TRADUCTOR-TRANSLATE

LA LUZ DE LA GRIETA – CAP. 22: RENOVACIÓN, Dr. Stephen E. Jones


7 de noviembre de 2016



Nueva Iglesia había sido liberada del mal que la mayoría de las personas nunca sospecharon que incluso existiera. Se les había dicho que tales males existían en Cosmos, pero ciertamente no en Nueva Iglesia. Pero cuando el alcalde y el juez huyeron de la ciudad, el mismo día sus oficinas y hogares fueron investigados, y fueron descubiertas toda clase de nuevas pruebas. Quienes se veían obligados a trabajar en el burdel fueron puestos en libertad, y arreglos fueron hechos por ciudadanos preocupándose de cuidar de ellos hasta que pudieran encontrar un propósito en la vida.

Lo que enfureció a la mayoría de los ciudadanos de Nueva Iglesia, tal vez, fue la hipocresía. Se descubrió que el alcalde de Nueva Iglesia había hecho una alianza con el alcalde de Cosmos, y que ambos habían conservado su poder a través de la Sociedad Rhodomon. Ambos alcaldes se habían puesto de acuerdo para criticarse entre sí con el fin de crear una buena impresión a los ojos de sus propios ciudadanos, mientras que al mismo tiempo eran aliados secretos.

La voz se corrió rápidamente a través de Nueva Iglesia acerca del intento de celebración del juicio en secreto, de cómo el juicio había sido frustrado por los testimonios de los testigos inesperados, y la forma en que el alcalde y el juez habían huido. No pasó mucho tiempo antes de que una gran multitud de personas se hubieran reunido en la plaza del pueblo para escuchar las noticias y para ver por sí mismos lo que estaba ocurriendo.

Se hizo necesario, entonces, informar a la gente con el fin de evitar rumores y chismes que mancharan la verdad. Una plataforma improvisada fue construida a toda prisa en la plaza, y Josué se puso sobre ella para hacer frente a la gente.

"Pueblo de Nueva Iglesia", comenzó, "escúchenme. Han ocurrido eventos importantes hoy en día, que cambiarán para siempre nuestra ciudad. El Creador ha intervenido en nuestros asuntos con el fin de cumplir Su promesa de hacernos Su pueblo. Se ha expuesto el gran mal en el gobierno de la ciudad. El alcalde y el juez han huido, en lugar de enfrentar la persecución, y muchos de los miembros del Consejo de la ciudad tampoco pueden ser encontrados en ninguna parte. Parece que sólo los arrepentidos han optado por permanecer, y es mi recomendación que sean perdonados, pero que se reemplacen por otros. La investigación necesitará más tiempo para concluirse, y cuando se obtenga toda la evidencia, será publicada para que todos lo sepan".

"Mientras tanto", continuó, "tenemos que elegir a los nuevos funcionarios del gobierno para supervisar el resto de esta investigación y para conducir los asuntos de Nueva Iglesia".

"Yo propongo a Josué para la alcaldía!", Gritó alguien de la multitud. "Sí", respondió otra voz. Otras voces se unieron entonces con las de ellos. Un gran rugido de aprobación se levantó en la plaza. "¡Josué! ¡Josué! ¡Josué!", gritaron al unísono. Cuando sus voces se apagaron, José luego subió a la plataforma y alzó el brazo de Josué. "Todos los que estén a favor de Josué, digan !"

"¡Sí!", Fue el gran grito.

"¡Todos los que se opongan, digan no!" Una gran calma cayó sobre la multitud por un momento, y luego la multitud alegremente estalló en risas.

"¡Entonces declaro a Josué como nuestro nuevo alcalde!", gritó José. La multitud estalló de nuevo en aprobación, cuando José soltó el brazo de Josué.

Dando a la gente un momento para aquietarse de nuevo, Josué habló de nuevo. "Necesito buenos hombres y mujeres para que me ayuden como el Consejo del Ayuntamiento, y también hay que nombrar un nuevo juez".

"¡Usted elige por nosotros!" Gritó una voz. "¡No hicimos un buen trabajo en esto en la última elección! Nombre a los que son como usted, aquellos que sabe que son justos!"

La multitud volvió a aprobar ruidosamente.

"Entonces, al presente nombro a Iván, Atsa, y Juan entre los hombres, y designo a Maggie, Dakota, y Bryn entre las mujeres. Estos", dijo, "son todos justos y proporcionarán un buen equilibrio entre hombres y mujeres para representar a la ciudad. Todos ellos han recibido la semilla de Elyon en sus oídos y han bebido de las aguas de vida".

La multitud gritó su aprobación.

"Además", dijo José, "tenemos que nombrar a un nuevo juez. Conozco a un hombre tal que tiene el espíritu de la sabiduría. Creo que Kuyani es un buen hombre para el trabajo, y él juzgará a todos los conflictos con un buen equilibrio entre la justicia, el amor y la misericordia".

"¡Sí! ¡Sí!", gritó la multitud.

"Entonces, es designado", dijo Josué. "Cuando se obtengan todas las pruebas del escándalo de corrupción de la administración anterior, Kuyani juzgará el asunto. Así que insto a todos aquellos que puedan haber participado en la corrupción, que confiesen sus pecados al juez, para que puedan recibir la máxima piedad, restauración y perdón posibles. No esperen hasta que sus delitos sean descubiertos por los investigadores, porque si tienen que detenerles y llevarles a la Corte, se les mostrará menos piedad".

Con eso, Josué y José descendieron de la plataforma, pero la multitud siguió celebrando el día de fiesta. Pronto una señal fue erigida, diciendo: Día de la Independencia. Se me ocurrió que este día será recordado cada año con un festival en la ciudad, ya que fue el día en que Nueva Iglesia comenzó una vez más a estar a la altura de su nombre. Hace años, cuando su nombre fue cambiado de Iglesia a Nueva Iglesia, el carácter mismo de la ciudad cambió, pero con los años se había vuelto a sus prácticas y creencias anteriores. Sin embargo, ahora todo había cambiado, y la ciudad fue renovada para lo que se propuso que fuera.

Entonces sentí una mano en mi hombro, y me volví para ver la cara sonriente de José. Incluso las arrugas de su cara estaban sonriendo ampliamente. Evidentemente, estaba bastante satisfecho por los logros del día. "Tenemos que ir de inmediato a Cosmos", me dijo. "Ayer los dejamos en un poco de crisis, y debemos ver lo que ha ocurrido desde entonces".

"Sí, debemos ir, y Pablo debería venir con nosotros", le respondí.


"Toda nuestra comunidad debe venir con nosotros también", dijo, "a excepción de Josué y los que han sido designados para el Ayuntamiento de Nueva Iglesia. Vengan, reunámonos juntos y vallamos lo más rápido posible. Voy a informar a Josué de nuestros planes".

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones