TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 5 – Parte 2: Las Nuevas Canciones (Apocalipsis, Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


20 de enero 2016



El Cordero (arnion) en el libro de Apocalipsis es el premio de la Creación de Dios. Si bien se necesitaron siete días para crear el primer Cielo y la primera Tierra, se necesitan otros siete "días" (7.000 años) para producir la el Hombre de la Nueva Creación en su primera forma (tamaño). Entonces, como cualquier bebé que debe crecer después de su nacimiento, este Hombre de la Nueva Creación también crecerá en estatura hasta que toda la Creación se convierta en parte de él.

Esta es la clave para entender Apocalipsis 5. Como veremos en breve, incluso los comentaristas de la Biblia tienen dificultades para comprender este capítulo, ya que parece tan bueno, universal. Sin comprender el Plan Divino de la Reconciliación Universal, no es posible entender lo que Juan revela en este capítulo.

Este Cordero fue hallado digno de tomar el libro y abrir sus sellos. Apocalipsis 5: 7 dice,

7 Y vino, y él lo tomó de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.

En primer lugar, vemos que el Cordero conocía su identidad. Sabía quién era y comprendió por qué era digno de tomar el libro de la mano derecha del Padre. Esta no era la confianza temeraria que muchos presentan cuando basan su calificación en su propia valía carnal o en sus propias obras. Tomar el libro "de la mano derecha" del Padre indica que el Cordero estaba aceptando la autoridad del más alto Soberano del Universo.

En Génesis 48:18 se usa la mano derecha para bendecir al hijo primogénito, y darle el Mandato de DominioÉxodo 15: 6 dice, "Tu diestra, oh Jehová, es majestuosa en poder". En Levítico 8:2324 Aarón y los pecadores eran ungidos en su oreja derecha, el pulgar derecho en la mano derecha y su dedo gordo de su pie derecho cuando eran consagrados con el poder del sacerdocio. En Mateo 26:64 Jesús fue visto "sentado a la diestra del poder".

Los veinticuatro ancianos también dan testimonio de la razón de la dignidad del Cordero en el versículo 9, como veremos en breve.


El sacerdocio de los Ancianos

8 Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero, teniendo cada uno un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos.

Debido a que los ancianos tienen arpas y "copas llenas de incienso", están en la imagen como sacerdotes que ofrecen incienso en el templo de Dios. Juan, por supuesto, estaba muy familiarizado con la actividad del templo, por medio de su madre era de la familia del sumo sacerdote. Por supuesto, no hay incienso literal en el templo en el Cielo, así que Juan nos explica que el incienso representa "las oraciones de los santos".

Cada uno también tiene un arpa, que toca música divina. Los sacerdotes eran los músicos de la banda y el coro del templo. David tenía un coro de 288 sacerdotes (1 Crónicas 25: 7). Su función era "profetizar con liras, arpas, y címbalos" (1 Crónicas 25: 1).

En 1 Corintios 14, el apóstol Pablo habla de los dones de lenguas y de profecía, comparándolos a "la flauta o el arpa" (1 Corintios 14: 6, 7). Así como el sonido de una flauta o del arpa debe ser distinto con el fin de ser entendido, así también deben ser interpretadas las lenguas con el fin de permitir que las personas hagan lo que Dios está diciendo que hagan.

Así que el arpa representa la profecía, y por esta razón, David también profetizaba con la música cuando tocaba su arpa, y los salmos fueron las palabras de su música hasta que la música fue olvidada.

Así Apocalipsis 5: 8 representa al Cordero teniendo autoridad para abrir el Plan Divino a nuestra comprensión, mientras que los ancianos, con sus arpas, profetizan para revelar el Plan Divino para aquellos que han ofrecido incienso a Dios.


Canción # 1: El Cantar de los Ancianos
Apocalipsis 5: 9, 10 dice:

9 Y cantaban un nuevo cántico, diciendo: "Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y nos has redimido para Dios con tu sangre, de todo linaje y lengua y pueblo y nación. 10 Y tú los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra".

El cordero era digno porque Él fue inmolado para redimir a "hombres de toda tribu, lengua, pueblo y nación", quienes "reinarán sobre la tierra"Pero tomen nota de que Aquel que es digno de tomar el libro no es sólo Jesús Cristo. El versículo 10 dice que "los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios"; esto es todo el Cuerpo de Cristo. Jesús, la Cabeza, era el principal, que fue inmolado para comprar el mundo con Su sangre, pero los vencedores también se incluyen en esta obra de la redención. De hecho, siguiendo el ejemplo de Su jefe, los vencedores son coherederos con Cristo, pues Pablo dice en Romanos 8: 16-19,

16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos con El a fin de que también seamos glorificados con Él. 18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son dignas de ser comparadas con la gloria que ha de ser revelada a nosotros. 19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

Muchos no se han atrevido a comprender la magnitud de esta "gloria" que se dará a los hijos de Dios como "coherederos con Cristo". Parece una blasfemia decir que cualquier hombre o mujer puede participar en la obra redentora de Cristo; pero en Apocalipsis 6: 9-11 (como veremos más adelante), los mártires fueron representados como chivos expiatorios, cuya sangre fue derramada debajo del altar. Los animales sacrificados eran todos tipo de Cristo, pero además en un nivel secundario, estos eran también los tipos de todos los mártires, cuya sangre sería derramada como un testimonio de la obra de Cristo en la cruz.

Es este trabajo participativo en la redención es menos comprendido. Los que lo ven tienden a hablar de él sólo en voz baja, para que otros no piensen que son arrogantes o blasfemos. Ciertamente, la humildad es una virtud, pero al mismo tiempo debemos estar seguros de nuestra identidad en Cristo y conocer el Plan Divino para el Cordero colectivo de Dios.


Reinando sobre la Tierra
Esta canción se centra en los vencedores sacerdotales que califican para "reinar sobre la tierra". No todos los creyentes están llamados a ser los gobernantes. La Primera Resurrección, en el comienzo del Milenio es una resurrección limitada, en la que sólo los vencedores se levantan -los gobernantes en el Reino. Juan dice que representantes de todas las naciones serán parte del gobierno de Dios.

Los vencedores que "reinan sobre la tierra" deben tener gente para reinar sobre ellos. Por lo tanto, esto no es una canción que celebre la Reconciliación Universal. Es una canción que celebra la formación del Gobierno del Reino. Como veremos, es la tercera canción la que incluye al resto de la Creación.

Hacia el final del libro, Juan escribió acerca de los mártires (testigos) que calificaron para gobernar el Reino, diciendo en Apocalipsis 20: 4, 5, y 6,

4 ... vinieron a la vida y reinaron con Cristo mil años. 5 El resto de los muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron los mil años. Esta es la primera resurrección. 6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; sobre ellos la segunda muerte no tiene poder, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Aquí vemos claramente que la Primera Resurrección se limita a aquellos que califican como gobernantes durante los de mil años de "reposo" que Dios da a la Tierra, después de su trabajo bajo los dominios de los hombres caídos.

Al final de los mil años viene la Segunda Resurrección, la cual incluye todos los que quedaban en las tumbas, "los muertos, los grandes y los pequeños" (Apocalipsis 20:12). Jesús habló de esta Resurrección Segunda o General en Juan 5:28, 29, que nos dice que esta resurrección incluirá tanto creyentes como no creyentes. En ese momento (después del Milenio) los justos recibirán la inmortalidad, mientras que los injustos recibirán juicio divino.

Pablo afirma esto también en su testimonio ante Félix en Hechos 24:14, 15, diciendo, "ciertamente habrá una resurrección tanto de justos como de injustos". Esta no puede ser la Primera Resurrección, ya que incluye a los malvados. La primera resurrección incluye solamente a justos.

Por lo tanto, el canto de los ancianos de Apocalipsis 5: 9 y 10 se trata de los vencedores y el premio especial que se les da. Ellos son los primeros en recibir la inmortalidad, con el fin de que puedan establecer un gobierno divino durante la Edad de Tabernáculos antes del Juicio del Gran Trono Blanco, donde todos se levantaran.

La verdad final a notar es que "ellos reinarán sobre la tierra"Ellos no reinan en el Cielo, sino en la Tierra. Esto es consistente con el reino de la "Piedra" en Daniel 2:35, el cual, después de machacar la imagen de Babilonia en sus pies y moler la imagen a polvo, crece hasta llenar toda la Tierra. En otras palabras, el Reino de Dios incluirá todas las naciones de la Tierra, como David profetizó en el Salmo 67, y como Juan profetizó en Apocalipsis 11:15.


Canción # 2: La Canción de los ángeles
En Apocalipsis 5:11, 1 2 Juan vio un brote de alegría y alabanza de las miríadas de ángeles que de repente surgen del fondo para afirmar la verdad expresada en la canción de los ancianos.

11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos; y el número de ellos era miríadas de miríadas y millares de millares, 12 diciendo a gran voz: "Digno es el Cordero de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor y la gloria y la alabanza".

Por el hecho de que se trata de una canción no está reexpresado en muchas palabras, pero esta es la implicación. De la primera canción, Apocalipsis 5: 9 dice: "Y cantaban un nuevo cántico, diciendo". Este "diciendo" no es mero hablar, sino el canto, o expresión de las palabras de la canción. Así también hemos de entender la segunda y tercera canciones en este capítulo.


Los ángeles atribuyen siete cosas del Cordero, que se suman a la revelación de la canción de los ancianos. Siete es el número de la perfección espiritual o terminación. Estas siete cosas no son sólo recompensas del Trono, sino que también son lo que se necesita para gobernar correctamente. Ellos necesitan tener el poder de emitir decretos, riquezas para financiar el gobierno, sabiduría para saber cómo ejercer el poder con amor y misericordia, fortaleza para hacer cumplir las leyes y decretos del gobierno divino, cuando sea necesario, el honor de ganarse el respeto de la gente a través del poder de perdón (Salmo 130: 4), la gloria de tener el carácter de Cristo, y la alabanza como la simiente de Abraham para dispensar esa bendición a todas las naciones.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario