TRADUCTOR-TRANSLATE

(FFI) LOS MENSAJEROS DE MALAQUÍAS, Parte 6, God's Kingdom Ministries




01/05/2016 

Fecha: 28/04/2016
Edición No. 334
Malaquías une el tercer y cuarto mensajeros en una relación especial. El tercero prepara el camino para el cuarto. El cuarto es el mismo Mesías y el mediador de la Nueva Alianza.
La última parte del Mal. 3: 1 dice, "el ángel del pacto, a quien vosotros deseáis, he aquí, él está viniendo". Tanto las personas como los sacerdotes estaban deseosos de la venida del Mesías. El pensamiento era una delicia, pero sólo porque no entendían realmente su misión. El profeta predice entonces la misión tanto del tercero como del cuarto mensajero.

Su necesidad de refinamiento

Cuando Elías se fue a Sarepta durante la sequía (1 Reyes 17: 9), manifestó el ministerio de refinamiento. Sarepta significa "refinería"Mal. 3: 2 , 3 dice:
2 ¿Pero quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿Y quién puede estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como el jabón de lavadores  y como fuego de fundidor. 3 Y se sentará para afinar y limpiar la plata, y purificará a los hijos de Leví, los afinará como el oro y la plata, para que puedan presentar al Señor ofrendas en justicia.
La implicación es que la mayoría no podrá soportar Su venida y no podrá "mantenerse firme cuando aparezca". En otras palabras, a ellos no les gustará lo que verán y oirán. Ellos no estarán de acuerdo con Él, y se opondrán a Él. ¿Por qué? Debido a que Él vendrá "como un fundidor". Él les aplicará "calor", porque así es como se refinan el oro y la plata.
Los sacerdotes, por supuesto, no pensaban que había algo malo en sus enseñanzas o sus prácticas. Pero el profeta ya les había dicho que Dios no estaba contento con ellos (1:10). Ya había criticado a los sacerdotespor profanar el altar (1:12). Él les había informado que sus sacrificios eran inaceptables para Dios (1:13). Ya había dicho a los sacerdotes que no se mantenían los caminos de Dios (2: 9).
El resultado fue que "Así que no miraré más la ofrenda para aceptarla con gusto de vuestra mano" (2:13).
Por lo que la solución divina, dice Malaquías,   es que los mensajeros de  Dios los refinen a ellos como uno podría purificar plata y oro, con el fin de que sus sacrificios pudieran llegar a ser aceptables de nuevo.
Sin su refinamiento, aquellos sacerdotes permanecerían sin cualificación para servir a Dios, y sus sacrificios seguirían siendo inaceptables.
Sin embargo, Malaquías implica que la mayoría de estos sacerdotes rechazarán a estos mensajeros y por lo tanto permanecen inhabilitados como sacerdotes de Dios. Aunque Dios había llamado a la tribu de Leví para proporcionar sacerdotes bajo el Antiguo Pacto, su genealogía no era lo que les descalificaba ni sus sacrificios. Eran su carácter y su comportamiento sin Ley los que anulaban su cualificación genealógica.

El significado de Leví

Con el fin de entender la discusión de Malaquías sobre los hijos de Leví y el sacerdocio, debemos profundizar en su nombre y llamado.
El nombre Leví significa "carpintero". Viene de la palabra raíz lava, "adherirse, entrelazarse, a unirse". Fue llamado así por su madre Lea, quien dijo: "Ahora esta vez mi marido se unirá [lavaconmigo, porque le he dado tres hijos" (Gen. 29:34).
El llamado de Leví fue a unirse a Dios y al hombre. Ellos debían ser intercesores de Israel entre Dios y el pueblo. Pero en cambio, a menudo fracasaron en su ministerio y llamaron a la gente a unirse con falsos dioses, o, por las tradiciones de los hombres, a los mismos líderes religiosos.
En los días de Malaquías los levitas de ánimo carnal  trataron de hacer a los hombres leales a sí mismos, en lugar de a Dios. Este es un problema típico del espíritu religioso de las denominaciones, que tiene por objeto dar a los hombres una relación con la iglesia (o templo), en lugar de con Dios. Por esto, obligan a los hombres a tener una relación indirecta con Dios, a tener acceso a Dios sólo a través del consentimiento y la aprobación de la iglesia.
Por lo tanto, Leví estaba "uniendo" a los hombres con los hombres, en lugar de con Dios, y de esta manera violó los términos de su llamado. Malaquías detectó el problema y se pronunció en contra de ello por la inspiración del Espíritu Santo.

Los números 46 y 276

El problema también se ve en otra forma a través de la revelación de los números bíblicos. El valor numérico de Leví es 46. El valor numérico de Adán (en griego) es también 46. El número 46 es el número bíblico asociado con el templo de Dios, ya sea terrenal o celestial. De hecho, en el Nuevo Testamento la palabra griega naos, "templo" ocurre 46 veces.
Por otra parte, en Juan 2: 19-21 leemos,
19 Respondió Jesús y les dijo: "Destruid este templo, y en tres días lo levantaré." 20 Por tanto, los judíos dijeron: "En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú lo levantarás en tres días?" 21 Pero él hablaba del templo de su cuerpo.
No sólo el número 46 está asociado con el templo en la declaración de Jesús, sino que la frase completa (subrayada) tiene un valor numérico de 3588 (o 78 x 46). Por lo tanto, vemos que, además de 46 en la superficie del texto, enterrado en el texto en sí hay un énfasis oculto en el número 46, con su conexión con Leví y Adán.
La importancia de esto se agrava por el hecho de que el número 3588 es también 276 x 13.
El número 276 está construido sobre 46 x 6. El seis es el número del hombre. (Véase mi libro, El Significado Bíblico de Números de Uno a Cuarenta).
Así que 276 (46 x 6) expresa el templo en términos de Adán y el hombre en general. Esto implica los problemas de la carne y del pensamiento carnal, que dominan la religión en su conjunto. Por lo tanto, la frase "el maligno" en 1 Juan 5:19 lleva el valor numérico de 276 x 8.
Además, en la parábola del sembrador, Marcos 4:15 dice que cuando la semilla es sembrada en el camino, "de inmediato viene Satanás y se lleva la palabra". Esta frase tiene un valor numérico de 3588 (276 x 13), la igual que la frase, "en cuarenta y seis años fue edificado este templo".
Sorprendentemente, el versículo paralelo en Lucas 8:12, "viene el diablo y quita la palabra" tiene un valor numérico de 276 x 8. Aunque Lucas utiliza una redacción diferente en la historia, ambas versiones llevan valores numéricos divisibles por 276.
Esto sugiere que los sacerdotes del templo, que se suponía que sembrarían la Palabra de Dios en sus enseñanzas, estaban en realidad en un estado de rebelión (13), lo que permitía a Satanás quitar la palabra antes de que tuviera tiempo de germinar en los corazones de la gente.
Cuando Pablo advierte a la iglesia de Corinto del engaño, lo compara con el engaño de la serpiente en el jardín. Él dice en 2 Cor. 11: 3, "Me temo que, como la serpiente engañó a Eva", que es 276 x 19. A partir de estos ejemplos, vemos que el número 276 oculto en el texto es compatible con el propio texto y añade una nueva dimensión a su interpretación.
El número 276 es más amplio que el del mismo 46. El número 46 habla específicamente del templo, mientras que 276 muestra cómo las mentiras de Satanás y las tradiciones carnales de los hombres engañan a la gente y arrebatan la verdadera comprensión de la Palabra y de la revelación de Dios.
Tal vez el paso más importante de todos se encuentra en la historia del viaje de Pablo a Roma. El barco se encontró con una tormenta que rompió el barco en Malta. Hechos 27:37 dice:
37 Y todos nosotros en el barco éramos doscientos setenta y seis personas.
Esta historia es una alegoría histórica de la necesaria tribulación de la cruz (Jerusalén) para el Reino (Melita = "isla de la miel"). Hechos 27:37 tiene un valor numérico de 276 x 11. No sólo aparece el número 276 en la superficie del texto, sino que también se oculta en las matemáticas del mismo texto griego.
Las 276 almas a bordo de la nave representan "toda carne", ya que vemos esto en Gén, 6:12, donde "toda carne" tiene un valor numérico de 276 x 2. Anteriormente, en Hechos 27:30 leemos  "los marineros", que es 276 x 10.
En otros lugares, He. 12: 9 habla de "la carne", que tiene un valor numérico de 276 x 6.
En Rom. 8: 5 Pablo habla de "los que viven conforme a la carne", que es 276 x 3.
En Juan 9:34 los fariseos se enojaron con el ciego que Jesús sanó, diciéndole, "Naciste en tu totalidad en el pecado". Esta frase tiene un valor numérico de 276 x 6.
Si bien todos estos pasajes retratan las carencias de la carne, la parábola del naufragio de Pablo también habla de la salvación de todos. Nadie murió en ese naufragio, porque "todos llegamos con seguridad a la tierra"Hechos 27:44 ). Una representación más literal de esto es "todos fueron salvados completamente" (diasozo).
Por lo tanto, a pesar de que la carne es débil y rebelde, a pesar de que nuestro cuerpo se asemeja templo de Herodes en lugar de a la verdadera casa de Dios, a pesar de todas las tradiciones de los hombres que oscurecen o contradicen la Palabra, la promesa del Nuevo Pacto de Dios es intervenir con el fin de ser el salvador de todos.

El fuego purificador

Juan vino como un mensajero que anuncia que hay que preparar el camino para Jesús, el Mensajero de la Nueva Alianza. El mensaje de Juan fue acerca del fuego que venía de Dios. El suyo fue "la voz de uno que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor", ( Lucas 3: 4 ), para que "todos vean la salvación [Yeshúa] de Dios" (Lucas 3: 6).
Yeshua significa "salvación", por lo que Juan estaba profetizando que toda carne llegaría a ver (reconocer) a Jesús como el verdadero Rey de la CreaciónSin embargo, con el fin de lograr ese propósito, el Espíritu Santo necesitaría provocar el arrepentimiento en el corazón de la gente. Así leemos en Lucas 3:16,17,
16 Respondió Juan, y dijo a todos: "En cuanto a mí, yo os bautizo con agua; pero viene uno que es más poderoso que yo, a quien no soy digno de desatar la correa de sus sandalias; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego17 Y su aventador está en su mano para limpiar su era y recoger el trigo en su granero; pero quemará la paja en fuego que nunca se apagará".
El propósito del Espíritu Santo no es sólo capacitar a los creyentes con los dones del Espíritu, sino también "quemar la paja" dentro de cada creyente y purificarlo de sus tradiciones de hombres. Aprendemos esto por Jeremías 23:28,
28 "El profeta que tuviere un sueño cuente su sueño, y aquel al que fuere mi palabra, cuente mi palabra verdadera. Porque qué tiene la paja [Teben, "broza, paja"] en común con el grano?" Declara el Señor.
Esta referencia a la paja es seguida inmediatamente por una referencia al fuego que quema:
29 "¿No es mi palabra como el fuego?" Declara el Señor, "y como un martillo que rompe la roca?"
Todo el capítulo muestra el conflicto entre los sueños, visiones y revelaciones de los falsos profetas y la verdadera Palabra de Dios. Verso 16 y 21 dice,
16 Así ha dicho Yahweh de los ejércitos: "No escuchen las palabras de los profetas que os profetizan. Ellos os están llevando hacia lo vano; hablan visión de su propio corazón, no de la boca del Señor. 21 No envié yo aquellos profetas, pero ellos corrían. Yo no hablaba con ellos, pero ellos profetizaban".
Esto, entonces, es cómo debemos entender la "paja" que el Espíritu Santo quema con fuego que no se apaga. El fuego es insaciable, no porque quema para siempre, sino porque nadie puede detenerlo. La obra del Espíritu Santo continuará ardiendo a pesar de la oposición de los hombres hasta que toda la carne vea la salvación de Dios.

El nuevo templo

En concreto, el mensaje de Jeremías era que Jerusalén debía someterse al rey de Babilonia, porque Dios había entregado la ciudad en manos de Nabucodonosor (Jer. 27: 6). Le dijo a la gente que la ciudad pudiera ser tratada como Silo, que era el lugar que Dios abandonó algunos siglos antes, a causa de los pecados de Elí y sus hijos (Jer 7:121426: 6).
Cuando Dios abandonó Silo, el nieto de Elí nació prematuramente, al que llamaron proféticamente: Icabod, "la gloria se ha apartado" (1 Sam. 4:21). El arca de Dios fue tomada por los filisteos, y cuando fue devuelta, nunca volvió a Silo.  en su lugar se fue a Jerusalén, donde Dios tuvo a bien poner allí Su nombre.
Allí permaneció hasta el tiempo de Jeremías, quien emitió el decreto divino de que la gloria dejaría Jerusalén como dejó Silo, para nunca volver. Ezequiel fue testigo de la salida de la gloria de Dios en el Monte de los Olivos (Ezequiel 11:23). Permaneció allí hasta que Jesús ascendió desde ese punto, llevándose la gloria de regreso al Cielo con Él (Hechos 1: 912). Diez días más tarde, la gloria volvió a habitar un nuevo templo no construido con piedras muertas, sino con "piedras vivas" (1 Pedro 2: 5Ef. 2: 20-221 Cor. 3:16).
Jeremías fue considerado traidor por el mensaje, y fue encarcelado en aras de la verdad. Los falsos profetas, dirigidos por Ananías, se opusieron a la palabra en Jer. 28: 23, diciendo:
2 Así ha dicho Yahweh de los ejércitos, el Dios de Israel: "He roto el yugo del rey de Babilonia. 3 Dentro de dos años voy a devolver a este lugar todos los utensilios de la casa de Yahweh, que Nabucodonosor rey de Babilonia tomó de este lugar y llevó a Babilonia".
Cuando los vasos no fueron devueltos durante esos dos años, la profecía de Ananías se demostró ser falsa. Jerusalén verdaderamente había sido abandonada "como Silo".
En el primer siglo, Juan vino con una llamada al arrepentimiento, a fin de preparar el camino para el Mensajero de la Nueva Alianza. El fracaso de la Jerusalén terrenal significaba que Dios estaba a punto de construir un nuevo templo en el que poner Su nombre. Ese templo estaba hecho de piedras vivas -gente- edificados sobre el fundamento de Cristo, los apóstoles y profetas.
Este era el templo al que Jesús hace referencia en Juan 2:19, diciendo: "Destruid este templo, y en tres días lo levantaré".  Fue el templo de Su propio cuerpo (2:21) y el cuerpo de Cristo. Los líderes religiosos de la época no podían creer que Dios realmente destruiría el templo terrenal en Jerusalén y lo reemplazaría con una estructura completamente nueva fuera de la ciudad vieja. Sin embargo sucedió. La única diferencia es que la gloria de Dios vino a habitar este nuevo templo desde el inicio de su construcción, mientras que el templo de Salomón fue glorificado cuando se completó la construcción.
En nuestro tiempo, han surgido una vez más las tradiciones de los hombres para enseñar que el templo de piedras vivas será reemplazado por otro templo físico que va a ser reconstruido en Jerusalén. Dicen que Cristo (la gloria de Dios) habitará en el templo, y que volverá a ser el centro del Reino de Dios en el siglo venidero.
En otras palabras, muchos profetas hoy en día son como los de la época de Jeremías. Reciben sueños, visiones, y muchas revelaciones acerca de la gloria de Dios que regresará a la vieja Jerusalén. Parece que los hombres siempre han tenido problemas para creer la verdadera profecía de Jeremías. En cambio, se ponen del lado de Ananías.
Pero, ¿qué es la paja en comparación con la Palabra de Dios? La Palabra es un fuego que viene del Espíritu Santo, que quemará estas vanas imaginaciones con fuego que no se apaga. Si los hombres llegaran a tener éxito en la construcción de un templo en Jerusalén, la gloria de Dios no va a habitar ese lugar. Si Dios tuviera la intención de habitar en un templo en Jerusalén, sin duda habría glorificado el segundo templo construido por Zorobabel después de la cautividad de Babilonia, porque su construcción fue sin duda mandada por Dios (Hag. 1:14).

La maldición sobre Jerusalén

Hageo parecía pensar que el templo en su día sería glorificado en el octavo día de Tabernáculos, porque profetizó el día anterior, "Voy a llenar de gloria esta casa" (Hag. 2: 17). Sin embargo, la historia demuestra que esto no sucedió, porque su profecía debía cumplirse de otro modo. Él hablaba del templo de Nueva Alianza que aún no se había construido.
La Jerusalén terrenal, junto con cualquier templo dentro de su perímetro, está bajo una maldición divina, como se lee en Jer. 26: 6 ,
6 entonces yo pondré esta casa como Silo, y esta ciudad se hará una maldición para todas las naciones de la tierra.
Jeremías lo repite dos veces (24: 9; 25:18) en relación con Jerusalén, y otra vez en relación con los transportados de Judá que iban a ser esparcido entre las naciones. Esto es para ser visto en contraste con ser una bendición para todas las naciones. Al ser una maldición significa que no van a cumplir el llamado de Abraham.
La única manera de que esta maldición sea eliminada es a través de la sangre de Jesús y el Nuevo Pacto, que cada uno debe invocar con el fin de ser verdadero hijo de Abraham (Gal. 3:2629). Los que no lo hagan quedarán bajo la maldición hasta que toda rodilla y toda lengua confiese sumisión a Jesucristo, como Isaías 45: 23-25 ​​dice. Pablo afirma esto en Fil. 2: 9-11.
Aun así, en cuanto a la ciudad terrenal se refiere (y cualquier templo terrenal que aún se pueda construir en ese lugar), sigue bajo la maldición divina. No va a ser la capital del Reino, ni la gloria de Dios volverá allí como muchos parecen pensar. Si la gloria pudiera haber regresado allí, sin duda esto hubiera ocurrido en el tiempo de Hageo. Pero eso no sucedió.

Los hijos de Leví

Mal. 3: 3 dice que Cristo, el Ángel del Pacto, vendrá y "limpiará a los hijos de Leví, los afinará como el oro y la plata". La profecía se habla en términos del Pacto Antiguo, pero debe ser interpretada a través del conocimiento del Nuevo Pacto.
Cristo no vino a través de Leví sino a través de Judá. Leemos en Hebreos 7: 12-15,
12 Porque cuando se cambia el sacerdocio, necesariamente ocurre también un cambio de la ley. 13 Porque aquel de quien se dice esto, es de otra tribu, de la cual nadie ha servido en el altar. 14 Porque es evidente que nuestro Señor descendió de Judá, una tribu de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio. 15 Y esto es aun más manifiesto, si se levanta otro sacerdote a semejanza de Melquisedec.
Los sacerdotes levitas se inhibieron del sacerdocio por su corrupción y por su rechazo a la Ley en favor de las tradiciones de los hombres. Por lo tanto, fueron reemplazados por un nuevo orden: el de Melquisedec, encabezado por su Sumo Sacerdote, Jesucristo, que, al igual que David, era de Judá.
Esta Orden de Melquisedec es el sacerdocio que rige la Nueva Alianza. Cuando el Antiguo Pacto fue roto (Heb. 8: 9), sus supervisores y los cuidadores fueron reemplazados por una nueva orden de sacerdotes, una que no tenía ningún requisito genealógico.
Por lo tanto, la profecía sobre el perfeccionamiento de los hijos de Leví, a fin de que puedan hacer sacrificios aceptables ya no se aplica a Leví, sino a MelquisedecEl sacrificio aceptable es el mismo Jesucristo, quien rechazó la orden levítica. El fuego purificador es el bautismo del Espíritu Santo que fue profetizado por Juan e implementado por JesucristoNadie es refinado por el fuego sin reconocer a Jesús.
http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/ffi-newsletter/ffi-2016/05012016-the-messengers-of-malachi-part-6/

No hay comentarios:

Publicar un comentario