TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA - CAP. 23: JUICIO CON MISERICORDIA, Dr. Stephen E. Jones




21/12/2016



Los juicios de Dios, al final, están diseñados para corregir y restaurar. Dios se muestra reacio a traer juicio sobre Israel y Judá, pero también lo considera necesario. Así que en Oseas 6:4 leemos cómo Dios se aparece para hablar con ellos con un suspiro:

4 ¿Qué voy a hacer contigo, Efraín? ¿Qué voy a hacer contigo, Judá? Porque vuestra lealtad [jesed, "misericordia, bondad amorosa"] es como una nube de la mañana y como el rocío que se va temprano.

La implicación es que Efraín y Judá no tienen una sólida comprensión del concepto de la misericordia. Aunque pueden practicarla de vez en cuando, sólo es tan temporal como una nube o el rocío de la mañana. La NASB traduce "lealtad", porque la palabra tiene sus raíces en una expresión o manifestación exterior de la relación de pacto de Dios. Según El Diccionario Teológico del Nuevo Testamento, de Gerhard Kittel, Jesed es "una actitud que surge de la relación mutua entre las partes en una relación de pacto".

La implicación es que los que están en una relación de pacto con Dios deben vivir en una actitud constante de jesed, deseando (como veremos en breve) misericordia en lugar de sacrificio.

En otras palabras, Oseas 6:4 nos dice que estas personas no entendían verdaderamente lo que significa estar bajo el pacto de Dios, porque si lo hicieran, harían de jesed, "bondad", un rasgo permanente de su vida cotidiana y de su procedimiento judicial.

Un juez bíblico, por supuesto, no tiene derecho a mostrar misericordia, porque su deber es defender los derechos de las víctimas de ser compensados por sus pérdidas. Pero una vez que el juez ha rendido su decisión, a la víctima luego se le da el derecho a la misericordia, de acuerdo a su propio discernimiento y dirigido por el Espíritu Santo. Pero el pueblo de Efraín y Judá funcionaban demasiado a menudo con el interés propio, que caracteriza el viejo hombre de carne, en lugar de vivir de acuerdo con el hombre la nueva creación en quien se ve en el carácter de Cristo. Por lo tanto, su jesed era fugaz y temporal.


La Sentencia Divina Contiene Misericordia
Afortunadamente para ambos, Efraín y Judá, Dios no está dominado por el viejo hombre carnal de Adán. Su misericordia es permanente, y por esta razón, Sus juicios son restauradores y correctivos. Oseas 6:5,6 dice,

5 Por lo tanto ellos han sido cortados en pedazos por los profetas; los he matado con las palabras de mi boca; y mis juicios sobre ti son como la luz que sale. 6 Me deleito en misericordia [jesed] en lugar de sacrificios, y en el conocimiento de Dios más que en holocaustos.

El contexto de este pasaje muestra que Dios estaba poniendo a Su propio ejemplo de jesed en el juicio Efraín y Judá. En lugar de matarles con espada, les mata con la espada de Su boca. Muchas mentes carnales no han comprendido esto, pensando que esto muestra a Dios como un juez que sigue la pena de muerte, ordenando que sean matados. De hecho, se habla de la "espada del Espíritu" de la Nueva Alianza (Efesios 6:17), que mata el viejo hombre de carne para que podamos surgir en "novedad de vida" (Romanos 6:4). Es un pena de muerte misericordiosa que da lugar a la resurrección.

Esta es la espada que viene de la boca de Dios y de los profetas. Así también leemos de esta aguda espada en Hebreos 4:12 y lo vemos representado en la boca de Jesús en Apocalipsis 19:15. A pesar de que Efraín y Judá carecían de tal espada en sus bocas, Dios mismo iba a usar esta espada para juzgarlos.

Noten, entonces, el contraste. La carnal jesed de Israel es efímera y temporal; la jesed de Dios es más profunda y permanente. Mientras que Israel sólo desea el sacrificio (o matar a la "víctima"), el deseo de Dios es jesed, piedad y bondad.

Oseas 6:5 dice, "mis juicios sobre ti son como la luz que sale". La KJV traduce incorrectamente esto, "tus juicios serán como luz que sale". Pero aquí Dios no estaba hablando de los juicios del pueblo, sino de los Suyos". Los he matado con las palabras de mi boca; Mis juicios sobre ti serán como luz que sale". Las notas del Dr. Bullinger en este versículo se leen de esta manera:

"Tus juicios. Un reagrupamiento de las letras de la palabra hebrea está de acuerdo con la Aramea, Septuaginta y Siriaca y se lee 'Mi juicio es' ".

El pensamiento que se expresa es que el juicio divino contiene cierta jesed, es como la luz que saliendo. Podemos decir, entonces, que el juicio sin misericordia no es juicio divino.

Esto, por supuesto, fue una suerte para Efraín y Judá, porque ambas naciones habían sido atrapadas en un espíritu de prostitución y por lo tanto merecían la pena de muerte. La misericordia de Dios le llevó a "matarles" con las palabras de los profetas, con la espada del Espíritu, en lugar de con "sacrificio". Lamentablemente, sin embargo, las personas no tienen el mismo nivel de jesed en sus propios corazones.


Jesús vino con Jesed
Jesús citó Oseas 6:6, usándolo para advertir de la actitud farisaica en Mateo 9:10-13.

10 Y aconteció que cuando Jesús estaba sentado a la mesa en la casa, he aquí que muchos publicanos y pecadores vinieron y se fueron a comer con Jesús y sus discípulos. 11 Cuando los fariseos vieron esto, les dijo a sus discípulos: "¿Por qué vuestro Maestro come con los publicanos y pecadores?" 12 Pero cuando Jesús lo oyó, dijo: "los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos. 13 Id, pues, y aprended lo que significa: "Misericordia quiero, y no sacrificio", porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores".

Si los fariseos hubieran entendido la Palabra de Dios en Oseas 6:6, habrían estado de acuerdo con las acciones de Jesús. El problema era que los fariseos no tenían jesed, y por esta razón es por lo que manifestaban el mismo problema visto en Efraín y Judá en el tiempo de Oseas. Ellos deseaban sacrificios, pero sabían poco de piedad. Fueron rápidos para juzgar sin un propósito misericordioso.

Pero fue la misericordia lo que motivó a Jesús a comer con los publicanos y pecadores, aquellos que habían sido echados fuera del templo, excomulgados y se les prohibía poner un pie en el templo o una sinagoga. Él no vino para tolerar el pecado, sino para restaurar a los pecadores a una relación de pacto con Dios.

Una vez más, cuando los fariseos criticaron a Jesús por sanar en el día de reposo, Él les dijo en Mateo 12:7,

7 Pero si hubierais sabido lo que esto significa, "Misericordia quiero, y no sacrificio", no hubierais condenado a los inocentes.

El contexto muestra que era lícito hacer el bien y curar en sábado.


Los juicios de los hombres
Oseas 6:7-10 continúa mostrando el contraste entre los juicios de Dios y los juicios de los hombres.

7 Mas ellos, como hombres, traspasaron el pacto; allí prevaricaron contra mí. 8 Galaad, ciudad de hacedores de iniquidad, manchada de sangre. 9 Y como bandidos al acecho es la pandilla de sacerdotes que mata en el camino hacia Siquem; así cometieron abominación. 10 En la casa de Israel he visto cosas espantosas; allí fornicó Efraín, y se contaminó Israel.

La KJV dice: "como los hombres que han transgredido el pacto", pero en realidad es una referencia a Adán mismo. La instrucción original dada a Adán (no comer del árbol) era un "pacto", nos dice Oseas. Por lo tanto, la violación del pacto de Israel es comparable a la violación del pacto original de Adán.

Incluso algunos de los sacerdotes eran conocidos por ser asesinos. Al parecer, alguien fue asesinado en el camino a Siquem, y la investigación demostró que una banda de sacerdotes había cometido este crimen. Siquem era una ciudad sacerdotal, dada a la familia de Coat (Josué 21:20). También era una ciudad de refugio (Josué 21:21), donde a los que habían matado accidentalmente a alguien se les permitía vivir hasta la muerte del sumo sacerdote. Quizás algunos sacerdotes de Coat habían asesinado a alguien que estaba en su camino a Siquem, después de matar a alguien accidentalmente. No se nos dice, pero esto sería consistente con una falta de jesed entre los sacerdotes en el tiempo de Oseas.

Oseas 6:11 concluye,

11 También para ti Judá, hay preparada una cosecha, cuando yo restaure el bienestar [shebuwth] de mi pueblo.

Esto no es una declaración positiva, sino que se entiende que incluye a Judá en el juicio divino. Debe entenderse en el sentido de que Judá ha sembrado el mal y por lo tanto también tendrá una cosecha del mal. Gálatas 6:7 dice, "lo que el hombre siembre, eso también segará". Oseas menciona este principio más adelante en Oseas 8:7, "que siembran viento y cosechan tempestades".

Si hubieran sembrado buena semilla, tendrían una buena cosecha. Oseas 10:12 dice, "Sembrar con miras a la justicia [Tsedakah], cosechar, de acuerdo con la bondad [jesed]". Sembrar simiente justa traerá una cosecha de piedad o bondad. Sin embargo, Judá se había convertido en una ramera, junto con Israel. Por lo tanto, Judá también cayó en la misma condenación divina.

Oseas utiliza el término shebuwth diciendo: "cuando yo restaure el shebuwth de mi pueblo". La NASB lo traduce como "suerte", mientras que la KJV lo traduce "cautiverio". La palabra significa literalmente "exilio, cautiverio", pero de acuerdo con la Concordancia Strong (# 7622) la palabra se utilizaba también en sentido figurado de "un estado anterior de prosperidad". Por lo tanto, la KJV da su significado literal, mientras que la NASB da su significado figurado. Oseas probablemente eligió cuidadosamente sus palabras con el fin de darle un doble sentido con significado profético en capas. De cualquier manera, esta "cosecha" va a recoger los resultados de la injusta "semilla" que se ha sembrado, y sin embargo, esto también va a marcar el tiempo en que se invierte su cautiverio.


Tenga en cuenta que ni Israel ni Judá habían ido al cautiverio en ese tiempo. Oseas todavía estaba advirtiendo a la gente de esos cautiverios. El profeta sabía que tanto Israel como Judá serían llevadas cautivas, a pesar de que no parecía saber que irían en dos cautiverios separados. El jesed de Dios, sin embargo, fue dar lugar a la piedad para Israel y Judá, una vez que sus tiempos de juicio estuvieran completos.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario