TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 6 – Parte 8: El sexto sello, Parte 3 (Apocalipsis Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


14 de Marzo de 2016


Hace más de un mes, nos quedamos en Apocalipsis 6:14, que habla del "rollo" de la Palabra que se enrolla, lo que implica que la revelación se selló. Si bien hay un sello se menciona en el capítulo seis, nos encontramos con que es el tema principal del capítulo siguiente, cuando los 144,000 son sellados. La revelación de Dios está en ellos, en la imagen tanto como "higos" caídos al suelo como mártires, como un pergamino que se enrolla.

Cuando éstos son martirizados por el testimonio de Jesús, Su palabra permanece sellada para los que les persiguen. La comprensión de la Palabra se ve disminuida en la Iglesia durante la Edad de Pentecostés. Así como el rey Saúl, el pentecostal, persiguió David, el vencedor, así también hizo la Iglesia bajo Pentecostés, persiguiendo a los vencedores. Así como Saúl fue cortado de la Palabra que estaba en David, así también fue la revelación de la Palabra cortada de la Iglesia durante la Edad de Pentecostés.

Más tarde, como veremos cuando estudiemos Apocalipsis 7: 13-17, se nos dice que los 144.000 son "los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus vestiduras y las han blanqueado en la sangre del Cordero". Esto no significa que sobrevivieron esta guerra contra los santos. Significa lo contrario, porque el verso 15 dice: "por esta razón están delante del trono de Dios; y le sirven día y noche en su templo". El versículo 16 añade que "Ya no tendrán más hambre ni más sed nunca". La implicación es que están más allá del alcance de los perseguidores, sirviendo a Dios en Su templo en el Cielo.

El Salmo 119: 89 dice: "Para siempre, oh Jehová, permanece tu palabra en los cielos". Este es el primer versículo de la sección "Lamed" del salmo. Lamed es la letra hebrea que significa una aguijada de bueyes, que representa la autoridad. Cuando los vencedores caen prematuramente a tierra como higos, su revelación no se pierde, pero queda aislada de la Iglesia. La autoridad de la Palabra permanece en el Cielo hasta el tiempo señalado.


Trastornos entre las Naciones

14 ... y todo monte y toda isla se removió de su lugar. 15 Y los reyes de la tierra y los grandes hombres y los comandantes y los ricos y los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las rocas de las montañas; 16 y decían a los montes y a las rocas, "Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado en el trono, y de la ira del Cordero; 17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?"

La persecución y la muerte prematura de los vencedores provoca una falta de comprensión de la Palabra, y el resultado es que los reinos de los hombres siguen siendo carnal en sus relaciones con sus compañeros de las naciones. El resultado natural es la guerra, la alteración, y la agitación, cuando el territorio es tomado y perdido. Las condiciones en la Tierra no tienen ningún parecido con el Reino apacible de Cristo que viene después del cierre de la era de Pentecostés.

Estos versículos nos dan un vistazo rápido a los resultados a largo plazo de la guerra contra los santos" del cuerno pequeño (Daniel 7:21) antes del tiempo "cuando los santos tomaron posesión del reino" (Daniel 7:22).


Escondiéndose en las montañas
¿Que quiere decir Juan cuando habla de los hombres que se esconden en las cuevas y entre las rocas en las montañas? Aunque Juan no intenta interpretar esta revelación, sabemos que él se basó en la revelación expuesta en Isaías 2: 19-21,

19 Y los hombres se meterán en las cavernas de las peñas y en las aberturas de la tierra, por la presencia temible de Jehová, y por el resplandor de su majestad, cuando él se levante para sacudir con fuerza la tierra. 20 Aquel día arrojará el hombre a los topos y murciélagos sus ídolos de plata y sus ídolos de oro, que él se hizo para adorarlos, 21 y se meterá en las hendiduras de las rocas y en las cavernas de las peñas, por la presencia temible de Jehová, y por el resplandor de su majestad, cuando se levante para sacudir con fuerza la tierra.

El segundo capítulo de Isaías, entonces, nos proporciona una explicación más larga de Apocalipsis 6. Isaías comienza por la manifestación de "el monte de la casa del Señor", que estaba representado por el templo en una colina de Jerusalén. El problema, por supuesto, era que el templo se había corrompido en el tiempo de Isaías, por lo que ya no era una representación exacta del templo en el Cielo.

Pero Isaías habla proféticamente de esta "casa" en una época por venir, cuando se completaría su construcción en la Tierra. Pablo la describe en Efesios 2: 19-22 como un templo construido sobre el fundamento de Cristo, los apóstoles y los profetas. Para completar esta casa, hecha de "piedras vivas" (1 Pedro 2: 5), uno debe esperar la generación final, cuando tienen que ser colocadas en las paredes del templo un número suficiente de esas "piedras". Por lo tanto, este templo fue profético de un tiempo futuro al tiempo de Isaías.

Isaías da entonces una invitación a la "casa de Jacob" a "caminar en la luz del Señor" (Isaías 2: 5). Su uso del nombre de Jacob, en lugar de Israel, muestra su engaño y la carnalidad manifiesta del propio Jacob antes de la lucha con el ángel. El profeta dice, además a Dios, has "abandonado a tu pueblo, la casa de Jacob" a causa de su apostasía (Isaías 2: 6). Eran ricos y fuertes militarmente (Isaías 2: 7), pero su tierra estaba llena de ídolos (Isaías 2: 8).

Tanto el hombre común como los grandes hombres se habían inclinado ante estos ídolos (Isaías 2: 9), por lo que Dios dice por medio del profeta, "no les perdonamos". Esto es donde por primera vez dice: "Métete en la roca y escóndete en el el polvo del terror del Señor y del esplendor de su majestad" (Isaías 2:10). Se trata de la "hora de la verdad" (Isaías 2:12), donde Dios trae juicio contra todos los que se han exaltado a sí mismos y a sus falsos dioses por encima del Dios de Israel.

Dios viene "contra todos los altos montes [naciones], contra todos los collados elevados" (Isaías 2:14), por lo que "solo el Señor será exaltado en aquel día" (Isaías 2:17).

Este es el trasfondo de Isaías 2: 19-21 que hemos citado anteriormente y que Juan cita en Apocalipsis 6: 15-17. Isaías concluye el capítulo identificando la raíz del problema en Isaías 2:22,

22 Deteneos de considerar al hombre, cuyo soplo de vida está en su nariz; ¿qué vale el realmente?

En otras palabras, dejar de seguir a los hombres más que al Dios de Israel, y a las tradiciones de los hombres más que la palabra de Dios. Porque poner a los hombres y su comprensión por encima de Dios y Su Palabra es adorar ídolos. Pero cuando Dios se levante para manifestar "el esplendor de su majestad", "los ídolos desaparecerán por completo" (Isaías 2:18).

Este problema de la idolatría (idolatría del corazón) ha prevalecido durante siglos y es la razón de la guerra contra los santos. Cuando el tiempo asignado para el cuerno pequeño termine, entonces a los santos se les dará el Reino. Este es el momento en que la gloria de Dios se manifiesta "cuando se levante para hacer temblar la tierra" (Isaías 2:1921). Este temblor sacudirá las naciones y los cielos también, como Hageo 2: 5-7 dice,

5 Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto, así mi Espíritu estará en medio de vosotros, no temáis. 6 Porque así dice Jehová de los ejércitos: "Una vez más de aquí a un poco, voy a sacudir los cielos y la tierra, el mar y también la tierra seca; 7 y haré temblar a todas las naciones; y vendrán con la riqueza de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa", dice el Señor de los ejércitos.

Habiendo examinado la profecía de Isaías, volvamos ahora con una mayor comprensión a las palabras de Juan en Apocalipsis 6: 15-17Cuando Juan nos dice que los reyes y grandes hombres, los ricos, los esclavos y los hombres libres, se escondieron en las cuevas, son los hombres que aman más las tinieblas que la luz. Cuando se manifiesta la luz de la gloria de Dios, los que aman la oscuridad huirán.


El Reino de la Luz
Cuando los hombres malos corren a las cuevas y se esconden entre las rocas en las montañas, no están huyendo de los bombardeos aéreos. ¡Huyen de la luz de la palabra, que es la extensión práctica de la gloria de Dios! Los ídolos de ellos no pueden soportar la luz de la revelación divina. Por lo tanto, ellos huyen, para que sus obras no sean reprendidas. Jesús dijo en Juan 3: 19-21,

19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas. 20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. 21 Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sus obras sean manifestadas que son hechas en Dios.

Es evidente que la luz de la Palabra ha estado con nosotros desde Dios dijo primero, "Sea la luz". Pero la luz siempre se ha opuesto a la oscuridad, espiritualmente hablando. Esto describe metafóricamente la guerra contra los santos, así, una guerra que era una continuación de la guerra que Jerusalén libraba contra los profetas en el Antiguo Testamento.

El final legal de esta controversia termina a la hora señalada, como dice Daniel, con la transferencia de la autoridad a los santos del Altísimo. El final legal es seguido por el fin práctico de esta guerra, cuando la manifestación de Su gloria y majestad surge en la Tierra. Esto no será una victoria instantánea, por supuesto. Se habla de un momento desconocido en el que vamos a ver un gran derramamiento del Espíritu Santo que se manifestará en los santos.

Juan dice que las personas que huyen a las montañas y cuevas dicen: "Caed sobre nosotros y escondednos de la presencia [prosopon, "el rostro, la presencia"] del que está sentado en el trono, y de la ira del Cordero [arnion, "ovejitas"]" (Apocalipsis 6:16). Huyen de dos entidades, que son realmente una, ya que es la gloria de Dios manifestándose en Sus santos lo que les causa tanto miedo.

Este es el tema de discusión de Pablo en 2 Tesalonicenses 1: 9,10,12

9 los cuales sufrirán pena de eterna [aioniandestrucción, excluidos de la presencia [prosopon, "el rostro"] del Señor y de la gloria de su poder, 10 cuando venga para ser glorificado en sus santos en aquel día, y para ser admirado entre todos los que han creído (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros... 12 con el fin de que el nombre de nuestro Señor Jesús sea glorificado en vosotros, y vosotros en él …

Este evento describe más que un rey que viene del Cielo para manifestar Su gloria a los que miran hacia él. En él se describe a los santos que tienen la gloria de Dios en ellos. La palabra griega prosopon es el equivalente de la palabra hebrea paniym, que describe la gloria vista en el rostro de Moisés cuando se transfiguró en Éxodo 34:30.

En 2 Corintios 3:13, cuando Pablo habla del rostro de Moisés que brillaba con la presencia de Dios, utilizó el término prosopon, "cara". Es la misma palabra cargada proféticamente -que Juan usa en Apocalipsis 6:16No se refiere a los hombres que huyen de la cara de Jesús mismo, sino más bien el rostro de Dios se ve en los rostros de los santos glorificados. Pablo dice que van a "ser admirados" en ese día. Juan dice que los amantes de oscuridad huirán y se esconderán.

De cualquier manera, es una imagen de vencedores victoriosos, como Juan 1: 5 dice,

5 Y la luz brilla en la oscuridad, y la oscuridad no prevaleció contra ella [katalambano, "tomar, echar mano de, detectar o superar"].

Esto tiene un doble significado. La oscuridad no puede comprender la luz (la verdad), y la oscuridad no puede vencer o apagar la luz.

Así Revelación 6:17 concluye, "¿y quien podrá sostenerse en pie?" En otras palabras, ¿quién podrá soportar, o estar en contra de la luz y la gloria en el rostro de los santos? Pablo dice en 2 Tesalonicenses 2: 8,

8 Y entonces ese inicuo se dará a conocer, a quien el Señor matará con el aliento de su boca, y destruirá (acabará, quitará) por la manifestación [epiphaneia, "brillo"] de su venida [parusía, "presencia"].


El inicuo no será capaz de ganar esta guerra. Mientras que los santos debían ser vencidos durante el tiempo asignado para el cuerno pequeño, el día viene en que los santos serán glorificados. Luego van a conquistar, no por las armas físicas, sino por el poder de la gloria de DiosNadie puede entonces ponerse delante de ellos, porque su "ira" empuja hacia atrás la oscuridad hasta que toda idolatría termina y toda la Tierra es llena de Su gloria.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario