TRADUCTOR-TRANSLATE

ATRAVESANDO LAS MONTAÑAS ATEMPORALES – Cap. 19: El tesoro escondido, Dr. Stephen E. Jones


09/02/2017



Recogí las bridas tiradas en donde las habíamos dejado en el suelo de la cueva. Mirando hacia arriba, sabía que estábamos cerca del velo, donde se llevarían a cabo los cambios. Yo extendí la mano y le acaricié el cuello a Pegaso. "Bueno, amigo mío" dije yo, "no sé si seré capaz de hablar contigo una vez que hayamos cruzado al otro lado. Extrañaré nuestra comunión".

"Yo siempre te entenderé", respondió. "Pero el mundo en el otro lado del velo se encuentra ahora en un estado de cambio rápido, por lo que uno nunca sabe lo que va a pasar. Sólo se sabe que estos cambios serán para mejor y n todas las cosas mejorará a medida que pase el tiempo".

Al pasar por el fino velo de una edad a otra, nos encontramos de nuevo vestidos con lo que estábamos llevando cuando comenzamos el viaje. Nuestros queridos caballos dejaron de hablar, a pesar de que siguieron siendo quienes eran. Ahora los conocíamos, entendíamos, y amábamos como queridos amigos.

Pasando a través de la boca de la cueva a la luz del día, parpadeé y entrecerré los ojos por un momento hasta que nuestros ojos se acostumbraron a la luminosidad de la hora. Desde la roca plana de Oahe, podríamos ver la corriente continua de agua que fluye de la Roca del Destino hacia abajo al río. La hierba parecía más verde de lo que recordábamos, y los árboles en pie más firmes y más altos. El aire vibraba con el dulce aroma de las flores nuevas, y vibraba con las canciones de las abejas felices.

Tomamos algunas respiraciones profundas y nos detuvimos para disfrutar el mundo de nuestro Padre celestial. Parecía que el agua de la vida estaba haciendo nuevas todas las cosas, y una energía sutil fue construía segura y regularmente la atmósfera purificada de Su Reino.

"Bueno", Séfora dije finalmente, "¿debemos hacer una visita a la aldea de Gushgalu? Dijo que está a sólo unas pocas millas a lo largo del río hasta el valle".

"Sí, esa parece ser nuestra última parada antes de volver a dar a nuestro informe al Jefe Hiamovi", dije.

Los caballos de inmediato comenzaron a descender de Oahe, y al pasar la Roca del Destino, nos detuvimos a beber del agua viva que aún fluía desde algún lugar debajo de ella. A medida que nos arrodillamos delante de ella, ambos sentimos una sensación de hormigueo desde el suelo. "El tesoro escondido", comentó Séfora. "¿Lo sientes debajo de nosotros?"

"Sí", le contesté. "Y tal vez al Creador le resultará útil pronto".

"Mientras tanto, sin embargo", dijo ella, "tengo la sensación de que el pueblo de Gushgalu tiene un tesoro mayor que aún encontraremos".

"Yo también he tenido esa impresión creciendo en mi mente", dije. "Me pregunto qué encontraremos allí".

Hicimos el camino hasta el río y luego volvimos a tomar el camino hacia el valle. El viaje fue tranquilo, y un águila se elevó sobre los vientos por encima de nosotros, viendo un sinnúmero de pequeñas criaturas ruidosos correteando alegremente entre las rocas y los árboles muy por debajo. Ninguna criatura tenía miedo de nosotros, sino que parecían contentas de vernos, dándonos la bienvenida, al parecer, y felicitándonos por una misión bien hecha.

"¿Cuánto sabrán ellas de nuestra misión?" reflexioné. "¿Serán realmente conscientes de las grandes cosas que vienen a la Tierra?"

"Uno nunca sabe", dijo Séfora. "Pero espera", y haciendo una pausa para escuchar a la paloma, dijo, "Sippore me dice que ellas tienen la sensación de que la vieja Edad, de opresión y corrupción ha terminado, y que una Nueva Edad de libertad y pureza ha comenzado. Ellas sienten estos cambios, porque incluso ahora están ganando fuerza y quién sabe qué cambios serán evidentes en los días y años venideros?"

Después de una hora, vimos el pueblo indio por delante. El río no era profundo, por lo que fuimos capaces de cruzar sin dificultad, y cuando nos acercamos a la ciudad, Gushgalu vino corriendo hacia nosotros.

"¡Anava! ¡Séfora!", gritó. "¡No os esperaba tan pronto! Acabo de llegar a casa hace apenas una hora. ¿Habéis completado vuestra misión tan pronto, o no fuisteis capaces de encontrar el paso por la montaña?"

"Nosotros completamos nuestra misión, y nos ha llevado cuatro días", dije mientras nos acercábamos a él. "Pero si nos separamos el día de hoy en nuestro tiempo presente, entonces parece que nuestra misión necesitó muy poco tiempo del reloj, a pesar de que nuestros días estuvieron llenos con la actividad y la revelación. Hemos conocido a muchos nuevos amigos que vivieron hace más de tres mil años, y hemos sido capaces de darles la Palabra de nuestro Creador para ayudar a guiarlos a través de los días difíciles".

"De hecho", Séfora añadió, "hemos pasado a través de la Montaña del Destino a otro mundo, en otra época, pero ahora hemos vuelto".

"¿Entonces la cueva no terminaba en una pared sólida?", preguntó, mientra él nos llevaba hasta el pueblo.

"En realidad, si la tenía al final", respondí, "pero la pared se abrió para nosotros, para que pudiéramos pasar a través del velo del tiempo, lo que permitió que hiciéramos nuestra misión".

"Eso es maravilloso", dijo Gushgalu. "Pero venid por este lado. Quiero que conozcáis a mi esposa y a su abuelo. Vais a ser nuestros invitados esta noche".

Le seguimos a su amplia, pero humilde casa, en el borde de la ciudad, y nos invitó a entrar. Desmontamos y pusimos en libertad a Pegaso y Pléyades para dar corretear a voluntad o para encontrar hierba dulce y comer la que quisieran. Sippore voló a explorar y discernir el espíritu del pueblo. Al entrar en la casa, nos encontramos con la esposa de Gushgalu, que nos llevó a una gran sala de estar, donde nos dieron un sofá suave para sentarnos mientras hablábamos. Ella se ofreció a traernos bebidas y pasteles, y cuando aceptamos, ella felizmente salió revoloteando de la habitación.

"Siéntanse como en su casa", dijo Gushgalu. "Mi abuelo, el jefe, estará aquí en breve. Mi hijo ha ido a buscarlo, porque cuando yo le dije quien era el abuelo de usted, estaba ansioso por conocerle. Parece que cuando él era joven, conocía a su padre y a Yaqui Joe".

"Bueno, entonces, tengo muchas preguntas para él", dije. "Aunque mi padre me contó mucho, sé que él no me dijo todo".

Pronto llegó la esposa de Gushgalu con café, pasteles, y galletas para nosotros, y pronto nos sentimos como si la conociéramos de siempre. Hablamos y charlamos hasta que el anciano abuelo llegó. Después de presentarse brevemente como Jefe Tivdatsi, el león o pantera, todos nos sentamos en la sala de estar para una visita.

"Tengo entendido que conoció a mi padre, Thomas", empecé, mirando a Tivdatsi. Llevaba una pulsera de oro con un león grabado, y me sorprendió que el grabado y la forma de la pulsera se parecían a la que Rephah me había dado. Desde esa distancia, sin embargo, no podía decir si el diseño grabado era el mismo o no.

"Sí, lo conocía bien, junto con su amigo, Joe. Solían venir a acampar en estas montañas, y después de sus aventuras, siempre volvían con historias inusuales que contar".

"Cuando era un niño, me contó muchas historias así", dije, "pero ahora que he encontrado la mina de plata en la montaña junto a Oahe estoy tengo mucha curiosidad por saber sobre lo que encontró allí".

"Él y Joe encontraron la plata y el oro", respondió el jefe, "pero los enterraron cerca. Se negaron a tomar nada de eso para sí mismos, porque venía de la tierra que era propiedad de la tribu Zaphnath".

"Eso es lo que Gushgalu nos dijo", dije. "Nosotros sentimos su vibración cuando caminamos sobre el punto donde parecen estar enterrados. Pero ya que encontramos una entrada a otro mundo invisible en el fondo de la cueva, me pregunto si mi padre y Joe la encontraron también. ¿Alguna vez hablaron de haber encontrado otro mundo?"

El jefe estudió mi rostro por un momento y dijo: "Sí, sí encontraron otro mundo. Nunca he hablado de ello, porque no quieren que nadie sepa de su descubrimiento. Sólo los elegidos pueden encontrar el pasaje, pero Thomas y Joe no querían causar una sensación que pudiera atraer muchos curiosos a esta zona. Como se puede suponer, nuestra existencia como tribu o banda es bastante desconocida para el mundo exterior. Queremos que siga siendo así durante tanto tiempo como sea posible. Si los rumores sobre un portal a otro mundo se filtraran, esto atraería muchos visitantes no deseados".

"Puedo entenderlo" dije, "y estoy feliz de que esta historia nunca se le contara a nadie. Mi padre lo mantuvo en secreto para mí también. Pero como el paso se abrió para nosotros, nos encontramos en una misión del Creador en otro tiempo y lugar. Allí nos hallamos a un hombre de Dios que se hizo nuestro amigo. Él nos dio un regalo de despedida cuando regresamos".

Con eso, saqué la pulsera-efod de mi mochila y se la di al Jefe. "Esto es para ti", le dije, "un regalo del pasado. Parece coincidir con la que está usando".

El Jefe Tivdatsi tomó el regalo, y mientras lo miraba, sus ojos se abrieron de asombro. "¡Esta es la pulsera que faltaba!", dijo. "Yo sabía que originalmente un segundo brazalete se había preparado, pero nadie sabía que diseño tenía. El que está en mi poder tiene el grabado de un león, ya que representa el Mandato de Dominio de un rey. Es una reliquia sagrada de nuestra tribu, pero hoy nadie recuerda nada acerca de su origen. Este segundo tiene el grabado del efod de un Sumo Sacerdote".

"Bueno", dije, "como conjunto, deben representar la Orden de Melquisedec, que une a reyes y sacerdotes en un solo llamado. El hombre que me lo dio estaba seguro de que era parte de un conjunto, pero era incapaz de localizar un segundo brazalete. ¡Ese enigma se resuelve ahora! Los dos llamamientos se reúnen de nuevo. Creo que tiene el león representado en el primer brazalete, y ahora también llevará a su compañero con el efod. Tengo el privilegio de reunirlos una vez más".

El jefe estaba apunto de llorar, y era evidente que este regalo tenía un enorme valor para él.

"Su padre me juró el secreto sobre su misión en el lado lejano de la cueva, pero también dijo que si alguien me traía la pulsera a juego, yo sabría que él era el único digno de conocer los detalles de su misión. No le he contado a nadie acerca de esto hasta el día de hoy, "dijo el Jefe con lágrimas en los ojos", pero me estoy haciendo viejo, y parece que finalmente ha llegado el tiempo de transmitirle la historia a usted. Y, si lo considera adecuado, mi nieto también debe escuchar esto".

"Sí", le dije, asintiendo. "Gushgalu ha sido parte de nuestra misión, porque él nos guió a la cueva. Él es ciertamente digno de confianza y debe conocer este secreto".

"Se acuerda, entonces", dijo el Jefe en aprobación. "Su padre me dijo que él y Joe cruzaron a través del portal en la cueva, y siguieron el túnel hasta una gran bóveda que contiene un inmenso tesoro de piezas de oro y plata. Después de examinar el tesoro, se volvieron y siguieron el túnel para ver dónde podría conducir. Él y Joe entonces llegaron a una escalera, que ascendía hasta una puerta cerrada".

"¿Una escalera?", le preguntó con una mirada de perplejidad. "¿Está seguro de eso? Nosotros no vimos ninguna escalera".

"Sí", dijo, moviendo la cabeza. "La escalera subía hasta una puerta, y cuando se abrió la puerta, entraron en una casa a través de una trampilla secreta. De hecho, interrumpieron una familia de cuatro personas comiendo su comida de la noche. Estaba oscuro afuera, y la casa estaba iluminada por unas pocas lámparas de aceite".

"Parece, pues, que el túnel a través de la montaña les llevó a un lugar diferente del que nos llevó a nosotros", le dije. "Sin embargo, nosotros también vimos un tesoro".

"No hace falta decirlo" continuó el Jefe con una risa, "la familia se sorprendió y se alarmó bastante al verlos, pues la puerta estaba oculta y era un secreto muy bien guardado, al igual que el túnel y la sala del tesoro. La familia no había visto a nadie pasear por delante de ellos y entrar en la caverna, que estaba bajo su templo, pero sin embargo, ¡dos hombres desconocidos acababan de salir de ella y había entrado en su habitación! Thomas y Joe pronto aprendieron que el hombre que vivía en esa casa era el guardián del tesoro que los reyes de Judá habían acumulado a lo largo de los años".

"Debe haber sido un shock para ellos", le dije. "¿Fueron capaces de hablar el idioma del guarda?"

"Sí", respondió el Jefe, "también fue una sorpresa para ellos. Ellos no tuvieron problema de comunicación con el hombre y su familia. El guardián presionó sobre ellos con la importancia de no decir a nadie de la casa del tesoro, ni de la entrada a la misma, ya que si el rey llegara a saberlo, sus vidas podrían haberse perdido. Y si el tesoro hubiera llegado a ser generalmente conocido, otras naciones habrían oído los rumores y enviado ejércitos para robar la riqueza para su propio uso".

"¿Mi padre habló de su misión allí?", pregunté. "¿Le dijo por qué el portal se había abierto para él? Es evidente que el Creador tenía una razón para permitirle el acceso a esta casa del tesoro".

"El guardián", dijo, "al darse cuenta de que sus invitados inesperados ya habían visto el tesoro, supo que no había ninguna otra razón para tratar de mantener el secreto a ellos. Le dijo a su padre que el tesoro se originó en Egipto, y que desde hace algunos siglos había sido almacenado en secreto en otro lugar, la tumba de Joshua (Josué). Siglos más tarde, cuando David llegó a ser rey de Israel, el jefe de la tribu de Efraín le mostró el tesoro y se lo dio a él para la construcción del templo".

"A David, sin embargo" dije, interrumpiéndolo, "no se le permitió construir el templo, pero supongo que usó el tesoro para comprar todos los materiales necesarios para su construcción".

"Sí", afirmó el Jefe ", y luego su hijo Salomón usó algo de él para invertir en barcos comerciales, en busca de oro y plata en todo el mundo. Sus operaciones mineras dieron sus frutos, y mucho más tesoro se tomó y se puso en la bóveda secreta. Pero el pueblo de Judá tenía un problema con la idolatría, y algunos de los reyes utilizan este oro y plata para construir ídolos hechos por el hombre. Así que Dios trajo juicio sobre ellos en los días del rey Sedequías en Jerusalén y el templo fue destruido".

"Pero el tesoro nunca fue descubierto", dije, reclinándome en la suave silla. "¿A quién fue enviado a encontrar mi padre? ¿Cuál era su misión?"

"No habló al rey Sedequías", dijo el Jefe. "En lugar de ello, fue enviado a hablar con el profeta Jeremías para animarle, porque enfrentó a una gran oposición ante la palabra que se le confió. Como saben, ningún gran mensaje de la verdad es creído por la mayoría, ni su mensajero es dejado sin castigo por mucho tiempo. El profeta ya había sufrido mucha persecución, pero su padre fue llamado para fortalecerlo con una comprensión más clara de los tiempos en que vivía, y para comunicarle al profeta otra misión a una tierra lejana que debía cumplirse en los años del invierno de su vida".

"He leído sobre la misión de Jeremías con las hijas del rey", reflexioné en voz alta. "Se le envió a plantar la simiente del Reino en una nueva tierra, donde muchos israelitas se habían establecido. Sí, ya conozco la historia. Fue la manera de Yahweh de reparar la brecha entre Zara y Fares, los dos hijos de Judá. La hija del rey Sedequías, que era del linaje de Fares, se casó con el rey lejano que era de la línea de Zara".

"Los babilonios pronto vinieron a destruir la ciudad y el templo", continuó el viejo cacique, "y cuando se completó la misión de su padre, y llegó el momento de volver a casa, Jeremías los trajo de vuelta a él y a Joe a la casa del guarda. El guarda luego los condujo a través de la trampilla secreta y por el pasillo y las escaleras hasta la sala del tesoro. Allí Jeremías fue llevado por el Espíritu a una mesa de oro en un lado de la habitación".

"El anillo de sello de Judá yacía sobre la mesa", dijo el Jefe, "y el profeta no quería correr el riesgo de tener que caer en manos de los babilonios. A Nabucodonosor le fue dada la tierra, pero nunca tendría el llamado de este anillo. Así que se lo dio a su padre para su custodia. Su padre lo trajo aquí y me lo dio con instrucciones claras para mantenerlo en secreto hasta el tiempo señalado. Dijo que yo sabría qué hacer con él cuando fuera el momento adecuado, pero que, mientras tanto yo debía ocultarlo a todo el mundo. Ni siquiera podía hablar al Jefe Hiamovi o a mi propia familia de su existencia".

"¿Era un anillo de oro con la insignia de un león sobre él?", pregunté. "¿Era similar en estilo al anillo de sello de José que el jefe Hiamovi me dio para usarlo en esta misión?" Le di el anillo a Tivdatsi, y lo examinó por un momento.

"Sí", dijo, "el estilo es el mismo. El anillo de Hiamovi no es un secreto, pero yo no podía decir nada del anillo de Judá hasta que se me diera el brazalete que faltaba". Luego se puso de pie con una mirada reflexiva y poco a poco se abrió paso fuera de la habitación a otra parte de la casa. Miré a Séfora con aprensión, ya que el anillo me había sido confiado a mí por el jefe Hiamovi, y yo no quería perderlo de vista. Pero pronto volvió Tivdatsi, no sólo con el anillo de José, sino también con otro anillo.

El Jefe afirmó de nuevo, "los dos anillos de oro son casi idénticos. La única diferencia es cada insignia. "Me entregó los dos anillos, y yo los miré atentamente. Era el mismo anillo que Boaz llevaba cuando me encontré con él en el Consejo Tribal.

"Está claro ahora", dijo Tivdatsi, "que su padre fue destinado para que le diera el anillo a juego cuando me diera la pulsera a juego. Ha llegado la hora señalada para reunir el efod con el cetro, así como los anillos de Mandato de Dominio y Derecho de Nacimiento-Primogenitura (Mandato de Fecundidad). Los dos llamamientos que estos anillos significan, y su misión a través de las Montañas Atemporales demuestran su solvencia para recibir este anillo. Es la hora señalada. Es tuyo".

"De veras este es un gran tesoro" dije. "Mi esposa es de la línea de Judá por Zara, por lo que el anillo es su herencia. Somos uno, y porque estamos en unidad, nos beneficiamos del llamado de uno al otro".

Tomé la mano de Séfora y puse el anillo en su dedo. "Te amo", dije, mirándola a los ojos.

" Yo también te amo", respondió ella. Después de una pausa reflexiva, agregó, "vamos a construir el Reino de nuestro Padre celestial!"

"Sí, de verdad" dije. En cuanto a los demás, continué, "sabía desde el principio que íbamos a encontrar un tesoro escondido, pero sólo ahora sé cual es el tesoro. Es el cetro perdido de Judá que ahora se reúne con la primogenitura perdida de José -los dos llamamientos", cada uno formando su parte de lo que se necesita para establecer el Reino de nuestro Creador.

"Los dos anillos", añadí, "se separaron hace miles de años, al parecer cada uno perdido en las arenas del tiempo, y sin embargo, en una sola generación han venido en un paseo de un día el uno con el otro. El anillo perdido estaba en la mano de un tutor que supo guardar un secreto, pero ahora ha llegado el momento de descubrir los dos misterios del Reino y de reunir a los dos anillos hermanos".

"En verdad" dijo el Jefe, "juntos van a capacitar a los elegidos para ejercer el dominio para beneficio de todos los hombres y para llenar la faz del mundo con fruto. Ahora, el mundo será un lugar mejor para vivir. Lo que Dios crea, el hombre tiende a destruirlo. Dios crea la realidad, y las falsificaciones del hombre crean ilusiones. Pero ahora la luz brilla en las ilusiones de los hombres, dejando al descubierto la oscuridad inherente a sus obras. Todas las cosas ocultas serán llevadas a la luz, tanto el bien como el mal, donde puedan ser examinados por ojos que se sanaron y corazones que entienden".


Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario