TRADUCTOR-TRANSLATE

NO TENER CONFIANZA EN LA CARNE, Devocionales eMANÁ


No tener confianza en la carne (1)
~~~~~ Versículos de la Biblia ~~~~~

Filipenses 3:3-6 Porque nosotros somos la circuncisión, los que servimos por el Espíritu de Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne. Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más: circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo, hijo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, llegué a ser irreprensible.

~~~~~ Palabras del ministerio ~~~~~
(Parte 1 de 2)
En el versículo 5 Pablo declara que él fue circuncidado al octavo día. Este era el día en que un verdadero israelita debía ser circuncidado (Gn. 17:12). Eso lo distinguía de los ismaelitas y de prosélitos, quienes eran circuncidados posteriormente. Además, Pablo podía confiar en el hecho de pertenecer a la tribu de Benjamín. Esta era una tribu preciosa y fiel, en medio de la cual estaba la ciudad real de Jerusalén y el templo de Dios. Pablo declaró también que era hebreo, hijo de hebreos. Él había nacido de padres hebreos, con antepasados hebreos por ambas partes; es decir, que sus abuelos, tanto paternos como maternos, eran hebreos. Sólo una persona como él podía decir que era hebreo, hijo de hebreos. Por lo tanto, él podía gloriarse de tener sangre hebrea pura, de ser un auténtico hebreo. En cuanto a la ley, Pablo declaró que era fariseo (v. 5). La ley de Moisés era respetada por todos los judíos ortodoxos. Como fariseo, Pablo era miembro de la secta más estricta de la religión judía (Hch. 26:5; 23:6), una secta extremadamente celosa por la ley de Moisés. Los fariseos estaban orgullosos de su vida religiosa superior, de su devoción a Dios y de su conocimiento de las Escrituras. Pablo persiguió a la iglesia por causa de su celo por la ley y el judaísmo. Él mismo declaró: “En cuanto a celo, perseguidor de la iglesia”, él se refiere a su celo por la ley de Moisés y por la religión judía (Gá. 1:14). Los judíos que perseguían a la iglesia eran ciertamente los líderes del judaísmo. Nadie los podía superar en su celo. Pablo se jactaba del celo con el cual perseguía a la iglesia.
Por último, Pablo declaró: “En cuanto a la justicia que es en la ley, llegué a ser irreprensible”, es decir, hallado o mostrado irreprensible. Por supuesto, esto era a los ojos de los hombres, según el juicio del hombre. A los ojos de Dios, según Su justa ley, ninguna carne es irreprensible (Gá. 2:16). En el pasado, él mismo se había destacado como judaizante, pero tuvo un cambio radical. Si Pablo hubiera seguido siendo judaizante, nunca habría podido experimentar a Cristo. Pero debido a que llegó a ser una persona diferente, una persona que servía por el Espíritu de Dios, que se gloriaba en Cristo Jesús y que no tenía confianza en la carne, él pudo disfrutar y experimentar a Cristo ricamente. Asimismo, nosotros tampoco debemos confiar en la carne, esto es, en nuestra capacidad natural, en nuestra herencia ni en nuestras tradiciones. Por el contrario, debemos formar parte de los que sirven a Dios por Su Espíritu, se glorían en Cristo y no confían en la carne. Entonces nuestra experiencia de Cristo será verdadera. (c) 2016 Living Stream Ministry.
(Continúa mañana)

No tener confianza en la carne (2)
~~~~~ Versículos de la Biblia ~~~~~

Filipenses 3:2-3 Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores del cuerpo. Porque nosotros somos la circuncisión, los que servimos por el Espíritu de Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.

~~~~~ Palabras del ministerio ~~~~~
(Parte 2 de 2)
Aunque no somos judaizantes, en principio podemos serlo. Ciertamente ya fuimos regenerados [nacer de nuevo], pero es posible que aún sigamos viviendo en nuestra naturaleza caída, gloriándonos de nuestros logros según la carne y poniendo nuestra confianza en lo que somos por nacimiento. Como ya mencionamos, los perros, los malos obreros y los mutiladores del cuerpo en 3:2, se refieren respectivamente a la naturaleza, conducta y religión caídas. Por tanto, si seguimos viviendo conforme a nuestra vieja naturaleza, si nos gloriamos en lo que somos capaces de hacer, y si confiamos en lo que hemos obtenido, no sólo seremos iguales a los judaizantes, sino que causaremos problemas a la iglesia y nuestra experiencia de Cristo no prosperará. Si hemos de experimentar a Cristo, debemos servir por el Espíritu de Dios y no según nuestra naturaleza caída; debemos gloriarnos en Cristo y no de nuestras propias obras; y debemos basar nuestra confianza en el Señor y no en nuestros logros personales. Esta es la clave para experimentar a Cristo.
Estos versículos de Filipenses 3 deben llegar a lo más profundo de nuestro ser. Necesitamos que la luz del Señor nos ilumine con respecto a nuestra naturaleza, nuestras obras, y la confianza que tenemos en la carne. Cuando seamos iluminados en este aspecto por el Señor, reconoceremos que a pesar de haber sido regenerados por Dios y llegar a ser Sus hijos, aquellos que poseen la vida y la naturaleza divinas, aún vivimos la mayor parte del tiempo en nuestra naturaleza de “perro”. Es verdad que tenemos derecho a proclamar que somos hijos de Dios. Pero si esta declaración no corresponde con nuestra experiencia diaria, será una simple doctrina. Cuando venga el día en que la luz del Señor brille sobre nosotros y nos ilumine en cuanto a este asunto, no podremos más que postrarnos ante el Señor y confesar que nuestra naturaleza aún es impura. Entonces aborreceremos todo lo que hacemos conforme a la naturaleza caída. Entonces nos gloriaremos únicamente en Cristo y estaremos conscientes de que en nosotros mismos, no tenemos nada de qué gloriarnos.
Si permitimos que Dios nos ilumine, podremos decir verdaderamente que no confiamos en nuestras cualidades, capacidades ni en nuestra inteligencia. Sólo entonces podremos testificar que confiamos únicamente en el Señor. Una vez que hayamos sido iluminados de esta manera, experimentaremos verdaderamente a Cristo. (c) 2016 Living Stream Ministry.
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Los versículos son tomados de la Santa Biblia, Versión Recobro. Las "Palabras del ministerio" provienen del Estudio-vida de Filipenses, escrito por Witness Lee, capítulo 17. Ambos son publicados por Living Stream MinistryAnaheim, CA.
Por favor visítenos en http://www.emanna.com/espanol
Dirija sus comentarios a: comment.sp@emanna.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario