TRADUCTOR-TRANSLATE

LA LUZ DE LA GRIETA - CAP. 11: EL MENSAJE DE JOSÉ, Dr. Stephen E. Jones


10 de octubre de 2016



"Orden, orden", el alcalde llamó a la multitud reunida. Se detuvo ya que el ruido se calmó y luego dijo: "Nuestro último orador de esta semana es José, que es el anciano de más alto rango y de mayor confianza de la tribu en cuyas tierras se construyó nuestra ciudad. Él habla en todos los sentidos por el propio jefe, pero hoy ha llegado a compartir su revelación y el don del Creador".

José tomó la palabra y comenzó a hablar lenta y deliberadamente. "En el principio el Creador nos dijo que fuéramos fructíferos y nos multiplicáramos. Si Terrícola y su esposa no hubieran pecado, habrían sido fructíferos conforme a la intención del Creador. Porque habían sido creados a la imagen del Creador, hubieran dado a luz hijos a imagen del Creador. Pero debido a que perdieron esa imagen por la desobediencia, después sus hijos fueron formados a su propia imagen caída. Igual engendra igual".

Muchos en la multitud asintieron. Conocían bien la historia.

José continuó: "En la historia del mundo ha habido una búsqueda para volver a la imagen del Creador, pero el camino se perdió para todos, excepto unos pocos. Ha llegado el momento, sin embargo, que este camino secreto sea compartido abiertamente. Esta es la esencia de la revelación de que nosotros tres hemos recibido y que estamos llamados a compartir con vosotros".

La gente estaba tranquila mientras esperaban la verdad perdida hace mucho tiempo destilarse en sus oídos.

"Josué os ha dicho la diferencia entre los dos pactos del arco iris. Anava ha compartido la revelación de las semillas de Elyon que tienen el poder de engendrar una Nueva Creación, el hombre dentro de ti que es a la imagen del Creador. Se me ha dado el agua del Río de la Vida para regar esa semilla, para que pueda crecer hasta la madurez con el fin de dar sus frutos".

Algunas de las personas asintieron con la cabeza. La mayoría no entendieron completamente. Todos estaban en silencio.

José volvió a hablar. "Este valle ha sido bien regado por el río que fluye naturalmente de la montaña. Es un río cuya fuente es el Primer Pacto, y ha hecho el valle productivo. Pero os ofrezco el agua del Río de la Vida que hará que sea fructífero (fecundo). La comida que ha producido de forma natural ha sido buena, pero hay que comer todos los días, porque nunca puede satisfacer el hambre interior. El agua que ha bebido es buena, pero hay que tomarla todos los días, porque nunca puede satisfacer la sed interior. Si bebéis del agua que yo os doy, se convertirá en una fuente de Agua Viva dentro de vosotros, y nunca volveréis a tener sed".

La gente se miraron unos a los otros con miradas perplejas y sobre todo con incredulidad. "El agua que bebemos ha venido de la montaña y fue dada a nosotros por el Creador", respondió alguien de la multitud. "Fue el regalo del Creador para nosotros, y es lo suficientemente buena para mí!"

"Tú has estado bebiendo del agua del Primer Arco Iris", respondió José. "Es buena y ha hecho todo productivo, pero no lo ha hecho fecundo. ¿No es mejor llenar la faz de la Tierra con el fruto?"

"Los dos arco iris son lo mismo", declaró el viejo hombre. "El doble arco iris no es más que el doble testimonio de la misma verdad. Si el Creador ha dicho que la primera es buena, quiénes somos nosotros para que la despreciemos al declarar que la segunda es superior? ¿Quiénes somos nosotros para que abandonemos la primera y sigamos la segunda?" Muchos en la multitud estaban de común acuerdo.

"Te ofrezco la oportunidad de cumplir con el mandato original para ser fructíferos" instó José. "El camino es a través de la Nueva Alianza, de la que brota el Agua de la Vida. No sólo los ciudadanos de Nueva Iglesia pueden beneficiarse de esta agua, sino también los que antes vivían aquí cuando era conocida como Iglesia. La gente de otros pueblos, también, están invitados a beber de esta agua. El Creador nos ama a todos por igual y ha ampliado esta promesa a todos ellos".


"Eso es verdad," dijo el viejo hombre en voz alta para que todos oyeran, "pero primero deben arrepentirse de su negativa a convertirse en ciudadanos de Nueva Iglesia. Ellos deben someterse a nuestro Ayuntamiento con el fin de satisfacer al Creador".

"Cualquier persona que tenga el deseo dentro de ella de beber del Río de la Vida ya muestra evidencia de la fe en el Creador. No van a ser negados", respondió José. "Si tienen tal deseo, y no lo hacen, ¿quién entonces es agradable al Creador?"

El viejo hombre se encrespó. "¿Nos está acusando de rebelarnos contra el Creador?"

"¿Tiene fe en Su voto, o en su propio voto? ¿Ha recibido la semilla de Elyon en los oídos? ¿Desea usted el Agua de la Vida para que sea fecundo? Estas son las cosas que agradan al Creador. Usted se condena si no tiene fe en Él y si niega Sus dones. Los que se niegan vendrá a juicio, porque es la única manera en la que finalmente verán la luz. El Creador quiere ser creído, pues Él ha prometido que así será, incluso aunque los hombres deban ser corregidos por Sus juicios. Pero te ofrezco un mejor camino".

Ahora el viejo hombre estaba enojado. "¿Cómo se atreve usted a acusarnos de rebelión! ¡Hemos seguido al Creador toda nuestra vida! Hemos puesto nuestra fe en Su Palabra, según la interpretación de nuestros venerados sabios del pasado. ¡Sus interpretaciones no se ajustan a nuestras tradiciones de antaño; por lo tanto, usted está equivocado!"

José respondió: "No ha seguido su propia ley perfectamente. Ninguno de ustedes ha cumplido con los requisitos que se han establecido. Si usted es honesto, usted sabe que usted ha fallado. Usted piensa, sin embargo, que es suficiente pagar las multas y hacer penitencia por actos externos de violar la Ley. Ninguna cantidad de penitencia puede engendrar con la semilla del Creador, y convertirlo en una Nueva Creación. Le digo que el Creador está más interesado en cambiar su naturaleza que en disciplinar su comportamiento. El Ayuntamiento nunca ha sido capaz de cambiar a los hombres desde el interior por hacer cumplir la Ley a través de multas y penitencia".

"¿Se atreve a blasfemar del Ayuntamiento?" Gritó el viejo hombre con rabia.

"Yo simplemente señalo sus limitaciones", respondió José. "Usted cree que el deber del Ayuntamiento es mantener la promesa que sus padres hacen de ser obedientes a la Ley. El mismo hecho de que usted debe participar para aplicar la Ley muestra que la naturaleza humana no ha cambiado. Ha tenido muchos años para tener éxito, pero ni uno de ustedes obedece la Ley de la naturaleza. Esto demuestra que ustedes no son todavía a la imagen del Creador, porque si lo fueran, serían todos obedientes a la Ley. No necesitarían ninguna disciplina o coacción para imponer la obediencia, porque sus corazones estarían totalmente de acuerdo con la Ley y se ajustarían a su nivel de justicia continuamente".

"¡Ahora nos está diciendo que la Ley misma es insuficiente!" El viejo hombre dijo en voz alta, mirando a la multitud con el fin de presionarlos a estar de acuerdo. "Sí, por supuesto", dijo otro rápidamente.

José continuó: "No, estoy diciendo que la naturaleza humana sea incapaz de plena obediencia a la Ley. Ambos deseamos que todos los hombres sean conformes a la Ley, pero por diferentes medios. Bajo el Primer Pacto, en el que ustedes han puesto su confianza, las leyes fueron dadas como órdenes. Pero bajo el Nuevo Pacto se dio la Ley como promesas".

"Por ejemplo", dijo, "la Ley dice,'No robarás'. Como una orden, que exige la obediencia de los que pueden querer robar y sanciona a quienes lo hacen. Pero como una promesa, el Creador ha prometido cambiar sus corazones para que no roben. Él ha prometido que todos van a obedecer esta Ley, no por miedo al castigo, sino porque el corazón está de acuerdo y no tiene ningún deseo de robar. ¿No es mejor que los corazones estén de acuerdo con la naturaleza del Creador de hacer cumplir la obediencia a un alma que obedece únicamente por miedo?"

Muchos en la multitud se miraron con la boca abierta. Ellos se sorprendieron por la simple verdad, pero temían al Ayuntamiento, que podría castigarlos por insubordinación.

"Hay otra cosa que debo decir", indicó José con toda seriedad. "La ciudad de Nueva Iglesia fue construida en tierra indígena. Sus tradiciones, por lo tanto, están sujetas a las leyes de tierras tribales. Hemos reconocido desde hace tiempo que la tierra es propiedad solo del Creador y que somos meros administradores de Sus tierras. Como delegado, debo recordarles a todos ustedes que su tierra está sujeta a la voluntad del Creador, y que el Creador ha decretado el Nuevo Pacto".

"Si no están de acuerdo con Su Nuevo Pacto", continuó José, "perderán su derecho a vivir en su tierra. Hasta ahora Él se ha permitido sus intentos fallidos a la altura de su contrato bajo el Primer Pacto. Si insisten en permanecer en virtud de ese pacto, el Creador los hará responsables de la promesa hecha en virtud de aquel primero, y sólo los perfeccionados pueden permanecer en esta Tierra. ¿Cuántos de ustedes están sin pecado?"

Nadie levantó la mano. El viejo hombre se volvió una sombra brillante de color rojo. No sólo estaba avergonzado, sino que ahora estaba furioso.

"Así que aquí está el trato", dijo José. "El Creador no tiene intención de renovar el Primer Pacto, ya que es un fracaso comprobado. Estamos entrando en una nueva época. El Nuevo Pacto ya fue ratificado hace mucho tiempo, y a Nueva Iglesia se le dio mucho tiempo para arraigar su comprensión en los corazones de los ciudadanos. Por desgracia, el Ayuntamiento no ha podido hacer esto, de hecho, su representante aquí habla por todo el Consejo".

Al decir esto, José señaló al viejo hombre en la audiencia, que, en ese momento, estaba apretando los dientes y temblando de ira.

"El jefe de la tribu me ha confiado la aplicación de las leyes de tierras tribales, que sustituyen a las tradiciones de Nueva Iglesia. Si recuerdan su historia, esto se hizo antes, cuando esta ciudad era conocida como Iglesia. Los habitantes de Iglesia que rechazaron el Nuevo Pacto fueron arrojados por rebelarse contra el Creador. Nueva Iglesia fue fundada en el Nuevo Pacto, pero el Ayuntamiento ha tratado el Nuevo Pacto como si el primero hubiera sido renovado. Esto es inaceptable. Así que todos ustedes deben elegir quién van a servir, si al Creador o al Ayuntamiento. Una Nueva Edad está sobre nosotros. El Creador ha comenzado a recuperar Su Tierra y tiene la intención de llenarla con los que creen Su promesa", los que van a recibir la semilla de Elyon en sus oídos, y los que van a beber del Agua de la Vida.

Con eso, José bajó del estrado y se dirigió rápidamente por el pasillo hacia la puerta. Josué y yo le seguimos de cerca. Nosotros no más habíamos salido del Ayuntamiento cuando un gran terremoto sacudió el lugar, arrojando mucha gente al suelo. Yo digo mucha, porque los que habían recibido la semilla en sus oídos se mantuvieron inalterables, incluyendo los tres que hemos dado testimonio de la verdad.

Asustados, los ciudadanos corrieron fuera del Salón, y muchos de ellos cayeron de rodillas delante de mí, pidiendo recibir una semilla para ser implantada en sus oídos. Saqué mi taza de semillas y tiré muchas de ellas al aire. Ellas encontraron su lugar en oídos dispuestos y con ello engendraron más hijos del Creador.

"¡Mira la montaña!", gritó alguien. Todos miramos a la montaña, que parecía estar envuelta en el humo y el polvo del terremoto. Una gran grieta había aparecido en su costado, y un resplandor surgió a través de la nube del terremoto. "¡Corred! El volcán está en erupción!", gritó alguien.

"¡No, no temas!", gritó José. "Esto es lo que fue dicho por los profetas, diciendo: 'Aún una vez más haré temblar no sólo la tierra sino también el cielo'. Un gran temblor había comenzado a derribar todas las cosas que no se ajustan al Reino del Creador, con el fin de que un Nuevo Orden de las Edades pueda ser establecido. Volviéndose ahora a la Nueva Alianza y convirtiéndose en ciudadanos del Nuevo Reino que ha de venir, y que no será debilitado".

Con esto, los doce hombres que habían pedido más explicaciones el día anterior se dieron a conocer, y uno de ellos, un portavoz, dijo: "Vamos a dejar todo para seguirte. Hemos visto Su estrella, hemos recibido Su semilla, y vamos a beber de Su agua".


"Ven y sígueme", dijo José.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario