TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA - CAP. 31: EL FRUTO DE MAL USAR LAS BENDICIONES, Dr. Stephen E. Jones

Amapola o adormidera, de la que se extrae el opio

03/12/2017



Oseas 10:1 dice,

1 Israel es una frondosa [baqaq, "vacía, desocupada"] viña; que produce abundante fruto para sí misma. Conforme a la abundancia de su fruto, multiplicó también sus altares; conforme a la bondad de su tierra, mejores hizo los pilares sagrados.

Aquí Oseas usa la palabra baqaq para expresar otro doble sentido. La palabra significa literalmente "vacía", como la KJV traduce en este versículo. El Dr. Bullinger observa que la palabra significa en realidad "una vid de lujo o productiva", porque se refiere a "una vid vaciada o que dio su fruto".

Oseas utiliza el término para sugerir que Israel es desde luego fructífero como una frondosa viña, pero que su fruto es vacío o carente de nutrición. En otras palabras, Israel "produce fruto para sí misma" y no para otros, o incluso para el Señor. Por lo tanto, la abundancia de fruto está desprovista de cualquier uso práctico o valor. ¿Por qué? Debido a que Israel dedicaba el fruto a dioses falsos. Israel estaba haciendo mal uso del Mandato de Fecundidad, ella usaba las bendiciones de Dios para promover el culto idolátrico y sostener una forma de vida carnal.

Dios había advertido a Israel de esto incluso antes de que Josué los llevara a la Tierra, porque el propio Moisés les advirtió en Deuteronomio 8:7-14,

7 Porque el Señor tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y manantiales, que brotan en los valles y colinas … 10 Cuando hayas comido y estés satisfecho, bendecirás al Señor tu Dios por la buena tierra que te habrá dado. 11 Cuídate de no olvidarte de Yahweh tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te mando hoy; 12 no sea que, cuando hayas comido y estés satisfecho, y edifiques buenas casas y vivas en ellas, 13 y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se multipliquen, y todo lo que tú tienes se multiplique, 14 entonces tu corazón se convierta en orgulloso, y te olvides del Señor tu Dios, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

La advertencia de Moisés concluye en Deuteronomio 8:18, 19,

18 Mas acuérdate del Señor tu Dios, porque él es el que te da poder para hacer riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día. 19 Y sucederá que si alguna vez olvidares al Señor tu Dios, y anduvieres en pos de dioses y los sirvas y los adores, yo testifico contra vosotros hoy, que ciertamente pereceréis.

Israel se había olvidado de hecho del Dios de Israel, que los había bendecido y les había dado el "poder para hacer las riquezas". Ellos habían ido tras otros dioses, sirviéndoles y adorándolos. Por esta razón, dicen Moisés y Oseas, a Israel como nación "ciertamente pereceréis". Moisés les dio la advertencia de Dios acerca de cosas futuras, pero Oseas veía la apostasía de primera mano.

Oseas 10:2 continúa,

2 Su corazón es infiel [khalak, "dividido, distribuido"]; mas ahora lo van a pagar. Yahweh derribará sus altares y destruirá sus pilares sagrados.

La palabra hebrea khalak, aquí traducida como "infiel", significa literalmente "suave". Se refería a suavizar las piedras, que se utilizaban para echar a suertes y atribuir la participación de cada uno de un montón de bienes o en el botín de una guerra. Oseas utiliza el término para mostrar que la lealtad de Israel se dividió entre Yahweh y los dioses falsos. Israel era de doble ánimo, que decía que adoraba a Yahweh, pero lo hacer con el uso de ídolos, tanto físicos como espirituales.

Debido a esta lealtad dividida, "ahora lo van a pagar", es decir, que deberán asumir las consecuencias o sanciones por la violación de la Ley de Dios. Dios había declarado contra Israel en la Corte Divina, como Moisés dijo que lo haría, y debido a que su testimonio era cierto, Israel debía ser tratada como las naciones a las que habían desposeído en la tierra de Canaán (Deuteronomio 8:20).


Reyes ineficaces de Israel
Oseas 10:3,4 dice,

3 Seguramente dirán ahora: Ya no tenemos rey porque no temimos a Yahweh; ¿y qué podría hacer ahora el rey por nosotros? 4 Han hablado meras palabras, jurando en vano al hacer pacto; por tanto, el castigo florecerá como ajenjo en los surcos del campo.

Israel fue a mirar hacia fuera a la nación destruida y dijo: "Ya no tenemos rey". Si hubieran respetado el Señor, todavía tendrían un rey, pero puesto que ya lo habían rechazado, al único rey que reconocían era un rey terrenal. Pero cuando lo mataron, no tenían rey en absoluto.

Esto recuerda la historia de Saúl, cuando la gente deseaba un rey terrenal que los gobernara. En ese momento, la gente quería un rey, ya que los hijos de Samuel eran corruptos (1 Samuel 8:3), y cuando Samuel los designó como jueces, las personas se rebelaron contra ellos. Ese era el problema superficial, y sin duda la gente se sintió plenamente justificada para exigir una nueva forma de gobierno. Sin embargo, Dios vio sus corazones y vio motivos ocultos. 1 Samuel 8:7 dice,

7 Y el Señor dijo a Samuel: "Escucha la voz del pueblo en cuanto a todo lo que dicen de ti, porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado para que no reine sobre ellos".

Así fue como a Israel se le dio su primer rey, y en el tiempo de su último rey, el corazón dividido de Israel sólo había ido de mal en peor. Así que cuando su último rey (Oseas) murió en la captura asiria de Samaria, no había rey en Israel.

El profeta también atribuye una segunda declaración de los hijos de Israel en lo que respecta a los reyes. Decían, "¿y qué podría hacer ahora el rey por nosotros?". La gente había querido a Saúl como su primer rey, porque pensaban que podría beneficiarles, pero Samuel les había dicho que sus reyes de la tierra serían tomadores, no dadores (1 Samuel 8:11-18). Que buscarían servidores, en lugar de tratar de servir a la gente. Ellos tomarían sus diezmos y ofrendas y los utilizarían para enriquecerse y aumentar su propio poder, en lugar de utilizarlos en beneficio del pueblo.

Esta descripción encaja a Saúl, pero más que eso, se ajusta a todos los reyes de Israel y la mayoría de los reyes de Judá también. Oseas pone las palabras en boca de los hijos de Israel, ya que se quejaban de la codicia y la mentira de sus reyes, diciendo: "Han hablado meras palabras, jurando en vano al hacer pacto; por tanto, el castigo florecerá como ajenjo en los surcos del campo". Parece que todas las monarquías en la Tierra pronto se llegan a creer que tienen el derecho divino a mentir y tomar la riqueza de la gente.

Las "malas hierbas venenosas (ajenjo)" son en realidad amapolas, o Rosh en hebreo. Rosh significa literalmente "cabeza", y puede referirse tanto a una cabeza o líder humano o a la cabeza prominente de una planta de amapola. Las amapolas se cultivaron en Sodoma y Gomorra (Deuteronomio 32:32), y su jugo (opio) era amargo (ajenjo) al gusto y causaba amargura en la vida de aquellos que eran adictos a ella.

Oseas pone palabras en boca de los israelitas, diciendo que los tribunales de justicia eran como las amapolas. En otras palabras, no había una verdadera justicia en los tribunales. Los jueces prestaban veredictos que llamaban la justicia, pero que no lograban la verdadera justicia, ni los veredictos traían la restauración de vuelta al orden legal. La ilusión de la justicia, entonces, se representa como la ilusión de la salud y el bienestar, provocada por el uso de narcóticos.

Un siglo más tarde, Jeremías profetizó a Judá en términos similares, diciendo en Jeremías 6:13,14,

13 Porque desde el más chico de ellos hasta el más grande, cada uno sigue la avaricia, y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores. 14 Y curaron el quebrantamiento de mi pueblo superficialmente, diciendo: "Paz, paz", ["¡Shalom! ¡Shalom!"], pero no hay paz.

Era una imagen verbal de Israel teniendo una pata rota, y dándosele opio para aliviar el dolor, pero su pierna no se trataba para que pudiera sanar adecuadamente. El profeta repite esto en Jeremías 8:10,11, y, a continuación, resume el problema en Jeremías 8:14,15, diciendo:

14 ¿Porqué nos estamos sentados? Reuníos, y entremos en las ciudades fortificadas, y dejar que perezcamos allí, porque el Yahweh nuestro Dios nos ha condenado y nos ha dado aguas de hiel [Mayim rosh, "agua de amapola (jugo)"] para beber, porque hemos pecado contra Yahweh. 15 ¡Esperamos por paz, y no hubo bien alguno; día de curación, pero he aquí que terror!

En otras palabras, debido a que los sacerdotes y profetas continuaron administrando opio espiritual a las personas, entonces, Dios les dio los frutos amargos de sus propias enseñanzas religiosas. La verdadera solución, dice el profeta en Jeremías 8:22, es el bálsamo espiritual de Galaad.

22 ¿No hay bálsamo en Galaad? ¿No hay allí médico? ¿Por qué entonces no se ha restablecido la salud de la hija de mi pueblo?

El aceite esencial del árbol de bálsamo se destilaba mediante un procedimiento secreto en la tierra de Galaad. Tenía la reputación de ser un aceite de curación muy bueno, por lo que el profeta lo utilizó como una ilustración, contrastando el verdadero aceite de sanación con el opio, que amortigua el dolor, pero no hace nada para curar los huesos rotos de la nación o para restaurar la salud espiritual de Israel.

Jeremías concluye su discusión de la amapola y del opio en Jeremías 9:13-16,

13 Y dijo Yahweh: "Porque dejaron mi ley, la cual di delante de ellos, y no han obedecido mi voz, ni caminaron conforme a ella, 14 sino que se fueron tras la imaginación de su corazón y tras los Baales, como sus padres les enseñaron; 15 por lo tanto, así ha dicho Yahweh de los ejércitos, el Dios de Israel: "he aquí, voy a darles de comer a este pueblo ajenjo [lahana, "maldición" (comida o agua)] y les daré aguas de hiel [rosh, "amapolas"] para beber. 16 Y los esparciré entre las naciones, que ni ellos ni sus padres han conocido; y enviaré tras ellos la espada hasta que los 'los consuma".

La violación de la Ley del Dios de Israel trajo el juicio divino. Debido a que las personas deseaban la religión carnal e idólatra, que Karl Marx llamó "el opio del pueblo", entonces Dios mismo les dio a comer los frutos de sus propias enseñanzas. Israel fue enviada al cautiverio en otros países, en los que bebió el amargo fruto de sus enseñanzas hechas por el hombre. Este cautiverio era de Dios, que los juzgó según las maldiciones de la Ley por desobediencia que se encuentran en Deuteronomio 27:15-26.


Por lo tanto Oseas afirmó la palabra de Yahweh por medio de Moisés, y el profeta Jeremías estuvo de acuerdo también. Cuando la justicia brota de las amapolas (opio), más que del bálsamo de Galaad, el pueblo debe beber el jugo de los cultivos que han sembrado sus profetas y Sacerdotes sin Ley.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario