TRADUCTOR-TRANSLATE

LOS TRES DÍAS DE REPOSO Y LAS TRES EDADES, Dr. Stephen E. Jones



Los tres días de reposo

Había tres niveles de reposo sabático en la Ley: el día de reposo, el año de reposo, y el Jubileo. Esto nos da tres niveles de entrar en reposo en la forma que Dios quiso para nosotros.

El primer nivel de reposo, tal como se practica en la vida diaria, es descansar un día en siete. Nuestros cuerpos necesitan tales reposos. El segundo nivel es un año de reposo, un descanso de la tierra que pocas personas hoy en día han puesto en práctica, debido a que nuestra cultura babilónica, que hace que sea casi imposible seguir esta Ley. En tercer lugar, está el Jubileo, algo que nunca se ha puesto en práctica como nación.

Cuando vemos estos tres niveles en términos de nuestra relación personal con Dios y nuestro crecimiento espiritual, podemos verlos en términos de la Pascua, Pentecostés y Tabernáculos. A medida que crecemos, experimentamos un mayor reposo, o sábado. La madurez espiritual por lo tanto se puede medir de acuerdo con nuestra capacidad para descansar en Dios, independientemente de las circunstancias de la vida.

Cuando somos justificados por la fe experimentamos la Pascua y entramos en el primer nivel de descanso en Dios, que es la justificación; podemos descansar en Él, sabiendo que nuestros pecados han sido cubiertos; ya no tenemos que luchar con la culpa y la condenación; sabemos que la justicia nos ha sido imputada por la fe, y que Dios nos ve perfectos, llamando a lo que no es como si fuera (Rom. 4:17).

Cuando se procede a la experiencia de Pentecostés, recibiendo el Bautismo del Espíritu Santo, entramos en el reposo del segundo nivel, que es la santificación. Es aquí donde empezamos a aprender a escuchar Su voz con el fin de que la Ley pueda ser escrita en nuestros corazones: así comenzamos a ser verdaderamente guiados por el Espíritu y recibir la formación que nos llevará a la madurez y prepararnos para el reposo final de los Tabernáculos.

El Jubileo es el día de preparación para la Fiesta de los Tabernáculos. Esta fiesta final nos lleva a la Manifestación de los Hijos de Dios y la glorificación del cuerpo. Es sólo a través de esta fiesta que podemos entrar plenamente en el reposo de Dios. Esto es a lo que Israel se negó en Números 13 y 14, cuando los doce espías dieron su informe en el 50º Jubileo de Adán. Sin embargo, esto era parte del Plan de Dios, porque Dios había reservado esa experiencia para un tiempo después de la Cruz. A pesar de ello, ahora nos encontramos en el final de la era de Pentecostés, y los que han preparado sus corazones y han llegado a la madurez espiritual son elegibles, en el último momento, para calificar como Hijos de Dios Manifestados en esta oportunidad histórica.


Los tres días de reposo definen tres edades

La Edad de la Pascua comenzó con la salida de Israel de Egipto en la Pascua. La "iglesia en el desierto" israelita tuvo suficiente fe para salir de Egipto, y por lo tanto fue justificada por la fe en la sangre del cordero pascual. Sin embargo, no pudieron avanzar más allá de la Pascua a Pentecostés, porque lo rechazaron al negarse a escuchar la voz de Dios (Ex. 20:18-21). Sin el beneficio de Pentecostés, no estuvieron seguros de tener suficiente fe para entrar en Canaán en el tiempo oportuno, por lo que se negaron a tocar la trompeta del Jubileo cuando los 12 espías dieron su informe y se les negó la entrada en Canaán en el momento de la Fiesta Tabernáculos.

Existió el potencial en Israel para tener una muy corta Edad de Pascua, seguida de una muy corta Edad Pentecostal antes de entrar en la Tierra Prometida en Tabernáculos. El momento habría sido alrededor de los 490 días entre el ardiente descenso de Dios en el Monte Sinaí hasta el informe de los doce espías en Cades Barnea. Era la Voluntad de Dios que en este corto tiempo pudieran lograr la plena madurez espiritual, pero era el Plan de Dios que fallaran con el fin de extender estas edades para períodos de tiempo mucho más largos.
Y así, Israel entró en Canaán 38 años más tarde en el momento de la Pascua y no en Tabernáculos, demostrándose que se habían quedado atascados en ese primer nivel de fe para entrar en Su Reposo. La suya era un Reino del nivel de Pascua, y esto duró hasta la 1480º Pascua, cuando Jesús murió en la cruz en el año 33 dC.

El valor numérico de Cristo en griego es 1480. Por lo tanto, la 1480ª Pascua marcó el momento en que el verdadero Cristo se convertiría en el Cordero de Dios, poniendo fin a la era de la Pascua. Su resurrección y la presentación al Padre en la tercera hora del día de la Ofrenda de la Gavilla comenzó una cuenta regresiva de siete semanas hacia Pentecostés. En cada uno de esos días, las personas habitualmente contaban los granos de un omer de cebada. La palabra hebrea Omer se escribe ??? (ain-mem-resh). La ain representa un ojo, y significa ver o viendo. La mem significa agua. La resh significa una cabeza. Por lo tanto, cuando se contaba el Omer, profetizaban que durante estas siete semanas estaban viendo por el agua en la cabeza. En otras palabras, era una cuenta atrás hacia el derramamiento del Espíritu Santo se derramaba como lluvia.

Pentecostés ocurría siete semanas después de la Ofrenda de la Gavilla. Por lo tanto, era conocido en el Antiguo Testamento como la Fiesta de las Semanas (Ex. 34:22), siete semanas para ser exactos. Lev. 23:15,16 dice:

15 Y contaréis desde el día después del sábado, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; habrá siete semanas completas. 16 Contaréis cincuenta días hasta el día siguiente del séptimo día de reposo; a continuación, se presentará un nuevo grano a Yahweh.

Debían contar siete días de reposo, utilizando como punto de referencia el día de la Ofrenda de la Gavilla. Ese día, por supuesto, era "el día después del sábado", o lo que llamaríamos hoy domingo. En otras palabras, esto profetizaba de un cambio en el día de reposo, una nueva forma de contar sábados basada en el nuevo punto de referencia. Las siete semanas (es decir, "días de reposo"), que datan desde el día después del sábado, establecieron un nuevo día de reposo que se asoció con la Edad de Pentecostés, a diferencia de lo que fue en la anterior Edad de la Pascua. Uno de los propósitos del tiempo dedicado a "Cuenta del Omer" entre la Ofrenda de la Gavilla y Pentecostés era profetizar de un nuevo tipo de sábado. Mientras que el primero se basaba en la Pascua y la muerte del Cordero, la actualización se basaría en la Ofrenda de la Gavilla, Pentecostés, y la Resurrección de Cristo. Las primeras siete semanas después de la resurrección de Cristo sirvieron para arraigar este patrón en las mentes y los corazones de los discípulos, Jesús parece haber comido con ellos en el nuevo octavo-día-sábado a partir de entonces.

Cristo se apareció a los discípulos por primera vez en el día de Su resurrección, que fue el octavo día (es decir, el día después del sábado), como Juan 20:19 nos dice. A continuación, una semana más tarde se apareció a los discípulos de nuevo en el octavo día (Juan 20:26). Su tercera aparición en Juan 21:14 no tiene fecha; sin embargo, no es difícil ver el patrón profético que se estableció aquí; es el patrón de la comunión con Cristo que ocurre en el octavo día (domingo), aparte de la sinagoga, que continuó observando el sábado original sin fe en la resurrección de Cristo.

De hecho, si miramos más de cerca Levítico 23:15 y 16, que hemos citado anteriormente, no es difícil ver que la Ley llama ingeniosamente estos siete domingos "sábados".

15 También contaréis desde el día después del sábado [es decir, el domingo]habrá siete semanas completas.

Si se me permite parafrasear este pasaje, se leería así: "Empieza a contar desde el domingo, el día de la Ofrenda de la Gavilla, y cuenta siete semanas completas usando el domingo como el nuevo punto de referencia".

¿No profetizaba de siete ciclos de reposo semanal que comienzan y terminan con el Domingo? ¿Por qué Dios instituyó un ciclo de siete semanas, integrado en Pentecostés y en base a domingo? El cambio es evidente, ya que cambia el enfoque de la muerte de Cristo a Su resurrección, la vida.


Pero para entender este cambio, lo primero que hay que volver a ver cómo el primer sistema de reposo del sábado pascual, establecido bajo Moisés, estaba destinado a conmemorar la Pascua y la muerte de Cristo. Sólo entonces podemos ver cómo el sábado pentecostal contrasta con él cambiando el enfoque de la muerte a la vida y la resurrección.

(Extracto del libro "Los Diez Mandamientos": 4º Mandamiento) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario