TRADUCTOR-TRANSLATE

SÁBADO (SHABAT-DÍA DE REPOSO) (Cap. II de "Shabat"), Joseph Herrin



La palabra sábado, tanto en hebreo como en las formas griegas significa el reposo, descansar, cesar del esfuerzo. Se habla de entrar en un estado de sosiego donde la Creación de Jehová no se esfuerza en nada, sino que todo está en completa armonía con el Creador.
Hoy en día la humanidad asocia con frecuencia el término sábado con un día en el que se produce una vez a la semana en el que no es realizado trabajo físico. Este sábado se está viendo en un plano puramente físico, y conduce a muchas interpretaciones falsas. Cuando uno entiende correctamente el sábado entenderá que una persona puede estar en un estado de reposo absoluto ante Dios, mientras que físicamente está trabajando. Los judíos no entendieron esto porque ellos condenaron a Yahshua y Sus discípulos como violadores del Shabat. Los judíos vieron a los discípulos de Yahshua trillando grano en sus manos en el día de reposo y los condenaron por ello (Mateo 12: 1-8). Del mismo modo que condenaron a Yahshua por sanar en el día de reposo (Mateo 12: 10-14).
El problema de los judíos entonces, es el mismo problema que muchos tienen en el cristianismo de hoy. Los hombres ven las cosas por el exterior, por la superficie, sin discernir cual es la intención que Dios tiene. Yahwéh desea que todos los hombres lleguen a un estado de reposo delante de Él. El desea que los hombres cesen de sus propios trabajos y que sólo hagan las cosas que Él les lleva a hacer. Jehová desea que el hombre llegue al fin de su iniciativa personal; para que el hombre no pueda hacer nada que surja de su propia alma. Este es el día de reposo que Él desea.
Yahshua proclamó que Él era el Señor del día de reposo (Mateo 12: 8). Toda su vida fue un ejemplo de verdadero descanso ante el Padre. La esencia de este reposo se encuentra en Sus siguientes palabras juzgo;
Juan 5:30 "no puedo hacer nada por mi propia cuenta, como oigo juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado".
Juan 8:28 “Yahshua, por lo tanto, dijo, "Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que yo soy y que no hago nada por mi propia cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre me enseñó”;
Juan 8:42 Yahshua les dijo: " Si Dios fuera vuestro Padre, me amaríais, porque yo he salido y he venido de Dios, pues no he venido por mi propia iniciativa, sino que me ha enviado".
Juan 12:49 "Porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre mismo que me envió me dio mandamiento de lo que digo, y de qué hablar".
Juan 14:10 "¿No creéis que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras".


En estas palabras, que Yahshua repite a menudo, vemos lo que es entrar realmente en el reposo de Dios. Entrar en su reposo requiere el cese de los propios trabajos (Hebreos 4:10). Sábado no se define a lo que un hombre está haciendo externamente, se define por estar en un estado de perfecta armonía y acuerdo con Dios. Cuando un hombre ya no busca su propia voluntad; cuando ya no sigue su propio camino; cuando ya no se guía por su intelecto y razón; cuando él ha muerto a toda iniciativa personal; cuando sólo hace la voluntad del Padre, entonces decimos que ha entrado en el descanso...
Se puso de manifiesto en las palabras de Yahshua que el descanso en que vamos a entrar se extiende incluso a las palabras, por lo que Yahshua proclamó que Él no hablaba ni una palabra de su propia iniciativa. Sólo habló lo que el Padre le dio, para hablar. Este es el descanso perfecto, el verdadero día de reposo.
No importaba si Yahshua y Sus discípulos estaban haciendo algo que se parecía físicamente a trabajar en el día de reposo. Si estaban haciendo la voluntad del Padre, entonces ellos estaban en perfecto reposo, estaban cumpliendo el sábado. El sábado no está determinado por la observación externa, es un estado interior de completo acuerdo con el Padre. Sábado es perfecta obediencia. Se está haciendo precisamente lo que el Padre quiere que el hombre haga, ni más ni menos.
Cuando Yahshua fue condenado por los judíos por la curación en sábado, les reveló lo que era el verdadero día de reposo, pero no tenían oído para escucharlo.

Juan 5: 16-17 Y por esta razón los judíos perseguían a Yahshua, porque hacía estas cosas en sábado. Pero El les respondió: "Mi Padre hasta ahora trabaja, y Yo también trabajo".

En otro lugar Yahshua dice que Él siempre estaba contemplando al Padre, y Él debía hacer esas cosas que veía hacer al Padre. Yahshua sanaba en día de reposo, porque veía la curación del Padre en el día de reposo. Esto es lo que declaró a los judíos que ellos no entendieron. El verdadero día de reposo es estar haciendo lo que el Padre está haciendo.El verdadero día de reposo es obediencia a lo que Él revela que debemos a estar haciendo.

Si Yahshua había observado la curación del Padre en el día sábado, y se habría negado a hacer lo mismo, habría sido un quebrantador del reposo. Cuando el Padre hace Su voluntad conocida a nosotros, en cualquier caso, estamos en reposo cuando obedecemos. No somos capaces de entrar en el descanso cuando nos negamos a obedecer.

Los judíos sólo vieron el tipo externo que se les dio para representar al sábado. Vieron la Ley que decía que el trabajo no se debía hacer en el séptimo día. Sin embargo, no pudieron ver lo que la Ley verdaderamente tipificaba. El Señor no estaba preocupado de que el hombre debía descansar de todo trabajo físico un día a la semana. Sin embargo, estaba inmensamente preocupado de que el hombre no debía hacer cualquier cosa que se originara fuera de la voluntad de Dios. La Ley concerniente al día de reposo no era más que los tipos y sombras, pero los judíos no podían conseguir ver el verdadero cumplimiento más allá de los tipos y sombras.

Yahshua estaba cumpliendo el sábado por completo por no hacer nada de Su propia iniciativa. El sábado no se cumplía mediante la adhesión a lo que era una sombra del sábado. Yahshua entró en la sustancia, mientras que el resto de los judíos estaban caminando en las sombras y tipos. Los judíos se abstenían del trabajo físico un día a la semana, pero no lograron verdaderamente caminar en el sábado. Si hubieran conocido el verdadero descanso del sábado, no habrían condenado a Uno que caminaba en completa armonía con la voluntad del Padre.

Toda la Trinidad está en un estado de reposo de sábado. Sólo hay una voluntad, la voluntad del Padre. El Hijo está en completo acuerdo con la voluntad del Padre, estando plenamente rendido a la realización de Su voluntad. De igual manera el Espíritu está en completo acuerdo con el Hijo, llevando a cabo Su voluntad.

Juan 16:13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo cuanto oiga, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

Jehová está buscando que el hombre entre también a este lugar de reposo donde no hay iniciativa en ninguna parte de la Creación que no sea la propia iniciativa de Jehová. Cuando el Padre quiere
una cosa, y otros hacen otra cosa, no importa lo noble o bien que parezca, esto se define como esfuerzoEsforzarse es querer algo que no tiene su origen en la mente del Padre.

El cristianismo se esfuerza continuamente. Siempre están dispuestos a cosas de las que el Padre no está complaciente. Ellos están continuamente creando con sus manos, haciendo cosas que no han recibido por el Espíritu de Dios, no importa cuan nobles o buenas parezcan. Una persona puede compartir el Evangelio con otro ser humano y se esfuerza. Una persona puede sanar a los enfermos y se esfuerza. Una persona puede echar fuera un demonio y se esfuerza. Una persona puede profetizar y se esfuerza. Una persona puede realizar toda clase de milagros y se esfuerza.¿Cómo puede ser esto? Como podrían hacerse cualquiera de esas cosas sin esfuerzo?

La respuesta se revela en las siguientes palabras de Yahshua,

Mateo 7: 21-23 "No todo el que me dice: 'Señor, Señor', entrará en el reino de los cielos; sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: 'Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?' Y entonces les declararé: "Jamás os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad".


El Señor revela que en el día del juicio habrá muchos que vendrán a Él pensando que van a recibir alabanza y honor, sin embargo, la deshonra y el castigo serán su parte. ¿Cuál es el pecado que ellos han cometido? Sus acciones fueron profetizar en Su nombre, echar fuera demonios en Su nombre, y realizando milagros en Su nombre. ¿Qué podría estar mal con esas actividades? ¿Por qué estas personas son condenadas como los que hacen iniquidad?

Yahshua no está hablando contra los adúlteros, ladrones o asesinos aquí. Tales transgresiones fueron claramente prohibidas en los diez mandamientos. Sin embargo, si uno tiene ojos para ver, se dará cuenta de que lo que se habla aquí es también una violación de uno de los mandamientos. El mandamiento es "recordar el día de reposo, para santificarlo".

Como ya hemos definido sábado, es entrar en el reposo de Dios. Sábado es hacer solamente lo que el Padre nos lleva a hacer. Ya sea que uno haga un aparentemente buen acto, o un acto malo, todavía es una violación del día de reposo, si el Padre no es el originador del mismo. Cualquier actividad que surge de la propia iniciativa del hombre, incluso aparentemente buenas acciones, es una violación del día de reposo.

Yahshua hizo todas las cosas que hablamos en este pasaje; Profetizó, echó fuera demonios, e hizo milagros. Sin embargo, nunca hizo ninguna de estas cosas por Su propia iniciativa. Sólo hacía lo que el Padre le daba instrucciones para hacer.

Era muy posible que Yahshua hubiera hecho obras milagrosas de Su propia iniciativa. Antes de comenzar Su ministerio fue tentado en este mismo punto. Después de un ayuno de cuarenta días en el desierto, se nos dice que Él tuvo hambre. Satanás vino a tentarlo y su primera tentación fue que Cristo a convirtiera las piedras en pan y de esta manera satisfaciera Su hambre. Yahshua podría haber hecho esto. Uno puede preguntarse, "¿Cuál sería lo malo de tal acto?" Yahshua tenía hambre. Él era el Hijo de Dios. No hubiera hecho daño a cualquier hombre o cualquier parte de la Creación convertir las piedras en pan. Habría violado una sola cosa, que no habría sido la voluntad del Padre.

Mateo 4: 3-4 Y acercándose el tentador, le dijo: "Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan". Pero él respondió y dijo: "Está escrito: "El hombre no vivirá solo de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios".

Yahshua entendía este asunto del sábado y hacer la voluntad del Padre, y Su respuesta a Satanás aborda este muy importante punto. En esencia, dijo: "La vida verdadera se encuentra en hacer sólo aquellas cosas que Dios nos revela a nosotros". En otro lugar Yahshua dijo: "Mi alimento es hacer la voluntad del Padre que me envió" (Juan 4:34). El Padre ya tenía una provisión para el hambre de Su hijo. Después de que Satanás se apartó nos dice, "y he aquí vinieron ángeles y le servían" (Mateo 4:11).

El cristianismo en general no entiende este concepto, el más vital. Si se encontraran en una situación similar, ¿qué número de santos considerarían si hacer un acto en su fuerza es la voluntad del Padre? La mayoría sólo piensan en lo que son capaces de hacer. Ellos no piensan en si el Padre quisiera hacerlo. Es posible profetizar, y muchos lo hacen de manera muy a menudo. Pocos consideran si el Padre quiere que lo hagan. La única preocupación de ellos es "¿Puedo profetizar?" Ellos hacen lo que les parece bueno, creyendo falsamente que ninguna profecía es desagradable al Padre si es una verdadera palabra de profecía.

Muchos santos están involucrados en la expulsión de demonios, y otra vez más su única preocupación si es ellos pueden o no hacerlo, no teniendo en cuenta si se trata de la voluntad del Padre. Lo mismo es cierto de realizar milagros, incluyendo milagros de curación. Existen algunos que dicen que siempre es la voluntad del Padre sanar y que no hay necesidad de buscar la mente del Padre en este tema. Tales personas están engañadas y se deben tomar las palabras de
Yahshua de corazón. El dijo: "Muchos vendrán a Mí en ese día y dirán: '¿No hicimos estas cosas en Tu nombre?' "

La palabra muchos en este pasaje puede tener la connotación de que significa la mayoría. ¿No es increíble pensar que la mayoría de los santos estará delante de Cristo en juicio creyendo falsamente que ellos estaban agradando a Dios, cuando estaban haciendo todas esas obras por su propia iniciativa. Yahshua define claramente en este pasaje lo que agrada a su Padre. El que entrará en el Reino de los Cielos es "el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo".

El santo que sólo tiene en cuenta lo que él puede hacer está en el camino equivocado. Su primer pensamiento debe ser siempre discernir la mente del Padre en cualquier asunto. Si la mayoría de los santos desagradan al Padre, entonces no hay ningún valor en estar en la mayoría. Simplemente porque las masas de la cristiandad estén pensando y actuando de cierta manera no es una razón para unirse ellos. ¿Qué consuelo habrá en saber que usted y la mayoría de los santos oirá el "apartaos de mí, hacedores de maldad"?

Para aquellos que todavía dudan del significado de las palabras de Yahshua aquí, consideren por qué Él se refirió a los que estaban haciendo eso, profetizar, echar fuera demonios, y milagros como los "hacedores de maldad (anarquía, iniquidad)". La anarquía es el estado de no estar debajo de la autoridad. La anarquía es tener una propia ley, sin tener en cuenta la ley establecida.

Yahwéh es la única ley verdadera. Sólo él tiene el poder de determinar lo que el hombre debe hacer. Yahshua proclama que los hombres que hacen la voluntad del Padre Celestial entrarán en el Reino de los Cielos. Los que no pueden hacer Su voluntad se consideran sin ley (anárquicos), aunque sus acciones sean aparentemente buenas, e incluso si parecen ser de naturaleza sobrenatural. Usted puede preguntarse que los santos podrían realizar tales actos sobrenaturales si el Padre no les dirige a hacerlo. ¿Cómo podían tener el poder para hacer estas cosas a menos que el Espíritu les guíe y conduzca? Las Escrituras revelan claramente que los hombres pueden hacerlo. Yahshua podría haber convertido las piedras en pan, y del mismo modo Yahshua ha dado el mismo poder y autoridad con que Él camino a la humanidad. Tenga en cuenta las implicaciones de la siguiente pasaje de la Escritura.

I Corintios 14: 27-33 Si alguien habla en una lengua, debe ser por dos, o a lo más tres, y cada uno en turno, y que uno interprete; pero si no hay intérprete, que guarde silencio en el Iglesia; y que hable para sí mismo y para Dios. Y que dos o tres profetas hablen, y los demás juzguen. Pero si se da una revelación a otro que está sentado, calle el primero en silencio. Porque todos ustedes pueden profetizar uno por uno, para que todos puedan aprendan y todos sean exhortados; y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas; porque Dios no es Dios de confusión, sino de paz, como en todas las iglesias de los santos.

La iglesia en Corinto era una iglesia que estaba fuera de orden. Había una gran confusión en sus reuniones, y esta confusión no era la voluntad de Dios. ¿Cuál fue la fuente de confusión? ¿Personas luchando y gritando y fornicando y disfrutando de todas las formas de libertinaje en sus reuniones? ¡No! (Aunque, existían estas cosas entre ellos). Su caos fue el resultado de personas que ejercían los dones espirituales. Ellos estaban hablando en lenguas y profetizando, pero era puro caos.

¿Dijo Pablo que estas personas estuvieran profetizando y hablando en lenguas por el poder de Satanás? No, él nunca afirmó tal cosa. La unción de Dios estaba presente en estas cosas, pero estos santos no habían aprendido que era necesario sujetar toda esa actividad al Padre y buscar Su mente y Su voluntad. Porque ejercer estos dones espirituales aparte del liderazgo del Padre es anarquía, y la anarquía conduce al caos, que es lo que tenían en sus reuniones.

¿Usted nota las palabras de Pablo, "los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas"? En esencia que les está diciendo, "El hecho de que puedan hacer una cosa no significa que tengan que hacerla. El hecho de que pueda hablar en lenguas no significa que usted deba. El hecho de que pueda dar una palabra de profecía no significa que tenga que hacerlo. Puede controlarse a sí mismo. El espíritu dentro de usted está sujeto a usted". Algunos hermanos piensan erróneamente que cada vez que tienen la sensación de una lengua o una profecía se presenta dentro de ellos, deben decirla, incluso si se produce una interrupción en el cuerpo ensamblado. ¡No! Pablo está diciendo, ustedes pueden controlarse. "Los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas".

El Padre no es honrado cuando las personas hablan una lengua, cuando profetizan, cuando echaban fuera demonios, cuando realizan milagros. Sólo es glorificado cuando la gente hace estas cosas como Él las dirige. Yahshua no sanó a todo leproso. No abrió los ojos de cada hombre ciego. No curó a todos los que estaban enfermos. Lo único que hizo fueron las cosas que el Padre le llevó a hacer. No hizo nada de su propia iniciativa. Esta es la cuestión fundamental. 

El cristianismo se está ejecutando sobre la iniciativa personal. Hay poca consideración a la voluntad del Padre. Las personas sólo tienen en cuenta lo que pueden hacer, sin considerar si es la voluntad del Padre. Por esta razón, aparecerá la mayoría ante el Señor en ese día de juicio, y escucharán: "Apartaos de mí, hacedores de iniquidad".

Si los creyentes de Corinto hubieran considerado las palabras de Yahshua habrían visto su propio error. Él dijo: "Porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre Mismo que me ha enviado me ha dado mandamiento de lo que decir, y lo que hablar" (Juan 12:49).

Yahshua podría haber hablado muchas cosas profundas. Él podría haber proclamado misterios. Él podría haber hablado revelaciones sorprendentes. Cuando enseñó podía haber hablado claramente en lugar de encubrir el significado en parábolas. Él podría haber hecho todas estas cosas, incluso como los santos de hoy puede hablar de muchas cosas, pero Él no lo hizo. Sólo habló lo que el Padre lo mandado hablar, y así debemos hacerlo nosotros.

Hay muchas cosas que la gente puede hacer hoy en día, pero todas no son la voluntad del Padre. Muchos santos creen equivocadamente que porque algo es sobrenatural el Padre debe ser el autor de ello. Esto no es cierto en el reino sobrenatural más de lo que es en el natural. En el ámbito natural se nos dice que todas las cosas en el cielo y la tierra se han creado por Dios, y en Él todas las cosas subsisten y se mantienen unidas (Colosenses 1: 16-17). La presencia de Dios está en todas partes en su Creación, y se nos dice que Él es "sobre todos, por todos y en todos" (Efesios 4: 6). Sin embargo, sólo porque Él esté presente en toda Su Creación no se puede sostener que todo lo hecho por el hombre sea la voluntad del Padre.

El hombre fue creado por Dios, y las capacidades del hombre le fueron dadas por Él. El poder de la procreación es una tal capacidad, y de hecho hay mucho de lo sobrenatural en esta habilidad del hombre. No podemos decir por ello que el hombre pueda salir y tener relaciones con cualquier mujer que desea, y que esa intimidad pueda dar lugar a que descendencia salga a la luz, y que es la voluntad de Dios que el hombre lo haga. De hecho, tenemos claras palabras del Padre que nos dice que es Su voluntad que el hombre no debe ser promiscuo de esa manera. Sin embargo, el Padre le permite al hombre hacer esto si él lo desea.

No es diferente en los asuntos espirituales. El Espíritu Santo ha dado dones a los hombres en la Iglesia, que pueden ejercer ellos tanto como les plazca, pero no es la voluntad del Padre que lo hagan. Un santo no puede afirmar que debido a que él es capaz de profetizar que sea la voluntad del Padre, más de lo que puede decir que debido a que podría poducir hijos con una mujer que no es su esposa, que esto sea la voluntad del Padre. Las Escrituras afirman que los dones espirituales son buenos para edificar el cuerpo, y también establecen que los niños son una bendición de Dios. Sin embargo, ambos, dones espirituales y el poder de la procreación, pueden ser mal utilizados en una manera sin ley (anárquica).


Cuando se tiene en cuenta esto, y cuando ellos entienden lo que realmente significa día de reposo -perfecto acuerdo con el Padre y Su voluntad en cada situación-, es posible ver que prácticamente todos los pecados de este mundo son el resultado de la violación del sábado. Son el resultado del hombre haciendo algo de su propia iniciativa. Entrar en el descanso del sábado de Dios es abrazar la muerte a la iniciativa. Estamos en reposo cuando todo lo que el Padre quiere se convierte en nuestra voluntad. Nosotros estamos en reposo cuando no tenemos iniciativa propia, no tenemos voluntad propia en ningún asunto. Incluso si discernimos que la voluntad del Padre nos llevará a lugares que son dolorosos, debemos buscar anunciar, al igual que Yahshua, "Sin embargo, no se haga mi voluntad, sino hágase Tu voluntad". Este es el descanso del sábado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario