TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 21 – P-4: HACIENDO NUEVAS TODAS LAS COSAS (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


6 de septiembre de 2016




5 Y el que está sentado en el trono dijo: "He aquí, yo hago nuevas todas las cosas". Y él dijo: "Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas".

En esta declaración del Trono el Creador afirma que Él va a "hacer nuevas todas las cosas". Se dice literalmente, "nuevas todas las cosas hago". En la Primera Creación, Él hizo todas las cosas (panta). Ahora Él hace nueva panta. El alcance es universal, ya que es el mismo que con la Primera Creación. Como Juan 1: 3 dice,

3 Todas las cosas fueron hechas por Él, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Incluso aquellos que están siendo juzgados en el Lago de Fuego son parte de la Creación de Dios, y como parte de la panta, ellos también son renovados. Es más ventajoso para nosotros ser nuevas criaturas durante nuestro tiempo de vida en la primera semana de la Creación (2 Corintios 5:17). Sin embargo, para la mayoría de la humanidad, esto no habrá sucedido, por lo que se requiere de una edad futura para renovar los Cielos y la Tierra por completo.


El Alfa y Omega
¿Cómo sabemos esto? Es debido a que la voz del Trono declara: "Estas palabras son fieles y verdaderas". Es la voz del Gran Amén en Apocalipsis 3:14, que es "el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios".

6 Y él me dijo: "Ya está hecho. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Voy a dar de la fuente del agua de la vida gratuitamente al que tiene sed. 7 El que venza heredará estas cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo".

La misma voz se identifica así con Aquel que habla en Apocalipsis 1: 8, diciendo:

8 "Yo soy el Alfa y la Omega", dice el Señor Dios, "el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso".

Estas son letras griegas que expresan patrones de pensamiento hebreo. Por lo tanto, alfa y omega es la traducción de Alef y Tav, la primera y la última letras del alfabeto hebreo. La Alef significa que el Creador es la causa primera de todas las cosas. La TAV es su firma, escrita originalmente como X o como una cruz y que significa, literalmente, "una marca, signo o firma". Así que esta afirmación es una especie de firma divina para ratificar todo lo que se ha dicho anteriormente. Todo lo que ha sido profetizado en este libro ha puesto de manifiesto el proceso por el cual se cumplirán las promesas de Dios.


Los sedientos
Dios promete el agua de la vida, sin costo para aquellos que tienen sed. La implicación es que el agua de la vida va a ser costosa para los que no tienen sed. Desde el versículo 7 habla inmediatamente de los vencedores, es evidente que estos son los sedientos y que ellos son los hijos de Dios. La sed es uno de los principales signos de un vencedor. Los que no tienen serio deseo de conocer a Dios y Sus caminos no son vencedores, ni van a heredar la vida en la Primera Resurrección.

Aquellos que carecen de la sed no se les negará el agua de la vida, pero les llegará con un costo para ellos. Los incrédulos serán esclavizados por la Ley de Fuego en el Lago de Fuego. Los creyentes no vencedores serán "salvados aunque así como por fuego" y "sufrirán pérdidas" (1 Corintios 3:15). Para ellos, el agua de la vida va a ser costosa. También se les niega la inmortalidad durante la Edad Mesiánica, e incluso si viven por muchos años en esa edad, sus ministerios estarán limitados en comparación con los de los Hijos de Dios.


Los malvados
Apocalipsis 21: 8 continúa,

8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

La lista es larga, pero ciertamente no es completa. Sin embargo, esta cantidad es suficiente para hacer el saber que el Lago de Fuego juzgará a todos los que (en su tiempo de vida) cometieron pecados y promovieron el mal. Estos violaron la Ley al no amar a Dios y al prójimo como a sí mismos, y nunca llegaron al lugar de la fe en Cristo, cuya sangre podría haberlos justificado en el Gran Trono Blanco.


Sin embargo, esta condena se presenta en el contexto de la declaración anterior: "He aquí, yo hago nuevas todas las cosas nuevas", o "Estoy haciendo nuevas todas las cosas". Incluso los que están en el Lago de Fuego son renovados, aunque no sin costo. La meta divina no puede realizarse al margen de la restauración del orden legal, mediante la aplicación de la justicia por todos los pecados que se hayan cometido desde Adán. En el sentido más general, la sangre de Cristo pagó por los pecados de todo el mundo, estableciendo el hecho de la salvación universal; pero el momento de su salvación y la manera en la que se salvan depende de su fe y de sus obras. La mayoría serán salvados por el fuego, porque Dios los hará responsables por cualquier pecado que no esté cubierto por la fe en la sangre de Jesús.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario