TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 8 -Parte 2: LOS OCHO ÁNGELES (Apocalipsis Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones

21 de Marzo de 2016



La media hora de silencio en Apocalipsis 8: 1 fue un período de tiempo de 15 años comprendido entre 395-410 dC. Se inició con el final legal de los sacrificios paganos, la confiscación de los templos paganos, y la división del imperio. Terminó 15 años más tarde, cuando Roma fue saqueada por las tropas de Alarico el Godo en el 410. También es de destacar que la "hora" completa profética (30 años) de este marco de tiempo se extendía desde 380-410. El emperador Teodosio en realidad proclamó el cristianismo como la religión del estado en el año 380, 15 años antes de prohibir el paganismo en sí.

Por lo tanto, vemos tres eventos principales tienen lugar en el espacio de una "hora" profética. La primera media hora se refería a la transición gubernamental del paganismo al cristianismo (380-395), mientras que la media hora final (395-410) preparó en silencio la ciudad para ser invadida por tropas extranjeras, por primera vez en su historia. Esto sorprendió a la Iglesia, porque la conversión final de Roma al cristianismo les había dado un sentido de protección divina, al igual que lo habían pensado los judíos en Jerusalén en tiempos anteriores. La Roma Pagana cayó de 380-395; La Roma Cristiana cayó de 410-476.

El saqueo de seis días de Roma marcó el comienzo de una serie de juicios divinos contra la ciudad, hasta que cayó de forma permanente (ante Odoacro) en el 476. Por lo tanto, este margen de tiempo entre 410-476 marca el tiempo de las siete trompetas enmarcadas por el séptimo sello. El paganismo, por supuesto, atribuyó la caída de Roma a la ira de los dioses para el cierre de sus templos. Agustín consideró necesario escribir su ahora famosa Ciudad de Dios para refutar esas afirmaciones paganas y cristianas, asegurando que la verdadera Ciudad de Dios era la Jerusalén celeste, no una ciudad terrena.


Siete ángeles, más uno

2 Y vi a los siete ángeles que estaban delante de Dios; y se les dieron siete trompetas. 3 Y otro ángel vino y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y mucho incienso fue dado a él, para que lo añadiera a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. 4 Y el humo del incienso con las oraciones de los santos, subió delante de Dios de la mano del ángel.

Juan entonces vio las preparaciones celestes que se estaban realizando para el inicio del juicio sobre la Roma cristiana. Vio siete ángeles que estaban delante de Dios, cada uno con una trompeta. Las trompetas significan decretos desde el Trono que se proclaman al pueblo. Mientras que los siete ángeles estaban disponiéndolas, "otro ángel vino y se paró ante el altar". Ahora vemos que esta escena tuvo lugar en el templo celestial, que, en la antigüedad, había sido el modelo (cianotipo, patrón) para la construcción del templo terrenal (Hebreos 8: 5).

El Arca de Dios en el Lugar Santísimo era el Trono de Dios, y el Altar de Oro del Incienso representa las oraciones de los santos. El Altar de Oro estaba en la puerta del lugar Santísimo, porque era, en esencia, un portero. Para acceder al Trono de Dios, era obligado ofrecer incienso, es decir "las oraciones de todos los santos". Esto lo vemos en las instrucciones para el Día de la Expiación en Levítico 16:12,13,

12 Después tomará un incensario lleno de brasas de fuego del altar de delante de Jehová, y sus puños llenos del perfume aromático molido, y lo llevará detrás del velo. 13 Y pondrá el perfume sobre el fuego delante de Jehová, y la nube del perfume cubrirá el propiciatorio que está sobre el testimonio, para que no muera.

Los siete ángeles son probablemente los mismos que trajeron los mensajes a las siete iglesias en Apocalipsis 2 y 3. A cada uno se le llama "el ángel de" una iglesia en particular, y por lo tanto hacen uso en el templo en el Cielo de la misma manera que los sacerdotes en la Tierra se suponía que ministraban. Por lo tanto, los ángeles son representados como ministrando en el templo celestial.

Sin embargo, había un octavo ángel, que apareció para actuar en nombre de los siete. Este ángel representa la práctica anterior en el templo de Jerusalén, en la que un sacerdote era elegido por sorteo cada mañana para quemar el incienso mientras que los otros preparaban el sacrificio de la mañana. Recordemos la historia de Zacarías, que fue elegido por sorteo para ofrecer el incienso en Lucas 1: 8-11,

8 Y sucedió que, mientras él ejercía su ministerio sacerdotal delante de Dios según el orden indicado a su grupo, 9 conforme a la costumbre del sacerdocio, fue escogido por sorteo para entrar al templo del Señor y quemar incienso. 10 y toda la multitud del pueblo estaba fuera orando a la hora del incienso. 11 y un ángel del Señor se le apareció, de pie a la derecha del altar del incienso.

El ángel le dijo que él y su esposa tendrían un hijo, que ministraría "en el espíritu y poder de Elías" (Lucas 1:17). Este ángel entonces se identificó como "Gabriel, que estoy de continuo [o "asisto"] en la presencia de Dios" (Lucas 1:19). La presencia de Dios se encuentra en el Lugar Santísimo, y el Altar del Incienso se coloca próximo a la presencia de Dios.

Así que parece que Gabriel era el octavo ángel asociado con el Altar de Oro en Apocalipsis 8: 3. Cada vez que un sacerdote era elegido por sorteo para ofrecer incienso en el templo, estaba cumpliendo el papel terrenal de Gabriel asistiendo el altar de oro en el templo celestial.


Arrojando fuego sobre la Tierra

5 Y el ángel tomó el incensario; y lo llenó del fuego del altar y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto.

Tal acción no era parte del ritual del sacerdote en la Tierra que era llamado a servir en el templo. Este fue un acto extraordinario que representaba el juicio divino. Sin embargo, no había tenido precedentes. Cuando Dios trajo juicio sobre Jerusalén por su pecado, el juicio se había decretado primero en el Templo en el Cielo. Ezequiel 10: 2 dice,

2 Y habló al varón vestido de lino y dijo: "Entra entre las ruedas que giran bajo los querubines, y llena tus manos de carbones encendidos de entre los querubines, y derrámalos sobre la ciudad". Y él entró en mi presencia.

Este "hombre vestido de lino" era, sin duda, el mismo ángel que Juan vio en Apocalipsis 8: 3, ya que ambos son vistos haciendo lo mismo, pero con diferentes ciudades. Ezequiel vio el juicio divino sobre Jerusalén; Juan vio el juicio divino sobre Roma. Ambas fueron juzgadas por corrupción y rebelión sin ley y por negarse a cumplir el estándar celestial que afirmaban estar siguiendo.

No debemos perder de vista el hecho de que Juan el Bautista era el profeta de Dios que fue llamado para anunciar la venida de Aquel que bautizaría con fuego (Mateo 3:11,12). Juan también ha anunciado juicio de que el "árbol" de Jerusalén/Judá iba pronto a ser talado (Lucas 3: 9).

Recordemos que este hombre vestido de lino se le dio antes la tarea de marcar en la frente a los verdaderos creyentes de Jerusalén (Ezequiel 9: 4). En el siguiente capítulo se le dio la tarea de dispersar carbones de fuego sobre la ciudad. Esto nos muestra que los ejércitos de Babilonia que destruyeron la ciudad y quemaron el templo fueron los agentes humanos de la destrucción divina. Pensaron que estaban destruyendo la ciudad por su propia voluntad, sin darse cuenta de que estaban actuando ciegamente llevando a cabo la voluntad de Dios.

Del mismo modo, cuando Alarico el Godo tomó Roma, no es probable que fuera consciente de que estaba haciendo en la Tierra lo que Gabriel había decretado echando fuego sobre la Tierra en Apocalipsis 8: 5. Lo que es, tal vez, de interés para nosotros es que después de que el hombre en ropa de lino arrojó fuego sobre Jerusalén en Ezequiel 10: 2, la gloria de Dios comenzó a apartarse del templo sólo dos versículos más adelante, en Ezequiel 10: 4. ¿Podemos preguntar, entonces, si esto también le pasó a la cristiana ciudad de Roma?

Después de que el ángel dispersó los carbones del altar en Apocalipsis 8: 5, el resultado fue un trueno, relámpagos, y un terremoto. El trueno representa la voz de Dios, aunque por lo general no inteligible para la mayoría de las personas (2 Samuel 22:14; Juan 12:29). Los relámpagos (rayos) representan las flechas de Dios (Salmo 77:17,18), y dado que las flechas representan también los hijos (Salmo 127: 4,5), los rayos de Dios pueden representar a los hijos de DiosLos terremotos, por supuesto, representan el juicio divino, trastornos de todo tipo, y la destrucción de las instituciones políticas y/o religiosas.

Estos juicios se aplican a continuación más específicamente por los otros siete ángeles que estaban de pie, listos para tocar sus trompetas. La trompeta de cada ángel marcó un nuevo juicio sobre Roma y el Imperio Romano de Occidente en general. Un resumen de estos juicios de las trompetas son los siguientes:

  1. Alarico el Godo (410)
  2. Genserico el vándalo (429-460)
  1. Atila (446-453)
  2. Odoacro el teutón (476)

Hay un interludio que separa las cuatro primeras trompetas de las tres finales. Las últimas tres trompetas son también llamadas "ayes", y representan el llamado de Dios al Islam para juzgar la iglesia.

  1. Los sarracenos (612-762
  2. Los seleúcidas y turcos otomanos (1063-1453)
  3. La séptima trompeta se subdivide en siete copas (Apocalipsis 16)
Estudiaremos cada una de ellas a medida que avancemos.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario