TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 4: LO-RUHAMA, Dr. Stephen E. Jones




18/11/2016


El segundo hijo de Oseas fue una hija. Leemos en Oseas 1:6,7,

6 Entonces concibió otra vez y dio a luz a una hija. Y el Señor le dijo: "llámala Lo-Ruhama, porque ya no tendré compasión de la casa de Israel, sino que los quitaré del todo".

El nombre, Lo-Ruhama, es una palabra hebrea compuesta. Lo quiere decir "ninguno, no". Ruhama es de racham ("misericordia") con una terminación femenina (ah). El nombre se traduce por lo general en una de tres maneras. Las traducciones más comunes dicen sin piedad, sin compasión, o no dignos de lástima.

A lo largo del libro de Oseas, hay dos palabras hebreas que el profeta usa para describir las emociones de Dios hacia Gomer-Israel: hesed y racham. La palabra hesed se traduce generalmente "bondad" y se refiere a la preocupación y el interés de Dios de mostrar misericordia, que viene de la voluntad de su Espíritu. La palabra racham expresa la compasión de Dios, una emoción que viene de su alma.

El matrimonio de Dios e Israel es como el matrimonio de Oseas y Gomer. Fue un matrimonio tipo Antigua Alianza, donde Israel prometió obediencia a Su marido. Por lo tanto, Dios tiene el derecho de ser obedecido por su mujer, pero ella se negó a someterse a Su autoridad. Las cosas se pusieron tan mal que finalmente se divorció de ella, declarando que "ella no es mi mujer, y yo no soy su marido" (Oseas 2:2).

Sin embargo, el hesed de Dios -Su ansioso deseo de mostrar misericordia- lo impulsaba a salir a buscarla y redimirla de una vida de pecado, que la ha esclavizado tanto externa como internamente. Así promete desposarla nuevamente "en misericordia y en la compasión" (Oseas 2:19), es decir, en hesed y en racham. El profeta siempre utiliza racham como una profecía del futuro de Lo-Ruhama, cuando se le da un nombre nuevo que revierte su estado bajo el Nuevo Pacto.


De No-Misericordia a Misericordia
No hay misericordia sin juicio, así como no hay gracia sin pecado. La misericordia no se puede conceder a los que no son juzgados, ni puede la gracia ser mostrada a gente sin pecado. La misericordia y la gracia implican una necesidad, una imperfección, una discapacidad o un pecado juzgado. La misericordia y la gracia son subproductos de un Dios de amor. Pablo dice en Romanos 11:32,33,

32 Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos. 33 ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!

Los juicios de Dios son incomprensibles, no porque no se terminen nunca, sino debido a que terminan en misericordia. Aunque Dios es amor, en ninguna parte leemos que el hombre es amor. El hombre natural, entonces, no puede comprender los juicios de Dios, porque la misericordia no es inherente a su naturaleza.

La NASB traduce que la última parte de Oseas 1:6, "Yo ya no tengo compasión de la casa de Israel, que nunca debo perdonarlos". Se trata de un error de traducción evidente, porque dice que Dios nunca perdonará a Israel. Pero el punto central del libro es mostrar que Dios, de hecho perdona. El restaura Israel, y mientras ella está en el desierto, Él la desposa consigo mismo en justicia (Oseas 2:19). No tendría ningún sentido decir que Dios le da su espalda sin perdón.

La KJV dice: "sino que los quitaré lejos". La palabra hebrea traducida "quitaré" es nasa, "levantar". Al parecer, la National Aeronautics and Space Administration (NASA) fue nombrado con este acrónimo para sugerir "levantar" vehículos espaciales.

Las notas del Dr. Bullinger comentan en este versículo, diciendo:

"Llevárselos. Supliendo Elipsis, 'quitarles [el reino que les pertenece]".

En otras palabras, Oseas estaba diciendo que el reino sería quitado (levantado) de Israel todo el tiempo que fuera llamado Lo-Ruhama. Pero este versículo no estaba hablando del reino. La atención se centra en el nombre de su hija. Creo que es más exacto decir que el nombre de Israel sería el que se le quitaría a ellos. Ciertamente, Israel perdió su reino cuando la conquistó Asiria y deportó a la gente a Asiria. Sin embargo, fue la pérdida de su nombre lo que la ocultó entre las naciones, y así es cómo Israel llegó a conocerse como "las tribus perdidas".

Los asirios habían llamado Israel con el nombre de Omri (Ghomri, o Gomer) antes de la cautividad, y cuando los israelitas cautivos fueron reasentados cerca del Mar Caspio, se llamaron los Gimirri. El lugar donde se establecieron llegó a ser conocido como Gamir y Gamera en los registros asirios descubiertos en Nínive en el año 1900 y publicados en 1930. Debido a que los hijos de Israel ya no mantenían sus propios registros oficiales, se hicieron conocidos por los nombres que otras naciones les llamaban. Así fue como Dios "quitó" de ellos el nombre de Israel. Él hizo esto porque la gente ya no llevaban el testimonio de que Dios gobierna (Israel significa Dios Gobierna). El gobierno de Dios sobre ellos terminó cuando Jeroboam puso los becerros de oro.

Pero, como veremos más adelante, Lo-Ruhama se convertiría en Ruhama al final de su cautiverio. Estas "tribus perdidas", junto con muchos otros, iban a ser reunificadas bajo "un líder", Jesucristo, a través de un Nuevo Pacto. No debían regresar a la vieja tierra, porque eso sería demasiado restrictivo. En 2 Samuel 7:10, Dios reveló al rey David, en el apogeo de su reino:

10 Asimismo he dispuesto lugar para mi pueblo Israel y lo plantaré, para que habite en su propio lugar y no sea perturbado de nuevo, ni los impíos les aflijan más, como antes.

