TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC. 16 – P-10: APOYANDO EL ARMAGEDÓN (El sionismo cristiano es el Judas moderno) (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


4 de julio de 2016



A la vista de los tres espíritus impuros (enseñanzas o ideologías) que motivan a los hombres para luchar contra Dios en la batalla de Armagedón, Jesús interrumpe la narración e inyecta su propia advertencia en Apocalipsis 16:15,

15 ("He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza").

En otras palabras, si se quiere evitar ser llevado por uno de estos tres espíritus impuros, se debe permanecer despierto y guardando sus ropas. Por el contrario, aquellos que "anden desnudos" serán los que serán llevados a luchar en Armagedón. A estos hay que añadir los que apoyan esa guerra.

La metáfora es descrita por Alfred Edersheim en su libro, El Templo, páginas 142, 143,

"Quizás uno de los ejemplos más llamativos de este tipo es el que ofrecen las palabras citadas al principio de este capítulo -'Bendito es el que vela, y guarda sus ropas'. Literalmente describen, como hemos aprendido de los rabinos, la sanción impuesta a los guardias del templo si eran encontrados dormidos en sus puestos; y el relato rabínico que curiosamente se confirmó por la un tanto ingenua confesión de uno de ellos, que en cierta ocasión, su propio tío materno había sufrido el castigo de ver su ropa incendiada por el capitán del templo cuando iba en sus rondas en la noche".

Edersheim se refería a una historia contada por Rabí Eliezer ben Jacob (Middoth, i. 2).

Apocalipsis 16:15, entonces, se aplica no sólo a los guardias del templo, sino para todos los que dicen ser creyentes. Todos comparten cierta responsabilidad como vigilantes en los muros, aunque sólo unos pocos tengan esa vocación específica. En esta metáfora, Jesús es el capitán del templo haciendo sus rondas por la noche. Esos guardias que se han dormido, y no en la muerte, sino por no estar atentos -se encontrarán "desnudos". Jesús va a quemar sus prendas, por así decirlo, mientras duermen.

Isaías 56:10 profetiza de dichos vigilantes, comparándolos en el mismo verso a "perros mudos incapaces de ladrar".

10 Sus atalayas son ciegos, todos ellos no saben nada. Todos ellos son perros mudos que no pueden ladrar, soñadores acostados, amigos de dormir.

Los perros son normalmente buenos vigilantes, ya que ladran cuando el potencial de peligro se acerca. Pero los vigilantes de Israel eran ciegos y soñadores que amaban el sueño, sin saber nada, al igual que los perros mudos. Isaías 56:11,12 continúa,

11 Y esos perros ansiosos son insaciables. Y los pastores mismos no saben entender; todos ellos siguen sus propios caminos, cada uno a su ganancia injusta, cada uno por su cabo. 12 "Ven", dicen, "vamos a entrar vino, y beberemos en gran medida de la sidra; y mañana será como hoy, sólo que más".

Isaías identifica estos vigilantes como "pastores que no saben entender". Cuando se acerca el peligro juicio divino, no reconocen el peligro y por lo tanto no hacen nada para iluminar a la gente. Los verdaderos profetas de Dios todos entendieron que Israel y Judá estaban en peligro a causa de su maldad, de su desobediencia y su rebelión contra el pacto en el que se habían comprometido a obedecer la Ley de Dios. Pero la mayoría de los líderes en el tiempo de Isaías eran parte del problema y no estaban cumpliendo con su vocación como vigilantes o pastores. La advertencia de Jesús en Apocalipsis 16:15 muestra que este problema ha persistido hasta la actualidad, y esta es la razón por la que tantas personas se llevaron a apoyar la batalla de Armagedón.


Sionismo
La mayoría de los maestros de la Biblia hoy probablemente estarían de acuerdo de que la batalla de Armagedón se libra por el control de la "Tierra Santa". Los judíos la quieren, la gente islámica la quieren, y los cristianos quieren que los judíos la tengan, pensando que Jesús gobernará en la venida del Reino desde un templo reconstruido en Jerusalén. Los tres están motivados por la religión de la Antigua Alianza, se den cuenta de ello o no.

Los judíos, obviamente, quieren restablecer la religión de la Antigua Alianza, y ciertos grupos ya han preparado los materiales para reconstruir el templo y han entrenado sacerdotes para ofrecer sacrificios de nuevo.

Los islamistas quieren el sitio, porque dicen que Mahoma ascendió al cielo, desde "la mezquita más lejana" (Masjid al-Aqsa), lo que fue interpretado por su biógrafo que significaba el monte del templo en Jerusalén.

Los cristianos han venido a apoyar el esfuerzo judío, desde la centuria de 1800, cuando las enseñanzas dispensacionalistas de Darby y Scofield engañaron a los creyentes con el pensamiento de que la "era de la gracia" terminaría y la "edad de la ley" se reanudaría. La "era de la ley" es una etiqueta engañosa, por supuesto, porque no tenían conocimiento de la Ley y su lugar en el Reino. Para ellos, significaba que los sacrificios se reanudarían, y que el culto del Pacto Antiguo se restablecería. Jesucristo se convertiría en el gran sacerdote de una orden de sacerdotes levítica, con todos los rituales del Antiguo Pacto establecidos bajo Moisés y Aarón.

Por supuesto, sabemos que Jesús era de los Judíos, no Leví, y por lo tanto no era elegible como sacerdote, y mucho menos un sumo sacerdote, de esa orden (Hebreos 7:14). La Orden de Melquisedec ha reemplazado permanentemente la orden levítica, así como la muerte de Cristo en la cruz ha reemplazado permanentemente todos los sacrificios de animales.

El apoyo dispensacionalista al sionismo ha servido para crear sionistas cristianos, que hagan cuanto esté en su poder para provocar el Armagedón, en la creencia errónea de que pueden forzar el regreso de Cristo para forzar a los judíos a reconocer a Jesús como el Mesías y así salvar a los judíos de la extinción. Los judíos están felices de aceptar apoyo y dinero de los cristianos, pero resienten la motivación cristiana.

Por otra parte, los líderes cristianos apoyan a la mayoría de los líderes judíos radicales e incluso critican al estado judío por no exterminar a los palestinos. Toman la conquista de Canaán por Josué como su modelo, en lugar del método de conquistar el mundo de Jesús. El dispensacionalismo tendía a hacer una distinción entre los judíos y todos los demás, dando a cada uno su propio estándar moral. Para los judíos la moral se basa en la Antigua Alianza y su interpretación de la Ley. Para los cristianos la moral se basa en la ilegalidad, que confundieron con la Nueva Alianza.

El Sionismo Cristiano ha evolucionado hasta convertirse en un movimiento donde los cristianos están comenzando a pensar que los judíos se salvan aparte de Cristo. La salvación de ellos, dicen, se basa en la adhesión al judaísmo y su religión de la Antigua Alianza. Esto se conoce como la Doble Teología del Pacto. John Hagee ha escrito un libro, En Defensa de Israel, diciendo que Jesús no vino la primera vez como el Mesías, que parece hacer inútil la confesión de Pedro en Mateo 16:16. Tal punto de vista intenta defender el rechazo de los judíos de Jesús como el Mesías y disminuir su responsabilidad ante Dios.

Hay muchos aspectos del Sionismo Cristiano que juegan en esta falta de entendimiento. Todas estas cosas tienen su papel en la causa de los cristianos para apoyar el movimiento hacia la batalla de Armagedón. No estoy tan preocupado por los espíritus impuros que motivan a los judíos y musulmanes para luchar esta batalla, pero si estoy preocupado por el papel de los cristianos. Todos los hombres están en necesidad de la verdad, pero los cristianos deben tener una mejor comprensión de la Nueva Alianza y de la profecía.


El Factor Judas
Judas traicionó a Jesús, no porque odiaba a Jesús, sino porque quería obligarlo a una posición en la que realizaría un gran milagro para probar que Él era el Mesías. Judas no entendió su papel profético como Ahitofel, que había traicionado al rey David mil años antes, cuando Absalón le derrocó (2 Samuel 15:12,31).

Judas tenía fe en Jesús, pero su falta de comprensión le llevó a traicionar a Jesús. Cuando su plan fracasó, y se dio cuenta de que Jesús no iba a escapar de la cruz, estaba tan lleno de remordimientos que se ahorcó (Mateo 27: 3,4,5). Siguió el ejemplo profético de Ahitofel, que también se ahorcó (2 Samuel 17:23 RV).

La historia de David siendo derrocado por Absalón con la ayuda de Ahitofel profetizaba de la historia de Jesús siendo derrocado por los jefes de los sacerdotes con la ayuda de Judas. Judas era "amigo" de Jesús (Mateo 26:50; Juan 13:18), así como Ahitofel había sido amigo de David (Salmo 41: 9). Sin embargo, Judas traicionó a Jesús. ¿Por qué? Debido a que no tenía conocimiento, a pesar de que, junto con los otros discípulos, había hecho milagros en el nombre de Jesús (Lucas 10: 9,17).

Esta historia de la traición, que comenzó con David y se cumplió en la primera venida de Cristo, una vez más se está cumpliendo en nuestro tiempo, en el contexto de la segunda venida de Cristo. Esta vez Cristo viene como José (con su ropa teñida en sangre Apocalipsis 19:13), y sabemos que José había sido traicionado por su hermano Judá (en griego: Judas). Fue idea de Judá vender a José como esclavo (Génesis 37:26).

Pero, ¿de quién es Jesús hoy "amigo"? ¿De los judíos? No, lo son los discípulos de Jesús, los cristianos. En concreto, son los sionistas cristianos los que están jugando el papel de Judas moderno, y lo están traicionando al ponerse de parte "Absalón" (los "principales sacerdotes"). Los cristianos que asisten a los judíos sionistas, debido a su falta de comprensión profética, entregan a Jesús apoyando a los judíos -y, de hecho, a todo el mundo- hacia el Armagedón.

Para un estudio más completo de esta traición, véase Dr. Lucas: Sanando las Infracciones, libro 8, el clímax.(http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/12/traicion-ycomunion-evangelio-de-lucas.html)

La Primera Venida de Cristo se basó principalmente en el patrón del rey David, cuyo cetro fue usurpado con la ayuda de su amigo. La Segunda Venida de Cristo se basa principalmente en el patrón de José en la materia del Derecho de Nacimiento y el nombre de Primogenitura Israel. He escrito mucho sobre esto en otros escritos, por lo que no voy a tratar de hacer una relación completa aquí. Para aquellos que quieren seguir este estudio, véase mi libro, La lucha por el Derecho de Nacimiento (primogenitura) (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/08/libro-la-lucha-por-el-derecho-de.html).

Aunque reconozco la inevitabilidad de esta medida en cuanto al Plan Divino se refiere, no es menos cierto que se nos amonesta por el mismo Jesús a permanecer despiertos y guardar nuestras ropas. Llega el día en que un gran remordimiento golpeará a la iglesia, especialmente a los cristianos sionistas, que reconocerán su traición. Esto, creo, va a cumplirse el Día de la Expiación en nuestro tiempo.


¿Cuánto mejor es, sin embargo, ser conformes a la voluntad de Dios, en lugar de ser arrastrados por el plan? Armagedón es el plan, pero los vigilantes que están despiertos no serán despertados para encontrar sus ropas "quemadas", por así decirlo. Los que quedan despiertos recibirán sus nuevas prendas en el momento de la Primera Resurrección.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario