TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 29: RETRIBUCIÓN EN EFRAÍN, Dr. Stephen E. Jones




29/12/2016



Debido a la mezcla religiosa en Israel de la idolatría y el culto mosaico, el juicio iba a venir sobre ellos. Oseas 9:6 dice,

6 Porque he aquí que se fueron ellos a causa de la destrucción; Egipto los recogerá, Menfis los enterrará. Las malas hierbas se harán cargo de sus tesoros de plata; espinas estarán en sus tiendas de campaña.

Israel se vería obligado a salir de la Tierra, "a causa de la destrucción" (Shode, "ruina, destrucción, robo, opresión"). Con sus ciudades y casas en ruinas, no tendrían más remedio que encontrar otro lugar para vivir. "Egipto los recogerá" o, literalmente, "rastrillándoles para arriba" como un montón de hojas o escombros. Menfis era una ciudad en Egipto, que contenía el sepulcro de Osiris. Era la necrópolis de Egipto, el cementerio de Egipto. Por lo tanto, Oseas dice, "Menfis los enterrará" entre sus idólatras.

Su plata, o riqueza, serían reemplazados por kimmoshe, "malas hierbas", pero un tipo específico de inútil ortiga espinosa con ese nombre. La raíz de la palabra (verbo) significa "aguijón". Estas ortigas inútiles "se harían cargo de sus tesoros de plata". Más literalmente, van a despojar, o aprovechar, su deseo, o el objeto de su deseo (machmad) de plata. Oseas pinta un retrato hablado de la riqueza de Israel siendo reemplazada por ortigas sin valor.

Por último, Oseas dice que un chowach, "espina o arbusto espinoso," crecerá en sus moradas. Nadie querría dormir junto a un arbusto espinoso. Todas estas metáforas conducen a la misma conclusión: Israel ya no será capaz de vivir en la tierra de Israel, si no que se vio obligado a abandonarla.

Oseas 9: 7 llega a la conclusión,

7 Los días del castigo, han llegado los días de la retribución han llegado …


La expulsión y dispersión de la Casa de Israel y la retribución por el culto idólatra que se realizaba en la Tierra, se deben a un castigo divino. Por supuesto, la mayoría de la gente misma creyeron que eran inocentes. No estaban de acuerdo con Oseas y con el análisis de Dios de sus prácticas religiosas. Si se hubieran acordado con Dios, pudiera ser que se hubieran arrepentido.

Pero es importante saber que los israelitas no se consideraban idólatras en la forma en que normalmente pensamos de ellos. La mayoría de ellos sabía que los ídolos no eran sólo objetos físicos. Adoraban a la persona o dios detrás de cada ídolo. El ídolo nada más representaba a un Dios invisible, y ayudaba a la gente a visualizar el dios detrás del objeto. Sin embargo, era una violación del Segundo Mandamiento de no hacer esculturas que representaran a Yahweh. Yahweh se les apareció sólo como fuego (Deuteronomio 4:15), que cambia continuamente de forma, pero siempre permanece en la misma naturaleza.


Los profetas necios en Israel
Oseas 9:7 continúa,

7 Israel sabe que el profeta es un necio, el hombre espiritual es demente [shaga, "delirante, loco, loco de atar"], debido a la tosquedad [Rove, "grandeza, abundancia"] de tu maldad, y debido a que su hostilidad es tan grande.

Los profetas de Israel probablemente se resentían por la descripción de ellos de Oseas. Tenían muchos profetas en la Tierra, pero la mayoría de ellos habían subordinado su don a los intereses carnales. Oseas no dudaba de su inspiración, pero la atribuyó a otro espíritu. ¿Cómo llegaron a tal espíritu? Vino sobre ellos a causa de su maldad interior y su expresión externa de hostilidad (u odio) a las Leyes de Dios. El pecado es la evidencia de la maldad en el corazón. El propósito de Dios es reemplazar la iniquidad con Su propio carácter, escribiendo Sus leyes en nuestros corazones. Por lo tanto, la evidencia de este propósito del Nuevo Pacto es que empezamos a ser legales en nuestras obras y actitudes.

Oseas 9:8 dice,

8 Efraín era un vigilante con mi Dios, un profeta; sin embargo, halla la trampa de un cazador de pájaros en todos sus caminos, y sólo hay hostilidad en la casa de su Dios.

La NASB traduce este versículo como "Efraín era un vigilante". La RV dice: "el centinela de Efraín", que pudiera ser más preciso. No hay indicios de que, bien el hijo de José Efraín o Efraín como una tribu, alguna vez se conocieran como vigilantes (o profetas). Puede ser que Oseas se refiriese a sí mismo como un vigilante de Efraín, es decir, a Israel como un todo, y que pusiera su ministerio profético en contraste tan favorable con los locos que eran inspirados por su iniquidad.

El Comentario de la Biblia Wycliffe adopta este punto de vista, diciendo esto sobre el versículo 8:

8. "El vigilante de Efraín es probable que se identificase con Oseas, el verdadero profeta. El verso es difícil, como se encuentra. Bewer sugiere la lectura, 'El profeta es el centinela de Efraín, la gente de mi Dios. El lazo de cazador está en todos sus caminos, hostilidad en la casa de su Dios'. El verdadero profeta declara fielmente la palabra de Dios y se encuentra con la oposición activa de los líderes ciegos de Israel, incluidos sus falsos profetas".

Otros traductores difieren, sin embargo, de su opinión, la creencia de que Oseas estaba representando a Efraín (o al propio Israel) como vigilante hostil y como un "cazador de pájaros" tratando de atrapar a los demás. Esta opinión se encuentra en La Biblia Enfatizada de Rotherham, donde se añade un pensamiento con el versículo 8:

8 El vigilante de Efraín [debería haber estado] con mi Dios …

Ferrar Fenton traduce:

8 ¡Efraín mantiene una mirada contra Dios! -sus profetas ponen trampas en sus caminos y destruyen en la casa de sus dioses.

La Traslación Literal de Young Traduce:

8 Efraín está mirando lejos de mi Dios

La redacción de Oseas es un tanto oscura, por lo que es difícil saber exactamente lo que quiere decir. Lo más probable es que Oseas no quiso repentinamente referirse a sí mismo como un verdadero profeta, y que más bien estuviera hablando de aquellos que eran inspirados por la maldad de su corazón. Así que mi conclusión es que el flujo de denuncia contra los falsos profetas no se interrumpe o se contrasta con un verdadero vigilante o profeta, sino que es más bien una lista continua de los ejemplos de las cosas malas que se estaban realizando.

Los profetas necios o locos fueron llamados como vigilantes de Efraín, pero estaban buscando en la dirección equivocada. La implicación es que los vigilantes de Efraín apuntaban la venida del cautiverio a causas incorrectas. Pensaban que era debida a que no estaban adorando a sus dioses falsos suficientemente; era porque no habían dado suficiente dinero a los falsos sacerdotes; era porque no habían establecido suficientes ídolos en sus casas en honor a Dios. Debido a que los "pájaros" (israelitas) estaban mal dirigidos por los profetas necios, no pudieron evitar la trampa y estaban a punto de ser atrapados en ella.


Los días de Gabaa
Oseas 9:9 dice,

9 Se han ido hasta lo más bajo en la depravación, como en los días de Gabaa; ahora se acordará de su iniquidad, para castigar sus pecados.

El profeta se refería al incidente en Jueces 19-21. El pecado en la tribu de Benjamín había causado la destrucción casi total de toda la tribu. En esa historia, un levita estaba de viaje y decidió pasar la noche en la ciudad de Gabaa (Jueces 19:15) y uno de los residentes lo vio en la calle y lo invitó a su casa para que pasara la noche.

Mientras que estaban teniendo un buen momento de comunión, algunos hombres jóvenes corruptos de la ciudad llamaron a la puerta, gritando, "Saca al hombre que entró en tu casa para que tengamos relaciones con él" (Jueces 19:22). El cabeza de familia les rogó que no "cometieran ese acto de locura" (Jueces 19:24), sino que tomaran a su concubina en su lugar. La implicación es que sería menos malo violar a la concubina vía heterosexual de cometer un acto homosexual.

Estos hombres jóvenes aparentemente eran bisexuales, y tales cosas eran toleradas y abiertamente practicadas en Gabaa sin temor al juicio. Esta historia se incluye para ilustrar el tema principal del libro, que se expresa en el último versículo. Jueces 21:25 dice:

25 En aquellos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo recto delante de sus ojos.

En otras palabras, la gente había hecho caso omiso de la Ley de Dios en favor de su propia conciencia. Esta historia y otras fueron presentadas por Samuel, el autor del libro de los Jueces, como evidencia que muestra cómo no se podía confiar en que los hombres sigan su propia conciencia. La conciencia es hecha por el hombre y por lo tanto carnal, basada casi enteramente de la cultura predominante del momento, a menos que se cambie por revelación de la Palabra de Dios.

Oseas, entonces, hace un llamamiento a las personas de su propio tiempo, diciéndoles que su depravación era "como en los días de Gabaa". En ese momento, Israel había tenido muchos reyes, por lo que tenían una apariencia de aplicar de la Ley de Dios, sin embargo, habían llegado a estar en desacuerdo con las Leyes de Dios. La corrupción imperante de la cultura en Israel se había vuelto sin Ley desde el punto de vista de Dios, debido a que estaban siguiendo sus propias leyes, que ellos creían que eran buenas y rectas.

Por tanto, así como la tribu de Benjamín fue destruida a excepción de sólo 600 hombres a causa del pecado de Gabaa, también Efraín estaba a punto de ser destruida. La ironía es que el levita cuya concubina había sido violada y matada en Jueces 19 vivía en "la región montañosa de Efraín" (Jueces 19:1). En esa historia, Efraín había sido víctima de la delincuencia. Pero en los días de Oseas, Efraín se había convertido en el autor de la ilegalidad.

La Ley Divina exige igualdad de aplicación de la Ley. Ya que Efraín había juzgado a Benjamín en la historia de Gabaa, ahora Efraín iba a recibir el mismo trato a manos de la Ley. Este principio se ve claramente en la advertencia de Jesús en Mateo 7:1,2,

1 No juzguéis para que no seáis juzgados. 2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados; y con la vara de medir con que medís, se os medirá a vosotros.


Así que Oseas dice a Efraín que iban a recibir la misma medida de juicio que habían infligido contra Benjamín algunos siglos antes. En cuanto a los pecados actuales que cometen ellos en Efraín, el profeta habla con mayor claridad en el resto del capítulo.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario