TRADUCTOR-TRANSLATE

GÁLATAS - Parte 6: ESTANDO MUERTOS A LA LEY, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 6

Del libro: GÁLATAS: PABLO CORRIGE EL EVANGELIO DISTORSIONADO


Estando Muertos a la Ley


Gálatas 2:19 es uno de los versículos más incomprendidos en la Biblia.

19 Porque por medio de la ley yo he muerto para la ley, a fin de vivir para Dios..

Cuando Pablo dice: "Yo he muerto para la ley", muchos lo han invertido diciendo, "La Ley está muerta". El hecho es que fue Pablo el que murió, y no la Ley. Más bien, era el viejo Saulo quien murió y resucitó en novedad de vida con un nuevo nombre, Pablo.

Cuando se tiene en cuenta la finalidad de la declaración de Pablo, vemos que él estaba hablando de los judaizantes y su creencia de que la Ley era un componente necesario de la justificación o salvación.

Pablo había también sostenido el mismo este punto de vista, en los días cuando era un celoso agente del templo y ejecutor extremista de la Ley llamado Saulo. Pero el viejo Saulo había muerto en el camino de Damasco. Cuando reapareció Pablo como misionero cristiano, abandonó su antigua identidad como Saulo y fue levantado a una nueva vida como Pablo.

Saulo era su nombre del Antiguo Pacto; se llamaba Pablo en la Nueva Alianza. Cambió su nombre a fin de dejar en claro que él no era el mismo hombre más. Así que debemos leer Gal. 2:19 significando: "Saulo, el viejo, ha muerto a la ley como medio de justificación, a fin de vivir para Dios".

¿Cómo murió su "hombre viejo"? Fue la Ley la que mató a Saulo. Por lo tanto, dice, "porque yo (Saulo) por medio de la Ley soy muerto a la Ley". Esta idea se explica con más detalle en Romanos 6: 6-8,

6 Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre [Saulo] fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea deshecho, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado; 7 porque el que ha muerto se libera [justificado] del pecado. 8 Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con Él.

Este pasaje se presenta en el contexto de la pregunta anterior de Pablo en el versículo 1: ¿Pecaremos para que la gracia abunde? Pablo dice que nuestro viejo hombre, que era un esclavo del pecado, ha muerto, está crucificado con Cristo. Luego habla de ser resucitado con Cristo (simbolizado por el bautismo). Nuestro nuevo "yo" ya no es un esclavo del pecado, sino que está justificado del pecado.

La justificación viene sólo por la muerte. El viejo hombre tiene que morir, ya que fue condenado a muerte por el pecado de Adán (Génesis 3: 3, 19). Sólo el nuevo hombre vivirá. Saúl había muerto, por lo que Pablo podría vivir una vida que ya no era un esclava del pecado.

El propósito de esta nueva vida no estaba destinado a darnos vía libre para pecar a voluntad. El pecado es la anarquía, dice Juan en 1 Juan 3: 4). El Plan Divino era liberarnos del pecado, no la justicia. Pero Gal. 2:19 se ha tomado como una licencia para violar la Ley Divina, como si Dios hubiera derogado Su norma de justicia y ahora permitiera a los creyentes hacer lo que fuera correcto a sus propios ojos.

Si bien es cierto que la sanción de la Ley por nuestro pecado ha sido pagada, si continuamos en el pecado, ¿no estamos amontonando más dolor a Jesús cuando Él murió en la cruz? Nuestro llamado es ser como Cristo, no vivir como el diablo.

Ya que el viejo yo no puede evitar el pecado, porque es carnal, mientras que el nuevo ser es "Cristo en vosotros" y es una "semilla santa" que no puede pecar (1 Juan 3: 9), es evidente que los que viven como el diablo aún no han muerto con Cristo. Estas personas todavía se identifican con su yo carnal, en lugar de ser parte del cuerpo de Cristo.

La Ley sólo puede juzgar a los infractores de la ley, porque esa es su función. Saulo sin darse cuenta era un transgresor de la Ley hasta su revelación de Cristo camino a Damasco. Así el permitió a su viejo hombre adánico morir a manos de la Ley.

En otras palabras, Pablo permitió que la Ley hiciera su trabajo dado por Dios. El propósito de la Ley es ejecutar al viejo hombre, con el fin de que el nuevo hombre en Cristo pueda surgir. El versículo 20, por supuesto, lo explica más a fondo donde dice: "Estoy crucificado con Cristo". Tome en cuenta que Pablo no dijo: "La Ley fue crucificada con Cristo".

Incluso en la actualidad, cada vez que alguien es "crucificado con Cristo", él o ella está dando asentimiento de que la Ley no se ha quitado, ¿porque de qué otra forma el viejo hombre ha sido crucificado, sino por las manos de la Ley? Si la ley se quitó en la cruz, ya no sería una Ley para crucificar a nuestro viejo hombre. Y ¿cómo, entonces, el propio Saulo habría sido crucificado meses después de que Jesús fue crucificado?

20 He sido crucificado con Cristo; y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí.

Todo este pasaje es acerca de la muerte de Cristo y nuestro viejo hombre. No se trata de la muerte de la Ley. Así que la declaración de Pablo en los versículos 19 y 20 es una parte esencial del desarrollo de su argumento contra los judaizantes.

Pablo estaba diciendo, en esencia: "Mira, yo solía ser un judaizante, también. Yo solía pensar que si podía tener suficiente celo por guardar la Ley, estaría justificado ante Dios. Yo solía pensar que mi viejo de Adán podía ser entrenado a la perfección, si yo sólo trataba lo suficiente. Pero todo lo que hizo fue causar mi consentimiento al asesinato (Esteban en Hechos 8: 1)". Luego Pablo dice en el versículo 21,

21 No desecho la gracia de Dios; porque si la justicia viniera por la Ley, entonces Cristo murió en vano.

Frustrar la gracia de Dios sería levantar a Saulo una vez más, para que la vida que él viviera no fuera Cristo viviendo en él, sino el primer Adán levantado de los muertos. No, la justicia no viene por la Ley, porque entonces sería restablecida a la Antigua Alianza en Pablo. Hay, en cambio, un método del Nuevo Pacto de lograr justicia. Es la justicia de Cristo imputada al creyente por la fe, de modo que cuando la Ley nos mira, se ve sólo a Cristo y Su justicia, porque estamos en Él y Él en nosotros.

Nosotros siempre debemos tener en cuenta el flujo básico de la carta de Pablo, junto con su propósito. Argumenta contra los judaizantes y contra su mal uso de la Ley, no en contra de la propia Ley. En cuanto a la propia Ley, Pablo no tiene nada más que elogios. "Por la ley es el conocimiento del pecado" (Rom. 3:20). "¿Luego deshacemos la ley por la fe? Dios no lo quiera; sino que confirmamos la ley" (Rom 3:31). "Por lo cual, la ley es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno" (Rom. 7:12). "Porque sabemos que la ley es espiritual, pero yo soy carnal" (Rom. 7:14).

El problema no es la Ley. El problema es yo y mi carnalidad. Mi hombre carnal (de Adán) nunca puede alcanzar la justicia por los intentos celosos de ser perfecto. Nunca va a ser reformado. Sólo se puede morir de acuerdo con la sentencia de muerte impuesta a Adán en Gen. 3: 3. Sólo el hombre nuevo en Cristo puede vivir, y ser levantado de los muertos, no por la Antigua Alianza, sino por las disposiciones de la Nueva Alianza.
Esta es la esencia del mensaje de Pablo en el libro de Gálatas. No es la epístola contra la Ley, pero desasienta la Ley como medio de justificación, dada nuestra incapacidad para mantenerla. Su verdadero propósito es exponer el pecado dondequiera que se esconde. Nos enseña qué es el pecado, para que podamos abstenernos de hacer las cosas que no agradan a Dios. Abstenernos de pecado no nos justifica, pero sí nos da una varilla de medición que nos muestra cuan conformados estamos a la mente de Cristo.


Los dos "yoes"

Nuestro viejo hombre nunca será perfeccionado, porque incluso si estuviera dispuesto, "porque el querer el bien lo tengo a mi alcance, pero no el hacerlo" (Rom 7:18). Sólo puede morir. Y el hombre nuevo es ya perfecto y es incapaz de pecar, porque siempre "se deleita en la ley de Dios" (Rom 7:22).

En la práctica, hay una guerra continua sucediendo en nosotros entre estos dos "hombres", es decir, los dos Adanes (Rom 7:23). El viejo sirve a la Ley del Pecado; el nuevo hombre sirve a la Ley de Dios (Rom 7:25).

Pablo tiene dos "yoes" en Romanos 7. Existe el "yo" Saulo y el "yo" Pablo. Estos representan el hijo del primer Adán y el hijo del último Adán. Cada uno se esfuerza por afirmarse. El judaico "yo" es Saulo, pero el "yo" de Pablo estaba en Cristo.


Saulo y Pablo

Me parece decir que gran parte del cristianismo mesiánico y/o el sionismo cristiano ha vuelto a llamar a Pablo por su nombre del viejo hombre, Saulo. Dudo que muchos de ellos se dan cuenta de lo que están haciendo, pero es un intento espiritual para resucitar a Saulo y matar a Pablo. Es parte del intento de rehacer el cristianismo en una secta del judaísmo y poner el viejo Adán de vuelta en el trono.

Pablo nunca se refiere a sí mismo como Saulo después de Hechos 13: 9, excepto al dar testimonio sobre su vida pasada como Saulo. Los cristianos y los judíos modernos no tienen derecho a conservar su vieja identidad después de que Pablo cambió deliberadamente su nombre para reflejar su nueva identidad en Cristo. Pablo fue el gran enemigo de los judaizantes. Pero en los últimos años su táctica ha cambiado. Ahora ellos (temporalmente) han adoptado a Pablo como uno de los suyos para rehacerlo a su imagen como un judío.

Si llegaran a tener éxito en la resurrección de Saulo, eventualmente descartarían todos sus escritos como sin inspiración, ya que no se ajustan a la imagen de Saulo. El objetivo de los "falsos hermanos" enviados para espiar nuestras libertades, a largo plazo es crear un evangelio distorsionado. Tienen la intención de seguir distorsionándolo hasta que sea tan sin sentido que puedan desacreditar todo el Nuevo Testamento como nada más que un mal funcionamiento temporal de la verdadera religión del Antiguo Pacto.


El cristianismo moderno ha caído en gran parte en esta trampa mediante la enseñanza de que el judaísmo será restablecido en el siglo venidero. Ellos han plantado las semillas doctrinales que, si fueran a dar sus frutos, harían del Nuevo Pacto un medio temporal de justificación entre los templos en una "Era de la Gracia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario