TRADUCTOR-TRANSLATE

LECHE, CARNE Y MADUREZ ESPIRITUAL (¡El tremendo peligro de volver atrás judaizando! - Hebreos VI), Stephen E. Jones


Capítulo 6
Hebreos 5:11-6:20
Leche, carne y madurez espiritual



11 Acerca de esto tenemos mucho que decir, y es difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír. 12 Porque, aunque a estas alturas ya deberíais ser maestros, otra vez tenéis necesidad de que alguien os enseñe los principios elementales de las palabras de Dios, y habéis llegado a tener necesidad de leche y no de alimento sólido. 13 Pues todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño. 14 Pero el alimento sólido es para los que han alcanzado la madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

Tenga en cuenta que el autor está escribiendo al pueblo hebreo, que se enorgullecían de su comprensión de la Palabra de Dios. Pero aquí nos encontramos con que estos hebreos estaban teniendo problemas para hacer el salto de una comprensión de la Antigua Alianza a un entendimiento del Nuevo Pacto de la Escritura.

Muchos de ellos todavía estaban dependiendo del sacerdocio levítico y no comprendieron que Jesús era el sumo sacerdote de una nueva orden de sacerdocio que precedió a Moisés y a Aarón. Por esta razón, a pesar del hecho de que habían estudiado las Escrituras durante muchos años, eran espiritualmente inmaduros.

El autor hacía referencia claramente a muchos en la Iglesia de Jerusalén que seguían pensando que los sacerdotes del templo retuvieron su llamado como sacerdotes delante de Dios, cuando en realidad habían sido reemplazados por una nueva orden de sacerdocio. Su falta de entendimiento mostró su necesidad de leche y su incapacidad para digerir la carne, o "alimento sólido". La carne, por supuesto, es lo que el libro de Hebreos intenta enseñar. La carne es el camino nuevo y mejor, que los creyentes maduros son capaces de discernir.

En Hebreos 6: 1, 2 se nos dice la definición de "leche".

1 Por tanto, dejando las enseñanzas elementales acerca de Cristo, vamos hacia la madurez, no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios, 2 de la instrucción sobre los lavados ["bautismos"], la imposición de manos y la resurrección de los muertos, y el juicio aionian.

Los creyentes ya deberían entender que deben arrepentirse de la idea de que se salvan mediante la realización de los rituales del templo, que él llama "obras muertas". Ellos ya deberían saber que la justificación es por "la fe en Dios". Ellos ya deben saber las leyes de purificación por agua (lavados o bautismos, a los que hace referencia en He. 9 y 10), debido a que los cristianos hebreos estaban bien versados en esas limpiezas ceremoniales que se practicaban bajo Moisés y Aarón. Además, los cristianos hebreos ya debería haber sabido acerca de la imposición de manos para recibir el bautismo del Espíritu Santo y para afirmar dones y llamados espirituales. En cuanto a la resurrección de los muertos, había algunos que incorrectamente enseñaron que esto ya había tenido lugar (2 Tim. 2:17, 18). Lo más probable es que esta fuera la enseñanza de que la resurrección había tenido lugar en el momento de la crucifixión de Jesús (Mat. 27: 51-53). La idea de que la resurrección no era más que una justificación (que viene de muerte a vida), probablemente aún no se había desarrollado. La disputa sobre la resurrección en sí estaba bien desarrollada entre los fariseos y saduceos, pues leemos en Hechos 23: 8,

8 Porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu; pero los fariseos reconocen todas esas cosas.

El Apóstol Pablo se sujetó firmemente a su formación anterior como fariseo y enseñó la resurrección de los muertos. Si él se hubiera desviado de esta enseñanza, seguramente habría pensado que fuera imperativo discutir estos cambios totalmente. Pero Pablo nunca espiritualizó su enseñanza sobre la resurrección.

El último ejemplo de "leche" que todo el mundo debería haber sabido claramente es el del "juicio aionian". Esto indica el tiempo del juicio después del Gran Trono Blanco cuando se levantan todos los muertos para rendir cuentas por sus acciones. El tiempo del juicio es aionian, que el Dr. Robert Young traduce como "el juicio durante la edad". En otras palabras, es el juicio durante el siglo venidero. Ver Traducción Literal de la Santa Biblia de Young. Es interesante que pocos hoy en día entienden este tema de "leche", debido a que muchos lo han traducido como "juicio eterno", como queriendo decir que el juicio divino nunca puede corregir un pecador, ni él nunca va a arrepentirse, ni toda rodilla se doblará y confesará que Él es el Señor. Es triste que tengamos que volver a la leche de la enseñanza hoy, después de casi 2.000 años de enseñanza de la Iglesia. Esto demuestra la inmadurez de la Iglesia, de acuerdo con el estándar que se encuentra en el libro de Hebreos.

4 Porque en el caso de los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, 5 y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, 6 y luego se han alejado, es imposible renovarlos otra vez para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.

Estos versículos han sido una fuente innecesaria y trágica de terror para muchos creyentes recaídos. Parece que muchos predicadores han utilizado tácticas de miedo en el intento de impedir a la gente salir de las denominaciones de la Iglesia. Le dicen a la gente que si salen de la iglesia, seguramente serán quemados en el infierno para siempre, y que no se les permitirá una segunda oportunidad para la salvación ningún día después de que se deslicen. Esta es una de las enseñanzas más crueles de la Iglesia. Es comparable a decir que una vez que Israel se descarrió en el libro de Jueces, Dios nunca sería capaz de traerlos de vuelta. Pero nosotros vemos a la gente arrepentirse hacia el final de cada uno de los cautiverios, y Dios nunca tuvo ningún problema de enviar mensajeros (jueces) para renovar su relación con Dios. La Ley de Dios nos dice que cuando las personas pecaran, Dios les enviaría al cautiverio, pero cuando se arrepintiesen, Dios podría revertir su cautiverio (Lev. 26: 40-42).

La oración del mismo Salomón en la dedicación del templo, dice (1 Reyes 8: 47-50). Habiendo perdón a través del Antiguo Testamento, ¿vamos a insistir en que Jesús es menos indulgente en el Nuevo Testamento? Tal interpretación no tiene sentido, a menos que alguien quiera usarla para impedir que la gente salga por las puertas de la denominación.

No, Hebreos 6: 5, 6 está hablando de lo que pasarían volviendo al judaísmo, con su templo físico, el sacerdocio de Aarón, las purificaciones, las obras de muerte, y el sacrificio de animales. Los cristianos hebreos se suponía que dejaran esas cosas atrás y caminaran en un camino nuevo y vivo. Dios había abandonado el templo de Jerusalén para habitar en nuestros cuerpos en el día de Pentecostés. Jesús es el Sumo Sacerdote de los cristianos. Si los cristianos pecaban, se les advertía de confesar sus pecados a Dios para que los limpiara de toda maldad (1 Juan 1: 7-10).

Pero, ¿qué pasaría si un Cristiano volvía de nuevo al judaísmo? ¿Cómo una persona así obtendría el perdón si pecara contra su vecino? ¿Iba a ir al templo con el sacrificio de un animal para obtener el perdón de Dios? ¿Sería tal sacrificio válido? ¿Dios aceptaría tal sacrificio? No, no después de que el sacrificio perfecto había venido a sustituir los sacrificios de animales.

Y así, Hebreos nos dice que si un hebreo era iluminado por primera vez por el mensaje de Cristo, pero luego volvía de nuevo al judaísmo, a tal persona le resultaría imposible arrepentirse de verdad y encontrar el perdón del pecado, porque habría rechazado el perfecto el sacrificio de Cristo en la cruz. Podría sacrificar mil corderos, pero en vano, porque de tales sacrificios ya no eran actos de fe en la presencia de Dios. De hecho, la continuación de los sacrificios de animales se habría convertido en actos de desafío contra Jesucristo, "crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio".

En los últimos años la idea del Dispensacionalismo se ha deslizado en la Iglesia, la enseñanza de que cuando Jesús regrese, Él volverá a un templo físico en Jerusalén, y los sacerdotes de Aarón reemplazarán al sacerdocio de Melquisedec, una vez más, y el sacrificio de animales se instituirá una vez más, en una denominada "Era de la Ley". Nada podría estar más lejos de la verdad, y esta doctrina crucifica a Cristo de nuevo y lo pone en vergüenza. Tales maestros de la Biblia no tienen conocimiento del libro de Hebreos, porque tratan de sustituir las "mejores cosas" con las peores que Dios deja a un lado.

Continuando en Hebreos 6, leemos,

7 Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios; 8 pero la que produce espinos y abrojos es desechada, está próxima a ser maldecida, y termina por ser quemada.

Los que vuelven de nuevo al judaísmo son aquí comparados con un campo que recibe la lluvia de la palabra de Dios y el Espíritu Santo, pero que a su vez da a luz "espinas y cardos" en lugar de vegetales aptos para el consumo. Tales personas son "reprobadas'' y "próximas a ser maldecidas" aunque no maldecidos realmente. Aun así, como diría Pablo en 1 Cor. 3:15, que serán "salvados aunque así como por fuego". Ellos terminan siendo "quemados" con el fin de librar sus "campos" de espinas y cardos.

Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que comportan salvación, aun cuando hablemos de esta manera. 10 Porque Dios no es injusto para olvidarse de vuestra obra y del trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún.

El autor está escribiendo claramente a los creyentes hebreos, y aunque se les advierte de volver al judaísmo y la manera antigua de culto, muestra confianza en sus lectores. A pesar de que muchos de ellos tienen necesidad de volver a la leche de la Palabra, él sabe que resistirán la tentación de volver a la religión de los tipos y sombras.

11 Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, 12 a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.

Así como Israel en el desierto necesitaba resistencia para heredar la Tierra Prometida, también esta palabra amonestar a los creyentes hebreos a imitar a Caleb y Josué con el fin de calificar como vencedores. La Tierra Prometida habla de heredar la Fiesta de los Tabernáculos, la tercera gran fiesta de Israel después de la Pascua y Pentecostés. Los israelitas fueron justificados por la fe a través de la Pascua, cuando salieron de Egipto, y esto les hizo ser "la iglesia en el desierto" (Hechos 7:38).

Ellos tuvieron la oportunidad de recibir el Espíritu Santo en el Sinaí, el día que llegó a ser celebrado como la Fiesta de las Semanas (o Pentecostés). Sin embargo, sus corazones se endurecieron, y así Pentecostés continuó siendo una promesa para otro momento. Del mismo modo, no fueron capaces de entrar en la Tierra Prometida durante la fiesta de los Tabernáculos, porque sólo Caleb y Josué tenían la fe necesaria para cumplir esa fiesta.

Los cristianos pentecostales del primer siglo tuvieron éxito donde Israel había fallado en el Monte Sinaí, pues tenían la fe para ir al Aposento Alto para ver Pentecostés cumplirse. Sin embargo, necesitaban de resistencia con el fin de tener la fe para cumplir con la Fiesta de los Tabernáculos. Esta fiesta representa la promesa de Dios, que ya no es un pedazo de bienes raíces en Canaán, sino el cuerpo glorificado, "tabernáculo celestial", del que Pablo escribió en 2 Cor. 5: 1-4.

13 Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo, 14 diciendo: "De cierto te bendeciré con abundancia, y de cierto te multiplicará grandemente". 15 Y así, habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa.

Aquí hay otro ejemplo para mostrar que necesitamos paciencia y resistencia para obtener la promesa completa de la Fiesta de los Tabernáculos, es decir, para ser vencedores. Esta es una de las ideas más incomprendidas en el libro de Hebreos, debido a que pocos entienden la diferencia entre un creyente y un vencedor; no saben la diferencia entre un ciudadano y un gobernante en el Reino.

Sin conocer esta distinción, por un lado sostienen que "una vez salvo, siempre salvo", mientras que el punto de vista opuesto sostiene que hay que "perseverar hasta el fin para ser salvo". Ambas partes hacen de este un problema de la salvación, cuando en realidad se trata de una cuestión de que fiesta se está cumpliendo. La Iglesia en el desierto bajo Moisés fue "salvada" (es decir, justificados por la fe), pero no fueron llenos del Espíritu (al rechazar Pentecostés en Sinaí), ni recibieron la promesa de los Tabernáculos, que es el cuerpo glorificado.

Una vez que entendemos que hay tres fiestas de Israel que podemos experimentar, entonces es evidente que no todo creyente está en el mismo lugar en su/el caminar cristiano. Si un creyente quiere heredar la Primera Resurrección y reinar con Cristo durante los mil años de la edad por venir, tiene que perseverar hasta el fin. En el contexto del libro de Hebreos, no se puede volver al judaísmo y todavía tener la esperanza de ser un vencedor.

El ejemplo de Abraham se refiere específicamente a la promesa de Filiación, porque a Abraham se le prometió un hijo. De hecho, se le prometieron muchos hijos y una multitud de naciones. Esta promesa de Filiación fue parte de la primogenitura transmitida de Abraham a Isaac y después a Jacob. Jacob la dio a su hijo, José (1 Cr. 5: 1, 2), del cual se dijo: "José es rama [He. Ben, hijo] fructífera" . He escrito más extensamente sobre esto en mi libro, Las Leyes de la Segunda Venida (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/05/libro-las-leyes-de-la-segunda-venida-dr.html).

16 Porque los hombres ciertamente juran por uno mayor que ellos, y para ellos el juramento interpuesto para confirmación pone punto final a toda disputa. 17 Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su designio, interpuso juramento; 18 para que por medio de dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fuerte consuelo los que nos hemos refugiado para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros. 19 La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo, 20 donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

Dios hizo un juramento a Abraham para establecer la Filiación a través de él. Pablo nos dice en Gálatas 3: 26-29 que uno no tiene que ser un descendiente físico de Abraham para heredar esta promesa de filiación. Al igual que el cambio en el sacerdocio de Aarón a Melquisedec, la promesa de Filiación ya no se basa en la genealogía de uno, sino de la propia fe. La idea de ser "el hijo de Abraham" es muy similar a otras expresiones idiomáticas hebreas como "hijos del trueno" (Marcos 3:17), "hijos de la luz" (Lucas 16: 8), "hijos de la resurrección" (Lucas 20:36), "hijos del maligno" (Mat. 13:38). Tenga en cuenta también que "la sabiduría es justificada por sus hijos" (Lucas 7:35).

Por lo tanto, vemos que Dios prometió a Abraham muchos hijos, y Pablo nos dice que esto no está en modo alguno limitado a los hijos genealógicos. De hecho, Juan Bautista nos informa en Lucas 3: 8,

8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros: "Tenemos a Abraham por padre [genealógicamente]", porque os digo que puede Dios de estas piedras levantar hijos a Abraham.

Esta promesa de Filiación fue establecida por "dos cosas inmutables" (6:18).  La primera fue la promesa a Abraham, ratificada por el sacrificio de sangre de siete animales (Génesis 15: 9). La segunda fue la promesa ratificada por la sangre del verdadero sacrificio de Jesucristo. En ambos casos, el sacrificio de sangre era inalterable. Esto ancla nuestra esperanza (expectativa) con una fe segura y firme en Aquel que entró tras del velo como nuestro gran Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec.

Como Sumo Sacerdote de esta nueva Orden, Jesucristo entró en el Lugar Santísimo en el Templo Verdadero en el Cielo, llevando Su propia sangre para rociar sobre el propiciatorio, del cual los que estaban en el tabernáculo de Moisés y el templo de Salomón eran sólo sombras del verdadero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario