TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 20 - P-8: EL GRAN TRONO BLANCO, p-1/2 (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


27 de agosto de 2016



11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado sobre él, de cuya presencia la tierra y el cielo huyeron, y ningún lugar se encontró para ellos. 12 Y vi los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono, y los libros fueron abiertos; y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.

Esta es la Segunda Resurrección, e incluye todos los que han vivido desde el principio del tiempo. Evidentemente, es diferente de la Primera Resurrección, que se limitaba a aquellos que son llamados como gobernantes para la Edad Mesiánica, o el Gran Sábado. Los profetas suelen tratar esta ocasión como el punto culminante de la historia, aunque hay todavía un mayor clímax más tarde, en la Restauración de Todas las Cosas.

No obstante, el Gran Trono Blanco es donde toda rodilla y toda lengua confesará lealtad a Cristo (Isaías 45:23,24,25; Filipenses 2: 9-11). En otras palabras, es el momento de la verdad, cuando todos los hombres reconocen a Cristo como Rey y se convierten en creyentes, confesando que "Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre". Pablo también nos dice en 1 Corintios 12: 3,

3 Por tanto, yo hago saber, que nadie que hable por el Espíritu de Dios dice: "Jesús es anatema"; y nadie puede decir: "Jesús es el Señor", sino por el Espíritu Santo.

Por lo tanto, cuando todos los hombres confiesan lealtad en el Gran Trono Blanco de Cristo, llamándolo "Señor," sólo pueden hacerlo "por el Espíritu Santo". Por lo tanto, cuando toda rodilla se dobla en el Gran Trono Blanco, su acción no es obligada en contra de su voluntad, sino que es más bien una reacción a la dirección del Espíritu Santo dentro de ellos. En otras palabras, no sólo serán justificados por la fe en Él, sino que también serán llenados con el Espíritu Santo en ese momento.

Aún así, esto no va a cancelar su juicio, porque, al igual que todos los creyentes, deben experimentar el bautismo de fuego del Espíritu Santo, a fin de llevarlos a la madurez espiritual. Ellos experimentan la Pascua cuando confiesan a Jesucristo y se inclinan ante él, pero Pentecostés y su bautismo de fuego es un proceso más largo, donde los hombres aprenden la obediencia hasta que llegan a un acuerdo (o amén). Así también esto caracteriza de la Edad del Juicio que sigue al Gran Trono Blanco.


La primera sentencia sobre Adán
La última batalla de la época del Reino de Dios da el derecho legal de reclamar las partes de la Tierra que aún permanecen en rebelión contra el gobierno de Jesucristo. Como Creador, Él siempre fue dueño de la Tierra, pero en un sentido legal fue vendida a otro en el pago de la deuda en que Adán incurrió cuando pecó al principio.

Dicha venta no habría sido necesaria, excepto por el hecho de que a Adán le había sido dada autoridad, o "dominio" en Génesis 1:26. En la delegación de autoridad, Dios no abandonó Su soberanía, pero aún así se sometió a la prueba completa en un proceso legal. Este proceso tomó tiempo y estaba sujeto a las Leyes del Tiempo, un ciclo largo de Jubileo de 49.000 años, divididos en siete períodos de "semana".

Toda la propiedad de Adán (toda la Tierra) fue vendida a un comprador anónimo a fin de que pudiera efectuar el pago, de acuerdo con el principio legal que Jesús se establece en su parábola en Mateo 18:25,

25 Pero ya que él no tenía los medios para pagar [la deuda], ordenó su señor que fuera vendido, junto con su esposa e hijos y todo lo que tenía, para que se le pagara la deuda.

Por la Ley de la Autoridad, no sólo Adán, sino todo su patrimonio fue vendido para pagar la deuda, e incluso esto fue insuficiente. Así el hombre y su familia también fueron vendidos como esclavos al pecado, y Pablo reconoce esto en Romanos 7:14, diciendo, "yo soy carnal, vendido al pecado". Trata al pecado como un propietario de esclavos, y a su carne (identidad adánica) como el esclavo al que se manda hacer su voluntad por "la ley del pecado" (Romanos 7:25).

Debido a que la Ley expresa la mente, la voluntad, y la naturaleza de Dios mismo, Él no estaba dispuesto a anular la Ley o ponerla a distancia. En su lugar, comenzó el largo proceso legal de reclamar Su Creación. Pero debido a que la Ley ordena que los esclavos trabajen durante seis años (Éxodo 21: 2), la humanidad tuvo que permanecer en cautiverio durante 6.000 años. La misma Ley, sin embargo, ordenaba una liberación de los esclavos en el año de reposo, y esto dio a Dios el derecho legal para instituir la Primera Resurrección, dejando libre al primer grupo de creyentes que se convierten en vencedores.

Sin embargo, la ley reconoce que algunas deudas son mayores y que algunos hombres han de ser esclavizados hasta el año del jubileo. Por lo tanto, después del año de reposo, éstos que aún son deudores deben regresar al trabajo al comienzo del octavo año. Este es el marco jurídico del juicio del Gran Trono Blanco al comienzo del octavo milenio, en el que se juzga la mayoría de la humanidad y deben continuar su trabajo hasta el Gran Jubileo de la Creación.

La comprensión de la Ley también nos ayuda a definir el "Lago de Fuego" en términos prácticos, como veremos en breve.


La Ley de Propiedad
El juicio del Gran Trono Blanco se basa en el derecho de propiedad de Dios. Dios es dueño de todas las cosas por derecho de creación, pero el uso de estas cosas está limitado por Ley. Ya hemos demostrado cómo la Creación fue vendida por la Ley del pecado para pagar la deuda de Adán. Esto puso límites a la soberanía de Dios en un sentido legal, pero no tanto para que Dios fuera derrotado. Sólo significaba que Dios estaba limitado por Su propia naturaleza justa, a reconciliar todas las cosas durante un período de tiempo en un proceso legal. Por lo tanto, al final Dios es un ganador rotundo. Él no perderá la mayor parte de la Creación que él posee y ama, como tantos teólogos han pensado. Todo lo que Adán perdió se perdió temporalmente a causa de su autoridad; pero Dios nunca renunció a su soberanía, que es mayor que toda autoridad. Su soberanía prevalecerá al final, y Dios volverá a ser "todo en todos" (1 Corintios 15:28).

Una de las Leyes de la Propiedad se encuentra en la breve parábola de Jesús en Mateo 13:44,

44 El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halló, y ocultó; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

Jesús es el "hombre" que ha encontrado un tesoro oculto. Israel fue llamado "especial tesoro" de Dios (Éxodo 19: 5 KJV), y específicamente "los que temen al Señor y que piensan en su nombre" son "joyas" de Dios (Malaquías 3:17 KJV). Pero el hombre de la parábola no robó el tesoro; pero con el fin de tener derecho a reclamar el tesoro, tenía que comprar el campo donde estaba escondido el tesoro. Así que Jesús renunció a "todo lo que tenía" (es decir, dio Su propia vida) con el fin de comprar el campo y obtener el tesoro.

En una sencilla parábola, Jesús expone el Plan Divino. Anteriormente, Él dijo en Mateo 13:38, "el campo es el mundo". Por lo tanto, con el fin de obtener el tesoro ("los que temen al Señor"), compró todo el campo ("el mundo"). Era la única manera legal de conseguir lo que quería, porque si hubiera tomado el tesoro sin poseer primero en el campo, habría violado Su propia Ley. Jesús no pecará para que la gracia crezca. No importa lo mucho que desee poseer el tesoro, El lo obtendrá de manera legal.

De hecho, es Su integridad y justicia lo que garantiza la estabilidad del universo, pues si Aquel que es soberano debe violar la Ley (el carácter de Dios), el universo sería vendido al pecado, y no habría nadie calificado para recuperarlo.

Este Principio de la Propiedad se ve además en la última batalla contra Gog y Magog en Apocalipsis 20: 9. Es la intención de Dios tomar posesión de toda la Tierra, pero debe hacerlo de manera legal. Al liberar al diablo para tentar a Gog y Magog (que albergan en su interior ira y resentimiento) para atacar el Reino, Jesús se defenderá por la Ley de Autodefensa contra la agresión ilegal.

Esta victoria y conquista pondrá el resto del mundo bajo el control legal de Jesucristo, permitiéndole tomar el tesoro escondido en "el campo" para ser Su dueño. En este caso, el tesoro escondido es "el resto de los muertos" (Apocalipsis 20: 5), y al levantar a todos en esta resurrección es el momento en que afirma el resto del tesoro escondido (o enterrado) en el campo.


El obstáculo final de la Ley
La sentencia, entonces, se basa jurídicamente en la propiedad de Dios de todo el mundo y todo lo que hay en él. Finalmente, Dios tiene el derecho legal de cumplir con Su pasión de salvar a toda la humanidad y Restaurar Todas las Cosas en la Creación. En ese momento, los impedimentos de la Ley se eliminan en gran medida, no del todo, sin embargo, porque Él todavía tiene que juzgar a los que son levantados con el fin de cumplir toda justicia. Jesús dijo en Mateo 5:17,18,

17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir. 18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.

Si bien los juicios de Dios son relevantes, todavía está la Ley. Es sólo cuando todas las cosas han sido reconciliadas, y todos están de acuerdo con Dios y Su naturaleza, que la Ley ya no tendrá que juzgar a nadie. Cuando ya no hay juicio que hacer, entonces la ley seguirá siendo sólo como la definición de la naturaleza de cada uno, porque se escribirá ella Ley en cada corazón (Hebreos 8:10). En otras palabras, la Ley será pasiva, en lugar de activa. Ya no se necesitará ser enseñado, porque todos la cumplirán en todo lo que hacen, y porque nadie va a violarla, ya no habrá más juicio por el pecado.


Pero entre el Gran Trono Blanco y el Gran Jubileo de la Creación, todavía habrá mucho juicio por hacer. La "ley de fuego", como la llamó Moisés en Deuteronomio 33: 2 KJV, estará activa durante este tiempo, haciendo que se obedezca siempre que sea necesario, hasta que todos hayan llegado a un acuerdo (o amén) por naturaleza.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario