TRADUCTOR-TRANSLATE

EL PRÓDIGO REGRESA (Cap. VIII de "Shabat"), Joseph Herrin


Cap. VIII: EL PRÓDIGO REGRESA

No hay palabras que encapsulen con mayor precisión el verdadero significado de descanso del sábado que las palabras del Mesías, "pero no se haga mi voluntad, sino la tuya".




Lucas 22: 41-42. Y [Yahshúa] se retiró [de Pedro, Santiago y Juan] a un tiro de piedra, y se arrodilló y empezó a orar, diciendo: "Padre, si tú quieres, pasa este vaso de mí; sin embargo, no se haga mi voluntad, sino la tuya".
Hemos visto cómo Lucifer fue el primer interruptor del reposo cuando en repetidas ocasiones declaró: "lo haré". En contraste absoluto vemos al Hijo de Dios proclamando: "No mi voluntad".

Esta es la posición de descanso que se entregó en el Jardín del Edén. Adán pasó de un lugar de satisfacción con la voluntad del Padre, a estar insatisfecho con su voluntad. Adán quiso dirigir su propio camino. Él quiso decidir por sí mismo cómo llevaría su vida.

Adán fue el hijo pródigo original. Mientras permanece en el lugar que el Padre tenía elegido para él, un malestar comenzó a crecer hasta que finalmente dio rienda suelta a la acción, cuando se propuso hacer lo que no era la voluntad de Dios. En cierto sentido, toda la humanidad está representada en el hijo pródigo. Todos hemos dejado el lugar de descanso con nuestro Padre y nos hemos ido en busca de nuestra propia fortuna. Hemos vivido ya sea escandalosamente o moralísticamente. En cualquier caso hemos dirigido nuestro propio curso y optado por ir de una manera que no era la voluntad del Padre. El Padre ha esperado a que nosotros volviéramos en nuestros sentidos y nos diéramos cuenta de que las cosas eran mejor antes de salir de Su lado. Lo que pensábamos era tan confinado e insoportable, comienza a verse bien después que nos damos cuenta cuán hueca es la vida aparte del Padre. Después de que nosotros soportamos el naufragio, la esclavitud, la miseria y la degradación moral, comenzamos a considerar lo bajo que hemos caído. La historia del hijo pródigo es la historia de la humanidad.

Lucas 15: 11-24. 11 También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. 13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí malgastó sus bienes viviendo perdidamente. 14 Y cuando todo lo había gastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a pasar necesidad. 15 Y fue y se allegó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a sus campos para que apacentase cerdos. 16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. 17 Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y ante ti. 19 Ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo; hazme como a uno de tus jornaleros. 20 Y levantándose, marchó hacia su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a compasión, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó efusivamente. 21 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y ante ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. 22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad de prisa el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. 23 Y traed el becerro engordado y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; 24 porque este mi hijo estaba muerto, y ha revivido; se había perdido, y ha sido hallado. Y comenzaron a regocijarse.


La comprensión del pródigo de su estado era correcta. La humanidad ya no es digna de ser llamada hija de Dios, sin embargo, el Padre está todavía dispuesto a considerarnos hijos. El hijo se remonta hasta su padre con la intención de someterse a sí mismo como un sirviente de buena gana. Él sabe que para él lo justo es vivir para hacer la voluntad de su padre.

Cuando los santos de Yahwéh se dan cuenta de que ellos también han tomado la herencia dada a ellos y la han gastado a su antojo, de acuerdo con su propia voluntad y deseos, también verán que han sido conducidos a una escasez espiritual. Es muy posible que ganar todo lo que nuestra alma desea y sin embargo seguir estando en la miseria espiritual. Al igual que la iglesia de Laodicea, podemos parecer ricos y que no nos falta nada; sin embargo, una verdadera evaluación revela que somos unos desventurados, miserables, pobres, ciegos y desnudos.

Las palabras del Padre saludando al hijo tienen mucho significado; "Porque este hijo mío estaba muerto, y ha vuelto a la vida". Cuando vivimos de acuerdo a nuestra propia iniciativa, nuestra propia voluntad y deseos, estamos muertos. Cuando estamos siendo guiados por el innato sentido del bien y del mal del alma, estamos muertos. La historia del hijo pródigo va todo el camino de regreso hasta el Jardín del Edén, porque es un relato de la caída del hombre y una revelación de la naturaleza de los dos árboles que se nombran en el Jardín.

Las Escrituras están llenas de contrastes: la oscuridad y la luz; el bien y el mal; rico y pobre; amor y odio, etc. . En los primeros capítulos de Génesis vemos muchos contrastes. La luz es separada de la oscuridad. La tierra seca se separa del agua. ¿No esperamos que haya un contraste claro entre los dos únicos árboles nombrados en el Jardín del Edén?

Génesis 2: 9. Y Yahwéh Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de la vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

A primera vista estos árboles pueden no aparecer como opuestos, pero lo son. Un árbol es llamado el Árbol de la Vida, y tenemos este informe en relación con el otro árbol.

Génesis 2:17 "Pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comieres, ciertamente morirás".

Un árbol se llama el Árbol de la Vida. El otro árbol da a luz la muerte. Estos árboles son verdaderamente opuestos estableciendo un contraste uno con el otro. Conociendo esto podemos identificar la naturaleza de los árboles.

Sabemos que el Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal representa al hombre viviendo independiente de Yahwéh y su gobierno. Este árbol lleva al hombre a un lugar donde él intenta gobernarse a sí mismo, independientemente de Su creador. Al comer de este fruto Adán y Eva vieron nacer en ellos una capacidad de determinar lo correcto e incorrecto, lo bueno y malo dentro de sus propios seres. Pero con la obtención de esta capacidad se separaron de Yahwéh.

El Árbol de la Vida representa exactamente lo contrario del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal. El Árbol de la Vida lo lleva a uno a la unión con el Padre, donde todo el conocimiento del bien y del el mal tiene su origen en Él. El Árbol de la Vida representa al hombre en unión con el Señor. El Árbol de la Vida es un lugar de descanso donde el hombre ha cubierto la cabeza, donde el hombre se niega a actuar o hablar de su propia iniciativa, pero donde recibe todas las órdenes, todas las direcciones de la boca de Dios. El árbol de la vida es el árbol del Reposo.

En la parábola del hijo pródigo, el hijo díscolo representa a cada hombre. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; (Isaías 53: 6). Cuando volvemos a nuestros sentidos somos movidos a regresar al Padre y determinamos que ahora viviremos para hacer Su voluntad. Sabemos que lo justo es someternos nosotros mismos como servidores, sabiendo que no somos dignos de ser llamados hijos. Sin embargo, en Su misericordia el Señor nos llama hijos. El declara: "Este hijo mío estaba muerto: (comió del árbol del conocimiento del bien y el mal; fue a vivir de acuerdo con su propia voluntad y deseos y caminaba en la muerte). Ahora mi hijo ha regresado con vida: (ha abandonado su propio camino y ha vuelto al corazón de un siervo para hacer Mi voluntad. Ahora mi hijo está comiendo del árbol de la vida)".

Hay una gran esperanza para este hijo que se había perdido. Se ha descubierto que la vida de forma estéril y sin esperanza es aparte del Padre. Ha descubierto que vivir una vida auto-dirigida conduce a muerte. Él es capaz de ver lo que es la verdadera vida. Entiende que el hombre vive de toda palabra que sale de la boca de Dios. Al experimentar la profundidad de su propia depravación y su incapacidad para gobernarse a sí mismo, ha visto su necesidad de una gran dependencia del Padre. Hay una gran esperanza para este hijo porque él ahora ha llegado a hacer una confesión similar a como la hizo Yahshua; "Ya no voy a vivir para mi voluntad ... Voy a vivir para ti Padre".

Gran parte de la Iglesia ha perdido el punto de esta parábola de Yahshua. No es suficiente simplemente darse cuenta de que se dirige hacia el infierno y que está en necesidad del perdón para sus pecados. No es suficiente orar la oración del pecador, si usted no tiene un cambio de corazón al igual que el hijo pródigo. Lo que se necesita es una comprensión de que somos incapaces de gobernar nosotros mismos. No es ninguna solución hacer una confesión de Cristo y luego continuar dirigiendo la propia vida de acuerdo a la guía del alma.

Gran parte de la Iglesia, sin embargo, permanece en este lugar. Renuncian el Árbol del Conocimiento del Bien y el Mal y proclaman las virtudes del Árbol de la Vida, pero incluso cuando lo hacen todavía siguen comiendo del árbol que trae la muerte. Gran parte de la Iglesia proclama que Yahshua es el Hijo de Dios. Ellos saben que sólo Él llevó una vida que fue agradable al Padre, pero han fallado en identificar lo que hizo su vida tan agradable. Yahshua dijo: "No mi voluntad ... sino hágase tu voluntad". Esta fue la principal característica de la vida de Yahshua. El vivió para hacer la voluntad del Padre. Sin embargo, muchos santos siguen viviendo para cumplir con sus propios deseos. Ellos miran a Él para la salvación, pero no han identificado de qué realmente necesitan ser salvados.


Muchos santos desean continuar viviendo sus vidas tanto como lo hicieron antes de que oyeran acerca de Yahshua, pero quieren saber que sus pecados serán perdonados y que irán al Cielo cuando mueran. No se dan cuenta de que el Padre quiere conformar su vida con la imagen de Aquel al que miran en busca de la salvación. No es la salvación en absoluto permanecer en independencia del Padre, siendo dirigidos por la propia alma. Tal santo aún camina en la muerte espiritual. El Padre quiere que Sus elegidos confiesen, "No se haga mi voluntad ... sino hágase tu voluntad". El Padre quiere que Sus elegidos abandonen el árbol que conduce a la independencia para que pueda ser dicho de ellos, como del hijo pródigo: "Este hijo mío estaba muerto, pero ahora a vuelto a la vida".

No hay comentarios:

Publicar un comentario