TRADUCTOR-TRANSLATE

ATRAVESANDO LAS MONTAÑAS ATEMPORALES – Cap. 12: Una palabra para Elí, Dr. Stephen E. Jones


02/02/2017



Cuando el sumo sacerdote finalmente volvió al círculo, después de haberse cambiado sus sus vestiduras oficiales, me encontré con él y le dije: "¿Puedo hablar con usted en privado, excelencia?"

"Sí, por supuesto", respondió Elí, y caminamos a una corta distancia del círculo de piedra.

"Dios tiene una misión muy especial para usted durante este cautiverio", empecé. "Él le dará otro hijo para entrenar en los caminos de Yahweh. Este hijo será un ungido desde su nacimiento, pero tendrá que aprender las Leyes de Dios para que pueda juzgar a la gente cuando sea maduro. Dios le va a confiar a su cuidado, porque usted conoce Su palabra mejor que nadie en Israel. Anímele a escuchar la voz de Yahweh, porque Él comenzará a hablar directa y claramente a su hijo desde su infancia".

"¿Cuando nacerá mi hijo?", preguntó Elí.

"Él va a nacer el próximo año en Sucot", le dije, "pero no le conocerá por otros cinco años, mientras que su fe es probada".

"Usted está hablando misterios de nuevo", respondió Elí. "Si mi mujer da a luz a un niño, no lo he de ver? ¿Se me habrá ido de casa?"

"No dije que sea así cómo va a suceder" dije. "Va a tener un hijo que nacerá sobrenaturalmente por intervención divina. Él será concebido a través de la oración y él será un hombre de oración. Pero al igual que todos los hombres piadosos, tendrá que ser entrenado en la Palabra con el fin de ser calificado como un juez en Israel, y no hay mejor hombre en la Tierra que usted para esta misión".

"¿Dios no mirará a mis otros hijos favorablemente?" preguntó Elí con ansiedad.

"Dios tiene otro propósito para ellos", respondí yo con evasivas. "No tendrán oportunidad de juzgar a Israel, ni siquiera de tomar su lugar como Sumo Sacerdote, porque sobrevivirá a ellos".

"Entonces, ¿podré vivir hasta una edad muy avanzada", dijo Elí. "Pero, ¿cómo resultará todo esto? ¿Qué debo a hacer, mientras que estemos sujetos al gobierno de los filisteos?"

"Su función principal será enseñar a Israel las Leyes de Dios y hacer volver los corazones del pueblo de su idolatría. Conoce bien las Leyes de la Tribulación (Deuteronomio 28) que se les dieron por medio de Moisés. Usted sabe que Dios se comprometió a traer juicio sobre Israel si violaban Su Pacto. También conoce los términos por los que Dios dijo que recordaría Su Pacto con Israel. Los corazones de las personas no se vuelven de sus malos caminos tan fácilmente, ya que Dios no va a abrir sus ojos hasta el momento de que su cautiverio se acerque a su fin".

"¡Ah, pero es un cautiverio de cuarenta años!", dijo Elí con desesperación en su voz. "En ese momento, si todavía vivo, voy a tener casi un centenar de años de edad. ¿Está diciendo que Israel permanecerá en la idolatría hasta entonces?"

"No todos adorarán ídolos, pero muchos persistirán", le contesté. "Durante este tiempo, su deber más importante ante Dios será la de prepararles para el futuro. Capacitar a Su ungido para sacar a Israel de la cautividad y para prepararlo para su ministerio como juez en Israel, después que Israel ha sido puesta en libertad. Su misión fundamental en la vida, no será como Sumo Sacerdote de Israel, será preparar a un niño, un muy especial fiel sacerdote, que algún día traerá la libertad de vuelta a Israel".

"¿Qué voy a enseñarle?", preguntó Elí.

"¿Cuál es el color del hilo de rosca en la borla de su manto?", pregunté.

"Azul", respondió. "Representa la Ley, y cuando lo miro, me recuerda los Mandamientos de Dios".

"Entonces, enseñe la Ley a ese niño", le dije, "y haga que la recuerde siempre, porque muchos israelitas incluso ahora se han olvidado de la Ley de Dios y la han echado a la basura. Pero ¿por qué es el hilo del color del cielo?"

"Debido a que la Ley es espiritual" dijo Elí", y viene del Cielo. Si La ley fuera dada por los hombres, podría ser un hilo rojo".

"Entonces, enseñe al niño el verdadero significado de los sacrificios y ofrendas, de los que será testigo cada día en el tabernáculo", dije.

"¿Qué quiere decir?", preguntó Elí, que parecía desconcertado.

"Hay sacrificios de sangre y sacrificios sin sangre", le contesté. "Usted es consciente de que la sangre es para expiación por el pecado y que las ofrendas incruentas, ofrendas Shelem, son hacer Shalom con Dios. La sangre cubre el pecado y justifica a los pecadores; pero las Shelem concilian a los enemigos, haciendo la paz con Dios y entrando en un acuerdo con Él".

"Soy consciente de eso", dijo Elí.

"El pueblo de Israel debe identificarse con los sacrificios de sangre con el fin de obtener la justificación", continué. "Puede sacrificar en su nombre como una nación, pero no se aplicará a ellos como individuos hasta que se esparza o rocíe la sangre sobre el altar de su propio corazón. Esto se hace sólo por la fe, porque cada cual debe creer en la validez y eficacia de la sangre para justificar a cualquier hombre".

"Ya veo", dijo Elí. "La Ley sobre la Construcción de Altares, entonces, es una ley espiritual sobre el altar de nuestro corazón".

"Sí, en efecto", contesté. "Si un hombre trata de dar forma por sí mismo a las piedras de su propio corazón, sólo contaminará su altar. Se deben usar piedras conformadas solo por Dios. Tales altares del corazón entonces serán lugares aceptables donde la sangre puede ser rociada para justificar a los pecadores. Lo que se hace como sacerdote en el ofrecimiento de sacrificios de sangre es solamente un acto externo que está diseñado para enseñar a los hombres un principio espiritual. El acto exterior no tiene mérito con Dios separado de la condición de su corazón".

"¿Es por eso que los sacrificios en Silo no han impedido el próximo cautiverio, o incluso los cautiverios anteriores?", preguntó Elí.

"Usted ha llegado a la verdad y al fondo de la cuestión", le dije, satisfecho de que él hubiera visto esto por revelación. "Enseñe esto al niño que le será confiado, para que llegue a ser un sacerdote fiel".

"¿Tales ofrendas apaciguan la ira de Dios?", preguntó de nuevo Elí.

"Los cananeos deben apaciguar a sus dioses", respondí, "porque ellos adoran a dioses que no los aman. El Dios de Israel es diferente. Él no necesita ser apaciguado. Es un Padre que busca hijos a Su imagen y semejanza, hijos que piensen como Él y estén de acuerdo con Sus Caminos y Sus Leyes. Los padres son responsables de sus hijos. Así que, aunque los padres disciplinen a sus hijos cuando lo hacen mal, tal disciplina está diseñada para corregirlos y formarlos a su imagen".

"¿No es responsable cada hombre de su propio desarrollo?", preguntó Elí.

"En el plano terrenal, sí", dije, "pero en última instancia, un padre es el que tiene la autoridad, y por lo tanto se le considera responsable y rendirá cuentas. Sin embargo, Dios ha tenido a bien permitir que los hombres traten de convertirse en santos por el poder de su propia fuerza. El propósito divino es mostrar la deficiencia de los hombres a través del fracaso, para que no tengamos confianza en la carne. Somos totalmente dependientes de la intervención de Dios para conformarnos nos a Su imagen y semejanza".

"Entonces, ¿por qué debemos ofrecer continuamente sacrificios diarios en el tabernáculo? ¿Están también éstos destinados a fracasar?"

"¿No han fallado ya?", pregunté. "¿Cuántas cautividades se necesitarán para demostrar su fracaso? Seguirán fracasando hasta que la Tierra haya sido vaciada de sus habitantes. La sangre de toros y machos cabríos no puede quitar el pecado. Se requerirá un mayor sacrificio para tener éxito, uno en el que Dios mismo proveerá un cordero, una vez por todas. Cuando se haga ese sacrificio final, ya no serán necesarios todos los sacrificios de animales ".

"¿Los sacrificios cesarán?" preguntó Elí con incredulidad.

"Sí, todos sus sacrificios de animales sólo pueden cubrir el pecado por un tiempo. Ellos nunca pueden quitar el pecado. Es por eso que se deben realizar continuamente dos veces cada día, mostrando su ineficacia. Pero usted debe saber esto por las ceremonias que se realizan una vez al año en el Yom Kipur. La sangre del primer macho cabrío es rociada sobre el propiciatorio para kaphar (cubrir) el pecado. El segundo macho cabrío, sin embargo, quita el pecado. Se necesitan dos machos cabríos para completar la obra. Sus sacrificios diarios son una extensión del primer macho cabrío, ya que sirven para cubrir el pecado. Una mayor obra está aún por venir, por la que el pecado será retirado de los corazones de los hombres".

"He visto a través de la observación", dijo Elí pensativo, "que los corazones de los hombres conservan la maldad a pesar de su sinceridad al ofrecer el sacrificio. Por esta razón, tienen que volver una y otra vez. Pero ¿por qué el segundo macho cabrío quita nuestro pecado cada año?"

"El segundo macho cabrío", dije, "es profético de un tiempo futuro cuando el Dios de Israel intervendrá directamente en los asuntos de los hombres. Sólo Él puede eliminar la iniquidad de los corazones de los hombres por el poder de Su Espíritu. El Espíritu de Dios se ve a menudo, incluso hoy en día, pero llegará el día cuando el Espíritu se derramará como lluvia del Cielo, y cubrirá la tierra como las aguas cubren el mar".

"¿El Espíritu se derramará sobre los enemigos de Dios también?", preguntó Elí.

"¿Cuáles son los enemigos de Dios?", le respondí. "¿De qué manera distingue la Ley a sus enemigos de sus amigos?"

"Moisés dijo que si Israel se rebelaba contra Dios, entonces Él se volvería hostil hacia ella y se convertiría en Su enemigo", admitió Elí.

"Todos han pecado", dije, "y así que todos nosotros, ya seamos de Israel o no, somos condenados por la Ley como enemigos de Dios. Por el contrario, cuando nos volvemos a Dios y llegamos a un acuerdo con Él, nos convertimos en Sus amigos. La Ley se aplica por igual a todos los hombres. Así también las promesas de Dios se aplican a todos los hombres por igual, ya que Dios tiene la intención de derramar su Espíritu sobre toda la Tierra, y no sólo sobre la Tierra de Israel".

"Supongo, entonces, que las ofrendas Shelem pueden beneficiar a todos los hombres por igual", dijo Elí, pensativo, "así como la ofrenda sangre expía por las almas de todos los que tienen sangre en sus venas".

"Sí", respondí, "y viene el día en que el Dios de Israel volverá a ser llamado el Dios de toda la Tierra".

"Gracias por el esclarecimiento de estas cosas", dijo Elí. "Hay mucho que no entiendo, pero al menos estoy empezando a ver las limitaciones de la actual forma de sacrificio. Sin saber de algo aún mayor por venir, es imposible ver las insuficiencias de lo que hacemos hoy. ¿Querrás venir de nuevo para darme más revelación que me ayude a completar este llamado?", preguntó Elí.

"Tal vez", dije. "El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va; así es todo aquel que es engendrado por el ruaj de Dios. No sé cómo el Dios de Israel me conducirá en el futuro, ni hacia donde soplará Su aliento. Sólo puedo seguir el viento desde el aliento de Su boca. Sin embargo, sí sé que de vez en cuando un hombre de Dios será enviado a usted con instrucciones importantes. Tenga cuidado en prestar atención a ese hombre de Dios".

"Lo haré", dijo Elí.

"Bueno, entonces volvamos al Consejo", dije. Con eso, caminamos de regreso al círculo de piedras.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2017/02-2017/through-timeless-mountains-chapter-12-a-word-for-eli/


No hay comentarios:

Publicar un comentario