TRADUCTOR-TRANSLATE

"FIJACIÓN BAJO LA LEY": 17- Hacia un Hombre Perfecto, Joseph Herrin




Tanto Cristo como Sus apóstoles declararon que el objetivo de su trabajo es presentar a los hombres perfectos delante de Yahweh. Había llegado la hora para el hombre de moverse más allá de niñez hasta la madurez.

Mateo 5:48, sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.
Colosenses 1:28, anunciamos [a Cristo], amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar a todo hombre perfecto en Cristo Yahshua.
Hebreos 7:18-19, Por un lado hay una anulación del mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia, pues la ley nada hizo perfecto ...

En la consecución de este objetivo, un nuevo y mucho más capaz, instrumento debe ser Empleado. La Ley no podía hacer a ningún hombre perfecto. En su mejor momento, contenía sólo una sombra de la justicia de Dios y Su plan para la humanidad. La Ley necesitaba ser reemplazada por lo que era perfecto, y que tenía el poder para presentar al hombre perfecto. Cristo apareció en momentos en que el pueblo de Dios había experimentado solamente una revelación imperfecta del Padre. Nunca habían visto a Dios en la carne. No tenían más que la sombra de la Ley, y fue objeto de interpretaciones erróneas. Cuando apareció Cristo, la humanidad vio revelada ante ellos por primera vez una representación perfecta de Dios.

Hebreos 1:3, Y Él es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas con la palabra de su poder.

La Ley no contiene "la representación exacta de su naturaleza [de Dios]". Tampoco la Ley contiene el poder para hacer a los hombres perfectos. La Ley era débil. Era necesario que el Señor reemplazara la Ley con lo que era perfecto y de gran alcance, porque había llegado el momento para que los hombres progresaran más allá de la niñez hasta la perfección.

Romanos 7:4, Por lo tanto, hermanos míos, que también habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de entre los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.

Dios el Padre estaba buscando el fruto maduro de hijos a Su imagen y semejanza. La Ley no pudo producir este fruto. Por lo tanto, en el momento preciso ordenado por Dios, la humanidad se unió a Aquel que podría hacer a los hombres perfectos. Cristo, en Su persona, es la imagen perfecta del Padre. Debido a que Yahshua es "una representación exacta de la naturaleza [de Dios]", Él es capaz de mostrar la naturaleza del Padre por completo y perfectamente al hombre.

Cuando Cristo envió Su Espíritu para que morase en el hombre, el poder para llegar a ser perfecto fue dado a los hombres. El Espíritu de Cristo que reside en el hombre proporciona el poder para llevar a cabo el propósito de Dios.

Romanos 8:11, Y si el Espíritu de aquel que levantó a Yahshua de entre los muertos habita en vosotros, el que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

El propósito de Yahweh es tener hijos perfeccionados, maduros. Su instrumento para producir estos hijos es el Espíritu de Cristo. Lo que era débil y una mera sombra, ha sido reemplazado por lo que es de gran alcance y una representación exacta de la naturaleza de Dios. En su infancia, al pueblo de Dios se le dio un tutor y maestro para guiarlos. El tutor no era capaz de hacer a los hombres perfectos, sólo podía cuidar a los hombres durante su infancia hasta que llegara el tiempo de entregarlos en manos de Aquel que podría hacerlos perfectos.

Gálatas 4:4-5, Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la Ley, para que recibiéramos la adopción de hijos.

"La adopción de hijos" es una referencia a ser juzgados como tan maduros, que el carácter del Padre se ha formado en el niño. Cuando se observa que el carácter del Padre ha sido replicado en el niño, el niño es adoptado (adopción o filiación). Se eleva desde el rango de niño menor de tutor, a un hijo al que se le da la autoridad y la libertad. Pablo declara que "cuando vino el cumplimiento del tiempo", para que los hijos maduros de Yahweh fueran manifestados, Él envió a Su Hijo.

Yahshua fue "nacido de mujer, nacido bajo la ley", lo que significa que Él es el punto de transición. Se levantó entre los que eran niños, pero avanzó hasta la madurez para conducir a otros a esta misma madurez. Cristo tuvo que aprender la obediencia y ser perfeccionado como un hijo (Hebreos 5:8). Se crió entre un pueblo que era desobediente y atascado en la adolescencia para siempre. Yahshua fue el primero en recibir el elogio de Yahweh de que Él era un hijo agradable.

Mateo 3:17, Y hubo una voz de los cielos decía: "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia".

A lo largo de Su ministerio en la tierra Yahshua nunca hizo ninguna obra, ni habló ninguna palabra, de Su propia iniciativa. Era un Hijo perfecto, con un corazón perfecto. Él siempre estaba observando al Padre y hacía precisamente lo que veía hacer al Padre.

Juan 5:19-20, Entonces Respondió Jesús y les dijo: "En verdad os digo que el Hijo no puede hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que hace, también lo hace el Hijo de igual manera. Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace ... ".

Si la humanidad también ha de caminar perfectamente ante el Padre, debe tener el mismo guía que Yahshua tenía. La Ley no puede revelarnos la voluntad del Padre para cada acción y palabra, pero el Espíritu puede. Fue el Espíritu de Dios quien guió a Cristo, y todos los que pretendan ser perfectos deberán ser guiados por el mismo Espíritu.

Desde el momento del bautismo de Cristo en el río Jordán, leemos que fue guiado por el Espíritu,

Lucas 4:1, Entonces Yahshua, que lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu ...
Lucas 4:14, Entonces Yahshua volvió en el poder del Espíritu a Galilea ...

El Espíritu tanto guió y facultó (empoderó) a Cristo, y Él es dado para realizar las mismas funciones para todos aquellos que están "en Cristo".

Juan 16:7-13, Pero yo os digo la verdad. Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, lo enviaré a vosotros... todavía tengo muchas cosas que deciros, pero no las podéis sobrellevar. Sin embargo, cuando venga el Espíritu de verdad, os guiará a toda la verdad ...

En estas palabras, Yahshua da a conocer que el Espíritu va a realizar el papel de comunicador y guía. Aunque Cristo dio a conocer muchas cosas a Sus discípulos durante Sus años de ministerio, había mucho que aún no estaban preparados para recibir. El Espíritu que se enviaría les revelaría cada pensamiento de Dios en el momento apropiado. En lugar de tener la Ley como su guía, con los sacerdotes, los escribas y legiones de abogados como sus administradores, a los discípulos de Cristo les enseñaría directamente Dios a través del Espíritu.

Juan 2:27, Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no es necesario que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.

En este papel de comunicador de la mente de Dios, el Espíritu y la Ley se ven en funciones paralelas. De hecho, lo que se observó en el tipo y sombra de Moisés y la Ley se resume en el anti-tipo y la sustancia de Cristo y el Espíritu. Tenga en cuenta los siguientes paralelos. Durante el ministerio de Moisés, los israelitas que querían conocer la mente de Yahweh, irían y preguntarían a Moisés.

Éxodo 18:15-16, Y Moisés dijo a su suegro, "La gente viene a mí para consultar a Dios. Cuando tienen una dificultad, vienen a mí, y yo juzgo entre uno y otro, y yo les hago conocer los estatutos de Dios y sus leyes".

Este mismo Moisés, no podía permanecer para siempre con las personas en este papel. Yahweh hizo que Moisés ascendiera al Monte Sinaí para encontrarse con Él. Moisés trajo la Ley de la montaña, dejándola con el pueblo para servir como su instructora y guía para los próximos 1.500 años.

Una realización en paralelo se observa en la vida de Cristo. Cuando Yahshua estuvo en la Tierra, Sus discípulos miraron a Él tanto como los hijos de Israel miraron a Moisés. Los discípulos de Cristo se acercaron a Él para que pudiera declararles la mente de Dios y servir como Su instructor.

Mateo 13:36, Entonces Yahshua, despedida la multitud, entró en la casa. Y sus discípulos se acercaron a él, diciendo: "Explícanos la parábola de la cizaña del campo".
Mateo 15:15, Entonces Pedro le dijo: "Explícanos esta parábola".
Marcos 4:10, Pero cuando estaba a solas, los que le rodeaban con los doce le preguntaron sobre la parábola.

Cristo no podía permanecer con Sus discípulos en este papel para siempre. Era mejor que Él desapareciera. Por lo tanto, así como Moisés subió a la montaña y trajo la Ley, Cristo ascendió al Padre y envió de vuelta al Espíritu. Ya hemos visto los paralelismos y contrastes entre estos dos eventos. Cuando Moisés recibió la Ley 3.000 hombres murieron; cuando se recibió el Espíritu en el día de Pentecostés, 3.000 hombres fueron salvados. En todos los sentidos, el Espíritu, que se ha dado para residir en el hombre, es superior a la Ley que Moisés bajó de la montaña. Los formas de trabajo de este último, son mucho más sustanciales, capaces de hacer a los hombres perfectos. El Espíritu de Cristo va mucho más allá de la instrucción. El Espíritu hace más que servir como la voz de Dios para los santos. Él es la fuente de todo poder.

En virtud del Espíritu de Cristo que reside en el hombre, el poder que se necesita para obedecer al Padre y vivir una vida como hijo agradable es finalmente realizable.

Lucas 24:49, He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto".
Efesios 3:20, Y a aquel que es capaz de hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros ...

Pueblo de Dios, era necesario que la Ley se implantara durante un tiempo hasta que el tutor y ayudante perfecto viniera. Tenemos que ser liberados de la antigua Ley para unirnos a este último. El maestro y guía de la infancia del hombre debe dar paso a Aquel que puede presentar a todos los hombres perfectos en Cristo. La Ley fue dada para frenar los hombres que eran esclavos del pecado y para señalarles a Su Redentor y Salvador. Los que hemos nacido del Espíritu de Cristo ya no somos esclavos del pecado. Anteriormente estábamos muertos espiritualmente, pero en Cristo hemos sido vivificados.

Es inapropiado para un hombre espiritual ser gobernado por el tutor del hombre carnal. El hombre espiritual necesita un ayudante que lo pueda llevar a la perfección. La Ley no hace nada perfecto. Después de haber comenzado una vida como un hijo de Dios por el Espíritu, es una locura creer que el retorno a una Ley de ordenanzas carnales le hará más completo.

Gálatas 3:3, ¿Tan necios sois? Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?
Hebreos 9: 9-10, Porque los dones y sacrificios que los sacerdotes ofrecen no son capaces de limpiar la conciencia de las personas que los llevan. Porque las viejas ofrendas del sistema sólo consisten en alimentos y bebidas, en diversas ceremonias de purificación y reglamentos físicos que estaban en vigor sólo hasta que se pudiera establecer un sistema mejor. [Nueva Traducción Viviente].

La Biblia King James llama a los reglamentos físicos de la Ley "ordenanzas carnales".

La New King James y la New American Standard los describen como "ordenanzas carnales". Son estas regulaciones de la Ley a las que Pablo se refiere a cuando se pregunta: "¿Tan necios sois? Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?". Pablo declara que estas ordenanzas carnales estaban en efecto, sólo "hasta que un mejor sistema pudiera establecerse".

La King James habla de estas ordenanzas carnales diciendo que están en vigor hasta el "tiempo de la corrección".

La Biblia Darby describe este tiempo como "el momento de poner las cosas correctas".

La Biblia de Douay-Reims semejantemente describe esta ocasión como "de corrección del tiempo".

La Biblia Reina-Valera describe de manera similar esta ocasión como "el tiempo de la corrección".

Cuando Cristo vino, Él arregló las cosas entre Dios y el hombre. Se quitó la enemistad que existía entre ellos, "habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros ..., clavándolo en la cruz" (Colosenses 2:14). Cristo trajo "re-formación" para el hombre, dándole un corazón nuevo y un espíritu nuevo. Los hombres que experimentan verdaderamente el nacimiento del espíritu se convierten en "nuevas criaturas" en Cristo. Por lo tanto, el periodo de prueba del hombre bajo la Ley es llevado a su fin, y se inicia una nueva etapa de la vida en el Espíritu.

Aunque todos los miembros del rebaño de Cristo tienen la capacidad para oír Su voz, y Juan ha declarado que la unción (el Espíritu Santo) les enseña todas las cosas, Yahshua ha dado los ministros del rebaño, para ayudar a los pastores.

Efesios 4:11-14, Y él mismo constituyó a unos, apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguen a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo ...

Si los ministros no están equipando y edificando a los santos, llevándolos "a un hombre perfecto", entonces ellos no están cumpliendo con su llamado.

Los ministros que están llevando a la gente a la Ley, sin saberlo, la llevan lejos del Espíritu, el único que puede hacerlos perfectos. Un ministro debe hacer hincapié en la necesidad de que cada santo escuche la voz de Dios por sí mismo. Se debe inculcar a los que son partícipes del Espíritu su necesidad diaria de ser entregados a la dirección del Espíritu en todas sus acciones y palabras.

Romanos 8:14, Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

El efecto trágico de abrazar la Ley como guía e instructor de uno para saber lo que el Padre quiere que los hombres hagan, es que los santos no buscan la mente del Espíritu. Creyendo que la mente de Dios se puede determinar en la Ley, no ven la necesidad de buscar en otra parte. Los que miran a la Ley como su guía permanecerán en la infancia perpetua. Si hemos de ser perfectos, debemos andar como Cristo anduvo.

Mateo 19:21, Yahshua le dijo: "Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dalo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; y ven, sígueme".

No hay otro camino a la perfección como un hijo de Dios que ser dirigido y capacitado por el Espíritu de Cristo. Los santos deben aceptar que no hay ningún substituto para la vida del Espíritu. Moisés y la Ley no podían hacer a ningún hombre perfecto. Ser dirigidos por el alma no nos conducirá a la voluntad del Padre, sólo una vida guiada por el Espíritu puede llevar el santo a la plenitud de la estatura que pertenece a Cristo. Todos los que quieran ser perfectos deben dejar a un lado la Ley, y unirse a Otro, que fue levantado de entre los muertos.


Romanos 7: 6, Pero ahora hemos sido liberados de la Ley, habiendo muerto a lo que estábamos sujetos, de modo que sirvamos en la novedad del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.

Publicaciones Heart4God :