TRADUCTOR-TRANSLATE

FIJACIÓN BAJO LA LEY: 4 - LA DEFICIENCIA DE LA LEY, Joseph Herrin


4 - LA DEFICIENCIA DE LA LEY


Yo ofendo a algunos de los que veneran la Ley al describirla como deficiente; sin embargo, se trata del testimonio de las Escrituras (Traductor: Salmos 19:7 dice que la Ley es perfecta; el autor trata esta potencial contradicción a sus argumentos más adelante en este libro). La Ley fue una sombra. Las sombras carecen de sustancia. La Ley no puede hacer nada perfecto. La Ley no pudo impartir vida divina. La Ley no pudo quitar de forma permanente los pecados a través de los sacrificios y las ofrendas. La Ley no podía hacer a ningún hombre justo. La Ley podía apuntar a la obra perfecta de Cristo a través de sus tipos y sombras del Tabernáculo, las ofrendas, los días festivos, y lavados, pero no era la misma sustancia y la realización de estas cosas. Cristo en todos los sentidos ha superado a la Ley y llevado a Su pueblo a algo mejor.

Hebreos 10:1, Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a aquellos que se acercan.

Hebreos 7: 18-19, Por un lado hay una anulación del mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia, porque la ley no perfeccionó nada; por otro lado, existe la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.

Hechos 13: 39-, Por Él todo aquel que cree es justificado de todas las cosas de las que no podía justificarse por la ley de Moisés.

Romanos 8: 3, Pues lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por la carne, Dios, enviando a su propio Hijo ...

Gálatas 4: 9-10, Pero ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios , ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar? Guardáis los días, los meses, las estaciones y los años.

Hebreos 8: 7-8, Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo. Porque reprendiéndolos, Él dice: "He aquí que vienen días, dice Yahweh, en que haré un nuevo pacto ..."

Hebreos 9: 9-10, Lo cual es un símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas sacrificios, que no pueden hacer perfecto al que realizó el servicio en lo que se refiere a la conciencia; ya que se ocupa sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas carnales impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.

¿Cuál es el mensaje acumulado de todos estos pasajes? Que la Ley era una obra débil y deficiente instituida hasta que lo que es perfecto viniera.
Veamos las deficiencias específicas de la Ley.

Muchos de los que están adoptando la continuación de la Ley hoy parecen dividir la Ley en varias partes para poder declarar que una parte ha terminado, mientras que otra parte sigue. Aunque esta distinción no es hecha por los apóstoles cuando hablan de la Ley, creo que puede ser de beneficio hacer frente a la Ley en sus varias partes con el fin de demostrar que si uno habla de la ley ceremonial, las leyes de sacrificios y ofrendas, o la ley moral, todas son débiles y deficientes. Todas ellas han sido suplantadas por algo muy superior.

Consideremos de nuevo el más amplio plan del Padre para la humanidad en este inicio de examen. Yahweh desea hijos a Su propia imagen, que sean partícipes de Su propia naturaleza. Cuando se le dio la Ley, la humanidad carecía de esta vida espiritual interior. Pasarían otros 1500 años hasta que un Salvador viniera que llevara a cabo la voluntad de Yahweh. El pecado sería expiado. El documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros sería clavado en la cruz de Cristo. Se abriría el camino para la unión con el Padre. El Espíritu sería dado para residir en la humanidad. Los hombres recibirían un nuevo espíritu y un corazón nuevo. Hasta que llegara ese momento, le pareció mejor al Padre proporcionar al hombre un testimonio de las cosas que tenía por delante, y un medio para mostrar a la humanidad su condición pecaminosa y la necesidad de un Salvador.

Gálatas 3:24-25, Por tanto, la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, para que seamos justificados por la fe. Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo.

En las partes ceremoniales de la Ley, incluyendo los días de fiesta y días de reposo, lavamientos y ofrendas, se reveló el plan múltiple de Dios para la reforma del hombre. En los sacrificios de la Ley vemos el principio de la expiación del alma de una criatura que actúa como un sustituto de la vida de otra. Las Escrituras declaran, "El alma que peca debe morir", pero el Señor permitió que otra alma muriera en nuestro lugar. Toros, cabras y otros animales eran un tipo y sombra de ese sacrificio perfecto a realizarse en Cristo. En la ley moral vemos una sombra de la rectitud, la justicia, la santidad y la voluntad de Yahweh. Sin embargo, también es imperfecta, y algo mucho más completo se encuentra en Cristo.


La Ley ceremonial y las ofrendas
Colosenses 2:16-17, Por tanto, nadie actúe como vuestro juez con respecto a comida o bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, cosas que son una sombra de lo que está por venir; pero el cuerpo es de Cristo.

La mayoría de los cristianos perciben que las piezas ceremoniales de la Ley sirvieron como sombras de lo que vendrá. Por ejemplo, Yahweh entregó a través de Moisés instrucciones para los hijos de Israel, para celebrar todos los años tres fiestas principales, que en sus varias partes se descomponen en siete eventos individuales.

La primera de estas fiestas es la Pascua. La primera Pascua se observó justo antes de la salida de Israel de la esclavitud en Egipto. Durante un período de cinco días cada familia debía llevar un cordero sin mancha a sus hogares (del 10 al 14 del primer mes). A los 14 días del mes debían matar el cordero, y colocar un poco de sangre en las jambas y el dintel de sus casas. Se les ordenó que asaran y comieran el cordero, no dejando nada para el día siguiente.
Había otros rituales asociados, tales como la eliminación de toda levadura de la casa por un período de los siete días previos a la noche de la Pascua; comer el cordero con pan sin levadura y hierbas amargas, en pie, vestidos y completamente listos con lo personal en la mano para salir (Éxodo 12). Cada detalle es simbólico, y apuntaba a una cierta obra a cumplirse en Cristo.

Cuando Cristo nació de una virgen, vivió entre los hombres, y completó la obra que el Padre le dio. Al hacerlo se realizó la sustancia de la Pascua. Durante un período de tiempo todo Israel tuvo el Cordero de Dios habitando en medio de ellos. Ellos vieron Su forma y observaron que Él era impecable y sin mancha. Pilato le examinó y declaró: "Yo no hallo mal en Él".

En la Pascua los judíos crucificaron al Hijo de Dios, y dijeron las palabras: "Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos". Fue una experiencia amarga cuando el Pan de Vida fue partido. Sin embargo, aquellos que reciben Su sacrificio por fe, como una expiación por el pecado son ignorados por la muerte. Se les invita a comer el Cordero de Dios, Su carne es verdadera comida, y Su sangre es verdadera bebida. Estas palabras son espíritu y son vida, lo que indica que hemos de recibir todas las partes de Cristo, no sólo lo que es atractivo para los apetitos del hombre. Debemos recibirle en nuestro ser. Debemos entonces estar listos para salir inmediatamente de una vida mundana de la esclavitud del pecado y seguir a Yahweh, cuando Él nos conduzca a través de experiencias en el desierto en el camino a la Tierra de nuestra herencia.

Puede haber algunos grupos que profesan ser cristianos que matan a un cordero cada Pascua y lo comen con hierbas amargas y pan sin levadura (pero que observan la Pascua comprando su cordero en el supermercado). Algunos pueden incluso tomar parte de la sangre y ponerla en sus puertas. Sin embargo, ya no se requieren tales recreaciones de la sombra de la obra expiatoria de Cristo. La sustancia ha superado la sombra contenida en la Ley. Yahweh ya no tendrá en cuenta la sangre de un cordero, porque ha aceptado la ofrenda perfecta de la sangre de Su Hijo. La sangre nunca debe ser ofrecida de nuevo.

Hebreos 10:1-9, Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a aquellos que se acercan. ... Porque no es posible que la sangre de toros y machos cabríos pueda quitar los pecados. Por lo tanto, cuando Él vino al mundo, dijo: ... 'Sacrificio y ofrenda no quisiste, pero un cuerpo has preparado para mí. Holocaustos y sacrificios por el pecado no te agradaron'. Entonces dije: 'He aquí, yo he venido -en el rollo del libro está escrito de mí- para hacer tu voluntad, oh Dios'. Diciendo Anteriormente: 'Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron' (que se ofrecen según la ley), y luego diciendo: 'he aquí, he venido a hacer tu voluntad, oh Dios', quita lo primero, para establecer esto último.

Hay un número de maneras de entender estas palabras: "El quita lo primero, para establecer esto último". Ciertamente, dan a entender que la ofrenda de Cristo ha reemplazado los sacrificios y ofrendas de la Ley. En otro orden de estas palabras revelan el deseo del Padre, que se logra a través de Cristo. El Señor ha deseado la obediencia del hombre, y no sacrificios.

I Samuel 15:22, Y Samuel dijo: "¿Tiene Yahweh tanto contentamiento con los holocaustos y víctimas, como en obedecer a la voz de Yahweh? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que el sebo de los carneros".

Mira la repetición de las palabras de Cristo en el pasaje anterior de Hebreos. "He aquí, he venido ... para hacer tu voluntad, oh Dios". Esto es lo que Cristo hizo por el Padre. Antes que el hombre recibiera el Espíritu residente de Cristo no podía alcanzar la justicia de Dios. La voluntad podía estar presente, pero el poder de lograrlo no lo estaba. El resultado fue la desobediencia seguida de sacrificios y ofrendas por el pecado. Cristo vino a poner fin a los sacrificios, y establecer la obediencia en la vida del pueblo de Dios. Quita lo primero, para establecer esto último. Yahweh nunca estuvo satisfecho con las ofrendas y sacrificios de los hombres. Él los permitió hasta que el sacrificio perfecto debía ser ofrecido en nombre de los hombres, y fuera establecida la obediencia en los que habían recibido una nueva naturaleza.

Amos 5:21-24, Odio y aborrezco vuestras solemnidades, y no me complazco en vuestras asambleas. Y si me ofrecéis vuestros holocaustos y vuestras ofrendas, no los recibiré, ni miraré a las ofrendas de paz de vuestros animales engordados. Aleja de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos. Pero corra el derecho como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo.

Yahweh siempre ha deseado la rectitud y la obediencia. Sacrificios y festivales no son un sustituto aceptable de éstas. Cristo quita lo uno para establecer lo otro. Recibo correspondencia de personas que me dicen con gran emoción que el templo de Jerusalén está a punto de ser reconstruido, el sacerdocio y el Sanedrín restaurados, y sacrificios ofrecidos una vez más. Es una locura creer que alguna de estas cosas se estén cumpliendo en la voluntad de Yahweh. Él abolió estas cosas cuando envió a Su Hijo. Las sombras han sido reemplazadas con la sustancia que se encuentra en Cristo. Si algunos son inclinados a seguir conmemorando los días de Fiesta, y días de Reposo, no los condeno. El error es, sin embargo, declarar que el Señor requiere tales cosas a los cristianos de hoy. No las requiere. El apóstol Pablo lo dejó claro en el pasaje ya citado.

Colosenses 2:16-17, Por tanto, nadie actúe como vuestro juez con respecto a comida o bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo -cosas que son una sombra de lo que está por venir; pero el cuerpo es de Cristo.

Si he entrado en el fondo de la voluntad del Padre, entonces, ninguno de ellos es capaz de acusarme como transgresor. La verdad es que una gran parte están manteniendo las sombras de estas cosas, pero todavía tienen que entrar en la sustancia. Ellos son los que van a incurrir en condena. Muchos son los santos que observan el día de reposo mediante el cese del trabajo físico, sin embargo, no han entrado en la sustancia espiritual que esta sombra señaló. Pablo define el descanso del sábado de la siguiente manera:

Hebreos 4:10, Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.

La sustancia del descanso del sábado se introduce cuando un hombre deja las obras que surgen de su propia alma y comienza a vivir una vida sometida al Espíritu de Dios. Es lo que Cristo dijo de Sí mismo cuando dijo: "Nunca hago nada por mi propia iniciativa. Yo sólo hago la voluntad del Padre".

Usted puede observar días de reposo, pero si su vida está todavía bajo la dirección de su propia alma, no ha entrado en el descanso del sábado y aún no está agradando al Padre.

Cristo vino para que los hombres entraran en la plenitud de la voluntad del Señor para ellos. En la sombra los hombres tenían que dejar sus trabajos un día a la semana. La sustancia dirige y capacita a los hombres a cesar de sus trabajos autodirigidos todos los días para que puedan vivir para hacer la voluntad del Padre.


Algunos me han escrito en los últimos años en relación con la Escritura de Zacarías que habla de la Fiesta de los Tabernáculos que se continua durante el gobierno milenario de Cristo.

Zacarías 14:16-17, Y acontecerá que todo aquel que quede de todas las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, Yahweh de los ejércitos, y para celebrar la fiesta de los Tabernáculos. Y será que los de las familias de la tierra que no vengan a Jerusalén para adorar al Rey, Yahweh de los ejércitos, sobre ellos no habrá lluvia.

Un principio se encuentra en todo el Nuevo Testamento revela que cuando la sustancia ha llegado, la sombra se quita. La Tierra ha visto el cumplimiento de las primeras dos grandes fiestas de Yahweh, Pascua y Pentecostés. Tabernáculos aún no se ha cumplido. Cristo cumplió la Pascua cuando fue crucificado como el Cordero de Dios. Pentecostés se cumplió cincuenta días más tarde, cuando se dio el Espíritu Santo para el cuerpo de Cristo. Tabernáculos aún no se ha cumplido. Por lo tanto, es la única fiesta que se menciona en este pasaje de Zacarías. Tabernáculos simboliza a Dios y el hombre habitando juntos en plenitud. En este tiempo hemos sido sellados con el Espíritu de la promesa, las arras, pero todavía no hemos recibido el Espíritu sin medida.

Efesios 1:13-14, En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación; en el cual también desde que creísteis, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

Justo antes del Reino Milenario de Cristo un grupo de hijos, los primeros frutos serán, resucitados a la gloria. Estos van a gobernar y reinar con Cristo por mil años.

Apocalipsis 20:5(b)-6, … Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección. La segunda muerte no tiene poder sobre ellos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Todos aquellos que hubieran sido juzgados como no preparados, no habrán llegado a la madurez en esta primera cosecha de los hombres, y tendrán que esperar al final de los mil años anteriores a la próxima resurrección.

Apocalipsis 20:5(a), Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años.

Los que gobiernen con Cristo durante este periodo habrán experimentado Tabernáculos, mientras que aquellas naciones sobre las que gobernarán no. Para tener siempre en cuenta la voluntad del Señor para las naciones, serán obligados a guardar la Fiesta de los Tabernáculos anualmente. Las naciones no estarán obligadas a observar la Pascua y Pentecostés, porque éstas ya se han cumplido en el Mesías. (Traductor: Tabernáculos se cumple al principio del Milenio, como afirma el autor, por lo que las tres fiestas estarán cumplidas al iniciarse el Milenio. Dado que muchas de las naciones al comienzo del Milenio ni siquiera habrán experimentado Pascua ni Pentecostés, ¿por qué pues serían obligadas a cumplir sólo con Tabernáculos y no con Pascua y Pentecostés? El argumento de que será la única fiesta por cumplir parece que se contradice por el mismo autor. Además Tabernáculos también se cumplió en el Mesías, primero en la Transfiguración y después de la resurrección y antes de la ascensión. ¿Cómo será esta celebración si no habrá templo físico ni existirá la vieja Jerusalén, que junto con sus hijos habrá sido echada?).

En el próximo capítulo yo quiero examinar la deficiencia de la Ley Moral promulgada por Moisés.

Publicaciones Heart4God :

No hay comentarios:

Publicar un comentario