En otras palabras, Dios tenía un nuevo lugar para aquellos ex-israelitas físicos vivieran, uno que podría dar cabida a su crecimiento en número. En última instancia, esta nueva "tierra" es el "país mejor" que Abraham buscó (Hebreos 11:16). No es una patria terrenal, sino "la celestial". Es un lugar espiritual, una "ciudad" llamada la "Nueva Jerusalén". Para tener acceso a este país y ciudad, hay que pasar por la puerta que es Cristo. Todos los hombres tienen igual acceso a esta puerta. Uno no tiene que ser un israelita étnico para vivir en este país.

Por lo tanto, las profecías de Oseas sobre Lo-Ruhama y Ruhama son en el contexto de Israel, pero tienen aplicación en todo el mundo, debido a que el Nuevo Pacto afecta a todos.


Judá librado
Oseas 1: 7 dice,

7 Pero tendré misericordia de la casa de Judá y los salvaré por el Yahweh su Dios, y no los salvaré con arco, espada, batalla, caballos o jinetes".

Sabemos por la historia bíblica que cuando los asirios conquistaron Samaria y a los hijos de Israel, no lograron conquistar Judá. 2 Reyes 17:18 dice,

18 Así que el Señor estaba muy enojado con Israel, y los quitó de su presencia; no quedó sino sólo la tribu de Judá.

Una vez más, leemos en 2 Reyes 17:22,23,

22 Y los hijos de Israel anduvieron en todos los pecados de Jeroboam que él hizo; no se apartaron de ellos, 23 hasta que el Señor quitó a Israel de su presencia, como habló a través de todos sus siervos los profetas. Israel fue llevado al destierro a Asiria, hasta el día de hoy.

El término "hasta el día de hoy" se refiere al tiempo de Esdras, que compiló el canon del Antiguo Testamento después de la cautividad babilónica de Judá. Hay algunos que enseñan que Israel volvió a la vieja tierra con Judá para tratar de demostrar que los judíos de hoy incluyen a Israel. Pero Esdras dice que los hijos de Israel estaban exiliados en Asiria "hasta el día de hoy", es decir, hasta el tiempo de Esdras.

Los asirios conquistaron toda la tierra de Judá y se llevaron cautivo al pueblo, a excepción de la ciudad de Jerusalén y los refugiados que habían huido allí. 2 Reyes 18:13 dice,

13 Y en el año catorce del rey Ezequías, Senaquerib, rey de Asiria subió contra todas las ciudades fortificadas de Judá y se apoderó de ellas.

La historia del fracaso de Asiria se registra en 2 Reyes 19:35,36,37, cuando Dios mató a 185.000 soldados asirios fuera de Jerusalén. Los registros asirios dan testimonio de esto, como el profesor E. Raymond Capt nos dice:

"El propio relato de Senaquerib de este episodio, grabado en el Prisma de Taylor, presenta una imagen muy diferente. El lenguaje es jactancioso, refiriéndose a Ezequías 'Como un pájaro enjaulado ... encerrado en Jerusalén, su ciudad real.' (Una analogía para su incapacidad para capturar Jerusalén). También describe la captura de 'cuarenta y seis ciudades fuertes amuralladas' y la toma de muchos prisioneros y gran despojo por Senaquerib: 'Doscientas mil ciento cincuenta personas, grandes y pequeños , hombres y mujeres, caballos, mulas, asnos, camellos, vacas y ovejas, sin número'. Además, Senaquerib registra tributos anuales que, según él, fue capaz de exigir de Ezequías". (Missing Enlaces descubiertos en tabletas asirias, pp. 76, 77)

De esto aprendemos que muchos (o la mayoría) de los hijos de Judá fueron deportados a Asiria, junto con sus hermanos, según las tribus de Israel. Con el tiempo, ellos también perdieron su identidad como judíos o israelitas, porque los antiguos historiadores los llamaron con otros nombres.

Es importante señalar, sin embargo, que los hijos de Judá que fueron llevados a Asiria no constituían en sí la tribu. La unidad tribal se encontraba dondequiera que el rey de Judá, viviera. El rey Ezequías y los que se quedaron con él constituían la tribu de Judá y la Casa de Judá como nación (incluyendo Benjamín y Leví). Así que, incluso si la mayoría de la gente de Judá fue llevada a Asiria, no fue la tribu la que fue tomada, sino sólo personas individuales. Es por eso que la Escritura nos dice que "no quedó sino sólo la tribu de Judá" (2 Reyes 17:18). La tribu se redujo en gran medida después que Senaquerib deportó a la mayor parte de los hijos de Judá, pero la tribu en sí, dirigido por el rey Ezequías, se quedó en Jerusalén.

Del mismo modo, cuando Oseas 1:7 nos dice que Dios libraría a Judá de una cautividad de Asiria, que no quiere decir que cada individuo judaíta sería librado. Más de 100.000 judaítas fueron deportados a Asiria, de acuerdo con los registros asirios. Más bien, se refería a que la tribu de Judá permanecería como entidad política en la antigua tierra. La profecía de Oseas por tanto, se cumplió un siglo más tarde.


Los asirios tomaron los hijos de Israel a un lugar al norte de Nínive, cerca del Mar Caspio. Más de un siglo después, los babilonios se rebelaron y conquistaron Nínive en el año 612 aC. Luego continuaron sus conquistas hasta que conquistaron Jerusalén en los días de Jeremías. Los judaítas ("judíos") fueron llevados a Babilonia, que era mucho más al sur de Nínive.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario