TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDO DECRETO AGAR-ISMAEL, God's Kingdom Ministries



Abr 12, del año 2016

Hoy somos llevados a emitir un segundo decreto de la Corte Divina para echar fuera a la esclava y a su hijo, como lo hicimos hace 18 años (1998) en Hagerstown, MD.
Este decreto completa esta fase de la obra de Elías, que nos lleva desde el arroyo Kerith a la ciudad de SareptaRecuerde de 1 Reyes 17: 6 que los "árabes" (según traducción de Ferrar Fenton) alimentaron a Elías con pan y animales ("carne") durante la primera fase de su provisiónEn otras palabras, los hijos de la carne, lo alimentaron de una manera carnal hasta que el profeta se fue a Sarepta, donde fue alimentado sobrenaturalmente del barril infalible de la harina y el vaso de aceite (1 Reyes 17:16).
Parece ser que el 12 de abril de 2016 marca este cambio.
Este acontecimiento en la vida de Elías mismo es también un microcosmos (fractal) del desplazamiento más grande de Elías a Eliseo, o de las ocho primeras señales de Eliseo a las ocho últimas. Tiene que ver con la provisiónCreo que estamos allí, o muy cerca del inicio de la doble porción de milagros-señales en 2 Reyes 4: 42-44.
En cuanto al propio decreto, la Iglesia en su conjunto no es capaz de hacer este decreto, debido a que no está de acuerdo con él. Porque echar fuera a Agar es echar fuera el Antiguo Pacto (Gálatas 4:2324). Porque la mayor parte de la Iglesia cree que en la Antiguo Pacto como medio de salvación, donde la salvación viene por la voluntad de los hombres cuando están de acuerdo en obedecer a Dios en un voto de obediencia. No ven que el Nuevo Pacto ("Sara") se basa en la promesa de Dios (Gálatas 4:28). Por lo tanto, su fe está en su propia capacidad para mantener su voto, y no en la capacidad de Dios para mantener Su promesa.
En segundo lugar, la mayor parte de la Iglesia no puede echar fuera a la esclava porque la esclava es la Jerusalén terrenal (Gálatas 4:25). Aquellos que piensan que la Jerusalén terrenal es la "madre" de la Iglesia y que esta ciudad ha sido elegida para ser la capital del Reino, difícilmente podrán echar fuera a su propia madre. De hecho, he sido testigo de buenos cristianos que me miran con horror cuando sugiero que Jerusalén será echada fuera y destruida.
Pero Pablo dice que tenemos una madre diferente. "Pero la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros es libre" (Gálatas 4:26), dice Pablo, contrastando nuestra madre con la Jerusalén terrenal.
Así, en los últimos quince años hemos extendido la palabra según el evangelio de Pablo, de que debemos recurrir ante la Corte Divina y declarar un cambio de identidadNuestra madre ya no es Agar-Jerusalén, sino Sara, la Nueva Jerusalén. De esta manera nuestra identidad se cambió legalmente de ser Ismael a ser Isaac. Hemos de dar a la carne un voto de no confianza.
Esto no es sólo una cuestión doctrinal. Un punto de vista de la salvación es doctrinal. Un punto de vista de la profecía en relación con el destino de Jerusalén es también doctrinal (es decir, enseñanza). Pero lo más importante es que debemos reconocer los dos "yo" en Romanos 7, siendo el primero el "hombre viejo" y el otro el "hombre nuevo". Estamos ya sea en el uno o en el otro. Podemos reclamar la condición en la Corte Divina como siendo el viejo hombre que viene de Adán/Israel, que nos hace hijos de la carne, o podemos reclamar el estatus a través del nuevo hombre que viene del último Adán, lo que nos hace hijos de la promesa.
El punto es que un hijo de la carne (ismaelita espiritual) no puede ser realmente eficaz en apelar a la Corte Divina para echar fuera a la esclava y a su hijo, porque una persona así es de doble ánimo. Santiago 1: 8 dice que "un hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos".
Por esta razón, la apelación y decreto de hoy en la Corte Divina incluye una declaración básica de la identidad, la cual, si oró con sinceridad y un poco de comprensión, se encargará de establecer su estatus legal satisfactorio en esta materia.
Confirmando el Decreto 
12 de abril, del año 2016
Padre Celestial, venimos delante de la Corte Divina en el nombre de Jesús y en Su sangre. Te damos las gracias por darnos la revelación que nos permite dar testimonio de Tu voluntad. Venimos declarando que nuestra madre espiritual es Sara y que hemos puesto nuestra fe en los términos del Nuevo Pacto, por el cual Tú has prometido hacer una obra en nosotros y en toda la humanidad.
Como hijos de Sara, echamos fuera a la esclava y a su hijo, tanto de nuestros propios corazones, así como de cualquier forma exterior carnal que toman en el mundo. Decretamos la voluntad de Dios de que se elimine la autoridad de la carne, y toda autoridad carnal se someta al gobierno de Cristo y su semilla espiritual.
Permite que la Compañía de Isaac sea capacitada por el Espíritu Santo para cumplir el llamado de Abraham de bendecir a todas las familias de la Tierra.
Te damos gracias, Padre Celestial, por hacer esto, porque oramos y hacemos este decreto en el nombre de Jesús. Amén.

El Dr. Stephen Jones
http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2016/04-2016/the-second-hagarishmael-decree/#sthash.sfctKUeC.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario