente como "castigo". Si bien es cierto que los culpables son castigados, el castigo viene realmente a la conclusión de la visitación.


Nínive Condena a Jerusalén

Los ejemplos de Sodoma y Jerusalén nos dan una cierta comprensión del proceso legal de investigación antes de ejecutarse el juicio divino. Es probable, entonces, que las personas justas de Nínive hicieran un llamamiento a Dios para que juzgara su ciudad por las injusticias que se estaban perpetrando contra el pueblo. Sin embargo, Nínive se arrepintió y se salvó. Este es un ejemplo único en la historia, por lo que hay que preguntarse cuál era el factor que lo hacía diferente.

Jesús dijo a la gente de Jerusalén en Mat. 12:41,

41 Los hombres de Nínive se levantarán con esta generación en el juicio y la condenarán, porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás; y he aquí más que Jonás en este lugar.

El hecho de que los hombres de Nínive se arrepintieran de alguna manera les dio el derecho de condenar Jerusalén. ¿Por qué? Jesús acababa de equipararse a sí mismo a Jonás en los versos anteriores, lo que implica que el Espíritu de Cristo estaba en Jonás predicando la palabra a Nínive. Jonás representaba a Cristo en Nínive. La ciudad entonces se arrepintió. Pero más que Jonás había llegado a Jerusalén, predicando el arrepentimiento, con resultados opuestos.

la experiencia de Jonás demostró que los hombres con muy poco conocimiento de Dios podrían arrepentirse, si tan sólo pudieran oír la Palabra de Verdad del Hijo. A Jerusalén se le dio una oportunidad mejor que la que le fue dada a Nínive, y sin embargo, rechazó a este Jonás Mayor. Por lo tanto, la gente de Nínive sería llamada a declarar en el caso en contra de Jerusalén.

La cuestión que Jesús pretendía era mostrar que Dios no era un nacionalista estrecho que estaba interesado en salvar sólo israelitas o judíos. Por esta razón, a menudo comparaba la gran fe de samaritanos, griegos, cananeos, o romanos con la menor fe de los judíos (Mateo 8:10;Lucas 7:9). Esto preparó el camino para la Gran Comisión y para el ministerio de Pablo a las naciones.


La tendencia hacia abajo


3 Y Jonás se levantó para huir a Tarsis, lejos de la presencia del Señor. El entonces descendió a Jope, encontró un barco que iba a Tarsis, pagó el pasaje y entró en él para ir con ellos a Tarsis, lejos de la presencia del Señor.

De su ciudad natal en Zabulón en la parte norte de Israel, Jonás fue hacia "abajo" (sur) a Jope, una ciudad a lo largo de la costa. Observe primero cuántas veces Jonás fue hacia "abajo". Después de ir "hacia abajo" a Jope, "bajó" en el barco, porque cuando surgió la tormenta, "Jonás entonces había bajado en la bodega del barco, se acostó abajo, y cayó dormido" (Jonás 1:5).

A partir de ahí, fue arrojado por la borda, yendo más abajo, primero al agua, y luego al vientre del pez, momento en el que "descendió a las raíces de las montañas" (Jonás 2: 6). Huir de la presencia del Señor lleva a la gente en una sola dirección: hacia abajo.


El viento de Dios

Jonás 1:4 dice,

4 Y el Señor arrojó un gran viento [ruaj, "espíritu, aliento o viento"] sobre el mar, y hubo en el mar una tormenta tan grande que se pensó que el barco estaba a punto de romper.

La palabra hebrea ruah lleva un doble sentido de viento y espíritu. Por esta razón, el fuerte viento, o tempestad, se ve que es el aliento de Dios soplando a través de las aguas. Es una afirmación de la soberanía de Dios, para que sepamos que tal tribulación viene directa o indirectamente completamente de Dios. Aquí no hay ninguna duda de que Dios mismo provocó esta tormenta con el fin de cumplir Sus propósitos.

Vemos una historia similar en el Nuevo Testamento, cuando el viento de Dios sopló sobre el Mar de Galilea. De hecho, la historia de Mat. 14:22-34 está destinada a ser conectada a la historia de Jonás. Pedro salió de la barca para caminar sobre el agua hacia Jesús. Simón -que pronto sería llamado "Pedro"- era "hijo de Jonás", porque leemos dos capítulos más adelante en Mat. 16:17, "Bienaventurado eres, Simón, Bar-Jonás" o Hijo de Jonás. La principal diferencia entre las dos historias es que cuando Jonás fue arrojado por la borda, era un tipo de Cristo en su primera venida, con la cual tuvo que entrar en el corazón de la Tierra. Sin embargo, la experiencia de Pedro ocurrió en una historia que representa la Segunda Venida de Cristo. La Segunda Venida de Cristo es una obra de vida, no una obra de muerte. Así que Pedro sale al encuentro de Jesús que viene a la nave llena de discípulos (iglesia). En esta historia, Pedro desempeñó el papel de los vencedores, los únicos que tienen la fe para encontrarse con Cristo en Su venida.

La similitud de las historias está en el hecho de que en ambos casos el viento era el aliento de Dios. Esto es fácil de ver en la historia de Jonás, pero tal vez más difícil de ver en el relato de los discípulos. Pero cuando nos fijamos en el contexto profético, está claro que la intención de Dios para la Iglesia era que entrara en la "tribulación" de la tormenta.

La historia, además, se cuenta en Juan 6, donde leemos que Jesús multiplicó el pan para alimentar a 5.000 hombres, además de mujeres y niños. Esto ocurrió en la Pascua -técnicamente, en la Ofrenda de la Gavilla poco después de la Pascua, ya que el pan que se multiplicó era de cebada. El incidente era para ilustrar el propósito de la muerte de Cristo en la cruz, donde Su cuerpo sería "roto" para alimentar al mundo. La gente entonces quiso coronarle rey (Juan 6:15), por lo que Él se apartó a un alto monte a orar (Mateo 14:23). Esto siguió el patrón profético de la ascensión de Cristo al Cielo, donde vive "siempre para interceder por ellos" (Hebreos 7:25). Antes de salir, sin embargo, Jesús les obligó a entrar en la barca y navegar hacia el otro lado del lago (Mateo 14:22). Esto profetiza de la Iglesia que fue enviada a las naciones (mares tormentosos) a predicar la Palabra, mientras que Él estaba en el Cielo intercediendo por ellos. Entonces Jesús vino a ellos andando sobre el agua, y Pedro fue a Su encuentro. Esto es la Segunda Venida de Cristo.


La conexión con Nínive

La experiencia de Jonás en alta mar profetiza de la Primera Venida de Cristo. La experiencia de los discípulos, sin embargo, se dio para profetizar de la Segunda Venida de Cristo. Por lo tanto, hay una diferencia inherente en las dos historias, a pesar de que ambas tienen que ver con Cristo.

El nexo de unión entre ellas, como he dicho anteriormente, fue el hecho de que Pedro era el Hijo de Jonás. Pero aún hay otro enlace, dado en el relato de Marcos. Leemos en Marcos 6:45,

45 Entonces él hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra orilla, a Betsaida, mientras él mismo despedía a la multitud.

Ni Mateo ni Juan mencionan que Jesús les había enviado a Betsaida. Sólo Marcos nos dice este detalle. Mat. 14:32 dice que después de que Jesús es acompañado por Pedro de regreso al barco, "el viento se detuvo". Juan 6:17 dice, "después de entrar en una barca, empezaron a cruzar el mar hacia Capernaum". La multitud entonces encontró a Jesús y los discípulos en Capernaum (Juan 6:24). Así que a pesar de que fueron enviados a Betsaida, terminaron en Capernaum. ¿Por qué?

Bueno, ellos tuvieron que ser enviados a Betsaida, "casa de pescado", con el fin de cumplir con el tipo de Jonás de ser enviado a Nínive, la "ciudad del pescado". Pero ellos cayeron en Capernaum, debido a que el nombre de esa ciudad en hebreo es Kaphar-Nahum, o "Cubierta del Consolador". El mensaje de Juan era conectar la ciudad con la efusión del Espíritu Santo, el "Consolador" y con Nínive sobre la cual el Espíritu Santo vino cuando toda la ciudad se convirtió.

Por lo tanto, se tratara de Betsaida o de Capernaum, ambas representaban diferentes aspectos de la historia de Jonás. Betsaida es Nínive, y Capernaum es la ciudad llena del Espíritu. En conjunto, la historia muestra que la Segunda Obra de Cristo está diseñada, no para destruir el mundo, sino para salvarlo por la predicación de la Palabra y el poder del Espíritu.

Mientras que el viento de Dios trajo la muerte a Jonás, el mismo viento también trajo a Jonás de vuelta a la vida y luego llevó el Espíritu Santo a Nínive, el mundo de los enemigos de Dios.


Las órdenes del capitán


6 El capitán se acercó a él y le dijo: "¿Cómo es que tú duermes? Levántate, y clama a tu Dios. Tal vez tu dios se preocupará por nosotros para que no perezcamos".

La palabra hebrea para "capitán" es khoval rav, "grande (o jefe) controlador de cuerda". Él, como dicen, "conocía las cuerdas". Este era su término para el capitán de un barco.

El evangelio de Marcos registra dos ocasiones en las que los discípulos de Jesús estuvieron atrapados en una tormenta en el mar de Galilea. Ya hemos señalado el incidente en Marcos 6, pero dos capítulos antes, en Marcos 4:35-41 leemos de un segundo incidente. En esta otra historia, Marcos 4:37,38 dice,

37 Y se levantó una violenta tempestad, y las olas rompían contra la barca tanto que la barca se iba llenando de agua. 38 Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: "Maestro, ¿no te importa que perezcamos?"

¿No es esto también conectado a Jonás, que dormía en la parte inferior de la nave durante la tormenta? Del mismo modo que el capitán preguntó si su Dios no estaría "preocupado por nosotros, para que no perezcamos", también los discípulos preguntaron a Jesús: "¿No te importa que perezcamos?"

El hecho es que a Él le importaba. Pero, al mismo tiempo, era Su propósito probar los corazones de los creyentes con el fin de aumentar su fe en la protección divina. Así que después de calmar el mar, leemos en Marcos 4:40 ,

40 Y él les dijo: "¿Por qué tienes miedo? ¿Todavía no tenéis fe?"

La fe y el miedo son incompatibles. Los que tienen fe son los que "no temen". Los que tienen miedo "no tienen fe". Si vivimos con miedo, no podemos caminar por la fe. La fe no se trata de que la religión se acepte, como en "de cual fe es usted?" La fe es creer (a sabiendas) que Dios está siempre con usted, que no pasa por ninguna circunstancia sin su conocimiento y sin que Él cuide de usted.

Todos pasamos por momentos en los que parece que ha desaparecido o que Él nos ha olvidado. Israel pensó lo mismo en Éxodo 17:7, preguntando: "¿Está el Señor entre nosotros, o no?" Estas experiencias son pruebas de fe, no es que Dios las necesita para estar informado de nuestro nivel de fe, sino para que conozcamos nuestros propios corazones. Todos pensamos que tenemos fe, pero somos ignorantes hasta que la prueba llega.

El capitán del barco era un incrédulo, un pagano. No sabemos a qué dios adoraba, pero al ser un hombre de alta mar, es probable que rindiera culto a Neptuno, el dios del mar que tenía una cola de pez. A pesar de que adoraba su dios, él no tenía fe en el poder de ese dios para la liberación. Si hubiera tenido fe, no habría sido tan temeroso.

Por otra parte, su falta de fe se muestra en el hecho de que él les dijo a todos que oraran a sus dioses, con la esperanza de que al menos uno de ellos fuera en su ayuda. ¡Qué patético es adorar a un Dios en el que usted tiene tan poca fe! Pero tal es el caso cuando creemos en Dios (o cualquier dios) sin tener ninguna experiencia de la vida real con Él que demuestre Su realidad. Muchos creen en Dios, pero no tienen la experiencia que demuestre Su cuidado de ellos. Pueden creer que Él se preocupa por los demás -por los más "santos", pero no por una persona media como "yo".

Para algunos, el problema es que no están dispuestos a salir del barco. Otros, sólo piensan que Jesús está dormido o que está demasiado ocupado para cuidarles o es demasiado sagrado para ser molestado por los pecadores promedio. Cualquiera que sea el problema, la verdadera fe viene por la revelación, crece a través de la experiencia, y es conocida por la prueba.

Por lo tanto, vemos que la historia de Jonás es la base de al menos dos historias de "tormenta" en los evangelios. La historia en Marcos 4 está diseñada para enseñarnos acerca de la fe; la historia en Marcos 6 nos enseña acerca de la obra de fe que estamos llamados a hacer como hijos resucitados de Dios, tanto ahora como en el tiempo por venir.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/ffi-newsletter/ffi-2017/02-01-2017-jonah-part-1/



No hay comentarios:

Publicar un comentario