TRADUCTOR-TRANSLATE

ATRAVESANDO LAS MONTAÑAS ATEMPORALES – Cap. 10: La fe en los caballos de Egipto


El 31/01/2017



Después de unos minutos de intensa discusión, Ibzán abrió la sesión de nuevo llamando al orden.

"Estas son enseñanzas inusuales", dijo, dirigiéndose al Consejo. "No puedo decir que las entienda todas, pero estos son tiempos peligrosos para nosotros, y tenemos que hacer frente a la cuestión práctica que nos ocupa. La amenaza filistea es real, y tienen la intención de imponer tributos sobre nosotros".

El jefe de Dan se puso de pie y echando una mirada de admiración a Pegaso y a Pléyades, dijo: "Si tuviéramos caballos son como ellos, podríamos tener la oportunidad de zafarnos de una opresión filistea. ¿Los has sacado de Egipto? Si tuviéramos un centenar de ellos o más, los filisteos no se atreverían a atacarnos".

"Estos caballos son muy especiales", le contesté, "porque son caballos de Yahweh, y obedecen a Su voluntad. Pero ellos no le servirán de ninguna ayuda a menos que usted pudiera montarlos. Nadie puede montar estos caballos a menos que esté totalmente de acuerdo con el Señor y tenga Su Ley escrita en su corazón. En otras palabras, el Segundo Pacto debe cumplirse en él. Pero si usted no cree que los dos pactos son importantes, o que tal comprensión hará una diferencia, entonces caballos como éstos no le serán de ninguna utilidad".

"Que trate de montarse", Pegaso murmuró en voz baja detrás de mí.

Di media vuelta y le acaricié el liso cuello blanco. "¿En serio?", le susurré. "¿Hay que dejarle que pruebe a montarte?"

"Sí", respondió Pegaso. "Él tiene que conocer sus limitaciones".

Volviendo de nuevo, hablé con la tribu de Dan. "¿Usted cree que puede montar a Pegaso? Como puede ver, no tiene bocado o brida. Usted estaría totalmente a su merced".

"Montarle parecía bastante fácil para ti", dijo. "Creo que yo también lo puedo manejar".

Hice un gesto para que él montara a Pegaso, y él se acercó. Agarrando su melena, pasó una pierna por encima del lomo de Pegaso y se sentó sobre él con la habilidad de un jinete experimentado. Pero entonces, justo de repente, se encontró volteando en el aire, y aterrizando en el suelo por primera vez con un golpe seco en la cara.

Una carcajada brotó de los jefes de la tribu. Pegaso volvió a mi lado, apoyando su barbilla en mi hombro. La tribu de Dan se levantó lentamente, con una mirada de asombro en su rostro enrojecido. "Creo que tal vez este caballo necesita más disciplina. No se puede montar un caballo en la batalla si no puede ser gobernado con cabestro y con freno".

"Eso es muy cierto", dije. "Cualquiera que montara a Pegaso en batalla sería invencible, pero pocos pueden montar un caballo tal. El caballo debe conocerle y usted debe confiar en él y no tratar de decirle qué hacer. Primero y ante todo, Pegaso es el caballo de Yahweh, y él hace todo lo que oye de la voz de Yahweh mismo. La fe en el caballo de Yah es obligatoria, pero no se puede tener fe sin conocerlo".

"¿Dónde obtuvo este caballo?", preguntó Ibzán.

"Él es descendiente de los caballos que José montó mientras gobernó Egipto", le expliqué. José llevó su caballo a su lejano reino, y el espíritu de Zaphnath ahora reside en Pegaso. Usted no encontrará un centenar de caballos como éste", continué, acariciando su suave nariz cariñosamente. "Pero este caballo por sí solo siempre le llevará a la victoria".

"¿Va entonces, a unirse a nosotros en la batalla contra los filisteos y llevarnos a la victoria?", preguntó Elí.

"No, yo no puedo hacer eso," dije, sacudiendo la cabeza. "El camino a la victoria es posible sólo por la fe de corazones que están libres de la idolatría, y apelan al Segundo Pacto que Moisés hizo. Fue bajo ese Segundo Pacto que Josué conquistó Canaán, pero él fue limitado en su conquista por la falta de comprensión de la gente. Si la gente realmente hubiera entendido el significado del Segundo Pacto, toda la Tierra podría haber sido vencida en su día".

"Creo que hay que comprar un centenar de caballos de Egipto", sugirió la tribu de Dan. "Ellos, al menos, serían útiles. ¿De qué sirve un caballo celestial que no puede ser montado?"

Mis palabras habían brillado más allá sin ser reconocidas por los danitas. Era evidente que no tenían conocimiento del Segundo Pacto con Moisés o la forma en que se aplica a su situación. El corazón de la tribu de Dan, obviamente, mezcló la fe en Dios con la fe en la fuerza humana. De hecho, representaba a la tribu de Dan, que a su vez se dividió espiritual y físicamente. Los hijos de Dan del sur con vistas a la tierra de los filisteos se habían mantenido fieles al tabernáculo en Silo, pero los del norte en la ciudad de Dan eran idólatras. El jefe de Dan representaba las dos ramas de la tribu, por lo que su corazón era una mezcla de espíritu y carne,de el bien y el mal.

"Elí, ¿que dice la Ley sobre comprar caballos a Egipto?", pregunté.

"Está escrito", dijo Elí, "que el rey de Israel no tendrá muchos caballos, ya que esto provocaría a la nación a volver a Egipto, lo cual es inaceptable para el Señor".

"Les recuerdo que todavía no tenemos un rey", dijo la tribu de Dan. "No creo que la instrucción de Moisés se aplique a los jueces. Además, tener caballos debería ayudarnos a evitar la servidumbre y a permanecer libres".

"Lo que usted dice suena lógico", contesté, "pero el propósito de esta Ley es que nos dice que confiemos en el Señor como nuestro defensor, y no confiemos en caballos carnales o en el poder de la carne en general. Los caballos son carne, después de todo, y no espíritu. Si hay una amenaza de cautiverio, no es porque carezcamos de fuerza física, sino porque hemos dado la espalda a Yahweh, que es nuestra única verdadera defensa. Usted sabe por los escritos de Moisés, que Dios se comprometió a poner a Israel en cautiverio si violaban Su Ley. ¿Deberá Israel, entonces, luchar contra el juicio de Dios?"

"Bueno, tenemos que hacer algo", dijo la tribu de Dan, "a menos que usted está diciendo que tenemos que acabar sometiéndonos a los filisteos y rendirles homenaje. ¡Pero sabemos que Dios quiere que seamos libres!"

"Creo que debería buscar el rostro de Yahweh y averiguar que el decreto de Dios está sobre este asunto. Creo que ya ha buscado en los corazones de Su pueblo y ya ha emitido Su veredicto desde el Trono. ¿No hay profeta en Israel que le diga la Palabra de Yahweh? ¿No hay nadie en este Consejo Tribal que participe en el Consejo de los Cielos?"

"No hemos oído hablar de tales cosas", dijo Elí. "¿Cómo pueden los hombres ser parte del Consejo de los Cielos?"

"Se requiere la capacidad de oír Su voz", les dije. "Si puede oír Su voz, y si ha aprendido a oír sin ídolos en su corazón, entonces el Señor puede designarlo como un miembro de ese Consejo del Cielo. Pero usted debe estar de acuerdo con Él, para no pretender decirle al Señor como debe gobernar Su creación. Los miembros del Consejo están allí para participar de Sus decretos y aplicarlos en la Tierra. Cuando el Cielo y la Tierra hablan dando testimonio, se establece Su voluntad en la Tierra como en el Cielo".

Después de una pausa, me volteé a Elí y le dije: "¿Usted entiende estas cosas? Es deber del sumo sacerdote ganar primero las guerras en los Cielos para que el ejército terrestre de Israel pueda ganar las batallas terrenales. Si primero no ha ganado guerra en los Cielos, ¿cómo puede Israel ganar la batalla aquí en la Tierra? La victoria en la Tierra quedará garantizada si ésta ya fue ganada en el Cielo, porque todas las cosas se establecen por primera vez en los Cielos antes de que aparezcan en la Tierra. Pero nadie puede ganar la batalla en los Cielos sin creer y hacer la voluntad de Yahweh".

"Sí", respondió Elí, "tengo una cierta comprensión de ese llamamiento y deber, pero esto no se ha entendido con claridad en el pasado. Habiéndome puesto recientemente el efod, todavía no he tenido tiempo para ejercer ese llamado, y por desgracia, mis padres carecían de los conocimientos necesarios para enseñarme cómo llevar a cabo la guerra espiritual".

"Eso es lamentable", le contesté. "No hay duda de que se les enseñó cuidadosamente cómo obedecer todas las Leyes de Sacrificios y los Rituales del Templo, pero lo más importante de la Ley se omitió de su formación. Debido a que usted usa el efod, es su llamado enseñar la Ley e informar al pueblo de Israel de los Decretos Divinos. De esa manera, ellos sabrían si se debería participar en la batalla o someterse al juicio divino por su ilegalidad".

"¿Es usted un miembro del Consejo de los Cielos?", preguntó Elí.

La pregunta me tomó por sorpresa, pero le respondió con cuidado. "Sí, lo somos, y estamos aquí para revelar secretos del Consejo. Mis palabras no son mías, porque somos sólo mensajeros que le decimos lo que se ha decretado".

"¿Qué ha decretado el Cielo en lo que respecta a nuestra generación?", preguntó.

"Su Excelencia", le dije: "Lamentamos informarle que el decreto, que ya se ha emitido desde la Corte Divina, es Israel va en cautividad a los filisteos. La forma de este cautiverio, sin embargo, si será ligero o pesado, dependerá de la obediencia de la gente misma. Si están de acuerdo en someterse al juicio de Dios y rendir homenaje a los filisteos, sus hijos y nietos vivirán para ver la libertad y también para ver gobernar a reyes en Israel. Estar de acuerdo con los juicios de Dios hoy traerá bendición para la próxima generación".


La noticia conmocionó a la tribu de Dan y los otros jefes de las tribus, con la excepción de Boaz y Abiud, pero yo seguí, diciéndole a Elí, "el cautiverio es algo causado por la generación anterior, y su padre fue incapaz de detener el adulterio de Israel con los dioses falsos. Usted, sin embargo, tiene la oportunidad de volver los corazones de la gente de nuevo al Dios de Israel. Enseñe a la gente los caminos de la justicia, la justicia y la misericordia, y Dios bendecirá Israel en el momento de su sucesor.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2017/01-2017/through-timeless-mountains-chapter-10-faith-in-horses/

No hay comentarios:

Publicar un comentario